“M. Butterfly”de Cronenberg: la estereotipación oriental y de género

INTERESANTE , GRACIAS POR COMPARTIRLO

“Me conocéis, ¿no? ¿Por qué? Porque soy una celebridad. Hago reír a la gente. Hago reír a toda Francia. Pero si me comprendierais, no os reiríais en absoluto. ¡Qué país! Hombres como vosotros deberíais estar… ¡golpeando mi puerta! ¡Suplicando que os muestre mis secretos! Yo, Rene Gallimard… he sabido… lo que es ser amado por una mujer perfecta. Yo tengo una visión de Oriente… de mujeres esbeltas con cheosan y kimonos… que mueren por el amor de indignos demonios extranjeros. Que nacen y compiten para ser mujeres perfectas. Que toman cualquier clase de castigo que les demos… y siempre responden… fortalecidas por el amor. Incondicionalmente. Esta visión… se ha convertido en mi vida. Mi error… es simple y absoluto. El hombre que yo amé no era digno. No merecía ni siquiera que le mirara dos veces. Pero a cambio… yo le di mi amor. Todo mi amor. El amor del que os hablo… cegó mis ojos. Así que ahora… cuando me miro al espejo… no veo más que… Yo tengo una visión de Oriente. La profundidad de sus ojos almendrados. Son mujeres calladas. Mujeres dispuestas a sacrificarse por el amor de un hombre. Incluso por uno cuyo amor es… completamente indigno. Morir con honor… es mejor que vivir… con deshonra. Así que… al final… aquí en prisión… lejos de China… he encontrado… Mi nombre… es Rene Gallimard. También conocido… como Madame Butterfly.”

Rene Gallimard. También conocido..
Mi nombre… es Rene Gallimard. También conocido… como Madame Butterfly.

Wild Banana

“Sólo un hombre sabe cómo una mujer debe actuar”.

maxresdefault Song Liling. Fuente: YouTube.

La película “M. Butterfly” ha quedado como una de las grandes olvidadas del cine de David Cronenberg. Muchos la tachan de ser demasiado distinta del resto de su filmografía, pero una lectura atenta nos desvelará que no es así: género, transformación, identidad y androginia sexual explican qué vio Cronenberg en esta historia. Su relato, basado en una obra de teatro de David Henry Hwang con el mismo nombre e inspirada en hechos reales, aporta, además, datos muy interesantes acerca de la relación Oriente-Occidente y las construcciones de género, raza y cultura.

Jeremy Irons actúa como René Gallimard, un diplomático francés que durante los años 60 llega a Pekín. Allí, se enamora perdidamente de Song Liling, una cantante de la ópera china, con la que mantendrá una relación que se extenderá 20 años en…

Ver la entrada original 1.329 palabras más

Anuncios

PIETRO BEMBO A LUCRECIA BORGIA.

Y si a tus manos de marfil le place tocar el arpa o la cítara, resucitan con un arte delicado las notas tebaínas. Si te place evocar las olas vecinas del Po haciendo estremecer la corriente, merced al encanto de tus notas suaves; si te place abandonarte a las danzas y saltar con pie ligero al son de la música ¡oh!, cuanto temo que de darse cuenta por ventura algún dios, no te arranque furtivamente de tu castillo y te lleve, sublimemente, con un vuelo ligero por el aire, para hacer de ti la diosa de un astro nuevo.

 PIETRO BEMBO A LUCRECIA BORGIA.

Pietro Bembo a Lucrecia Borgia.
PIETRO BEMBO A LUCRECIA BORGIA.

“A pesar de la belleza por la que en vano rivalizan contigo la hija de Agenor y Helena de Esparta, secuestrada por el troyano Paris, sabes consagrarte a los estudios y a las artes delicadas y no dejas que tu genio quede ahogado por el esplendor de tu belleza. Si declamas versos en lengua vulgar, semejas una muchacha nacida en Italia. Si tomas la pluma, escribes versos y poemas que son versos y poemas dignos de las musas. Y si a tus manos de marfil le place tocar el arpa o la cítara, resucitan con un arte delicado las notas tebaínas. Si te place evocar las olas vecinas del Po haciendo estremecer la corriente, merced al encanto de tus notas suaves; si te place abandonarte a las danzas y saltar con pie ligero al son de la música ¡oh!, cuanto temo que de darse cuenta por ventura algún dios, no te arranque furtivamente de tu castillo y te lleve, sublimemente, con un vuelo ligero por el aire, para hacer de ti la diosa de un astro nuevo.”

