EL AMOR ES FUEGO WANG WEI ESCRIBE A LA DAMA TU SAN

El amor que te ofrezco es el de los comienzos,
una flor de ilusión amarilla en el páramo eterno,
durará toda la vida y quedará después escrito en palabras intensas.
Lo acechan ¿cómo no saberlo? Mi muerte o tu muerte
o la pasión de los que hacen de la envidia su centro,
pero ha pasado por muchas primaveras
y numerosos inviernos con sus heladas
y su llama quema al que se acerca,
como una recién encendida alegría, ¡fuego de los inicios!

EL AMOR ES FUEGO WANG WEI ESCRIBE A LA DAMA TU SAN POR MARCO MARTOS

EL AMOR ES FUEGO
WANG WEI ESCRIBE A LA DAMA TU SAN POR Marco Martos

El amor que te ofrezco es el de los comienzos,
una flor de ilusión amarilla en el páramo eterno,
durará toda la vida y quedará después escrito en palabras intensas.
Lo acechan ¿cómo no saberlo? Mi muerte o tu muerte
o la pasión de los que hacen de la envidia su centro,
pero ha pasado por muchas primaveras
y numerosos inviernos con sus heladas
y su llama quema al que se acerca,
como una recién encendida alegría, ¡fuego de los inicios!

ÁRBOL DE CANELA POR MARCO MARTOS

ÁRBOL DE CANELA
POR MARCO MARTOS : No puedo tolerar que tú, la dama de los crisantemos,
uses los sonidos agudos de tu flauta de plata y de cobre
para perturbar la ceremonia del florecimiento del árbol del mango ciruelo…
en la mañana clara del primer día de la primavera.
Esos agudos, tan penetrantes, quedarán para siempre
en las orejas de los viandantes, anunciando la existencia
de un fruto muerto en el vientre rijoso de la eternidad.
Mucho tiempo seguiré caminando por el sendero del sol,
de la mano de la muchacha Ri que luce un gracioso sombrero de paja,
en medio de las palmeras, y los cocos, y el aire fresco.
Llegaremos al árbol de canela, y ahí, en sus concavidades,
en los límites de la tierra feraz con el desierto de los tártaros,
levantaremos nuestro imperio, con mariposas y pájaros y sueños.

ÁRBOL DE CANELA  POR MARCO MARTOS -FOTOGRAFÍA FANNY JEM WONG
ÁRBOL DE CANELA POR MARCO MARTOS

ÁRBOL DE CANELA
POR MARCO MARTOS

No puedo tolerar que tú, la dama de los crisantemos,
uses los sonidos agudos de tu flauta de plata y de cobre
para perturbar la ceremonia del florecimiento del árbol del mango ciruelo
en la mañana clara del primer día de la primavera.
Esos agudos, tan penetrantes, quedarán para siempre
en las orejas de los viandantes, anunciando la existencia
de un fruto muerto en el vientre rijoso de la eternidad.
Mucho tiempo seguiré caminando por el sendero del sol,
de la mano de la muchacha Ri que luce un gracioso sombrero de paja,
en medio de las palmeras, y los cocos, y el aire fresco.
Llegaremos al árbol de canela, y ahí, en sus concavidades,
en los límites de la tierra feraz con el desierto de los tártaros,
levantaremos nuestro imperio, con mariposas y pájaros y sueños.

DESCRIPCIÓN DE HORACIO POR MARCO MARTOS

Las ramas verdecidas de los olmos,
belleza de la rosa en primavera,
el pasar de los días tan hermosos,
la sensación de vida que es eterna,
las dejó en las líneas más perfectas
del latín pronunciado por romanos.

DESCRIPCIÓN DE HORACIO POR MARCO MARTOS
DESCRIPCIÓN DE HORACIO POR MARCO MARTOS

DESCRIPCIÓN DE HORACIO POR MARCO MARTOS

Don Quinto Horacio Flaco era pequeño, obeso,
tenía la frente comba, amplia, despejada,
sus cabellos eran cortos, con remolinos en el centro.
Gustaba como loco de las mujeres,
tenaz gozador de su soltería,
solía colocar espejos en la alcoba
para verse besando a las muchachas
en los amaneceres de su Roma.
Las ramas verdecidas de los olmos,
belleza de la rosa en primavera,
el pasar de los días tan hermosos,
la sensación de vida que es eterna,
las dejó en las líneas más perfectas
del latín pronunciado por romanos.

EN LOS PÁRAMOS CRECE LA YEDRA DEL LIBRO DE LOS CANTOS

En los páramos crece la yedra
Cargada de espesas gotas de rocío.
Allá vive una muchacha de rasgos
Delicados, bella e inteligente.
Por azar nos conocimos,
Es ella a quien buscaba.

Es la desolación crece la yedra
Con gordas y pesadas gotas de roció
Allí habita una muchacha,
Bella e inteligente.
Por ventura nos conocimos
Con ella la ida sería diferente.
– LIBRO DE LOS CANTOS.

EN LOS PÁRAMOS CRECE LA YEDRA DEL LIBRO DE LOS CANTOS

EN LOS PÁRAMOS CRECE LA YEDRA
En los páramos crece la yedra
Cargada de espesas gotas de rocío.
Allá vive una muchacha de rasgos
Delicados, bella e inteligente.
Por azar nos conocimos,
Es ella a quien buscaba.Es la desolación crece la yedra
Con gordas y pesadas gotas de roció
Allí habita una muchacha,
Bella e inteligente.
Por ventura nos conocimos
Con ella la ida sería diferente.
– LIBRO DE LOS CANTOS.
Publicado por FANNY JEM WONG

SI ME AMAS Y SOLO EN MI PIENSAS DEL LIBRO DE LOS CANTOS

Si me amas y solo mi piensas
Levántate el vestido y vadea el Weihe
Para venir a verme.
Si nunca piensas en mi ¿Crees que no hay aquí
Muchos más hombres?
¡Oh, el más tonto entre los tontos!

-LIBRO DE LOS CANTOS

SI ME AMAS Y SOLO EN MI PIENSAS DEL LIBRO DE LOS CANTOS

 

SI ME AMAS Y SOLO EN MI PIENSAS

Si me amas y solo en mi piensas
Levántate la túnica y cruza el río Zhenhe
Para venir a verme.
Si nunca piensas en mí,
¿Crees que no hay otros hombres?
¡Oh, el más inocente de los tontos!

Si me amas y solo mi piensas
Levántate el vestido y vadea el Weihe
Para venir a verme.
Si nunca piensas en mi ¿Crees que no hay aquí
Muchos más hombres?
¡Oh, el más tonto entre los tontos!

-LIBRO DE LOS CANTOS

Publicado por FANNY JEM WONG