EL AMOR ES FUEGO WANG WEI ESCRIBE A LA DAMA TU SAN

EL AMOR ES FUEGO WANG WEI ESCRIBE A LA DAMA TU SAN POR MARCO MARTOS

EL AMOR ES FUEGO
WANG WEI ESCRIBE A LA DAMA TU SAN
POR Marco Martos
El amor que te ofrezco es el de los comienzos,
una flor de ilusión amarilla en el páramo eterno,
durará toda la vida y quedará después escrito en palabras intensas.
Lo acechan ¿cómo no saberlo? Mi muerte o tu muerte
o la pasión de los que hacen de la envidia su centro,
pero ha pasado por muchas primaveras
y numerosos inviernos con sus heladas
y su llama quema al que se acerca,
como una recién encendida alegría, ¡fuego de los inicios!

 

PIEL DE ARMIÑO POR FANNY JEM WONG

FANNY JEM WONG - PIEL DE ARMIÑO  POEMA 2_副本PIEL DE ARMIÑO

El abrigo  se  cae a  pedazos, lo contemplo noche tras noche
frente a los  espejo rotos,  esta raído, colmado de agujeros negros
trato de no  ver, de no escuchar.
Podría curarlo, zurcirlo, me repito a cada minuto,
podría saciar su hambre hasta que broten
nuevas mieles,  sobre la piel que suspira.
Cuento las monedas  que guardo en sus alforjas,
insuficientes para repararlo, existen prioridades.
Qué más da  ¡Púdrete, maldito traje!
Después de todo, no  te llevaré  a ningún lado,
nunca fuiste a ningún lado, solo lo soñaste.
Muérete frente al espejo entre caricaturas extrañas.
Deja que tus huesos fracturados,  muestren  sus causas
e ingresa firme a las oscuras galerías del tiempo.
Baja los brazos, incéndiate bajo la hoguera,
camina descuidadamente  por las viejas  cornisas,
acepta la única verdad   que existe para la masa
solo eres   un número más  entre millones de monos desnudos
sin esperanza  , sin mañana , sin futuro.
 
FANNY JEM WONG
24-07-2014

Mario Benedetti. Los espejos, las sombras

Mario Benedetti.
Los espejos, las sombras

Y las sombras que cruzan los espejos.
Vicente Huidobro

Es tan fácil nacer en sitios que no existen
Y sin embargo fueron brumosos y reales
Por ejemplo mi sitio, mi marmita de vida
Mi suelta de palomas conservaba
Una niebla capaz de confundir las brújulas
Y atravesar de tarde los postigos
Todo en el territorio de aquella infancia breve
Con la casa en la loma cuyo dueño
Cara un tal Valentín del Escobar
Y el nombre era sonoro me atraían
Las paredes tan blancas y rugosas
Ahí descubrí el lápiz como Colón su América
Sin saber que era lápiz y mientras lo empuñaba
Alguien hacía muecas al costado de un biombo
Para que yo comiera pero yo no comía.

Después es la estación y es el ferrocarril
Me envuelven en la manta de viaje y de calor
Y había unas mangueras largas ágiles
Que lavaban la noche en los andenes.

Las imágenes quedan como en un incunable
Que sólo yo podría descifrar
Puesto que soy el único especialista en mí
Y sin embargo cuando regresé
Apenas treinta y dos años más tarde
No había andén ni manta ni paredes rugosas
Ya nadie recordaba la casa en la lomita
Tampoco a Valentín del Escobar
Quizá sea por eso que no puedo creer
En pueblo tan ceñido tan variable
Sin bruma que atraviese los postigos
Y confunda las brújulas
Un paso de los toros enmendado
Que no tiene ni biombo ni mangueras.

El espejo tampoco sabe nada
Con torpeza y herrumbre ese necio repite
Mi pescuezo mi nuez y mis arrugas
Debe haber pocas cosas en el mundo
Con menos osadía que un espejo.