AUTOR : PIETRO BEMBO SIGLO XVI

Marina y Ulay: ¿la mirada del amor 23 años después?

Neutro

Miedopiernas
Marina y Ulay: ¿la mirada del amor 23 años después?

Juguemos a interpretar el lenguaje corporal:

La semana pasada me encontré con esta historia que inmediatamente se apoderó de mi curiosidad y que ha estado rondando por las redes sociales:

“Esta es una verdadera historia de amor entre una serbia (Marina Abramovic) y un alemán (Ulay). Una pareja de artistas que se conocieron allá por el 76´ en Ámsterdam. Fue un amor a primera vista y juntos se potenciaron creativamente dedicándose en cuerpo y alma a hacer performances poniendo el foco en la conceptualización de lo humano. Luego de vivir varios años juntos vieron que la relación llegaba a su fin y de común acuerdo hicieron la última performance titulada “Los amantes”. La idea era que Marina y Ulay empezaban a caminar por separado los dos extremos de la Gran Muralla China para luego encontrarse, abrazarse y despedirse para siempre. Una idea, tenemos que reconocer realmente INCREIBLE para terminar con una relación. Luego se separaron por 23 años, hasta que un día Marina realiza en el Moma su performance “El artista está presente” que básicamente consiste en mirar durante 1 minuto y en silencio a todos los que se sentaban frente a ella…hasta que de pronto el que se sienta es el mismo Ulay. Sí, 23 años después, sin saberlo, el gran amor de su vida la mira fijamente durante 60 segundos. ¿El resultado? Mírenlo con vuestros propios ojos…” (http://www.therestauranton.com/blog/2013/09/marina-abramovic-ulay-moma/)

Muy atractiva, ¿no lo cree?

En mi caso, como un apasionado estudiante de las emociones y de la comunicación no verbal, simplemente no pude no darle play, y a continuación les comparto algunas observaciones que me vinieron a la mente luego de ver el video. Pero antes, los invito a verlo y sacar sus propias conclusiones:

¿Qué les pareció?, ¿Qué observaron?

A mí, lo primero que me llamó la atención es como en el minuto 00:17 podemos observar a la artista abrir los ojos por primera vez para encontrar la mirada de una mujer. Al hacerlo, apreciamos un rostro bastante neutral (sin ninguna emoción significativa) y un par de segundos después, una ligera sonrisa que bien pudo haber sido provocada por la señora que está al frente; si ella también sonrió probablemente activó las neuronas espejo de Marina Abramovic.

Neutro

Entonces el audiovisual sigue y las personas continúan pasando para participar en este acto; prácticamente observamos sólo rostros neutrales, por ahí vemos un ceño fruncido y una sonrisa nerviosa, aunque también un tanto desdeñosa (unilateral), pero nada más. Por su parte, la artista casi ni se inmuta ante la mirada de los visitantes del museo.

Pero llega el momento clave; Ulay se encamina para sentarse frente a su “antiguo” amor y cuando lo hace acomoda con las manos (en lo que parece un manipulador) su abrigo.

Manipuladores

Inmediatamente después, el también artista nos regala la que parece una expresión de temor al tomar asiento; emoción que parece confirmarse cuando él estira ambas piernas antes de asumir una posición definitiva. En este punto es importante mencionar que una de las reacciones evolutivas del miedo es que el flujo sanguíneo se redirige a los músculos esqueléticos grandes; como son las piernas.

Miedo

piernas

El alemán manipula su cuerpo dos o tres veces más antes afrontar la mirada de Marina y un instante más tarde, ella comienza a levantar su rostro y abrir los ojos.

Antes de continuar, hago una pausa para preguntarles, ¿qué reacciones no verbales deberíamos esperar por parte de ella?, ¿qué expresiones serían congruentes con la historia de estos dos amantes en un momento así?

Lo anterior es relevante porque una de máximas para interpretar adecuadamente el lenguaje corporal es precisamente preguntarse cuál sería el comportamiento normal de una persona ante X o Y situación. Si la respuesta no parece ser las más esperada, algo no anda bien, quizá hablemos de un engaño y por eso sería prudente escarbar más sobre la historia.

