PRESENTACIÓN EN EL CLUB ÁRABE SALVADOREÑO DE “MAHMOUD DARWISH: LA LEYENDA PALESTINA” SELECCIÓN POÉTICA YASSIN KAOUD

PRESENTACIÓN - CLUB ÁRABE SALVADOREÑO DE MAHMOUD DARWISH LA LEYENDA PALESTINA SELECCIÓN POÉTICA YASSIN KAOUD 00002
“MAHMOUD DARWISH, LA LEYENDA PALESTINA”. Selección poética Yassin Kaoud; coordinación Siman Safadi Kury ; Recopilación Fanny Wong Miñán; diseño de portada Renato Mira. – 1.a ed. – San Salvador, El Salvador.: DPI, 2017. 76 p.; 23 cm. ISBN 978-99923-0-310-8. Poesía palestina. 2. Literatura palestina. I.
DE YASSIN KAOUD PARA FANNY JEM WONG 01
Fanny Jem Wong mi amiga la poeta y profesora de psicología en la Universidad de César Vallejo, durante los últimos siete años se dedicó a recopilar todos mis escritos y traducciones al español y viceversa, ella es de la comunidad China nacida en Lima, siempre brillante

PASAJEROS QUE TRANSITAN ENTRE PALABRAS PASAJERAS

 

Pasajeros que transitan entre palabras pasajeras,

recojan sus nombres y lárguense,

quiten sus horas de nuestro tiempo, y lárguense.

Tomen lo que quieran del azul del mar, de la arena de la memoria,

y roben todo lo que quieran de las fotos, para que sepan,

porque nunca sabrán, cómo una piedra,

de nuestra tierra puede construir el techo del cielo,

pasajeros que transitan entre palabras pasajeras,

de ustedes la espada y de nosotros nuestra sangre,

de ustedes el acero y el fuego y de nosotros nuestra carne,

de ustedes un tanque más y de nosotros otra piedra,

de ustedes las bombas lacrimógenas y de nosotros la lluvia,   

y tenemos lo que tienen de cielo y aire,

tomen su cuota de nuestra sangre y lárguense,  pero no  transiten  entre nosotros como insectos voladores,

porque tenemos un cultivo que cuidar,

y tenemos todo lo que no les va a gustar.

Pasajeros que transitan entre palabras pasajeras.

Ya es hora de que se larguen,

fuera de nuestra tierra.

DE YASSIN KAOUD PARA FANNY JEM WONG 02
Mi amiga Fanny cuando la noche le mira a los ojos pierde su inmunidad celestial, su oscuridad se convierte en un azul del mar. Camina sobre los rieles del tren para escribir un nuevo poema de amor, salta como niña y pasa entre mis dedos como agua de los ríos, me pregunto: Algún día la conocí? Entonces recordé que la vi cuando leí el primer poema en sus ojos y suspiré. (Para mi amiga la poeta y profesora de psicología Fanny). Yassin Kaoud

AMAPOLAS POR FANNY JEM WONG

Siman Safadi Kury CLUB ÁRABE SALVADOREÑO DE MAHMOUD DARWISH LA LEYENDA PALESTINA SELECCIÓN POÉTICA YASSIN KAOUD (21) Mtra. Silvia Elena Regalado
Secretaria de Cultura de la Presidencia De El Salvador
Siman Khoury
Past President
Asociación Salvadorena Palestina

UN DÍA ESPECIAL PRESENTACIÓN DE : “Mahmoud Darwish la Leyenda Palestina.” Selección y traducción por Yassin Kaoud.
Todos los corazones de la humanidad
son mi nacionalidad;
si quieren, quítenme el pasaporte.
Mahmoud Darwish

********************************

Siman Safadi Kury CLUB ÁRABE SALVADOREÑO DE MAHMOUD DARWISH LA LEYENDA PALESTINA SELECCIÓN POÉTICA YASSIN KAOUD (13) “MAHMOUD DARWISH, LA LEYENDA PALESTINA”. Selección poética Yassin Kaoud; coordinación Siman Safadi Kury ; Recopilación Fanny Wong Miñán; diseño de portada Renato Mira. – 1.a ed. – San Salvador, El Salvador.: DPI, 2017. 76 p.; 23 cm. ISBN 978-99923-0-310-8. Poesía palestina. 2. Literatura palestina. I.