En mis ojos amén de cataratas
Y lentes de contacto con su neblina propia
Hay rehenes y brujas
Espesas telarañas sin arañas
Hay fiscales y jueces
Disculpen me quedé sin defensores
Hay fiscales que tiemblan frente a los acusados
Y jueces majaderos como tías
O deshumanizados como atentos verdugos
Hay rostros arduos y fugaces
Otros triviales pero permanentes
Hay criaturas y perros y gorriones
Que van garúa arriba ensimismados
Y un sosías de dios que pone cielos
Sobre nuestra mejor abolladura
Y tampoco el espejo sabe nada
De por qué lo contemplo sin rencor y aburrido.

Y así de noche en noche
Así de nacimiento en nacimiento
De espanto en espantajo
Van o vamos o voy con las uñas partidas
De arañar y arañar la infinita corteza.

Más allá del orgullo los árboles quedaron
Quedaron los presagios las fogatas
Allá atrás allá atrás
Quién es tan memorioso
Ah pero la inocencia ese búfalo herido
Interrumpe o reanuda
La fuga o cacería
De oscuro desenlace.

Todos mis domicilios me abandonan
Y el botín que he ganado con esas deserciones
Es un largo monólogo en hiladas
Turbado peregrino garrafal
Contrito y al final desmesurado
Para mi humilde aguante

Me desquito clavándole mi agüero
Me vengo espolvoreándolo de culpas
Pero la soledad
Esa guitarra
Esa botella al mar
Esa pancarta sin muchedumbrita
Esa efemérides para el olvido
Oasis que ha perdido su desierto
Flojo tormento en espiral
Cúpula rota y que se llueve
Ese engendro del prójimo que soy
Tierno rebuzno de la angustia
Farola miope.

Tímpano
Ceniza
Nido de águila para torcazas
Escobajo sin uvas
Borde de algo importante que se ignora
Esa insignificante libertad de gemir
Ese carnal vacío
Ese naipe sin mazo
Ese adiós a ninguna
Esa espiga de suerte
Ese hueco en la almohada
Esa impericia
Ese sabor grisáceo
Esa tapa sin libro
Ese ombligo inservible
La soledad en fm
Esa guitarra
De pronto un día suena repentina y llamante
Inventa prójimas de mi costilla
Y hasta asombra la sombra
Que me cuentan.

En verdad en verdad os digo que
Nada existe en el mundo como la soledad
Para buscarnos tierna compañía
Cohorte escolta gente caravana

Y el espejo ese apático supone
Que uno está solo sólo porque rumia
En cambio una mujer cuando nos mira sabe
Que uno nunca está solo aunque lo crea
Ah por eso hijos míos si debéis elegir
Entre una muchacha y un espejo
Elegid la muchacha.

Cómo cambian los tiempos y el azogue
Los espejos ahora vienen antinarcisos
Hace cuarenta años la gente los compraba
Para sentirse hermosa para saberse joven
Eran lindos testigos ovalados
Hoy en cambio son duros enemigos
Cuadrados de rencor bruñidos por la inquina
Nos agravian mortifican zahieren
Y como si tal cosa pronuncian su chispazo
Mencionan lustros y colesterol
Pero no las silvestres bondades de estraperlo
La lenta madurez esa sabiduría
La colección completa de delirios
Nada de eso solamente exhuman
Las averías del pellejo añejo
El desconsuelo y sus ojeras verde
La calvicie que empieza o que concluye
Los párpados vencidos siniestrados
Las orejas mollejas la chatura nasal
Las vacantes molares las islas del eczema.

Pero no hay que huir despavorido
Ni llevarle el apunte a ese reflejo
Nadie mejor que yo
Para saber que miente.

No caben en su estanque vertical
Los que fui los que soy los que seré
Siempre soy varios en parejos rumbos
El que quiere asomarse al precipicio
El que quiere vibrar inmóvil como un trompo
El que quiere respirar simplemente.

Será que nada de eso está en mis ojos
Nadie sale a pedir el vistobueno
De los otros que acaso y sin acaso
También son otros y en diversos rumbos
El que aspira a encontrarse con su euforia
El que intenta ser flecha sin el arco
El que quiere respirar simplemente
Será que nada de eso está en mi ceño
En mis hombros mi boca mis orejas
Será que ya no exporto dudas ni minerales
No genera divisas mi conducta
Tiene desequilibrios mi balanza de pagos
La caridad me cobra intereses leoninos
Y acaparo dolor para el mercado interno.

