MURIENDO EN EL OLVIDO POR FANNY JEM WONG

MURIENDO EN EL OLVIDO

“Cae el telón de las ausencias
y acabará impía otra larga noche.”

MURIENDO EN EL OLVIDO

“Cae el telón de las ausencias
y acabará impía otra larga noche.”

El sol anunciará hipócrita un nuevo día
con el sueña el lado oscuro de la luna.
Le revelará con risa, su dorada llegada.
Mientras el cantar de la triste alondra
Pende sola en el desvencijado árbol
va soltando las plumas, el pico y el alma.
Y los trovadores al contemplarle,
van derramándose las lágrimas.
A través, de la celeste ventana del alma
abre el alba un melodioso trino.
Ascienden signos de la trémula mano,
le palpitan las estrelladas ansias,
que lloran a un corazón herido.
Gotea un sonido ajado, viejo y conmovedor
lesiones purulentas, de llagas hondas.
Gritan las heridas , se muere pobre de amor.
Recuerda la melodía del alma
que entrega todo y nada guarda.


La alondra se bate, loca, con desespero
pero no consigue alegrarse ni arrebatarse
sumida en el más profundo de los sueños.


¿Cómo lograr calmar su dolor?
Tonto corazón partido, perdido, mustió
entre encuentros de amor desasido
la alondra se entrega al viento del olvido.


Diana desnuda a la conquista de un brillante
el más duro y frío, sin pasión, como la roca,
que con su filuda y gran arista le corte
cuerpo, alma y las arterias del corazón.


Esqueleto de armadura, de piel y acero
que vuela, nada, y no se compromete.
Deja solo trozos… pedazos de amor
queda un alma triste, y mancillada
herida en la niebla de la desilusión.
Mueres, te asfixias en cruel aflicción
nadie quiere escuchar, ni tus cantos,
ni tus gritos… chamuscados de dolor.


¿Dio tanto…? que a su amor asusto?
Va sola pudriéndose, agoniza de dolor.
Amor ¿Dónde vive?
Nadie lo recuerda…
La roca ebria de fe, templanza, y caridad
la abrió cruzándola en un sucio abrazo
Y con sus besos de Judas la condenó
congojada de miseria y olvido,
Pobre queda su corazón herido!


¿Pensaste alondra que tu pobre canto
podría alimentarle y saciarle la sed?
¿Soñaste acaso ser la ola para el mar?
¿Ser las flores que pintan el bosque?
¿La ardiente lava que enciende al volcán?
¿Quizás ser el río de los sueños?
¿La reminiscencia de todo lo anhelado?


Nunca al amor encontraste viejo corazón,
y otro, ya te está enterrando en el olvido
Tus arroyos son coágulos obstruidos,
tus lesiones lacerantes, borbotean plasma.


La risa esquiva, escupe sangre negra
no recuerda los rituales de Dionisio.
sola va muriendo en el abandono,
en el abismo de la indiferencia…
En el silencio de los pasos perdidos.


El sol anunciará placido, un nuevo día
a su llegada asoma el cantar de las aves
por la jaula de oro el trigo, apenas aparece.
Colgada de muerte en un hilo invisible
esta la alondra herida, que necia la suerte
la partió en trozos. Roto va el corazón triste.


Enredado entre las ramas , la avecica yace,
están muriendo de sed sus ralas venas
atizan el hambre y el frío de la desilusión.
La alondra ha perdido el brillo de sus plumas
y su corazón de ave, se desborda en el río.


Emite amarilla alondra, ya tu último canto
con arpegios del más hermoso sonido.
Que no se muera tu canto, en el olvido.
Cantas hoy, con voz húmeda a tu amado
pero él ciego, aún permanece dormido.
Pobre ave susurra, su último suspiro
Le dice amor por piedad:
¡Te amo!
¡Cuídate amado mío!
Guarda la lejana voz de este corazón
que se murió por ti de amor en mil suspiros.


