AGUA ROJA POR MARCO MARTOS

AGUA ROJA POR MARCO MARTOS.jpg

AGUA ROJA

POR MARCO MARTOS

Tomo el agua roja de electrolitos, tomo ese menjunje,

para aliviar la sequedad de mis grandes cavernas,

esa tempestad de náuseas que casi acaba con mi vida.

Mi voluntad de escribir me sostiene,

para sacar de adentro con alguna gracia,

aquello que me deja la lengua con su abrazo,

y ganar algo del afecto que me das,

sin merecerlo, cada día.

Cómo se curaba Homero, dime si lo sabes, cómo se curaba,

si era ciego, cómo llegaba con paso vacilante a la casa del médico,

y duró tanto que pudo escribir todo lo que soñaba,

cómo vivió Virgilio con sus dolores estomacales,

cómo pudo escribir en medio de tantos reiterados sufrimientos.

Y Dante, qué hizo Dante, que hierbas tomaba a salto de mata,

en medio de las batallas y el rencor y la envidia de tantos florentinos,

y Juan de la Cruz, cuando estaba recluido,

qué aguas medicinales bebía, antes de deslizarse por una pared

con una blanca sábana en la noche de luna,

y Leopardi, encerrado en su casa, mirando el mundo

a través de los ojos de la hija del cochero,

la más delicada imaginable, tanto cómo el lucero de la mañana,

qué esperanza de curación tuvo, mientras tristísimo escribía,

y César Vallejo qué sintió cuando salió del hospital,

hecho un guiñapo, un malestar permanente,       

desconocido, que luego acabaría con su vida.

Tuvieron siempre una pluma en su corazón y en su mano,

un ramo de olivo y una sonrisa para toda la gente

y sus nombres se mezclan con la hermosura del día.

 

Anuncios

PINCELES POR MARCO MARTOS

PINCELES POR MARCO MARTOS-2

PINCELES POR MARCO MARTOS
Con tinta negra
dibujo mis palabras
y el poema huye delante
y te acompaña.
Me quedan
el bamboleo de tu cuerpo,
el abrir y cerrar de tus ojos
y tu sonrisa de jade.

 

 

MÚSICA POR MARCO MARTOS

MÚSICA POR MARCO MARTOS

MÚSICA POR Marco Martos
A lo lejos oigo la música,
el extraño orden de tus dientes
que chocan como copas
cegadas por el perfume de la noche,
enigmas enemigos
que evocan el rumor de los eucaliptos
cantando con el viento
en el centro de la plaza,
cielos azules, látigos de hielo
en las lindes de los cerros,
aguas crueles, remolinos
que trituran el deseo
mientras acaban las tinieblas
en roncas ráfagas de luz
y de olvido.

Marina y Ulay: ¿la mirada del amor 23 años después?

Neutro

Miedopiernas
Marina y Ulay: ¿la mirada del amor 23 años después?

Juguemos a interpretar el lenguaje corporal:

La semana pasada me encontré con esta historia que inmediatamente se apoderó de mi curiosidad y que ha estado rondando por las redes sociales:

“Esta es una verdadera historia de amor entre una serbia (Marina Abramovic) y un alemán (Ulay). Una pareja de artistas que se conocieron allá por el 76´ en Ámsterdam. Fue un amor a primera vista y juntos se potenciaron creativamente dedicándose en cuerpo y alma a hacer performances poniendo el foco en la conceptualización de lo humano. Luego de vivir varios años juntos vieron que la relación llegaba a su fin y de común acuerdo hicieron la última performance titulada “Los amantes”. La idea era que Marina y Ulay empezaban a caminar por separado los dos extremos de la Gran Muralla China para luego encontrarse, abrazarse y despedirse para siempre. Una idea, tenemos que reconocer realmente INCREIBLE para terminar con una relación. Luego se separaron por 23 años, hasta que un día Marina realiza en el Moma su performance “El artista está presente” que básicamente consiste en mirar durante 1 minuto y en silencio a todos los que se sentaban frente a ella…hasta que de pronto el que se sienta es el mismo Ulay. Sí, 23 años después, sin saberlo, el gran amor de su vida la mira fijamente durante 60 segundos. ¿El resultado? Mírenlo con vuestros propios ojos…” (http://www.therestauranton.com/blog/2013/09/marina-abramovic-ulay-moma/)

Muy atractiva, ¿no lo cree?