Presentación

Denominado por unos como el poeta de la resistencia y por otros como el poeta nacional palestino, Mahmoud Darwish (1941) es una de las voces fundamentales en Medio Oriente para entender la vida y la vicisitud cotidiana de una nación que sobrevive el drama de sobrellevar el conflicto.

Tras el…

Ver la entrada original 1.547 palabras más

Anuncios

DANTE ESCRIBE A BEATRIZ POR MARCO MARTOS

DANTE ESCRIBE A BEATRIZ  POR MARCO MARTOS CARRERA 2
DANTE ESCRIBE A BEATRIZ POR MARCO MARTOS

DANTE ESCRIBE A BEATRIZ
POR MARCO MARTOS

Verte solamente un minuto
enciende la llama de mi corazón.
Vives en mi mente mientras vives
en tus asuntos, abstraída de mí.
Con una paloma mensajera
sostenida en el aire por el amor,
te digo que estás en lo que escribo,
todo el tiempo, aunque no siempre
escriba de ti.
En “Biblioteca del mar” Lima, ediciones Vicio perpetuo. 2013.

POEMAS DE JOSÉ SARAMAGO

JOSÉ SARAMAGO “En el silencio más hondo de esta pausa, Donde la vida se hizo eternidad, Busco tu mano ”
INTEGRAL

Por un segundo, sólo, no ser yo:
Ser bicho, piedra, sol, u otro hombre,
Dejar de ver el mundo desde esta altura,
Pesar el más y el menos de otra vida.

Por un segundo, sólo, otros ojos,
Otra forma de ser y de pensar,
Olvidar cuanto sé, de la memoria
Nada dejar, ni el saberla perdida.

Por un segundo, sólo, otra sombra,
Otro perfil en el muro que separa,
Gritar con otra voz otra amargura,
Cambiar por muerte la muerte prometida.

Por un segundo, sólo, encontrar
En tu cuerpo mudado el cuerpo mío,
Por un segundo, sólo, y no más:
Por desearte más, ya conocida.

DI TU POR MI, SILENCIO

No era hoy un día de palabras,
Intentos de poemas o discursos,
Ni ningún camino era nuestro,
Para decirnos bastaba un acto sólo,
Y ya que en las palabras no me salvo,
Di tú por mi, silencio, lo que no puedo.

PUES EL TIEMPO NO PARA

Pues el tiempo no para, poco importa
Que los días vividos nos acerquen
El vaso de agua amarga colocado
Donde la sed de vida se exaspera.

No contemos los días que pasaron:
Fue hoy cuando nacimos, Sólo ahora
La vida ha comenzado, y, lejos aún,
La muerte ha de cansarse en nuestra espera.

ALEGRIA

Ya oigo gritos a lo lejos
Ya dice la voz del amor
La alegría del cuerpo
El olvido del dolor

Los vientos se han recogido
Y el verano se nos ofrece
Cuántos frutos cuántas fuentes
Y el sol que nos calienta

Ya cojo jazmines y nardos
Ya tengo collares de rosas
Y bailo en medio del camino
Las lanzas prodigiosas

Ya se ofrecen las sonrisas
Ya se dan las vueltas todas
Oh certeza de las certezas
Oh alegría de las bodas.

BALADA

Di la vuelta al continente
Sin salir de este lugar
Interrogué a toda la gente
Como el ciego o el demente
Cuyo sino es preguntar

Nadie me pudo decir
Dónde estabas o vivías
(Ya cansado de olvidar
Para morir sólo vivos
Perdían la cuenta a los días)

Tomé mi guitarra
En el lumbral me senté
Con el cuenco de limosna
Con pan duro en la alforja
Desengañado canté

Quizá dijese romanzas
O cantigas de encantar
Aprendidas en las andanzas
De las escabas venturas
De quien no supo esperar

ARTE DE AMAR

Metidos en esta piel que nos reniega,
Somos dos, lo mismo que enemigos.
Gran cosa, finalmente, es el sudor
(Así ya lo decían los antiguos):
Sin él, la vida no sería lucha,
Ni el amor amor.

INTIMIDAD

En el corazón de la mina más secreta,
En el interior del fruto más distante,
En la vibración de la nota más discreta,
En la caracola espiral y resonante,

En la capa más densa de pintura,
En la vena que en el cuerpo más nos sonde,
En la palabra que diga más blandura,
En la raíz que más baje, más esconda,

En el silencio más hondo de esta pausa,
Donde la vida se hizo eternidad,
Busco tu mano y descifro la causa
De querer y no creer, final, intimidad.