Regresemos a la historia de Marina y Ulay: si usted respondió que las expresiones faciales que debieron haber aparecido en la serbia eran sorpresa, primero, e inmediatamente felicidad, está en lo correcto y así fue (los invito a observar nuevamente el video ya que en este se aprecian mucho mejor los gestos de la artista).

*Pasa el mouse sobre la imagen para leer las características de estas expresiones faciales.

Como sugiere la narración que retomé al inicio de este post, lo que sucede después parece no requerir de ningún análisis; es más que evidente. Sin embargo, si nos detenemos un poco y si consideramos la máxima que mencioné líneas arriba, quizá estén de acuerdo conmigo en que hay algo en la sorpresa de ella que no encaja del todo. Y es que las emociones tienen diferentes intensidades y la mostrada por Marina no me parece la de una persona que ve a alguien que ama o amó 23 años después.

¿Un engaño?, ¿Un montaje?

Probablemente no, y es que si una escarba un poco más en la historia (otro elemento fundamental para interpretar correctamente la comunicación no verbal), descubrirá no sólo que, tal parece que estos amantes se vieron apenas una días antes del acto de Abramovic, sino que el suceso se remonta al 2010 (¿por qué retomó fuerza en las redes sociales?, no los sé).

“Ulay y Marina se reconcilian como amigos en los días previos a la gran performance de la artista en el MoMA, a la que asistieron 850.000 personas a lo largo de tres meses” (El País: http://blogs.elpais.com/sin-titulo/2013/02/marina-ulay-arte-performance.html).

En conclusión, lo que probablemente ella sí desconocía era el momento, o hasta que su antiguo compañero asistiría a “El artista está presente”, pero vaya que la emotividad del vídeo terminó por engañar a más de uno (incluidos algunos blogs y hasta medios de comunicación que no hicieron bien su chamba de investigar o que prefirieron aprovechar el mediático título para llevar tráfico a sus portales).

José Manuel Guevara S.

Fer ChanHace escribió

Siento que debería explicar un poco ya que muchos no saben quiénes son. Marina Abramovic es una artista que se especializa en el performance. Lo que ustedes están viendo en el vídeo es uno de ellos, donde a ella le gusta ser parte de sus obras. Ella se sienta en una silla y cualquier persona podía acercarse y sentarse frente a ella por un tiempo. Ulay es su ex compañero y pareja con la cual hacía performances basados en la relación entre ambos, desde que el tiraba de un arco y flecha y si uno jalaba de más el otro salía herido, como en una relación. Incluso su separación fue en performance, ambos desde diferentes lados de la muralla china caminaron hasta encontrarse en medio, una vez encontrados, se despidieron para siempre para terminar su relación. Años después, Ulay va a verla en su performance. Pueden ver un documental llamado, el artista está presente y les recomiendo ver otros performances de Marina.

Debbie BarrigaHace escribió

Te falto comentar, que para esta performance, ella no comió durante todo el tiempo que estuvo sentada (aprox 8 horas) la silla tenía una instalación especial para que pudiese orinar sentada. Después de cada día de la exposición, terminaba con tantas contracciones, que se ponía a gritar del dolor, ella en esa época tenía más de 60 años! Sus obras son verdaderamente increíbles!

EN BUSCA DE ANTARES.

Juguemos a interpretar el lenguaje corporal:

La semana pasada me encontré con esta historia que inmediatamente se apoderó de mi curiosidad y que ha estado rondando por las redes sociales:

Esta es una verdadera historia de amor entre una serbia (Marina Abramovic) y un alemán (Ulay). Una pareja de artistas que se conocieron allá por el 76´ en Ámsterdam. Fue un amor a primera vista y juntos se potenciaron creativamente dedicándose en cuerpo y alma a hacer performances poniendo el foco en la conceptualización de lo humano. Luego de vivir varios años juntos vieron que la relación llegaba a su fin y de común acuerdo hicieron la última performance titulada “Los  amantes”. La idea era que Marina y Ulay empezaban a caminar por separado los dos extremos de la Gran Muralla China para luego encontrarse, abrazarse y despedirse para siempre. Una idea, tenemos que reconocer realmente INCREIBLE para terminar con una relación. Luego se separaron por 23 años, hasta…

Ver la entrada original 817 palabras más

NOS HABÍAMOS AMADO TANTO

“Yo aun no entiendo” repite Antonio en la voz de Laurence Harvey.