Será que nada de eso llega al prójimo
Pero yo estoy hablando del y con el espejo
Y en su luna no hay prójima y si hay
Será tina entrometida que mira sobre mi hombro.

Los prójimos y prójimas no están el el luciente
Sencillamente son habitantes de mí
Y bueno se establecen en mí como pamperos
Como arroyos o como burbujas.

Por ejemplo las dudas no están en el espejo
Las dudas que son meras preconfianzas
Por ejemplo los miércoles no están
Ya que el espejo es un profesional
De noches sabatinas y tardes domingueras
Los miércoles de miércoles quien se le va a arrimar
Pedestre o jadeante
Inhumano y cansado
Con la semana a medio resolver
Las tardes gordas de preocupaciones
El ómnibus oliendo a axila de campeón.

Los insomnios no caben por ejemplo
No son frecuentes pero sí poblados
De canciones a trozos
De miradas que no eran para uno
Y alguna que otra bronco no del todo prevista
De ésas que consumen la bilis del trimestre.

Tampoco aquellos tangos en los que uno sujeta
En suave diagonal la humanidad contigua
Y un magnetismo cálido y a la vez transitorio
Consterna los gametos sus ene cromosomas
Y entre corte y cortina se esparcen monosílabos
Y tanto las pavadas aleluya
Como las intuiciones aleluya aleluya
Derriban las fronteras ideológicas.

Verbigracia qué puede rescatar el espejo
De una ausencia tajante
Una de esas ausencias que concurren
Que numeran sus cartas
Y escriben besos, ay, de amor remoto.

Qué puede qué podría reconocer carajo
De las vidas y vidas que ya se me murieron
Esos acribillados esos acriborrados
Del abrazo y el mapa y los boliches
O los que obedecieron a su corazonada
Hasta que el corazón les explotó en la mano
Sea en el supermarket de la mala noticia
O en algún pobre rancho de un paisaje sin chau.

Poco puede conocer de los rostros
Que no fueron mi rostro y sin embargo
Siguen estando en mí
Y menos todavía
De los desesperantes terraplenes
Que traté de subir o de bajar
Esos riesgos minúsculos que parecen montañas
Y los otros los graves que salvé como un sordo
Así hasta que la vida quedó sin intervalos
Y la muerte quedó sin vacaciones
Y mi piel se quedó sin otras pieles
Y mis brazos vacíos como mangas
Declamaron socorro para el mundo.

En la esquina del triste no hay espejo
Y lo que es
Más austero
No hay auxilio
Por qué será que cunden las alarmas
Y no hay manera ya de descundirlas.

El país tiene heridas grandes como provincias
Y hay que aprender a andar sobre sus bordes
Sin vomitar en ellas ni caer como bolos
Ni volverse suicida o miserable
Ni decir no va más
Porque está yendo
Y exportamos los huérfanos y viudas
Como antes la lana o el tasajo.

En el muelle del pobre no hay espejo
Y lo que es
Más sencillo
No hay adioses.

Los tratemos que estaban en el límite
Las muchachas que estaban en los poemas
Asaltaron de pronto el minuto perdido
Y se desparramaron como tinta escarlata
Sobre las ínfulas y los sobornos
Metieron sus urgencias que eran gatos
En bolsas de arpillera
Y cuando las abrieron aquello fue un escándalo
La fiesta prematura
Igual que si se abre una alcancía.

Hacía tanto que éramos comedidos y cuerdos
Que no nos vino mal este asedio a la suerte.

Los obreros en cambio no estaban en los poemas
Estaban en sus manos nada más
Que animan estructuras telas fibras
Y cuidan de su máquina oh madre inoxidable
Y velan su garganta buje a buje
Y le toman el pulso
Y le vigilan la temperatura
Y le controlan la respiración
Y aquí atornillan y desatornillan
Y allí mitigan ayes y chirridos y ecos
O escuchar sus maltrechas confidencias
Y por fin cuando suena el pito de las cinco
La atienden la consuelan y la apagan.

Los obreros no estaban en los poemas
Pero a menudo estaban en las calles
Con su rojo proyecto y con su puño
Sus alpargatas y su humor de lija
Y su beligerancia su paz y su paciencia
Sus cojones de clase
Qué clase de cojones
Sus olas populares
Su modestia y su orgullo
Que son casi lo mismo.