PESDADILLA

Hay un terror de manos en el alba,
Un rechinar de puerta, una sospecha,
Un grito que horada como una espada,
Un ojo desorbitado que me espía.
Hay un fragor de fin y de derrumbe,
Un enfermo que rompe una receta,
Un niño que llora medio ahogado,
Un juramento que nadie acepta,
Una esquina que salta de emboscada,
Un trazo negro, un brazo que repele,
Un resto de comida masticada,
Una mujer golpeada que se acuesta.

Nueve círculos de infierno tuvo el sueño,
Doce pruebas mortales que vencer,
Pero nace el día, y el día recompongo:
Tenía que ser, amor, tenía que ser.

ENIGMA

Un nuevo ser me nace a cada hora.
El que fui, ya lo he olvidado. El que seré
No guardará del que soy ahora
Sino el cumplimiento de cuanto sé.

REGLA

Tan poco damos cuando sólo mucho
En la cama o la mesa ponemos de nosotros:
Hay que dar sin medida, como el sol,
Imagen rigurosa de lo que somos.

RECETA

Tómese un poeta no cansado,
Una nube de sueño y una flor,
Tres gotas de tristeza, un tono dorado,
Una vena sangrando de pavor.
Cuando la masa ya hierve y se retuerce
Se hecha la luz de un cuerpo de mujer,
Una pizca de muerte que refuerce,
Que un amor de poeta así lo quiere.

NO ME PIDAN RAZONES

No me pidan razones, no las tengo,
O daré cuantas quieran: bien sabemos
Que razones son palabras, todas nacen
De las mansas falsedades que aprendemos.

No me pidan razones para entender
La marea rebelde que me llena el pecho.
Mal en este mundo, mal con esta ley:
No hice yo la ley ni el mundo acepto.

No me pidan razones, o que las disculpe,
De este modo de amar y destruir:
En la más oscura noche es donde amanece
El color de primavera el porvenir.

EN LA ESQUINA DEL TIEMPO

En esta esquina del tiempo es donde te encuentro
Oh nocturna ribera de aguas vivas
Donde los lirios abiertos adormecen
El dolor de las horas corrosivas.

Bogando entre los márgenes de tus brazos,
Los ojos e las estrellas de tu pecho,
Doblo la esquina del tiempo que resurge
Del móvil del cuerpo de agua en que me echo.

En la secreta matriz que te modela,
Un pez de cristal suelta delirios,
Y como otro sol se cierne, brillando,
Sobre el agua, los márgenes y los lirios.

INVENTARIO

De qué sedas están hechos tus dedos,
De qué marfil tus muslos lisos,
De qué alturas llegó a tu andar
La gracia de gamuza con que pisas.

De qué moras maduras se extrajo
El sabor acidulado de tu seno,
De qué Indias del bambú de tu cintura.
El oro de tus ojos, de dónde vino.

A qué mecer de ola vas a buscar
La línea serpentina de tus caderas,
De dónde nace la frescura de esa fuente
Que sale de tu boca cuando ríes.

De qué bosques marinos se soltó
La hoja de coral de tus puertas,
Qué perfume te anuncia cuando vienes
A rodearme de deseo las horas muertas.

CUERPO-MUNDO

¿Qué caminos de tu cuerpo no conozco,
A la sombra de qué valles no dormí,
Qué montañas no escalé, qué lejanías
No abarqué con mis ojos dilatados,
Qué torrentes no pasé, qué ríos profundos
La desnudez de mi cuerpo no cruzó,
Qué playas perfumadas no pisé,
Qué selvas y jardines, qué descampados?

RE-INICIACIÓN

Es porque todo huye que yo no huyo
Y vuelvo a conjugar desde el principio
El verbo conocido y sospechado.
En una era de brasas me sentaron,
Más digo que son brumas, Negador,
El cuerpo me regresa, iniciado.

FINAL Y NUEVO COMIENZO

No puede ser luar esta blancura,
Ni aves aletean sobre el lecho,
Donde caen los cuerpos fatigados:
Será, de mí, la sangre que murmura,
Serán de ti, las lunas de tu pecho:
Donde va el cansancio, renovados.

