‘Piura espejo de eternidad’ de Marco Martos

Marco Martos, nacido en Piura en 1942, es considerado uno de los principales representantes de la Generación del 60 en la poesía peruana. Es, además, presidente de la Academia Peruana de la Lengua.

‘Piura espejo de eternidad’  de Marco Martos
‘Piura espejo de eternidad’ de Marco Martos

“Piura, espejismo de eternidad”

El reconocido escritor, poeta y periodista peruano, Marco Martos presenta hoy su libro “Piura, espejimso de eternidad”. La cita es a las 8 p.m. en el Colegio de Periodistas (calle Tacna 970, Piura).

Marco Martos, nacido en Piura en 1942, es considerado uno de los principales representantes de la Generación del 60 en la poesía peruana. Es, además, presidente de la Academia Peruana de la Lengua.

Ha publicado 26 libros de poesía y ha merecido diferentes distinciones, entre ellas el Premio Nacional de Poesía del Perú.

“En Piura, espejo de eternidad” los poemas de tono personal se van sumando a aquellos otros colectivos que muestran el sufrimiento y la esperanza de los pobladores a lo largo de la historia, y así desfilan en estos versos los tallanes y mochicas, las costumbres heredadas del imperio incaico, la Piura virreinal y republicana.

   CENIZA
 MARCO MARTOS· 
 La palabra es fuego que consume
 al papel que la sostiene. Esa ceniza
 es lo que digo, fantasma que vuela
 en el convulso mar de la gramática,
 una poña en el viento, en el agua,
 en el ojo sangriento de la lagartija
 acezando en el lecho del río seco.
 Y ese calor en la plaza de Lancones
 que te parte la crisma, la boca frágil,
 también es una palabra, una lengua
 que con infinito espanto habla y calla.
CENIZA
MARCO MARTOS·
La palabra es fuego que consume
al papel que la sostiene. Esa ceniza
es lo que digo, fantasma que vuela
en el convulso mar de la gramática,
una poña en el viento, en el agua,
en el ojo sangriento de la lagartija
acezando en el lecho del río seco.
Y ese calor en la plaza de Lancones
que te parte la crisma, la boca frágil,
también es una palabra, una lengua
que con infinito espanto habla y calla.

* El poema “El Perú”, de Martos, fue leído en 44 lenguas en la inauguración de los Juegos Panamericanos.

Thich Nhat Hahn

Soy el efímero insecto en metamorfosis
sobre la superficie del rio,
y soy el pájaro que cuando llega la primavera
llega a tiempo para devorar este insecto.

Soy una rana que nada feliz
en el agua clara de un estanque,
y soy la culebra que se acerca
sigilosa para alimentarse de la rana.

041205_1438~01

No digas que partiré mañana
porque todavía estoy llegando.

Mira profundamente: llego a cada instante
para ser el brote de una rama de primavera,
para ser un pequeño pájaro de alas aún frágiles
que aprende a cantar en su nuevo nido,
para ser oruga en el corazón de una flor,
para ser una piedra preciosa escondida en una roca.

Todavía estoy llegando para reír y llorar,
para temer y esperar,
pues el ritmo de mi corazón es el nacimiento y la muerte
de todo lo que vive.

Soy el efímero insecto en metamorfosis
sobre la superficie del rio,
y soy el pájaro que cuando llega la primavera
llega a tiempo para devorar este insecto.

Soy una rana que nada feliz
en el agua clara de un estanque,
y soy la culebra que se acerca
sigilosa para alimentarse de la rana.

Soy el niño de Uganda, todo piel y huesos,
con piernas delgadas como cañas de bambú,
y soy el comerciante de armas
que vende armas mortales a Uganda.

Soy la niña de 12 años
refugiada en un pequeño bote,
que se arroja al mar
tras haber sido violada por un pirata,
y soy el pirata
cuyo corazón es incapaz de amar.

Soy el miembro del Politburó
con todo el poder en mis manos,
y soy el hombre que ha de pagar su deuda de sangre
a mi pueblo, muriendo lentamente
en un campo de concentración.

Mi alegría es como la primavera, tan cálida
que abre las flores de toda la Tierra.
mi dolor es como un rio de lágrimas,
tan desbordante que llena todos los Océanos.

Llámame por mis verdaderos nombres
para poder oír al mismo tiempo mis llantos y mis risas,
para poder ver que mi dolor y mi alegría son la misma cosa.

Por favor, llámame por mis verdaderos nombres
para que pueda despertar
y quede abierta la puerta de mi corazón,
la puerta de la compasión.