“No entendí nada” y “…aun no entiendo”, podría continuar Antonio: “no hay un motivo serio, no te he sido infiel, no te he faltado el respeto, solo actué como un hombre enamorado, solo estuve loco de amor por ti, pero ya volví.

Es la ciclotimia del corazón que aqueja a todo hombre enamorado, pero ya está sano, volvió, y con esta palabra le está diciendo: ahora puedo amarte y hacerte feliz. En la voz de Antonio podrían reconocerse los amantes cuando dice: “Luciana, tú me dijiste que te he amado como nadie te ha amado en la vida”…

NOS HABÍAMOS AMADO TANTO

Ettore Scola y la vida misma

PARA SCOLA TODOS SOMOS DIRECTORES

Y el espectador no tiene que dejar la butaca para producir una “nueva cinta”. Así lo quiso Ettore Scola en “Nos habíamos amado tanto” (1974). Una obra de arte en 120 minutos de celuloide…y de eterna vigencia.

El filme está abierto a múltiples lecturas: la social, la histórica, la política, la humana… una obra de arte siempre es polisémica, posee múltiples significados, pero es el espectador quien con su interpretación la completa y al hacerlo aparece una propia, que es nueva, personal y auténtica.

“Una crítica es una cuestión de distancia correcta” dijo Walter Benjamin, sin embargo, la distancia implica un límite entre dos puntos y como sabemos: “un límite no es eso en lo que algo se detiene sino aquello a partir de lo cual algo inicia su presencia” (Heidegger).

Y esta presencia de lo nuevo, nos permite a cada uno contar nuestra propia historia eligiendo los protagonistas y las escenas de la obra. Para Scola todos somos directores de cine.

Con los personajes de Antonio y Luciana, el director hace una película dentro de otra película: la de Kim Novak en el papel de Mildred Rogers en Servidumbre Humana (Ken Hughes, 1964).

Scola, nos muestra el camino y con un guiño nos da a todos la oportunidad de escoger y ordenar la secuencia narrativa de las escenas, y dejar que surja, como una epifanía, una nueva versión, personalísima y única como la vida misma.

Como haría Scola, apago todas las luces del escenario y sólo dejo encendido el spot que ilumina directamente a los protagonistas.

En la primera escena Antonio está enamorado y no puede decírselo a su amada; lo tiene que hacer a través de un juego,” ¿Usted me oye?”, le pregunta, ella le contesta: “No”, está claro, solo si ella no escucha el hombre enamorado puede expresar su amor, porque si no, se rompe el encantamiento.

Scola nos muestra el arquetipo del hombre enamorado, de todos los Antonios del mundo, de todos los Antonios que se pierden en la noche de los tiempos, y de todos aquellos que se perderán en el futuro, que no podrán darle muestras de amor a sus Lucianas a riesgo de perderlas, porque como dijo el protagonista en la escena donde se reencuentran los tres amigos: “el futuro ya pasó”.

El estado patológico de Antonio es el de todo hombre enamorado, Luciana lo acerca y aleja. Antonio se desestabiliza, pierde el control y provoca con sus actos la violenta reacción de Luciana que le dice; “Yo hago lo que se me antoja”, “No tengo vínculos, ni quiero tenerlos”. “No te hagas ilusiones”. En otras palabras: “no estoy dispuesta a continuar, no eres el hombre que yo necesito”.

Años después se encuentran y con la mirada ya se han perdonado. Ella le dice: “¿Y tú?”(¿Cómo estás?) Y en ese: “¿Y tú?” de Luciana hay algo más profundo, le está diciendo: estoy aquí, me intereso por ti; y él mientras se sienta en la banca del parque le responde: estuve como un loco enamorado: “últimamente tuve una forma de ciclotimia”, lo dejé todo por ti: “estuve mal, tuve que dejar el hospital”, pero ahora ya estoy bien: “estoy sano ya volví”.

Pero si el bien es aquello hacia lo que todas las cosas tienden y el fin último de la vida humana no es otro que la felicidad (Aristóteles, Ética a Nicómaco), no todos los Antonios y Lucianas del mundo disponen de la juventud que le permitió a Scola volverlos a unir.

Y, esa unión, ese encuentro, para Karl Jung no es una casualidad sino una sincronicidad, algo único en la dimensión del espacio-tiempo, que no tiene ninguna relación causal pero sí una profunda significación en nuestras vidas.