En mi caso, como un apasionado estudiante de las emociones y de la comunicación no verbal, simplemente no pude no darle play, y a continuación les comparto algunas observaciones que me vinieron a la mente luego de ver el video. Pero antes, los invito a verlo y sacar sus propias conclusiones:

¿Qué les pareció?, ¿Qué observaron?

A mí, lo primero que me llamó la atención es como en el minuto 00:17 podemos observar a la artista abrir los ojos por primera vez para encontrar la mirada de una mujer. Al hacerlo, apreciamos un rostro bastante neutral (sin ninguna emoción significativa) y un par de segundos después, una ligera sonrisa que bien pudo haber sido provocada por la señora que está al frente; si ella también sonrió probablemente activó las neuronas espejo de Marina Abramovic.

Neutro

Entonces el audiovisual sigue y las personas continúan pasando para participar en este acto; prácticamente observamos sólo rostros neutrales, por ahí vemos un ceño fruncido y una sonrisa nerviosa, aunque también un tanto desdeñosa (unilateral), pero nada más. Por su parte, la artista casi ni se inmuta ante la mirada de los visitantes del museo.

Pero llega el momento clave; Ulay se encamina para sentarse frente a su “antiguo” amor y cuando lo hace acomoda con las manos (en lo que parece un manipulador) su abrigo.

Manipuladores

Inmediatamente después, el también artista nos regala la que parece una expresión de temor al tomar asiento; emoción que parece confirmarse cuando él estira ambas piernas antes de asumir una posición definitiva. En este punto es importante mencionar que una de las reacciones evolutivas del miedo es que el flujo sanguíneo se redirige a los músculos esqueléticos grandes; como son las piernas.

Miedo

piernas

El alemán manipula su cuerpo dos o tres veces más antes afrontar la mirada de Marina y un instante más tarde, ella comienza a levantar su rostro y abrir los ojos.

Antes de continuar, hago una pausa para preguntarles, ¿qué reacciones no verbales deberíamos esperar por parte de ella?, ¿qué expresiones serían congruentes con la historia de estos dos amantes en un momento así?

Lo anterior es relevante porque una de máximas para interpretar adecuadamente el lenguaje corporal es precisamente preguntarse cuál sería el comportamiento normal de una persona ante X o Y situación. Si la respuesta no parece ser las más esperada, algo no anda bien, quizá hablemos de un engaño y por eso sería prudente escarbar más sobre la historia.

Regresemos a la historia de Marina y Ulay: si usted respondió que las expresiones faciales que debieron haber aparecido en la serbia eran sorpresa, primero, e inmediatamente felicidad, está en lo correcto y así fue (los invito a observar nuevamente el video ya que en este se aprecian mucho mejor los gestos de la artista).

*Pasa el mouse sobre la imagen para leer las características de estas expresiones faciales.

Como sugiere la narración que retomé al inicio de este post, lo que sucede después parece no requerir de ningún análisis; es más que evidente. Sin embargo, si nos detenemos un poco y si consideramos la máxima que mencioné líneas arriba, quizá estén de acuerdo conmigo en que hay algo en la sorpresa de ella que no encaja del todo. Y es que las emociones tienen diferentes intensidades y la mostrada por Marina no me parece la de una persona que ve a alguien que ama o amó 23 años después.

¿Un engaño?, ¿Un montaje?