*Thich Nhat Hahn
Monje budista, escritor, poeta y activista por la paz

Alejandra Pizarnik poemas ilustrados

Originalmente publicado en Hablo de mí:
Comparto la información que ha sido publicada en facebook. Se vienen las “JORNADAS ALEJANDRA PIZARNIK” en Octubre 2016. ILH- FFyL-Bellas Artes-Malba

YO SOY…

Mis alas?
dos pétalos podridos
mi razón?
copitas de vino agrio
mi vida?
vacío bien pensado
mi cuerpo?
un tajo en la silla
mi vaivén?
un gong infantil
mi rostro?
un cero disimulado
mis ojos?
ah! trozos de infinito

https://revista.poemame.com/2019/02/21/8-poemas-de-alejandra-pizarnik-un-ave-de-las-emociones/

SÓLO UN AMOR

Mi amor se amplía.
Es un paracaídas perfecto.
Es un clic que se exhala y
su pecho se hace inmenso.
Mi amor no ruge
no clama
no ruega
no ríe.
Su cuerpo es un ojo.
Su piel es un mapamundi.
Mis palabras perforan
la última señal de su nombre.
Mis besos son anguilas que él
se ufana en dejar resbalar.
Mis caricias un chorro reminiscente
de música sobre fuentes de Roma.
Nadie pudo huir aún de su territorio anímico.
No hay rutas ni pliegues ni insectos.
Todo es tan terso
que mis lágrimas se sublevan.
Mi creación es una mojigatería
junto a su rubio carromato.
En estos momentos el tintero alza vuelo
y enfila hacia linderos inacabables
de mosquitos haciendo el amor.
Suena el fatídico sonido.
Ya no vuelo.
Es mi amor que se amplía.

MÁS ALLÁ DEL OLVIDO

Alguna vez de un costado de la luna
verás caer los besos que brillan en mí
las sombras sonreirán altivas
luciendo el secreto que gime vagando
vendrán las hojas impávidas
que algún día fueron
lo que mis ojos
vendrán las mustias fragancias
que innatas descendieron del alado son
vendrán las rojas alegrías
que burbujean intensas
en el sol que redondea las armonías equidistantes
en el humo danzante
de la pipa de mi amor.

EXILIO (a Raúl Gustavo Aguirre)

Esta manía de saberme ángel,
sin edad,
sin muerte en que vivirme,
sin piedad por mi nombre
ni por mis huesos que lloran vagando.
¿Y quién no tiene un amor?
¿Y quién no goza entre amapolas?
¿Y quién no posee un fuego, una muerte,
un miedo, algo horrible,
aunque fuere con plumas,
aunque fuere con sonrisas?
Siniestro delirio amar a una sombra.
La sombra no muere.
Y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno:
una logia callada,
fantasmas en dulce erección,
sacerdotes de espuma,
y sobre todo ángeles,
ángeles bellos como cuchillos
que se elevan en la noche
y devastan la esperanza.

LA JAULA

Afuera hay sol.
No es más que un sol
Pero los hombres lo miran
y después cantan.
Yo no sé del sol.
Yo sé la melodía del ángel
y el sermón caliente
del último viento.
Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra.
Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche
y sedientos de realidad
bailan conmigo
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.
Afuera hay sol.
Yo me visto de cenizas.

CENIZAS

Hemos dicho palabras,
palabras para despertar muertos,
palabras para hacer un fuego,
palabras donde poder sentarnos
y sonreír.
Hemos creado el sermón
del pájaro y del mar,
el sermón del agua,
el sermón del amor.
Nos hemos arrodillado
y adorado frases extensas
como el suspiro de la estrella,
frases como olas,
frases con alas.
Hemos inventado nuevos nombres
para el vino y para la risa,
para las miradas y sus terribles
caminos.
Yo ahora estoy sola
-como la avara delirante
sobre su montaña de oro-
arrojando palabras hacia el cielo,
pero yo estoy sola
y no puedo decirle a mi amado
aquellas palabras por las que vivo.

LA NOCHE

Poco sé de la noche
pero la noche parece saber de mí,
y más aún, me asiste como si me quisiera,
me cubre la conciencia con sus estrellas.
Tal vez la noche sea la vida y el sol la muerte.
Tal vez la noche es nada
y las conjeturas sobre ella nada
y los seres que la viven nada.
Tal vez las palabras sean lo único que existe
en el enorme vacío de los siglos
que nos arañan el alma con sus recuerdos.
Pero la noche ha de conocer la miseria
que bebe de nuestra sangre y de nuestras ideas.
Ella ha de arrojar odio a nuestras miradas
sabiéndolas llenas de intereses, de desencuentros.
Pero sucede que oigo a la noche llorar en mis huesos.
Su lágrima inmensa delira
y grita que algo se fue para siempre.
Alguna vez volveremos a ser.

