AGUA ROJA POR MARCO MARTOS

AGUA ROJA POR MARCO MARTOS.jpg

AGUA ROJA

POR MARCO MARTOS

Tomo el agua roja de electrolitos, tomo ese menjunje,

para aliviar la sequedad de mis grandes cavernas,

esa tempestad de náuseas que casi acaba con mi vida.

Mi voluntad de escribir me sostiene,

para sacar de adentro con alguna gracia,

aquello que me deja la lengua con su abrazo,

y ganar algo del afecto que me das,

sin merecerlo, cada día.

Cómo se curaba Homero, dime si lo sabes, cómo se curaba,

si era ciego, cómo llegaba con paso vacilante a la casa del médico,

y duró tanto que pudo escribir todo lo que soñaba,

cómo vivió Virgilio con sus dolores estomacales,

cómo pudo escribir en medio de tantos reiterados sufrimientos.

Y Dante, qué hizo Dante, que hierbas tomaba a salto de mata,

en medio de las batallas y el rencor y la envidia de tantos florentinos,

y Juan de la Cruz, cuando estaba recluido,

qué aguas medicinales bebía, antes de deslizarse por una pared

con una blanca sábana en la noche de luna,

y Leopardi, encerrado en su casa, mirando el mundo

a través de los ojos de la hija del cochero,

la más delicada imaginable, tanto cómo el lucero de la mañana,

qué esperanza de curación tuvo, mientras tristísimo escribía,

y César Vallejo qué sintió cuando salió del hospital,

hecho un guiñapo, un malestar permanente,       

desconocido, que luego acabaría con su vida.

Tuvieron siempre una pluma en su corazón y en su mano,

un ramo de olivo y una sonrisa para toda la gente

y sus nombres se mezclan con la hermosura del día.

 

Anuncios

PINCELES POR MARCO MARTOS

PINCELES POR MARCO MARTOS-2

PINCELES POR MARCO MARTOS
Con tinta negra
dibujo mis palabras
y el poema huye delante
y te acompaña.
Me quedan
el bamboleo de tu cuerpo,
el abrir y cerrar de tus ojos
y tu sonrisa de jade.

 

 

MÚSICA POR MARCO MARTOS

MÚSICA POR MARCO MARTOS

MÚSICA POR Marco Martos
A lo lejos oigo la música,
el extraño orden de tus dientes
que chocan como copas
cegadas por el perfume de la noche,
enigmas enemigos
que evocan el rumor de los eucaliptos
cantando con el viento
en el centro de la plaza,
cielos azules, látigos de hielo
en las lindes de los cerros,
aguas crueles, remolinos
que trituran el deseo
mientras acaban las tinieblas
en roncas ráfagas de luz
y de olvido.

Marina y Ulay: ¿la mirada del amor 23 años después?

Neutro

Miedopiernas
Marina y Ulay: ¿la mirada del amor 23 años después?

Juguemos a interpretar el lenguaje corporal:

La semana pasada me encontré con esta historia que inmediatamente se apoderó de mi curiosidad y que ha estado rondando por las redes sociales:

“Esta es una verdadera historia de amor entre una serbia (Marina Abramovic) y un alemán (Ulay). Una pareja de artistas que se conocieron allá por el 76´ en Ámsterdam. Fue un amor a primera vista y juntos se potenciaron creativamente dedicándose en cuerpo y alma a hacer performances poniendo el foco en la conceptualización de lo humano. Luego de vivir varios años juntos vieron que la relación llegaba a su fin y de común acuerdo hicieron la última performance titulada “Los amantes”. La idea era que Marina y Ulay empezaban a caminar por separado los dos extremos de la Gran Muralla China para luego encontrarse, abrazarse y despedirse para siempre. Una idea, tenemos que reconocer realmente INCREIBLE para terminar con una relación. Luego se separaron por 23 años, hasta que un día Marina realiza en el Moma su performance “El artista está presente” que básicamente consiste en mirar durante 1 minuto y en silencio a todos los que se sentaban frente a ella…hasta que de pronto el que se sienta es el mismo Ulay. Sí, 23 años después, sin saberlo, el gran amor de su vida la mira fijamente durante 60 segundos. ¿El resultado? Mírenlo con vuestros propios ojos…” (http://www.therestauranton.com/blog/2013/09/marina-abramovic-ulay-moma/)

Muy atractiva, ¿no lo cree?

En mi caso, como un apasionado estudiante de las emociones y de la comunicación no verbal, simplemente no pude no darle play, y a continuación les comparto algunas observaciones que me vinieron a la mente luego de ver el video. Pero antes, los invito a verlo y sacar sus propias conclusiones:

¿Qué les pareció?, ¿Qué observaron?