APRENDAMOS AMOR

Aprendamos, amor, de estos montes
Que, tan lejos del mar, saben el modo
De bañar en el azul los horizontes.

Hagamos lo que es justo y razonable:
De deseos ocultos otras fuentes
Y bajemos al mar de nuestro lecho.

MAÑANA

Altos los troncos, y en lo alto los cantos:
La hora de la mañana, en nosotros nacida,
Cubre de azul y verde el gesto simple
Con que me das, serena, tu vida.

Confianza de manos, de ojos calmos,
Donde la sombra de la pena y el llanto
Como la noche del bosque se retira:
Altos los troncos, y en lo alto los cantos.

Saramago José, Poesía completa, Ed. Alfaguara, México, 2005, 637 pp.

POESÍA DE JULIO YOVERA

POEMAS DE JULIO YOVERA (1)

2013 NOV 13 PRESENTACIÓN  DE  TESTIMONIO PARA MICAELA (24)

 

“El pueblo que se resigna está acabado” por Julio Yovera
El pueblo que se resigna ya no es pueblo;
es manada, chiquero, antro, burdel,
piara, estiercolero.
Felizmente el nuestro, puja, empuja, pone cuña,
aguanta, suelta, camina, corre,
y aunque con frecuencia lo emboscan
y lo sangran, lo engañan y lo estafan;
ahí está como un herrero machacando futuro
como un pájaro puliendo su pico
y sedando sus alas para volar
bien alto.
El pueblo nuestro no se ha resignado,
el pueblo nuestro no está acabado.
De Poemas de Circunstancias, de Julio Yovera.
POEMAS DE JULIO YOVERA (2)
LA ABUELA POR Julio Yovera La abuela
Gustaba beber chicha
Por darse ese gusto
Era capaz
De atravesar desiertos,
Con su alforja a cuestas
En busca de una buena marca.
La abuela
Era una indígena de pies descalzos,
Solemne su mirar,
Duros sus gestos,
Pero capaz de echarse al baile marinera
Con una gracia peculiar.La abuela
Era maciza como el zapotal,
Voz sonora de mar,
Porte de paja totoral.Un día
La abuela tuvo
Un accidente lamentable
Y no pudo más caminar.Su cuerpo inerte llegó
A ser parte de la casa.
Conciente de su fin,
Sin lloros ni lamentos,
Preparó con esmero
La gran marcha.
Ahora mora
En el vientre
De la madre tierra
Como ella lo quería.
Y aunque sé que su viaje
Ya no tiene retorno,
Quisiera verla
Reposando bajo las ramas
Verdes de aquel viejo algarrobo
De la infancia.
O caminando
Con su alforja a cuestas
En medio del desierto,
Como antaño.Más es inútil
La abuela ya no está… Publicado en Canciones de la Lluvia
(Piura, 1975), de Julio Yovera.
TIEMPO POR JULIO YOVERA 01
TIEMPO POR JULIO YOVERA 02
REGISTRO DEL TIEMPO
A Kelly, que alguna vez me contó sus sueños Remolinos de ira
Persiguen las nubes asustadas.
El viento de humo se encima
Sobre los árboles
Que huyen a troncadas.
Los peces mueren con sus lenguas saladas
Heridas, como si fueran pétalos de rosa calcinada.
Las sombras de azufre se asoman
En los caminos.
Se esfuman los amores que nunca fueron,
Se admite entre los moribundos de la tierra
Que la libertad solo fue un nombre,
Los verdugos amenazan
Con sus sierras eléctricas,
Y los árboles que no logran huir
caen descuartizados.
La luna
No asoma. Se fue
Para no ver los cadáveres.
(Las aves agitan sus alas; caen desfallecidas
Como flechas sin fuerza)Un hilo de plata fluye.
De la montaña baja el río sonámbulo entre basurales.
Se asfixia, y resignado, se deja caer entre las piedras.
Esto ya es demasiado.Ganas de ser
-otra vez-
La sombra errante,
De escarbar la chispa que vive en las cenizas.
Ganas de ser.
(Y eso que ya vino el otoño con sus pisadas blancas)De Caminos y decires, de Julio Yovera.01 (11)

Aurora resurrecta

A veces la aurora se fuga
Dejándonos su aire de tristeza,
Su pesimismo.
Su no se puede,
Su esto no lo cambia nadie,
Su estamos jodidos para siempre.