Gibrán lo explica bien cuando le dice a su amada Mary Haskell,
“Cuando dos personas se encuentran, son como dos Calas acuáticas que se abren de lado a lado, cada una mostrando su corazón dorado, y reflejando el remanso, las nubes y los cielos.”
(Khalil Gibrán, 1914)

Al final se produce la escena en la que Scola proyecta los deseos de todos los hombres enamorados del mundo; en ella Kim Novak como Mildred Rogers es Luciana y el actor Laurence Harvey es Antonio, que identifica y reúne a todos los Antonios que quieren escuchar de su amada: “…tú eres el único hombre de mi vida!”.

Kim Novak, ofrece a los hombres la satisfacción de un atávico deseo cuya cimentación cultural fue forjándose a través de la historia de la humanidad.
Este ideal romántico del hombre –que el genio de Scola descubre en su personaje Antonio–, nos permite ahora a todos los Antonios del mundo reconocernos en él.
Y en esto, hasta el mismo Freud en una de sus cartas a su novia –como un hombre sufriendo de amor–, víctima de la patología de todo hombre enamorado, le reclama y exige:

“No quiero sin embargo que mis cartas queden siempre sin respuesta, y dejaría de inmediato de escribirte si no me respondes. Perpetuos monólogos a propósito de un ser amado, que no son ni rectificados ni alimentados por el ser amado, desembocan en ideas erróneas sobre las relaciones mutuas, y nos vuelven extraños uno al otro cuando nos encontramos de nuevo y hallamos cosas diferentes a las que, sin asegurarnos de ello, habíamos imaginado”.
(Freud, Correspondance, 39)

Freud le está diciendo a su amada: el amor alimenta el amor.

“No entendí nada” dice Antonio al inicio de la película que acompaña esta crítica, porque Luciana “se encuentra en un estado de perpetua partida, de viaje, es por vocación migratoria, huidiza” (Barthes), como una gata escurridiza, inasible, como el agua que se escapa entre los dedos.

“Yo aun no entiendo” repite Antonio en la voz de Laurence Harvey.

“No entendí nada” y “…aun no entiendo”, podría continuar Antonio: “no hay un motivo serio, no te he sido infiel, no te he faltado el respeto, solo actué como un hombre enamorado, solo estuve loco de amor por ti, pero ya volví.

Es la ciclotimia del corazón que aqueja a todo hombre enamorado, pero ya está sano, volvió, y con esta palabra le está diciendo: ahora puedo amarte y hacerte feliz. En la voz de Antonio podrían reconocerse los amantes cuando dice: “Luciana, tú me dijiste que te he amado como nadie te ha amado en la vida”…

Luego se produce el blackout de la relación, la pantalla se oscurece, pero el amor como la música sigue girando entre los dos. La película de Scola nos enseña que lo positivo de un error es que puede corregirse.

A pesar de la dureza de las expresiones de Luciana, Antonio en la película de Scola mantiene su amor por ella incólume, protegido y a salvo.

Él estuvo siempre allí, presente para ella, y esa es una virtud, una constante inclinación de la voluntad, un rasgo de carácter de un buen corazón, que conduce finalmente a ambos personajes a la vida buena, a la felicidad, porque el amor de Antonio es tan seguro como el amanecer.

AUTOR: PEDRO TRILLO
FUENTE :https://el-tercer-ojo.lamula.pe/2015/01/24/nos-habiamos-amado-tanto/pedrotrillo/

TIEMPO DE DESPERTAR – COACHING PARA LA VIDA

CERTIFICACIÓN INTEGRAL ALPHA COACHING -VICTOR HUGO VISVAL

Tiempo de Despertar

Después de caso 270 días de estar formándonos cobijados y protegidos en ese vientre materno, nos lanzamos a jugar a la vida unos 25 mil a 30 mil días promedio …es un juego que hay que saberlo jugar, nadie viene con un manual de funciones porque somos únicos.

¿Cómo jugarlo para agregar valor a nuestra vida?