A mí, lo primero que me llamó la atención es como en el minuto 00:17 podemos observar a la artista abrir los ojos por primera vez para encontrar la mirada de una mujer. Al hacerlo, apreciamos un rostro bastante neutral (sin ninguna emoción significativa) y un par de segundos después, una ligera sonrisa que bien pudo haber sido provocada por la señora que está al frente; si ella también sonrió probablemente activó las neuronas espejo de Marina Abramovic.

Neutro

Entonces el audiovisual sigue y las personas continúan pasando para participar en este acto; prácticamente observamos sólo rostros neutrales, por ahí vemos un ceño fruncido y una sonrisa nerviosa, aunque también un tanto desdeñosa (unilateral), pero nada más. Por su parte, la artista casi ni se inmuta ante la mirada de los visitantes del museo.

Pero llega el momento clave; Ulay se encamina para sentarse frente a su “antiguo” amor y cuando lo hace acomoda con las manos (en lo que parece un manipulador) su abrigo.

Manipuladores

Inmediatamente después, el también artista nos regala la que parece una expresión de temor al tomar asiento; emoción que parece confirmarse cuando él estira ambas piernas antes de asumir una posición definitiva. En este punto es importante mencionar que una de las reacciones evolutivas del miedo es que el flujo sanguíneo se redirige a los músculos esqueléticos grandes; como son las piernas.

Miedo

piernas

El alemán manipula su cuerpo dos o tres veces más antes afrontar la mirada de Marina y un instante más tarde, ella comienza a levantar su rostro y abrir los ojos.

Antes de continuar, hago una pausa para preguntarles, ¿qué reacciones no verbales deberíamos esperar por parte de ella?, ¿qué expresiones serían congruentes con la historia de estos dos amantes en un momento así?

Lo anterior es relevante porque una de máximas para interpretar adecuadamente el lenguaje corporal es precisamente preguntarse cuál sería el comportamiento normal de una persona ante X o Y situación. Si la respuesta no parece ser las más esperada, algo no anda bien, quizá hablemos de un engaño y por eso sería prudente escarbar más sobre la historia.

Regresemos a la historia de Marina y Ulay: si usted respondió que las expresiones faciales que debieron haber aparecido en la serbia eran sorpresa, primero, e inmediatamente felicidad, está en lo correcto y así fue (los invito a observar nuevamente el video ya que en este se aprecian mucho mejor los gestos de la artista).

*Pasa el mouse sobre la imagen para leer las características de estas expresiones faciales.

Como sugiere la narración que retomé al inicio de este post, lo que sucede después parece no requerir de ningún análisis; es más que evidente. Sin embargo, si nos detenemos un poco y si consideramos la máxima que mencioné líneas arriba, quizá estén de acuerdo conmigo en que hay algo en la sorpresa de ella que no encaja del todo. Y es que las emociones tienen diferentes intensidades y la mostrada por Marina no me parece la de una persona que ve a alguien que ama o amó 23 años después.

¿Un engaño?, ¿Un montaje?

Probablemente no, y es que si una escarba un poco más en la historia (otro elemento fundamental para interpretar correctamente la comunicación no verbal), descubrirá no sólo que, tal parece que estos amantes se vieron apenas una días antes del acto de Abramovic, sino que el suceso se remonta al 2010 (¿por qué retomó fuerza en las redes sociales?, no los sé).

“Ulay y Marina se reconcilian como amigos en los días previos a la gran performance de la artista en el MoMA, a la que asistieron 850.000 personas a lo largo de tres meses” (El País: http://blogs.elpais.com/sin-titulo/2013/02/marina-ulay-arte-performance.html).

En conclusión, lo que probablemente ella sí desconocía era el momento, o hasta que su antiguo compañero asistiría a “El artista está presente”, pero vaya que la emotividad del vídeo terminó por engañar a más de uno (incluidos algunos blogs y hasta medios de comunicación que no hicieron bien su chamba de investigar o que prefirieron aprovechar el mediático título para llevar tráfico a sus portales).

José Manuel Guevara S.

Fer ChanHace escribió

Siento que debería explicar un poco ya que muchos no saben quiénes son. Marina Abramovic es una artista que se especializa en el performance. Lo que ustedes están viendo en el vídeo es uno de ellos, donde a ella le gusta ser parte de sus obras. Ella se sienta en una silla y cualquier persona podía acercarse y sentarse frente a ella por un tiempo. Ulay es su ex compañero y pareja con la cual hacía performances basados en la relación entre ambos, desde que el tiraba de un arco y flecha y si uno jalaba de más el otro salía herido, como en una relación. Incluso su separación fue en performance, ambos desde diferentes lados de la muralla china caminaron hasta encontrarse en medio, una vez encontrados, se despidieron para siempre para terminar su relación. Años después, Ulay va a verla en su performance. Pueden ver un documental llamado, el artista está presente y les recomiendo ver otros performances de Marina.