EXTRACCIÓN DE LA PIEDRA DE LOCURA (FRAGMENTO)

No me hables del sol porque me moriría. Llévame como a una princesita ciega, como cuando lenta y cuidadosamente se hace el otoño en un jardín.
Vendrás a mí con tu voz apenas coloreada por un acento que me hará evocar una puerta abierta, con la sombra de un pájaro de bello nombre, con lo que esa sombra deja en la memoria, con lo que permanece cuando avientan las cenizas de una joven muerta, con los trazos que duran en la hoja después de haber borrado un dibujo que representaba una casa, un árbol, el sol y un animal.
[…]
¿Y yo? ¿A cuántos he salvado yo?
El haberme prosternado ante el sufrimiento de los demás, el haberme acallado en honor de los demás.
Retrocedía mi roja violencia elemental. El sexo a flor de corazón, la vía del éxtasis entre las piernas. Mi violencia de vientos rojos y de vientos negros. Las verdaderas fiestas tienen lugar en el cuerpo y en los sueños.

Puertas del corazón, perro apaleado, veo un templo, tiemblo, ¿qué pasa? No pasa. Yo presentía una escritura total. El animal palpitaba en mis brazos con rumores de órganos vivos, calor, corazón, respiración, todo musical y silencioso al mismo tiempo. ¿Qué significa traducirse en palabras? Y los proyectos del perfección a largo plazo; medir cada día la probable elevación de mi espíritu, la desaparición de mis faltas gramaticales. Mi sueño es un sueño sin alternativas y quiero morir al pie de la letra del lugar común que asegura que morir es soñar. La luz, el vino prohibido, los vértigos, ¿para quién escribes? Ruinas de un templo olvidado. Si celebrar fuera posible.
[…]

https://revista.poemame.com/2019/02/21/8-poemas-de-alejandra-pizarnik-un-ave-de-las-emociones/

Hablo de mí

Comparto la información que ha sido publicada en facebook.

Se vienen las “JORNADAS ALEJANDRA PIZARNIK” en Octubre 2016. ILH- FFyL-Bellas Artes-Malba

Ver la entrada original

FLORES DE CENIZAS POR FANNY JEM WONG

¿Uno más uno?
Depende,
es verdad
Y no de la pluma del faisán
Ni de los ábacos de perlas.

003N053rtBt


FLORES DE CENIZAS

I
Hoy leí sobre el amor
que se esconde tras las lechugas,
en verdad que son grandes
los frutos de aquel huerto.

II
Me iré como llegué
sin que nadie lo sepa.
Extraños son los versos
que no se pueden escribir
cuando las letras huyen asustadas
hacia las profundidades
de los bosques de bambú

III
La montaña creció
socavé y socavé,
estación tras estación
y no logré vencerla
Yandang es demasiado hermosa
para olvidarla,
volveré el próximo invierno.

IV
Mi pensamiento divaga
perdido entre los pies
de un ejército
de hormigas rojas,
en vano intento
contar sus zapatos.

V
Un ojo que no mira,
una mano que no toca,
un reloj siempre de prisa,
una esfera que no gira,
se transformó en un rompecabezas,
estos nunca me gustaron.

VI
Solo veo ríos negros
sobre papeles de arroz
y ocho dragones
señalando el camino.
Nada importante
que deba recordar

VII
Cigarrillo tras cigarrillo,
la habitación revienta de humo,
un cangrejo se ríe a carcajadas
cuando el Dragón terrestre
de un solo golpe
destruye el preciado jarrón.

VIII
La pluma duerme
dentro de la caparazón
de una pesada tortuga
que se aleja y se aleja
Estoy agotada

IX
Se declaro día de duelo
nadie lloró, nadie entendía
el por qué de tanto aspaviento
Solo era un ave más
viajando hacia el oriente.

X
Contempló durante años como caían
bolitas de oro dentro de la boca de la rana,
estas anunciaban funestos acontecimientos
Le ofrendo entonces sus manos
las recibió complacido
alimentaron su enorme ego

XI
En vano intenta despertarla
un lúgubre manto cubre su calva cabeza
por fin se liberó de ella
Cuando un hambriento perro
se trago de un solo bocado a la luna.

XII
La veleta siempre giraba
hacia la misma dirección,
lamentablemente el camino
era oscuro y pantanoso
tropecé, perdí mis gafas,
cuando casi me dí por vencida
las encontraron las plantas de mis pies

XIII
¿Uno más uno?
Depende,
es verdad
Y no de la pluma del faisán
Ni de los ábacos de perlas.

XIV
La arrogancia es mérito
de quienes poseen mentes pequeñas,
quizás en invierno cuando las ramas caídas
solo sirvan para alimentar el fuego de la vieja estufa
añores los vientos de otoño.

XV
De la boca del Rey Dragón
se alimento desde siempre el Lago Yanhu
algún día lograré bañarme
en sus aguas inmortales.

XVI
Cuando la luna cubra de plata mis cabellos
Y mis manos pierdan la blancura del marfil,
Odiosos pájaros me traerán dentro de sus picos
flores secas cubiertas de estiércol y cenizas
Eso no será trascendente,
lo bello no siempre es verdadero
y lo verdadero a veces resulta no ser bello.

FANNY JEM WONG
04.02.2009
6.35 PM.