Y ahí vine el primer problema, hay gente que elige el camino del “tener” y cuando elegimos esa opción la posibilidad de alcanzar la plenitud , que es el valor supremo de la satisfacción con uno mismo, mas allá de circunstancias alegres o tristes que van a ocurrir durante nuestra travesía. Elegir exclusiva y excluyentemente el “tener” en detrimento del “SER” suele generar una gran frustración porque nunca es suficiente para la ambición humana. Algunos se enfocan además en cultivar la adquisición de poder o sus coetáneos que son la fama , el reconocimiento…pero casi nunca es suficiente y se quiere mas para satisfacer un ego que se desboca porque no ha sido orientado a tener límites …y es el mismo mundo que empuja, presiona y motiva con todos sus modelos que son reconocidos y aplaudidos en un carrera vertiginosa por llegar con mas y más rápido que los demás , enfrascándonos en una lucha por ser el mejor y obviamente pelear por ello…incluso algunos pelean y matan por eso. En esta carrera se ha enfrascado una sociedad que se viene agotando con el hambre de su frenesí.

¿Seremos capaces de aprender a parar para reflexionar sobre lo que estamos haciendo al Mundo y sobre todo a cada uno de nosotros mismos?

Seremos capaz de hacer una pausa para respirar y contemplar los milagros que la propia naturaleza- de la que somos parte- nos regala cada día. ¿Seremos capaces de vivir mas en función de la esencia en la que todo lo vivo se encuentra inserida? Tenemos que parar para disfrutar y degustar la vida, atragantarnos en vida nos puede llevar a la muerte. ¿Seremos siquiera capaces de querernos a nosotros mismos y cuidar nuestra propia naturaleza , de conectarnos con nuestra esencia y por tanto con todos los demás? ¿ Por qué obviamos lo obvio, quizás porque es demasiado evidente como para que “nuestros puntos ciegos” nos permitan no solo mirar , sino ver lo que es importante , lo que realmente cuenta

¿Seremos capaces de entender que la tecnología de comunicaciones nos incomunica realmente?
Mucha gente cree que verdaderamente estamos mejor conectados … y diría que nos hemos dejado someter con una facilidad y si estamos mejor comunicados pero con una máquina, un celular inteligente que no está tornando tontos con una mirada hacia abajo, encorvada y casi servil, para estar conectado con mucha gente que ni siquiera conoce con el afán de alcanzar notoriedad, necesidad de expresarse…pero vea ahí que ni siquiera mujeres bellísimas que pasan al lado de un “ inteligente” con sus teléfono inteligente es capaz de levare la mirada y sacarlas de la pequeña pantalla, estamos locos e hipnotizados y no nos amos cuenta que la comunicación genuina, específica , oportuna y sincera es la única que construye comunicación, integra y genera lazos vitales.
Saquemos la mirada hipnotizada y usemos nuestra manos para abrazar y dar nuestro calor y energía a las personas que amamos, liberamos así la oxitocina… la hormona del amor, dopamina y serotonina. Extendamos la mirada hacia los demás, extendamos las manos y brazos y volvamos a danzar juntos; caminemos despacio y disfrutemos de lo que está en muestra visión, aprendamos a sorprendemos, volvamos a reír a mandíbula batiente .Párese para elevarse a sí mismo , reinventándose por dentro, alimentando cada día un nuevo SER en evolución constante y desde esta postura presente en tiempo presente, intente que los que estén a su lado eliminen de sus vidas el piloto automático y reconstruyamos este mundo que no es solo nuestro .

Vivamos nuevamente con mayor alegría, vitalidad, dulzura y compasión, ara alcanzar mayor alegría y una conciencia de plenitud.

No siembres en los campos de la negatividad y reconoce que tu eres el único representante de ti mismo y que lo único que puede integrarnos a la Vida es el amor incondicional a la vida y a todo lo vivo…sea que vivas 10, 20 o 30 mil días o más que cada día reconozcas de milagro de estar vivo y viviendo este privilegio puedas devolverle a la vida el milagro que tu representas….salvo mejor parecer.

Víctor H VisVal
Koach InterConexionista 3.0

COACHING : PROGRAMA INTERNACIONAL DE CERTIFICACIÓN INTEGRAL WDKA LIMA PERU 2014

COACHING : Programa Internacional de Certificacion Integral WDKA LIMA PERU 2014

Este programa es el resultado de investigaciones, experiencias en formación y desarrollo de Capital Humano, Liderazgo, Koaching y una práctica profesional como formadores y Koaches por más de 25 años y 7,500 horas de praxis. Se han evaluado a nivel empresarial e individual necesidades de desarrollo personal, directivo, organizacional que ha determinado una estructura integrativa, coherente y holística que desarrolla competencias y agregan valor al desempeño profesional del koach.Fechas y horarios
Informes:
infokoaching@gmail.com
Telf: (511) 6393836

PIDO PERDÓN POR FANNY JEM WONG

FANNY JEM WONG 2013 SET 20 (3)

PIDO PERDÓN POR FANNY JEM WONG

Pido perdón, por  romper  reglas que  en   ocasiones me parecen estúpidas. El arte de vivir  no tiene porque regirse en reglas que no siempre resultan universales y generalizables.

