PIEL DE SERPIENTE POR FANNY JEM WONG

PIEL DE SERPIENTE

Disgregarse en millones de partículas violetas
En un universo maravillosamente complejo e ilimitado
Escapar de una pequeña y estrecha lámpara
Cubierta por piedras, barro y espeso fango.

Arrancar de un solo golpe la vieja piel de serpiente
Renovar los sentidos bajo un baño descomunal de estrellas
Desarraigar la vetusta y ciega conciencia, regresar a la tierra
Abandonar de una vez por todas las necedades de las gentes.

Pertenecer nuevamente al indómito caos
Bajo un calcinante sol recuperar mi centro
Nadar contracorriente en la esencia misma de la fantasía
Con la firme convicción de que tan solo cambiaré de vestido.

Desterrar por siempre los miles de rostros que he tenido
Alejarme de mareas turbulentas y trascender en la historia
Recuperar el derecho de una existencia intensamente plena
Derrumbando hipócritas fronteras y murallas divisorias.

En la casa de los grandes misterios ser eterna diosa
Descubrir el secreto que detenga al gran reloj astronómico
Encontrar la dirección precisa para nuevos comienzos
Retornar de extraños laberintos consciente de todos mis yoes.

Entre círculos perfectos descubrir y aceptar mi imperfecta humanidad
Comprender a plenitud frente a los distorsionados espejos
Que soy y seré eterna metamorfosis de carnes, nunca de esencia
Aceptar con dignidad que nací marcada por la bilis y el fuego.

Asumir con entereza que mi existencia fue una caja de Pandora
Envuelta en escarlatas mantas revueltas y perfumados pétalos.

Fanny Jem Wong

Viejas Murallas Por Fanny Jem Wong

VIEJAS MURALLAS

Extensa será la vida que le otorgue a estos cantos

En las memorias de los siglos, eterno para ti mi abrazo

No existirán lamentaciones ante los tiempos perdidos

Ni bordados en el pensamiento renacerán extraños demonios.

Es tu voz goce perturbador, afilada daga que dulce acaricia

En la embriaguez del deseo, el pensamiento tórneseme impuro

No pretendo amor fortuna, mucho menos votos insatisfechos

Ha caído demasiada roja lluvia antes de que el azul sol sonría.

Para quien se curtió en el dolor de la más cruel indiferencia

Y doblo tantas veces las rodillas, un instante de robada alegría

Estremece de palmo a palmo el núcleo de toda su existencia

Vivir de momentos fue el privilegio de amar voluntariamente elegido.

No deseo fantasías que indigesten las entrañas de monotonía

Ni sueños dorados sobre las viejas murallas tantas veces recorridas

Ni oraciones extrañas que exorcicen mi piel de naranja desnuda

Ni lúcidos y sabios pensamientos que me acerquen a la cordura.

Ni la falsa ilusión de un amor extremadamente perfecto

Ni un poema piadoso que cure viejas y purulentas heridas

Ni el reflejo en el espejo del valioso jarrón de oro y jade

Cien minutos bastan para despertar a quien entre nardos secos

Besa y muerde complacida a la muerte sobre las viejas murallas.

FANNY JEM WONG

15.03.07

 “Todo y nada está escrito”

En Los Gritos Del Placer Triunfal Por Fanny Jem Wong

EN LOS GRITOS DEL PLACER TRIUNFAL

Todavía amor puedo tocarte, amor en sueños
Tu voz es eco, es rumor de todos los océanos
Eres luz salvaje atravesada en mi estancia
Serena, hambrienta, beso tu rostro con ansía.

Te amé en libertad total, así fue el encuentro
donde te amarré, Rey para siempre en mi vida
Rabiosas fueron las noches de tu armadura
Eterna será tu musa mi dulce niño soberano.

En el espejo de la embriaguez fuiste seña.
La miel, la pócima que calentó mis latidos
Creaste un lenguaje distinto en las avenidas
hechicero que me consume en la fantasía.

Premonición, deseo de un león hambriento
Arrobador del llanto y la acaricia más intima
Savia de un bosque colosal es tu lengua.

Robusto cuerpo que asfixia mi leve pecho
con la vibración más sonora de la trompeta
Fuiste el secreto donde cobijé toda gana
gritando a la carne, incendiándose el alma.

Roble añejo soportaste miles de tempestades
aprisionando mis ramas a puertas del silencio
Mis contracciones las danzaste en el tálamo
con la lengua sincera enmudecida en el musgo.

Cuéntame de tus cantares, de tus humedades
de tus sombras copulando en locas carreras
de tu trompeta cuando desfallece vibrante
que mi placer delira al sonido de la flauta dulce.

Descifra los enigmas de mi espalda, semental
fogoso húndete en los gritos del placer triunfal
Sopla el viento en mis raíces, en mi centro
Incrústate, renace, en esta tierra sin aliento.

Vibra tus dedos hábiles artista del instrumento
Comete las manzanas de esta fiesta pagana
Que la única virtud sea las de tu boca mi amor
y en cada movimiento goce yo de tu sabrosa lanza.

Jem Wong
13-06-05

“Amarte más no era posible.”

