Que Fácil Decir: ¡Olvídalo! Por fanny Jem Wong

ILUSTRACIONES PARA POEMAS -JEMWONG (843)

Siempre recuerdo a Sócrates
“Obsérvate sin ceguera y di con precisión
y coraje lo que estás sintiendo.”

Que Fácil Decir: ¡Olvídalo!

Estoy de pie frente a las puertas del averno
Contemplando un descomunal paisaje de cadáveres
Pude ver sus caras, se retuercen, son hienas entre estiércol
Gran jugada bajo sucias sabanas la de los falsos profetas .
Entre cerebros podridos el pensamiento lúcido era imposible
Sucumbió el líder ante las bragas fosforescente de la hechicera
Ideales, amistad y lealtad convirtiéranse en utopías perversas
Conveniente fue la entrega y premiada la incompetencia
Encendiendo estoy las intermitentes páginas
Deponiendo la ira de lo que ya sospechaba
Ríos de sangre desbordaron las tristes lunas
Los cuervos felices retozaban sin importar a quién sacrificaban
Que fácil decir: ¡Olvídalo!
Cuando insectos y larvas arrancaron las entrañas
Que fácil decir: ¡Olvídalo!
Cuando el cuerpo volviérase feto y la vida se escapaba
Que fácil decir: ¡Olvídalo!
Cuando la comida se te atragantaba en la garganta
Que fácil decir: ¡Olvídalo!
Para quien todo lo tiene y del muerto no sabe nada
El pico de fuego le fue clavado una y mil veces con alevosía y ventaja
Danzaba la bestia sobre sus sueños y nadie dijo: ¡Basta!
Provocación, desdén y falsos testimonios
Fueron su tela de araña y nadie dijo: ¡Basta!
Mientras la victima quedaba calva y retorcía entre la mierda que no controlaba
Temporales y desalientos fueron interminables peldaños fatigosos
Escondida entre corredores y escaleras solitarias
Apartándose de quienes dejaron de ser sus amigos y cambiaban de bando
Sucios mentirosos, mascaras funestas, nunca fue lo mejor lo que buscaban
Ni lo ideal para los niños solo fueron siempre sus ganas
Criaturas desnudas de lealtad solo importaban sus hambres y sus joyas
La circunferencia infernal seguirá girando entre luces intensas
Regresando al punto de inicio porque dolor con dolor se paga
No será mi voz la condena sobre sus millonarias laderas de falsedades
El falso prestigio caerá por su propio peso porque todo se sabe
Las caretas de los venerados moralistas no serán eternas
Falsos expertos sonrían todavía su senda es ancha
Las nuevas ideas se les perderán en profundos abismos
No hay que olvidar que la falsa gloria está guardada en saco sin fondo
Lo que se construye sobre el dolor de otro se desplomará en caída libre
En esta selva prefiero seguir siendo humana a pesar de mis imperfecciones
Porque nunca obtuve nada que con esfuerzo no ganara
Rodarán quizás las hojas del amarillo calendario
Mañana las cabezas de los cuervos, nadie es indispensable
Pero siempre renaceré de las cenizas aunque el silencio de Dios
Sea para mí hoy indiferencia y frialdad elocuente
Y entre oscilaciones solitarias y entre tumbos la razón se desmorone
Nunca podrán callar lo que alma y el corazón clama.

FANNY JEM WONG
25.09.2006
Está escrito ¡Así sea!

El orgullo engendra al tirano. El orgullo, cuando inútilmente ha llegado a acumular imprudencias y excesos, remontándose sobre el más alto pináculo, se precipita en un abismo de males, del que no hay posibilidad de salir.
Sócrates
(Jemwong)

Entre Su Amor Y Su Olvido ¡Basta! ¡Basta! por Fanny Jem Wong

Entre Su Amor Y Su Olvido ¡Basta! ¡Basta!

 Cojín De Las Melancolías

I

 ¿Por qué agonizas sobre el dorado cojín de las melancolías?

Esperando una señal para aflojar la seda del vestido,

Una maldita señal que nunca llega y esperas

Muriendo entre su amor y su olvido

Húmedos pétalos vencidos, intenso, amargo dolor

¿Por qué miran siempre al vacío?