Pido perdón,  por hablar alto, no siempre  modulo mi voz, además soy medio sorda  y  es bueno que sepan que procuro   no decir nada de lo que me pueda arrepentir.

Pido perdón, por  pararme sobre las carpetas, hacer esto  físicamente en ocasiones   me permite  ver el mundo desde otra óptica. Si pudiera ponerme  de cabeza seguramente lo haría, el cielo quizás desde  ese ángulo sería más azul.

Pido perdón, por ser boca sucia cuando me impaciento y dejar de lado las exquisiteces del lenguaje academicista  y alturado que supuestamente debiera conservar siempre…

Pido perdón, por hacer mil cosas a la vez como un pulpo maniaco,  solo canalizo mis energías a través de lo que me gusta, para que cuando  no tenga ganas de hacer nada,  pueda darme la pausa necesaria de meterme en mi caparazón.

Pido perdón, por todas las veces que me expulsaron de las bibliotecas por ser ruidosa. La verdad es  que  no todos podemos estudiar o leer en silencios de cementerios. El cerebro literalmente me hace corto circuito ante  tanta aparente tranquilidad. Sinceramente me sentiría mejor acompañada por  Mozart, Beethoven, Paganini y tantos otros y es más creo que las bibliotecas deberían tener jardines y fuentes.

Pido perdón, por  NO CALLARME  ante las cosas que no son  muy claras o que  me parecen injustas. El silencio solo me convertiría en cómplice y por lo tanto más culpable.

Pido perdón, por no tener alma de esclava como el 99.00% de la gente a la que se le considera “normal”. Prefiero hacer las cosas que amo y disfruto, en el momento exacto y con el tiempo necesario para gozar de ellas  y no hacerlas solo  por cumplir o por obligación.

Pido perdón, por las veces que expreso mis sentimientos  hacia las personas con la efusividad de un “TE AMOOOOOOOOOOOOO AMIGA/O “, y también por las veces en que callo  y solo  dejo una carita feliz  para que sepan que los leí.

Pido perdón, por  todas las veces que mis jefes  se desorientan  ante mis actitudes  excéntricas  para ellos, no para mí, porque nunca dejo de ser “YO”  a diferencia de muchos. Creo firmemente  que quién no es leal con sus ideas, no puede ser leal con los demás.

Pido perdón, por no ser la esposa  y la mamá más perfecta,  pero si, la que les ama más que nadie en todo el universo. Y esto no son solo palabras al viento si Uds. están en mi mundo es porque fue mi elección y no una imposición.

Pido perdón, por creerme poeta, cuando solo  escribo garabatos que conservan cierto orden para expresar  mis  complejos  y disparatados mundos internos. Además el que quiere ser escritor  lo aprende haciendo y quizás algún día lo consiga.

Pido perdón,  por pretender que todos mis alumnos puedan superarme y  por repetirles que si estoy en las aulas es porque  me gusta  lo que hago,  que todos ellos serán mis pigmaliones.

Pido perdón, por ser una soñadora  y creer que puedo cambiar un poquito  este mundo, con las cosas que he hecho a lo largo de mi vida. No deseo vivir una vida sin sueños, sin sombras, sin ficciones porque quien vive así ya  esta  muerto.

Pido perdón, por mis locuras, por mis alucinaciones, por mis pesadillas, por mis sueños,  por  mis muertes, por resurrecciones,   por hablar con mis otros yoes en voz alta tratando de buscar lo bueno de mi imperfecta humanidad.