Angustiosa Expectación Por Fanny Jem Wong

ANGUSTIOSA EXPECTACIÓN
I
UN MINUTO DE SU VIDA

Fragmentada en millones de trozos
entre amorfos rostros que se desvanecen
en búsqueda de la emoción más perfecta
al borde eternamente del suicidio .
Entre intangibles abismos, retorciéndome
mojándome bajo la lluvia de sus ausencias
Encorvada como gusano de seda,
en el silencio más absoluto…
Mordiéndome los labios hasta desangrarlos.
Sumergida en desesperados gritos sin eco…
Un instante de debilidad…un llamado de auxilio…
Una súplica…angustiosa expectación…
Mendigando un minuto de su vida.
Poderosa luz alumbra la mía un instante
Vigorosa ráfaga azul, fuego intenso en el alma
Amarga y agria verdad, la que estremece los huesos
Mágico antídoto… Llegas a mí
rescatando y anestesiando el dolor.
II
MISTERIO ATROZ Y FASCINANTE
A los dioses el hombre podrá ocultar sus verdades
No revelar cómo el gorrión se retorcía moribundo en el nido
Podrá ser ciego a sus oscilaciones constantes,
a los desvaríos que en cruel sensación de placer y de extravió….
le conducían más allá del bien y del mal a entregarse.
Con la piel desgarrada en pedazos y la puerta del corazón abierta
Como víctima ejemplar entregada a su cuerpo,
abandonada gozosa a la perdición de sus besos
renacer el horror de antiguos mitos perdidos
conducida voluntariamente a la muerte.
Embriagada, destruyéndose de a pocos en cada espera
Anclada profusamente a su pecho, aferrándose a la vida
Crucificada entre olvidos, pintando de grises los días
Su voz la gema que aleja la negra vestidura de la tristeza.
Ayúdame esta noche a quedarme de pie en esta tierra.
Lo que se oculta amor no queda del todo oculto, eso lo sabes.
La locura de los sentidos ha señalado el camino
Nunca rechacé la idea de la muerte pero sin ti no deseo la vida.
El amor es extraño a veces acepta, otras reclama.
El mío no es tan simple, es misterio atroz y fascinante
que no espera nada porque en si mismo lo tiene todo
Es hoja cadmia que retorna caprichosa y sedienta.
Es milenario ritual por el cual los cuerpos someten al ser
Es licor que embriaga y destruye voluntades
Tal vez nada pueda halagar más sus deseos
que esta forma tan extraña de amarle.
Muerte y amor eternamente abrazados a su talle
Condenada a una vida que se convierte en instante fugaz
Condenada al supremo dolor de perderle
cuando por fin sus aguas inundan las mías
anticipando el inicio del fin.
Consumación del amor a plenitud en el abrazo frío de mis muertes
Sacando la fuerza ciega para iluminar una vida que se agota
no dejes que deambule y que me pierda celeste fuego
Solo tu amor es el remedio y la condena sangrienta.
FANNY JEM WONG
03.03.2007
“Si tan solo comprendieras que deseo florecer
amándote sin pedir nada bajo tu sombra…”
(Jemwong)

Qué hay detrás del Silencio Por Fanny Jem Wong

QUÉ HAY DETRÁS DEL SILENCIO

Silencio…
Inconmensurable nebulosa oscura
Escondes bajo tu negro manto
el ardor de millones de penas.
Vibraciones de lamentos,
de quejidos,
de gritos que se ahogan
cuando se detiene el tiempo.

Silencio…
Tan esperado por algunos
Desconocido por mí…
Vibraciones de una marcha de delfines
en peregrinaje transoceánico.
Bellos saltos acrobáticos azules
Mientras van y vienen sin cesar las olas.

Silencio…
¿Cómo adivinar qué se esconde tras de ti?
Si cada negra noche,
escucho el canto de un cisne
anunciando la llegada de la muerte.
Mientras vibran las pisadas de una bestia
cuya cena onírica será
devorarse mis sueños.

Silencio…
¿Por qué te escondes de mí?
Sueños, ensueños, figuras geométricas,
diluidas en silencio de una inmensa noche,
plagada de sonidos.
En vano intento acercarme a ti,
si nunca te he escuchado.
Si nunca te he sentido.
Si te he implorado y no has llegado.

Silencio…
En el vibrar de dos esferas de cristal
que en resignado y humilde acorde caen
retumbando con sus ecos
una y otra vez en mi cerebro
llenándome de dolor
¿Dónde te escondes?
Que te busco y no te encuentro.

Silencio…
Tu escondes tras de ti,
el rechinar de mis dientes
cuando muerdo mi almohada
en un grito que te invoca
¿Dónde te escondes?
Que te busco y no te encuentro.

Silencio…
de un concierto interminable de sucesión de puntos,
que hacen vibrar el universo entero…
¿Qué puedes esconder tras de ti?
Si hasta el no nacido
grito de dolor…
Sin que nadie lo escuchara
cuando fue arrancado de las entrañas
Su grito escondido tras de ti
hizo llorar a su madre
y a todos los Ángeles.

Silencio…
De palabras de amor
que no se llegan a articular
pero que sin embargo resuenan
una y mil veces en la mente
sin poderlas jamás callar…

Silencio…
Que tras de ti escondes
los latidos y las contracciones de los sentidos…
Cuando el amor navega entre los ríos
mientras enmudecen los quejidos
y despiertan todos los sentidos.

Silencio…
sin ti los ácidos corroen
la mente, el corazón, el cuerpo.
Soy prisionera y amante de las sombras
de puntos interminables que dibujan círculos
en estampida de ausencias
que me envuelven.

Silencio…
tu llega hoy a escondido
entre ríos negros de tinta
Silencio ya no te escondes…
¡Estás aquí!
En la canción de los ausentes
En el respirar de un universo
en donde todo es vibración.

JEM WONG
05.12.2004