Mientras te regalo todos mis espejos,
mételos en otros nidos, entre las ramas.
Como se llevan los latidos de amores perdidos
que a pesar de estar lejos, morirán contigo.


Algún día has de mirarte gorrión en ellos
y recuerdes a esta alondra enamorada y triste
que te regalo su último brillo, el postrer canto
a pesar de estar su amor de pena fallecido.
JEM WONG
25.01.2005


El corazón humano es un instrumento de muchas cuerdas;
el perfecto conocedor de los hombres las sabe hacer vibrar todas, como un buen músico.
Charles Dickens

Eterna Niña por Fanny Jem wong

ETERNA NIÑA

La niña agazapada duerme desnuda sobre mantas celestes
En su mente se dibujan eternos cuentos de finales macabros
Sueños perturbadores que le anudan y violentan la garganta
Oscuros firmamentos en donde pinta cada día azul estrella
Desfallece a cuenta gotas sin recibir el preciado antídoto.

No desea despertar de súbito bajo el diluvio de rojas sales
Rudos son los oscuros torrentes que aceleran el afligido pecho
Desde su tétrico cielo sonríe, las amargas gotas a raudales asoman
Gotas de tristeza, inexplicables tristezas recorriéndole la médula
Se muere de a pocos hambrientos, sin sustento, teniéndolo todo.

Es la eterna niña murmurando delirantes cantos al cosmos
Es el cadmio sol que intenta fallidamente abrazar los imperiales cielos
Es la luna ocultándose llorosa después de pronunciar un “Te amo”
Es locura emocional, bipolaridad coqueta que seduce, arrastra y asusta
Es la pequeña danzarina, la triste princesa de las muñecas rotas.

Es plenitud del placer, imaginación activa, es apuesta y es ganancia
Es la historia de la vida en conjugación con la muerte, es ola encrespada
Es el acto más trágico y sangriento, pero a la vez magistral comedia
Es hechizo que como imán atrae y confesión que se oculta
Es arte y es trastorno rompiendo la hipocresía de todo lo establecido.

FANNY JEM WONG.

A TUS PIES POR FANNY JEM WONG

A TUS PIES

Invocaré esta noche al portador de la espada
Daré paso a lo supremo… La dicha convertiré en gozo
Liberaré de una vez por todas mis lados más salvajes
Danzaré con pies ligeros sobre la fornida armadura.

Desplegaré habilidades peligrosas, ocultas…
Lograré arrancarle de un solo golpe la espada
¡No desenvaines! Antes de tiempo ¡Respira!
Deseo tener tu alma exactamente en la punta.

Colocaré el cuerpo en el recorrido de su filo
A ciegas sentiré deliciosamente todo lo que representa
No rechaces el privilegio de ser el elegido por siglos
Imprevisibles serán los movimientos entre las varas.

Recuerda, el verdadero valor esta en las cosas reales
Proyecta sobre los erguidos gemelos suavemente tu aliento
Deja ausente de ti todo pensamiento ¡Prepárate!
Antes…Asegura con cautela las cuerdas….

Se el portador, el dador de la vida y de la muerte…
No olvides que si la espada es retirada de su cinto…deberá ser usada
Las espaldas del cimbreante y cadmio bambú espera…
Proyecta con precisión y exactitud el anhelado centro.

No olvides que su alma reclama una victima
¡Ataca! Hiere profundamente, ni siquiera vaciles
¡Corta! No lo pienses ¡Apunta! No detengas su furia
Recuerda amor que el punto final siempre marca el comienzo.

Abandona entonces sobre el acero la vida,
Destierra de una buena vez poses congelantes y miedos
Descubre el significado del endemoniado y rojo tambor
Comprende al fin porque vestí de diamantes rojos tus pies.

Escucha al viento contándole a la blanca espuma las viejas tradiciones
¡Derrótame! Para así finalmente caer vencido a mis pies.

FANNY JEM WONG
06.02.07

“Conoce al fin el sentido de los cantos pronunciados
Distingue en cada silaba tu eterna presencia”