Las muchachas que estaban en los poemas
Los obreros que estaban en las mulos
Hoy están duros en la cárcel, firmes
Como las cuatro barras que interrumpen el cielo.

Pero habrá otro tiempo
Es claro que habrá otro
Habrá otro tiempo porque el tiempo vuela
No importa que ellas y ellos no estén en el espejo
El tiempo volará
No como el cóndor
Ni como el buitre ni como el albatros
Ni como el churrinche ni como el venteveo
El tiempo volará como la historia
Esa ave migratoria de atlas fuertes
Que cuando Ilega es para quedarse.

Y por fin las muchachas estarán en las mulos
Y por fin los obreros estarán en los poemas
Ay espejo ignorás tanta vida posible
Tenés mi soledad
Vaya conquista
En qué mago atolón te obligaste a varar
Hay un mundo de amor que te es ajeno
Así no te quedes mirando más mirada
La modorra no escucha campanas ni promesas
Tras de mí sigue habiendo un pedazo de historia
Y yo tengo la llave de ese cobre barato
Pero atrás, más atrás
O adelante, mucho más adelante
Hay una historia plena
Una patria en andamios con banderas posibles
Y todo sin oráculo y sin ritos
Y sin cofre y sin llave
Simplemente una patria.

Ay espejo las sombras que te cruzan
Son mucho más corpóreas que mi cuerpo depósito
El tiempo inagotable hace sus propios cálculos
Y yo tengo pulmones y recuerdos y nuca
Y otras abreviaturas de lo frágil
Quizá una vez te quiebres
Dicen que es mala suerte
Pero ningún espejo pudo con el destino
O yo mismo me rompa sin que vos te destruyas
Y sea así otra sombra que te cruce.

Pero espejo, ya tuve como dieciocho camas
En los tres años últimos de este gran desparramo
Como todas las sombras pasadas o futuras
Soy nómada y testigo y mirasol
Dentro de tres semanas tal vez me vaya y duerma
En mi cama vacía número diecinueve
No estarás para verlo
No estaré para verte,

En otro cuarto neutro mengano y transitorio
También habrá un espejo que empezará a
Escrutarme
Tan desprolijamente como vos
Y aquí en este rincón duramente tranquilo
Se instalará otro huésped temporal como yo
O acaso dos amantes recién homologados
Absortos en su canje de vergüenzas
Con fragores de anule e isócronos vaivenes.

No podrás ignorarlos
Egos le ignorarán
No lograrás desprestigiar su piel
Porque será de estreno y maravilla
Ni siquiera podrá vituperar mi rostro
Porque ya estaré fuera de tu alcance
Diciéndole a otra luna de impersonal herrumbre
Lo que una vez te dije con jactancia y recelo.

He venido con todos mis enigmas
He venido con todos mis fantasmas
He venido con todos mis amores.

Y antes de que me mire
Como vos me miraste
Con ojos que eran sello parodia de mis ojos
Soltaré de una vez el desafío.

Ay espejo cuadrado
Nuevo espejo de hotel y lejanía
Aquí estoy
Ya podés
Empezar a ignorarme.

 

POESÍA DE JULIO YOVERA

POEMAS DE JULIO YOVERA (1)

2013 NOV 13 PRESENTACIÓN  DE  TESTIMONIO PARA MICAELA (24)

 