Buscando por todas las sendas al Señor del Olvido

¡Basta! ¡Basta!

Despójate de los lánguidos sueños y álzate

¡Tú eres reina! ¡Siempre fuiste reina!

¿O es acaso que no notas que te dejo su carruaje en el camino?

Desata los cabellos a frescas brisas, a la vida

En la senda de los verdes bosques de un reino perdido

¡Libérate, Jade Imperial! Solo fue un sueño…un dulce sueño

De nada sirve el llanto, el dolor, la eterna espera

¡Basta ¡¡Basta!

Lanza De Lujuria

II

 Entre sus fuertes brazos se quiebran huesos y cartílagos

Desesperados brazos recorriendo el universo de la piel

Rozando tiernamente el rostro enrojecido y sudoroso

Respiración agitada, morbosa tortura de infinito placer.

La sangre corre enfebrecida, las bocas se abren en besos profundos

Labios que se muerden, lenguas que se enredan, frutos en llamas

Besos que desbordan, mieles que asoman, brotan y corren

Bella flor humedecida, primorosa cueva roja de manantiales ardientes.

Ligero escalofrío, entre sus labios pezones erguidos son bebidos

La dulce voz es grito lujurioso e intenso en cada arremetida

Los pétalos levantados hacia los cielos, coronan su cabeza completa

Inagotable cópula salvaje que enciende la punta del lustroso sable.

En la profundidad de los valles contorsión y fricción de carnes encendidas

Lenguas inquietas, avanzan, retroceden, desbordando las corrientes

Dos causes, un mismo río, son remolinos bañándoles de mieles

La bola roja crece, danza incansable, frenética, abrupta, esplendorosa.

Colisión infernal de cuerpos celestes, éxtasis, repeticiones sin fin

Las agujas del tiempo corren anti horarias a cada lúbrico empuje

Despacio, de prisa, el tiempo se detiene avergonzado, sonríe

Penetra hasta lo más profundo los canales, las manos se aprietan.

Esplendoroso sable de plata, moja de aceite de castaños los sedientos pétalos

Derecha, izquierda, golpe tras golpe, socava salvaje todas las agonías

Íntimo deseo, corrompe los oídos con escarlatas cantos penétralos

Cabalga y reconoce a tu paso rostros placenteros y dolor que deleita.

Embadurnada la boca de fruta melosa, devora la roja manzana y los ciruelos

Estrecha con el coraje de tu sable lujurioso lo que fuera antes su reino

Sé el invasor de sus tierras, devora sus amapolas, sus lotos y sus jades

Haz tuya su casa, su templo, los sueños olvidados de un fantasma frío y ausente.

Dedos carnosos dibuja nuevos paisajes desde el otro lado de la faz de la luna

Llevo en el pecho un nombre callado, una oración, un sueño, un fantasma

No deseo agonizar sobre el dorado cojín de las melancolías ¡Basta ¡¡Basta!

No esperaré una señal para aflojar la seda del vestido que nunca llega.

FANNY JEM WONG

De Fría Porcelana Por Fanny Jem Wong

De Fría Porcelana

Estoy aquí, buscándote en el centro mismo de la noche

Noche funesta que tanto supo de ansiedades y de esperas

Conciencia iluminada por estrellas que dentro de un gran tazón agonizan

Y el rostro pintado cal y cenizas, oblicuas penas desgarrando la sonrisa.

El corazón desnudo, infinito universo, océanos eternos sus espejos

Asfixiantes y neurálgicas noches en las que no sonaron los cascos

¡Malditas bestias! Que alejaron el portentoso carruaje de fuego

Tres estaciones completas, miles de cantos estrellándose sobre la acera.

Intermitentes esperas, laberintos de palabras jamás articuladas

Y pinte el rostro de blanco, llanto revestido de fría porcelana

Y dibuje una sonrisa sobre la horrible mueca de una circunferencia de angustia

Y desnude el alma por inquietud, por insania ¿Quién sabe?

Que lo juzguen los puritanos que a escondidas se desnudan y alistan las piedras.