Probablemente no, y es que si una escarba un poco más en la historia (otro elemento fundamental para interpretar correctamente la comunicación no verbal), descubrirá no sólo que, tal parece que estos amantes se vieron apenas una días antes del acto de Abramovic, sino que el suceso se remonta al 2010 (¿por qué retomó fuerza en las redes sociales?, no los sé).

“Ulay y Marina se reconcilian como amigos en los días previos a la gran performance de la artista en el MoMA, a la que asistieron 850.000 personas a lo largo de tres meses” (El País: http://blogs.elpais.com/sin-titulo/2013/02/marina-ulay-arte-performance.html).

En conclusión, lo que probablemente ella sí desconocía era el momento, o hasta que su antiguo compañero asistiría a “El artista está presente”, pero vaya que la emotividad del vídeo terminó por engañar a más de uno (incluidos algunos blogs y hasta medios de comunicación que no hicieron bien su chamba de investigar o que prefirieron aprovechar el mediático título para llevar tráfico a sus portales).

José Manuel Guevara S.

EN BUSCA DE ANTARES.

Juguemos a interpretar el lenguaje corporal:

La semana pasada me encontré con esta historia que inmediatamente se apoderó de mi curiosidad y que ha estado rondando por las redes sociales:

Esta es una verdadera historia de amor entre una serbia (Marina Abramovic) y un alemán (Ulay). Una pareja de artistas que se conocieron allá por el 76´ en Ámsterdam. Fue un amor a primera vista y juntos se potenciaron creativamente dedicándose en cuerpo y alma a hacer performances poniendo el foco en la conceptualización de lo humano. Luego de vivir varios años juntos vieron que la relación llegaba a su fin y de común acuerdo hicieron la última performance titulada “Los  amantes”. La idea era que Marina y Ulay empezaban a caminar por separado los dos extremos de la Gran Muralla China para luego encontrarse, abrazarse y despedirse para siempre. Una idea, tenemos que reconocer realmente INCREIBLE para terminar con una relación. Luego se separaron por 23 años, hasta…

Ver la entrada original 817 palabras más

ANNA MAY WONG POR MARCO MARTOS

ANA MAY WONG   POR MARCO MARTOS CARRERA
?

ANNA MAY WONG POR MARCO MARTOS

Nacida en Los Ángeles, Anna May Wong trajo a la pantalla
al río Amarillo circulando en sus hermosas manos,
el rojo intenso de los hibiscos y las ramas del árbol de la China
en sus delicados brazos y el sabor de la canela misma
espolvoreada en sus deliciosos labios, finos, apacibles, deleitantes.
Traía un tifón contenido de pasiones, una cortesía ancestral
de minucias, reverencias y sonrisas a mujeres y varones.
Saltó de las películas en blanco y negro a aquellas otras
de relumbrantes colores. En la soledad de su camarín,
solo hablando con el espejos y las sombras, añoraba,
si acaso, las tierras desconocidas de las que le hablaban sus mayores.
Pasó como un suspiro por los cines, como un viento amable.
Hay gente que la recuerda en distintos puntos del planeta,
y otros que la aman y llevan con orgullo su sangre.

 

 

L O S R O S T R O S DE LOS OTROS POR MARCO MARTOS

L O S R O S T R O S DE LOS OTROS POR MARCO MARTOS

L O S R O S T R O S DE LOS OTROS
POR Marco Martos
Afuera están los rostros de los otros,
la lluvia que resbala en las aceras,
la vida que transcurre de a de veras,
muchachas que cabalgan en los potros.
Adentro este universo tan cerrado,
con reglas que parecen inmutables,
damas, reyes, peones tan amables,
furiosos en su ataque endemoniado.
Lo de afuera me atrae y me conmueve,
me hace temblar con alegría cierta,
aunque el dolor parece ser su oferta
más verdadera, lo único que mueve
eso desconocido que se ofrece.
Elijo el ajedrez, sueño que mece.