FINALMENTE ME DOY CUENTA QUE JAMÁS PEDIRÉ PERDÓN POR  SER YO

FANNY JEM WONG

05-10-2013

 FRASES CITAS POEMAS  (1)FANNY JEM WONG  (48)FANNY JEM WONG  (34)FANNY JEM WONG  (1) FANNY JEM WONG  (20) FANNY JEM WONG 2013 JULIO   (1) FANNY JEM WONG 2013 JULIO   (9) FANNY JEM WONG 2013 JULIO   (34)VERSOS FRASES CITAS PENSAMIENTOS JEM WONG - (2) VERSOS FRASES CITAS PENSAMIENTOS JEM WONG - (3) VERSOS FRASES CITAS PENSAMIENTOS JEM WONG - (4) VERSOS FRASES CITAS PENSAMIENTOS JEM WONG - (5)FANNY JEM WONG 2013 JULIO   (16)

ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO POR RAFAEL DE LEÓN

“¡Cuando tengamos un hijo!…”
Y en esas tardes de lluvia,
cuando mueves los bolillos,
y yo paso por tu calle
con mi pena y con mi libro
dices, temblando, entre dientes,
arropada en los visillos:
“¡Ay, si yo con ese hombre
hubiera tenido un hijo!…”

Giorgio Giussepi  (7)

ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO POR  RAFAEL DE LEÓN

Hubiera podido ser
hermoso como un jacinto
con tus ojos y tu boca
y tu piel color de trigo,
pero con un corazón
grande y loco como el mío.
Hubiera podido ir,
las tardes de los domingos,
de mi mano y de la tuya,
con su traje de marino,
luciendo un ancla en el brazo
y en la gorra un nombre antiguo.
Hubiera salido a ti
en lo dulce y en lo vivo,
en lo abierto de la risa
y en lo claro del instinto,
y a mí… tal vez que saliera
en lo triste y en lo lírico,
y en esta torpe manera
de verlo todo distinto.
¡Ay, qué cuarto con juguetes,
amor, hubiera tenido!
Tres caballos, dos espadas,
un carro verde de pino,
un tren con cuatro estaciones,
un barco, un pájaro, un nido,
y cien soldados de plomo,
de plata y oro vestidos.
¡Ay, qué cuarto con juguetes,
amor, hubiera tenido!
¿Te acuerdas de aquella tarde,
bajo el verde de los pinos,
que me dijiste: — ¡Qué gloria
cuando tengamos un hijo!?
Y temblaba tu cintura
como un palomo cautivo,
y nueve lunas de sombra
brillaban en tu delirio.
Yo te escuchaba, distante,
entre mis versos perdidos,
pero sentí por la espalda
correr un escalofrío…
Y repetí como un eco:
“¡Cuando tengamos un hijo!…”
Tú, entre sueños, ya cantabas
nanas de sierra y tomillo,
e ibas lavando pañales
por las orillas de un río.
Yo, arquitecto de ilusiones
levantaba en equilibrio
una torre de esperanzas
con un balcón de suspiros.
¡Ay, qué gloria, amor, qué gloria
cuando tengamos un hijo!
En tu cómoda de cedro
nuestro ajuar se quedó frío,
entre azucena y manzana,
entre romero y membrillo.
¡Qué pálidos los encajes,
qué sin gracia los vestidos,
qué sin olor los pañuelos
y qué sin sangre el cariño!
Tu velo blanco de novia,
por tu olvido y por mi olvido,
fue un camino de Santiago,
doloroso y amarillo.
Tú te has casado con otro,
yo con otra hice lo mismo;
juramentos y palabras
están secos y marchitos
en un antiguo almanaque
sin sábados ni domingos.
Ahora bajas al paseo,
rodeada de tus hijos,
dando el brazo a… la levita
que se pone tu marido.
Te llaman doña Manuela,
llevas guantes y abanico,
y tres papadas te cortan
en la garganta el suspiro.
Nos saludamos de lejos,
como dos desconocidos;
tu marido sube y baja
la chistera; yo me inclino,
y tú sonríes sin gana,
de un modo triste y ridículo.
Pero yo no me doy cuenta
de que hemos envejecido,
porque te sigo queriendo
igual o más que al principio.
Y te veo como entonces,
con tu cintura de lirio,
un jazmín entre los dientes,
de color como el del trigo
y aquella voz que decía:
“¡Cuando tengamos un hijo!…”
Y en esas tardes de lluvia,
cuando mueves los bolillos,
y yo paso por tu calle
con mi pena y con mi libro
dices, temblando, entre dientes,
arropada en los visillos:
“¡Ay, si yo con ese hombre
hubiera tenido un hijo!…”