Cuando menos se piensa,
La aurora
Aparece. Vuelve a la carga
Armada de alba.
En el horizonte
Galopa la esperanza.

Los hombres del planeta
Respiran optimismo,
Apuntan con
Sus manos de viento
Los caminos.
Contagian puños
Y sonrisas. Luchan.

La aurora con sus alas abiertas
Se posa
En la cima más alta.
Canta.

Sí se puede, carajo,
Si se puede.

¡La gente escribe
Un poema colectivo
En plena calle!

De Caminos y Decires, de Julio Yovera.

 JULIO YOVERA  Brilla como una estrella la poesía

EPÍLOGO DE UN INSOMNIO
“Brilla como una estrella la poesía
se aglomera
la noche
se deslumbra la luna;
las piedras se sientan
y escuchan
la sinfonía azul de las palabras…”
Julio Yovera.

 

JULIO YOVERA PLAGIO POEMA

 PLAGIO


Plagio

Mis palabras,
Mis sueños,
Mis cantos.
Plagio
Mis recuerdos
(En los meses de verano
El sol desollaba los arenales
De Vice
Los choquecos fatigados
Extendían sus alas
Y las lagartijas sudaban
Silenciosas)
Ahora, me plagio los años
Que he vivido.
Me invento.
Me plagio golpeándome en las
Piedras.
Me tropiezo
Con el mismo sendero.
Y me plagio.
Soy el mismo:
Me plagio mis raíces,
Me plagio este sol de Chosica
Esta plaza pequeña de mi pueblo,
Esta Iglesia Matriz de Catacaos,
Esta quebrada.
Me plagio y vivo.
Julio Yovera.

HOMENAJE AL PADRE -HISTORIA DE SABIOS POR FANNY JEM WONG.wmv

“Envejecen los carros diversamente adornados de los reyes, envejece también el cuerpo del hombre; solo la virtud de los hombres justos no envejece”.

“Envejecen los carros diversamente adornados de los reyes, envejece también el cuerpo del hombre; solo la virtud de los hombres justos no envejece”.

Dejo constancia que esta historia, está inspirada en un cuento de mitología China que mi padre alguna vez me leyó
A la memoria de mi amado abuelo Ricardo Wong León (Wong Lyón Angán) y a mí padre Julio Víctor Wong Espinoza (Wong Wu Yong)

FANNY JEM WONG
LIMA PERÜ
(Sin Fecha)

(Jemwong)

CONTADORWAP

REQUIEM A MI PADRE POR FANNY JEM WONG

Al aire entre brumas, mi voz entre tumbas,
un ruiseñor canta triste muy despacio amor.
Hela su adolorido canto mis oídos,
y solo te oigo a ti señor
en las noches de penumbras,
con voz lastimera y terrible pesar.

REQUIEM A MI PADRE

Desearía engullirme
la luna y las estrellas,
recorrer tantos senderos
como algún día soñamos,
caminar por la alameda
entre árboles olvidados…

Hoy sin ti los veo sucios
y a mí como una rana oscura
que contiene osamenta,
carne verde, sangre seca,
células de sarnas, solitarias,
inhóspitas circunferencias.

Desearía abrirme el corazón
en la puerta de oro del cielo
o bajar al río del infierno
y quemar esta voz desesperada
presa en este frio mundo
ante esferas sin finales…

Recuerdos de amor eterno,
ardientes puñales
pulen las frescas carnes,
pero también son padre mío,
pétalos de rosas humanas
cayendo suaves con el aire.

En tus ojos hay amor una lejana mirada
en tu faz una leve y pálida sonrisa
no logro explicar tu ausencia
y en la mente retumban ríos
de preguntas embriagadas.
¿Quién se atreve a robarme el alma?
¿Por qué ruiseñor no cantas?

Desconsuelo es tu muerte,
desesperación, dolor que atraviesa,
roe, destroza, desgarra y pide sangre.
Vuelvo a caminar entre círculos inhóspitos,
entre espesas brumas, entre sombras oscuras
que son tumbas del alma helada.

Hablamos padre tantas veces de la muerte osada
¿Cómo podría no quedar petrificada?
¿Cómo podría no llorar?
Si debía limpiar tu cuerpo amado… aún tibio…
Estás muerto…. Muerto…pienso con frenesí
¿Cómo hacer para poder apartarme de ti?