Poema del libro “Jaque Perpetuo”, editado por la Pontificia Universidad Católica en 2003.

DANTE ESCRIBE A BEATRIZ POR MARCO MARTOS

DANTE ESCRIBE A BEATRIZ  POR MARCO MARTOS CARRERA 2

DANTE ESCRIBE A BEATRIZ
POR MARCO MARTOS

Verte solamente un minuto
enciende la llama de mi corazón.
Vives en mi mente mientras vives
en tus asuntos, abstraída de mí.
Con una paloma mensajera
sostenida en el aire por el amor,
te digo que estás en lo que escribo,
todo el tiempo, aunque no siempre
escriba de ti.
En “Biblioteca del mar” Lima, ediciones Vicio perpetuo. 2013.

CANCIÓN PARA FANNY – AUTOR: DANIEL ALTAMIRANO -LOS DE SIEMPRE

cropped-fanny-jem-wong-2014-en-ucv-sede-callao-26-de-junio-611.jpg

CANCIÓN PARA FANNY – Autor: Daniel Altamirano -Los de Siempre / Idea de: Domingo Quiroga .Mayo. 2015.

Publicado el 8 may. 2015

“Canción de nostalgia, nombre de poesía donde se conjuga el encuentro y la distancia, cosas del alma que solo se alcanzan cuando se puede amar. Poema que forma con lágrimas la palabra tatuada de besos en madrugadas de un vino azul. Donde estará la espuma y el mar que baña tu penumbra oscura sin mi sol sin par? – Buscare en la niebla tu silueta como una pluma desprendida de mi pensamiento suave y tenaz y sabrás entonces que tu nombre me llama como el fuego en la flama y como la espuma en el mar”.

Fanny Jem Wong como invitada de Poe3ía y Opinión

Poe3ía y Opinión-www-editorialcielogris-blogspot-com-FANNY JEM WONG_副本#EditorialCieloGris  #VientosDeOtoño  #FannyJemWong  #Poe3íaYOpinión

Poe3ía y Opinión

Editorial Cielo Gris

VIENTOS DE OTOÑO POR FANNY JEM WONG

Link de Poe3ía y Opinión: www.editorialcielogris.blogspot.com 

VIENTOS DE OTOÑO POR FANNY JEM WONG

Cuando los vientos otoñales,
soplen sobre los sueños
y las ideas vibren
en los planos más profundos,
más allá de lo vivido,
en la simplicidad de la muerte,
podré rehacer los cielos rotos
y las hojas amarillas.

Cuando mi alma flote,
más allá de mis huesos,
y mis muertes den origen
a nuevos nacimientos,
más allá de donde se inicia
la sinfonía de las esferas,
desnudaré todos mis rostros,
y finalmente seré libre…

Cuando los rojos soles,
se oculten por siempre
y avancen todos los muros
sobre las noches que se hunden,
más allá de mis lechos de jade,
del musgo que vistió mis espejos,
lograré aceptar la fortuna
de haber sido la Hija del Fuego.

Cuando mi cuerpo
se consuma entre llamas
y de mis letras solo queden
lúgubres cenizas,
más allá de mis casas en ruinas,
del murmullo de las aguas,
renaceré salvaje
de entre mis flores mustias.

FANNY JEM WONG
07.03.08
He aquí, el comienzo de mi imperfecta perfección.
(Jemwong)

POEMAS DE JOSÉ SARAMAGO

JOSÉ SARAMAGO “En el silencio más hondo de esta pausa, Donde la vida se hizo eternidad, Busco tu mano ”
INTEGRAL

Por un segundo, sólo, no ser yo:
Ser bicho, piedra, sol, u otro hombre,
Dejar de ver el mundo desde esta altura,
Pesar el más y el menos de otra vida.

Por un segundo, sólo, otros ojos,
Otra forma de ser y de pensar,
Olvidar cuanto sé, de la memoria
Nada dejar, ni el saberla perdida.