“El pueblo que se resigna está acabado” por Julio Yovera
El pueblo que se resigna ya no es pueblo;
es manada, chiquero, antro, burdel,
piara, estiercolero.
Felizmente el nuestro, puja, empuja, pone cuña,
aguanta, suelta, camina, corre,
y aunque con frecuencia lo emboscan
y lo sangran, lo engañan y lo estafan;
ahí está como un herrero machacando futuro
como un pájaro puliendo su pico
y sedando sus alas para volar
bien alto.
El pueblo nuestro no se ha resignado,
el pueblo nuestro no está acabado.
De Poemas de Circunstancias, de Julio Yovera.
POEMAS DE JULIO YOVERA (2)
LA ABUELA POR Julio Yovera La abuela
Gustaba beber chicha
Por darse ese gusto
Era capaz
De atravesar desiertos,
Con su alforja a cuestas
En busca de una buena marca.
La abuela
Era una indígena de pies descalzos,
Solemne su mirar,
Duros sus gestos,
Pero capaz de echarse al baile marinera
Con una gracia peculiar.La abuela
Era maciza como el zapotal,
Voz sonora de mar,
Porte de paja totoral.Un día
La abuela tuvo
Un accidente lamentable
Y no pudo más caminar.Su cuerpo inerte llegó
A ser parte de la casa.
Conciente de su fin,
Sin lloros ni lamentos,
Preparó con esmero
La gran marcha.
Ahora mora
En el vientre
De la madre tierra
Como ella lo quería.
Y aunque sé que su viaje
Ya no tiene retorno,
Quisiera verla
Reposando bajo las ramas
Verdes de aquel viejo algarrobo
De la infancia.
O caminando
Con su alforja a cuestas
En medio del desierto,
Como antaño.Más es inútil
La abuela ya no está… Publicado en Canciones de la Lluvia
(Piura, 1975), de Julio Yovera.
TIEMPO POR JULIO YOVERA 01
TIEMPO POR JULIO YOVERA 02
REGISTRO DEL TIEMPO
A Kelly, que alguna vez me contó sus sueños Remolinos de ira
Persiguen las nubes asustadas.
El viento de humo se encima
Sobre los árboles
Que huyen a troncadas.
Los peces mueren con sus lenguas saladas
Heridas, como si fueran pétalos de rosa calcinada.
Las sombras de azufre se asoman
En los caminos.
Se esfuman los amores que nunca fueron,
Se admite entre los moribundos de la tierra
Que la libertad solo fue un nombre,
Los verdugos amenazan
Con sus sierras eléctricas,
Y los árboles que no logran huir
caen descuartizados.
La luna
No asoma. Se fue
Para no ver los cadáveres.
(Las aves agitan sus alas; caen desfallecidas
Como flechas sin fuerza)Un hilo de plata fluye.
De la montaña baja el río sonámbulo entre basurales.
Se asfixia, y resignado, se deja caer entre las piedras.
Esto ya es demasiado.Ganas de ser
-otra vez-
La sombra errante,
De escarbar la chispa que vive en las cenizas.
Ganas de ser.
(Y eso que ya vino el otoño con sus pisadas blancas)De Caminos y decires, de Julio Yovera.01 (11)

Aurora resurrecta

A veces la aurora se fuga
Dejándonos su aire de tristeza,
Su pesimismo.
Su no se puede,
Su esto no lo cambia nadie,
Su estamos jodidos para siempre.

Cuando menos se piensa,
La aurora
Aparece. Vuelve a la carga
Armada de alba.
En el horizonte
Galopa la esperanza.

Los hombres del planeta
Respiran optimismo,
Apuntan con
Sus manos de viento
Los caminos.
Contagian puños
Y sonrisas. Luchan.

La aurora con sus alas abiertas
Se posa
En la cima más alta.
Canta.

Sí se puede, carajo,
Si se puede.

¡La gente escribe
Un poema colectivo
En plena calle!

De Caminos y Decires, de Julio Yovera.

 JULIO YOVERA  Brilla como una estrella la poesía

EPÍLOGO DE UN INSOMNIO
“Brilla como una estrella la poesía
se aglomera
la noche
se deslumbra la luna;
las piedras se sientan
y escuchan
la sinfonía azul de las palabras…”
Julio Yovera.

 

JULIO YOVERA PLAGIO POEMA

 PLAGIO


Plagio

Mis palabras,
Mis sueños,
Mis cantos.
Plagio
Mis recuerdos
(En los meses de verano
El sol desollaba los arenales
De Vice
Los choquecos fatigados
Extendían sus alas
Y las lagartijas sudaban
Silenciosas)
Ahora, me plagio los años
Que he vivido.
Me invento.
Me plagio golpeándome en las
Piedras.
Me tropiezo
Con el mismo sendero.
Y me plagio.
Soy el mismo:
Me plagio mis raíces,
Me plagio este sol de Chosica
Esta plaza pequeña de mi pueblo,
Esta Iglesia Matriz de Catacaos,
Esta quebrada.
Me plagio y vivo.
Julio Yovera.