Debbie BarrigaHace escribió

Te falto comentar, que para esta performance, ella no comió durante todo el tiempo que estuvo sentada (aprox 8 horas) la silla tenía una instalación especial para que pudiese orinar sentada. Después de cada día de la exposición, terminaba con tantas contracciones, que se ponía a gritar del dolor, ella en esa época tenía más de 60 años! Sus obras son verdaderamente increíbles!

EN BUSCA DE ANTARES.

Juguemos a interpretar el lenguaje corporal:

La semana pasada me encontré con esta historia que inmediatamente se apoderó de mi curiosidad y que ha estado rondando por las redes sociales:

Esta es una verdadera historia de amor entre una serbia (Marina Abramovic) y un alemán (Ulay). Una pareja de artistas que se conocieron allá por el 76´ en Ámsterdam. Fue un amor a primera vista y juntos se potenciaron creativamente dedicándose en cuerpo y alma a hacer performances poniendo el foco en la conceptualización de lo humano. Luego de vivir varios años juntos vieron que la relación llegaba a su fin y de común acuerdo hicieron la última performance titulada “Los  amantes”. La idea era que Marina y Ulay empezaban a caminar por separado los dos extremos de la Gran Muralla China para luego encontrarse, abrazarse y despedirse para siempre. Una idea, tenemos que reconocer realmente INCREIBLE para terminar con una relación. Luego se separaron por 23 años, hasta…

Ver la entrada original 817 palabras más

ANNA MAY WONG POR MARCO MARTOS

Nacida en Los Ángeles, Anna May Wong trajo a la pantalla
al río Amarillo circulando en sus hermosas manos,
el rojo intenso de los hibiscos y las ramas del árbol de la China…

ANA MAY WONG   POR MARCO MARTOS CARRERA
?

ANNA MAY WONG POR MARCO MARTOS

Nacida en Los Ángeles, Anna May Wong trajo a la pantalla
al río Amarillo circulando en sus hermosas manos,
el rojo intenso de los hibiscos y las ramas del árbol de la China
en sus delicados brazos y el sabor de la canela misma
espolvoreada en sus deliciosos labios, finos, apacibles, deleitantes.
Traía un tifón contenido de pasiones, una cortesía ancestral
de minucias, reverencias y sonrisas a mujeres y varones.
Saltó de las películas en blanco y negro a aquellas otras
de relumbrantes colores. En la soledad de su camarín,
solo hablando con el espejos y las sombras, añoraba,
si acaso, las tierras desconocidas de las que le hablaban sus mayores.
Pasó como un suspiro por los cines, como un viento amable.
Hay gente que la recuerda en distintos puntos del planeta,
y otros que la aman y llevan con orgullo su sangre.

 

 

L O S R O S T R O S DE LOS OTROS POR MARCO MARTOS

Lo de afuera me atrae y me conmueve,
me hace temblar con alegría cierta,
aunque el dolor parece ser su oferta
más verdadera, lo único que mueve
eso desconocido que se ofrece.
Elijo el ajedrez, sueño que mece.

L O S R O S T R O S DE LOS OTROS POR MARCO MARTOS

L O S R O S T R O S DE LOS OTROS
POR Marco Martos
Afuera están los rostros de los otros,
la lluvia que resbala en las aceras,
la vida que transcurre de a de veras,
muchachas que cabalgan en los potros.
Adentro este universo tan cerrado,
con reglas que parecen inmutables,
damas, reyes, peones tan amables,
furiosos en su ataque endemoniado.
Lo de afuera me atrae y me conmueve,
me hace temblar con alegría cierta,
aunque el dolor parece ser su oferta
más verdadera, lo único que mueve
eso desconocido que se ofrece.
Elijo el ajedrez, sueño que mece.

Poema del libro “Jaque Perpetuo”, editado por la Pontificia Universidad Católica en 2003.

DANTE ESCRIBE A BEATRIZ POR MARCO MARTOS

DANTE ESCRIBE A BEATRIZ  POR MARCO MARTOS CARRERA 2

DANTE ESCRIBE A BEATRIZ
POR MARCO MARTOS

Verte solamente un minuto
enciende la llama de mi corazón.
Vives en mi mente mientras vives
en tus asuntos, abstraída de mí.
Con una paloma mensajera
sostenida en el aire por el amor,
te digo que estás en lo que escribo,
todo el tiempo, aunque no siempre
escriba de ti.
En “Biblioteca del mar” Lima, ediciones Vicio perpetuo. 2013.