Y la música que me vistió con sus besos convirtiéramos en espeso humo

Comparsa conocida de pánicos, de esperas en las que faltaron las fuerzas

Revolcándose la mente entre sombras, entre brujas y demonios

 Tratando de armar cada pedazo de un jarrón inexistente,

 De un océano de sueños mutilados.

Torrentes de linfa salada y ácidos coágulos atracando la garganta

Noches de inquietantes pensamientos en que las manos gritaban

Recuerda ¡Te conozco! Sé de tu sed desesperada, de tus embestidas

De la enfermedad que corre por tu sangre, del confesionario

 De tus falsas eucaristías, de tus hazañas, de tus magnificas batallas 

Y por sobre todo de tu extraña filosofía.

Sé del ave herida que guardas entre tus secretas pertenencias

Mole gloriosa, vas sediento, majestuoso fantasma entre tormentas

Cultivas la virtud en los otros mientras, tu egoísmo es eterna condena

Ráfaga azul de parpados dormidos, te tragaste la miel y hasta la colmena.

Y me pinté el rostro de blanco, cerré ventanas, puertas, corrí cerrojos

Condené las carnes al fuego del infierno, latigue mis voces internas

Colgué los vestidos tejidos por tus caricias en un alambre ruinoso

Estoy aquí, tras las heladas cortinas de los silencios de una catástrofe celeste

¡Malditas bestias! Que alejaron el portentoso carruaje de fuego.

Aún…. Aún…. ¡Te amo!

FANNY JEM WONG

Te Dejo Una Rosa….Por Fanny Jem Wong

Te Dejo Una Rosa….

Al pie del ventanal te dejo una rosa….

Una sola rosa bordada de ensueños

Tómala dulce señora, adorna los cabellos

Platinados rizos marco de tu rostro sereno.

Al pie del ventanal te dejo una rosa….

Siente el perfume embriagador de sus pétalos

Que bella te vez adorable señora de mirada tierna

Regálame tu sonrisa de rojo carmín y un beso.

Al pie del ventanal te dejo una rosa…

Para que nunca tu pluma pierda su dulzura

Para que nunca la poesía llore tu ausencia

Ni los duraznos sean arrancados de los recuerdos.

Al pie del ventanal te dejo una rosa…

Una rosa alimentada de sangre que será eterna

Guárdala amiga en un rincón del pecho

Para que así siempre me tengas en tus pensamientos.

FANNY JEM WONG
07.09.06

Mujer por fanny Jem Wong

FANNY JEM WONG POETA PERUANA
FANNY JEM WONG POETA PERUANA

MUJER
Podría crecer en los campos
Mala hierba hasta asfixiarlo
Podría el sabor de los duraznos
Dulzura infinita… ser hiel que atraganta
Podría el insensato desangrarse
En cristales rojos de furia e ira
Pero tú mujer con entereza
Mantener la serenidad y ser.

Podría ser una plaga la mala entraña
Envenenando el jardín de los rosales imperiales
Podrían nubes negras oscurecer
El tazón azul de las estrellas
Podría el odio de los hombres
Sus miserias enturbiar los océanos
Pero tú mujer de mirada diáfana
Siempre mantendrás las esperanzas.

Podría el mono rojo enredar cola de codicia
En la garganta de los justos
Podrían los arboles del universo ser depredados,
Extirpados de raíz de la húmeda tierra
Podrían los majestuosos halcones
Perder sus fabulosas plumas
Pero tú mujer firme continuarás
Librando batallas por tus ideales.

Podrían llorar sangre de injusticia las camelias
Y ahogarse los tulipanes en fango mentiroso
Podría Dante pintar un nuevo infierno
Mientras Gretel sacrifica sus trenzas en el fuego
Podría apagarse el sol de tanto dolor que grita la tierra
Y desvanecerse en un segundo la linfa del pecho
Podrían remecerse las vigas de bambú que sostienen los cielos
Pero tú mujer invadirás de ambrosía la arteria del músculo amigo.

Podrían desfallecer los muros
De las más poderosas ciudades
Podrían los juncos incendiar sus enormes colas
Podrían mil rumores derivar murallas
Destruir quizás los más grandes imperios
Pero tú mujer nunca perderás las esperanzas
Ni las perlas que adornan tu franca y honesta sonrisa.

FANNY JEM WONG
07.09.06