Por un segundo, sólo, otra sombra,
Otro perfil en el muro que separa,
Gritar con otra voz otra amargura,
Cambiar por muerte la muerte prometida.

Por un segundo, sólo, encontrar
En tu cuerpo mudado el cuerpo mío,
Por un segundo, sólo, y no más:
Por desearte más, ya conocida.

DI TU POR MI, SILENCIO

No era hoy un día de palabras,
Intentos de poemas o discursos,
Ni ningún camino era nuestro,
Para decirnos bastaba un acto sólo,
Y ya que en las palabras no me salvo,
Di tú por mi, silencio, lo que no puedo.

PUES EL TIEMPO NO PARA

Pues el tiempo no para, poco importa
Que los días vividos nos acerquen
El vaso de agua amarga colocado
Donde la sed de vida se exaspera.

No contemos los días que pasaron:
Fue hoy cuando nacimos, Sólo ahora
La vida ha comenzado, y, lejos aún,
La muerte ha de cansarse en nuestra espera.

ALEGRIA

Ya oigo gritos a lo lejos
Ya dice la voz del amor
La alegría del cuerpo
El olvido del dolor

Los vientos se han recogido
Y el verano se nos ofrece
Cuántos frutos cuántas fuentes
Y el sol que nos calienta

Ya cojo jazmines y nardos
Ya tengo collares de rosas
Y bailo en medio del camino
Las lanzas prodigiosas

Ya se ofrecen las sonrisas
Ya se dan las vueltas todas
Oh certeza de las certezas
Oh alegría de las bodas.

BALADA

Di la vuelta al continente
Sin salir de este lugar
Interrogué a toda la gente
Como el ciego o el demente
Cuyo sino es preguntar

Nadie me pudo decir
Dónde estabas o vivías
(Ya cansado de olvidar
Para morir sólo vivos
Perdían la cuenta a los días)

Tomé mi guitarra
En el lumbral me senté
Con el cuenco de limosna
Con pan duro en la alforja
Desengañado canté

Quizá dijese romanzas
O cantigas de encantar
Aprendidas en las andanzas
De las escabas venturas
De quien no supo esperar

ARTE DE AMAR

Metidos en esta piel que nos reniega,
Somos dos, lo mismo que enemigos.
Gran cosa, finalmente, es el sudor
(Así ya lo decían los antiguos):
Sin él, la vida no sería lucha,
Ni el amor amor.

INTIMIDAD

En el corazón de la mina más secreta,
En el interior del fruto más distante,
En la vibración de la nota más discreta,
En la caracola espiral y resonante,

En la capa más densa de pintura,
En la vena que en el cuerpo más nos sonde,
En la palabra que diga más blandura,
En la raíz que más baje, más esconda,

En el silencio más hondo de esta pausa,
Donde la vida se hizo eternidad,
Busco tu mano y descifro la causa
De querer y no creer, final, intimidad.

PESDADILLA

Hay un terror de manos en el alba,
Un rechinar de puerta, una sospecha,
Un grito que horada como una espada,
Un ojo desorbitado que me espía.
Hay un fragor de fin y de derrumbe,
Un enfermo que rompe una receta,
Un niño que llora medio ahogado,
Un juramento que nadie acepta,
Una esquina que salta de emboscada,
Un trazo negro, un brazo que repele,
Un resto de comida masticada,
Una mujer golpeada que se acuesta.

Nueve círculos de infierno tuvo el sueño,
Doce pruebas mortales que vencer,
Pero nace el día, y el día recompongo:
Tenía que ser, amor, tenía que ser.

ENIGMA

Un nuevo ser me nace a cada hora.
El que fui, ya lo he olvidado. El que seré
No guardará del que soy ahora
Sino el cumplimiento de cuanto sé.

REGLA

Tan poco damos cuando sólo mucho
En la cama o la mesa ponemos de nosotros:
Hay que dar sin medida, como el sol,
Imagen rigurosa de lo que somos.