Una tormenta de furia
azota mis cansinos huesos,
venzo el dolor, los miedos, voy…
te sigo en la alameda.

Avanzo sollozando ante círculos sin fin,
gotas ácidas de piedra me dicen
que las órbitas se me quiebran
yo las oigo…. yo las oigo…. yo las oigo….

Al aire entre brumas, mi voz entre tumbas,
un ruiseñor canta triste muy despacio amor.
Hela su adolorido canto mis oídos,
y solo te oigo a ti señor
en las noches de penumbras,
con voz lastimera y terrible pesar.

Una oscura y raída mano
levántese su afilada hacha
cortando las verdes hojas,
tu padre detuviste tu canto
los ruidos cesan, cerraron las puertas.

Me dirijo ciega hacia los círculos,
y las lágrimas escondo
en el rincón más lejano de mi alma
en nuestra casa, papá…papá
para hundirme en el silencio
¡Sola! ya no puedo detener el tiempo…

Ese tiempo que no es arena,
ese rayo de luz que pasa
y orquesta nuestra marcha…
pronto mis huesos secos te alcanzan.

Son los últimos caminos,
voy tras tu blanco ataúd…
con los pies en silencio, cansados,
con los ojos áridos cual desiertos.
entre brumas, un silbido
canta un cisne herido…

En caravana, hadas doradas,
alrededor mil pequeños duendecillos
rodean el frío lecho,
entre pétalos de flores
ojos negros ¡Ya no lloras! ¡Ya no sufres!
solo a Dios espera….

Dos enormes bolas de acero
son tus ojos que no brillan…
Ante las brasas ardientes en mil fuegos,
mi último beso padre mío
para después dejarte
bajo la loza fría…

A LA MEMORIA DE WONG WU YONG MI PADRE

JEM WONG
26.04.2005
REEDITADO Agosto 2011

 

CONTADORWAP

El Canto de Aengus, el Errante.William Butler Yeats.

I went out to the hazel wood,
Because a fire was in my head,
And cut and peeled a hazel wand,
And hooked a berry to the thread;
And when white moths were on the wing,
And moth-like stars were flickering out,
I dropped the berry in the stream
And caught a little silver trout.

El Canto de Aengus, el Errante.William Butler Yeats.

Por FANNY JEM WONG – 19 de Agosto, 2010, 21:16, Categoría: LAS COSAS QUE DISFRUTO




Getrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873)

El Canto de Aengus, el Errante.
William Butler Yeats.


Fuí al bosque de avellanos,
Porque sentía un fuego en mi cabeza,
Y corté y pelé una rama de avellano,
Y enganché una baya en el hilo;
Y mientras volaban las polillas blancas,
Y estrellas como polillas titilaban,
Solté la baya en el arroyo
Y atrapé una pequeña trucha dorada.

I went out to the hazel wood,

Because a fire was in my head,
And cut and peeled a hazel wand,
And hooked a berry to the thread;
And when white moths were on the wing,
And moth-like stars were flickering out,
I dropped the berry in the stream
And caught a little silver trout.


Cuando la hube dejado en el suelo
Fui a avivar las lenguas fuego,
Pero algo susurró en el suelo,
Y alguien me llamó por mi nombre:
Se había convertido en una joven de sutil resplandor
Con flores de manzano en su cabello
Que me llamó por mi nombre y corrió
Y se desvaneció en el claro aire.

When I had laid it on the floor
I went to blow the fire aflame,
But something rustled on the floor,
And some one called me by my name:
It had become a glimmering girl
With apple blossom in her hair
Who called me by my name and ran
And faded through the brightening air.

Aunque ya estoy viejo de vagar
Por tierras bajas y tierras montañosas,
Descubriré dónde se ha ido,
Y besaré sus labios y tomaré sus manos;
Y caminaré por la larga hierba de colores,
Y aferraré hasta el fin de los tiempos
Las plateadas manzanas de la luna,
Las doradas manzanas del sol.

Though I am old with wandering
Through hollow lands and hilly lands,
I will find out where she has gone,
And kiss her lips and take her hands;
And walk among long dappled grass,
And pluck till time and times are done
The silver apples of the moon,
The golden apples of the sun.

William Butler Yeats.

CONTADORWAP