RECETA

Tómese un poeta no cansado,
Una nube de sueño y una flor,
Tres gotas de tristeza, un tono dorado,
Una vena sangrando de pavor.
Cuando la masa ya hierve y se retuerce
Se hecha la luz de un cuerpo de mujer,
Una pizca de muerte que refuerce,
Que un amor de poeta así lo quiere.

NO ME PIDAN RAZONES

No me pidan razones, no las tengo,
O daré cuantas quieran: bien sabemos
Que razones son palabras, todas nacen
De las mansas falsedades que aprendemos.

No me pidan razones para entender
La marea rebelde que me llena el pecho.
Mal en este mundo, mal con esta ley:
No hice yo la ley ni el mundo acepto.

No me pidan razones, o que las disculpe,
De este modo de amar y destruir:
En la más oscura noche es donde amanece
El color de primavera el porvenir.

EN LA ESQUINA DEL TIEMPO

En esta esquina del tiempo es donde te encuentro
Oh nocturna ribera de aguas vivas
Donde los lirios abiertos adormecen
El dolor de las horas corrosivas.

Bogando entre los márgenes de tus brazos,
Los ojos e las estrellas de tu pecho,
Doblo la esquina del tiempo que resurge
Del móvil del cuerpo de agua en que me echo.

En la secreta matriz que te modela,
Un pez de cristal suelta delirios,
Y como otro sol se cierne, brillando,
Sobre el agua, los márgenes y los lirios.

INVENTARIO

De qué sedas están hechos tus dedos,
De qué marfil tus muslos lisos,
De qué alturas llegó a tu andar
La gracia de gamuza con que pisas.

De qué moras maduras se extrajo
El sabor acidulado de tu seno,
De qué Indias del bambú de tu cintura.
El oro de tus ojos, de dónde vino.

A qué mecer de ola vas a buscar
La línea serpentina de tus caderas,
De dónde nace la frescura de esa fuente
Que sale de tu boca cuando ríes.

De qué bosques marinos se soltó
La hoja de coral de tus puertas,
Qué perfume te anuncia cuando vienes
A rodearme de deseo las horas muertas.

CUERPO-MUNDO

¿Qué caminos de tu cuerpo no conozco,
A la sombra de qué valles no dormí,
Qué montañas no escalé, qué lejanías
No abarqué con mis ojos dilatados,
Qué torrentes no pasé, qué ríos profundos
La desnudez de mi cuerpo no cruzó,
Qué playas perfumadas no pisé,
Qué selvas y jardines, qué descampados?

RE-INICIACIÓN

Es porque todo huye que yo no huyo
Y vuelvo a conjugar desde el principio
El verbo conocido y sospechado.
En una era de brasas me sentaron,
Más digo que son brumas, Negador,
El cuerpo me regresa, iniciado.

FINAL Y NUEVO COMIENZO

No puede ser luar esta blancura,
Ni aves aletean sobre el lecho,
Donde caen los cuerpos fatigados:
Será, de mí, la sangre que murmura,
Serán de ti, las lunas de tu pecho:
Donde va el cansancio, renovados.

APRENDAMOS AMOR

Aprendamos, amor, de estos montes
Que, tan lejos del mar, saben el modo
De bañar en el azul los horizontes.

Hagamos lo que es justo y razonable:
De deseos ocultos otras fuentes
Y bajemos al mar de nuestro lecho.

MAÑANA

Altos los troncos, y en lo alto los cantos:
La hora de la mañana, en nosotros nacida,
Cubre de azul y verde el gesto simple
Con que me das, serena, tu vida.

Confianza de manos, de ojos calmos,
Donde la sombra de la pena y el llanto
Como la noche del bosque se retira:
Altos los troncos, y en lo alto los cantos.

Saramago José, Poesía completa, Ed. Alfaguara, México, 2005, 637 pp.