De noche, sentado en el pabellón que flota sobre la nieve.

Un poema de Zhang Kejiu poeta chino 1270-1348

Un poema de Zhang Kejiu, poeta chino (1270-1348).

De noche, sentado en el pabellón que flota sobre la nieve.

Esta noche, en el balcón, una luna brillante.
Entre las nubes espesas ¿cómo distinguir los senderos de la montaña?
Para mis ojos ebrios, el azul no tiene límites.
Apoyado sobre el vacío lanzo un largo suspiro,
soñando en la serenidad del pescador bajo la sombra de los sauces.
Traducción de Guillermo Dagnino.

“INTIMORES” Y OTROS POEMAS PARA MI MARAVILLOSA FANNY… POESÍA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA

José Beltrán Peña dirige la revista de poesía peruana Estación Com-Partida y la Revista Peruana de Literatura, Palabra en Libertad, así como Ediciones Amantes del País, entre otras actividades, como las Noches culturales-literarias, en el prestigiosa Club Social Miraflores.

FANNY JEM WONG 2017 DICIEMBRE 12 EN LA CASA MUSEO RICARDO PALMA CEREMONIA DE PREMIACIÓN A PEPE BELTRAN Y OTROS (177)
José Beltrán Peña y Fanny Jem Wong

“INTIMORES” PARA MI MARAVILLOSA FANNY…

 Sobre Beltrán Winston Orrillo escribe:

José Beltrán Peña pertenece a ese grupo de poetas que, amén del mero ejercicio del arte, son, ellos mismos, editores, difusores del arte de la palabra, en revistas, certámenes y demás eventos en los que, la poesía y sus alrededores, pueda tener –y de hecho tiene- una mayor proyección que aquella que le damos los meros ejercitantes de la soledosa construcción lírico-épica.

 Así, Beltrán, como Rosario Valdivia Paz-Soldán, Carlos Zúñiga Segura, y Gustavo Armijos, entre varios otros, son no solo cofrades de la poesía, sino sus difusores –ellos mismos- en revistas, antologías y organización de recitales, verbi gratia.

 José Beltrán Peña dirige la revista de poesía peruana Estación Com-Partida y la Revista Peruana de Literatura, Palabra en Libertad, así como Ediciones Amantes del País, entre otras actividades, como las Noches culturales-literarias, en el prestigiosa Club Social Miraflores.

 Su incesante difusión del arte y la cultura, le ha merecido medallas y condecoraciones, como la Pablo Neruda, de la Asociación Latinoamericana de Poetas de Chile, en el 2004, y en ese mismo año, la Medalla al Mérito, Washington  Delgado, de la ANEA, filial Cusco; el Chasqui de Oro, del Ministerio de Educación del Perú, 2008; la Medalla de Oro de la Sociedad Peruana de Poetas, 2012, y la Distinción Honoris Causa de la Fundación Universidad Hispana de la República Bolivariana de Venezuela, con el respaldo del Instituto de Estudios Vallejianos, la Alianza Francesa de Lima y la Asociación de Periodistas Peruanos en el Exterior.”

Fuente: https://sociedadliterariaamantesdelpais.blogspot.pe/2018/01/jose-beltran-penaoso-hormiguero-del.html

 

El poeta celebra la vida POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El poeta celebra la vida

con extraña sonrisa de pasión y amor

para revivir a la suerte.

José Beltrán Peña

 

El cero rodó sin esquina POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

El cero rodó sin esquina

rebotando en el círculo de la muerte.

El amor camina en polvos.

José Beltrán Peña

 

tu musica embriago mi corazón por josé beltrán peña
Poesía de José Beltrán Peña

Tu música embriagó mi corazón

en la absoluta frialdad diabólica del canto.

Tu voz calla en bulla.

José Beltrán Peña

 

Tu sonrisa POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Tu sonrisa de muñeca vieja

embellece mágicamente mis besos cortados en dos,

una niña eructa de alegría.

José Beltrán Peña

 

Un corazón llora en silencio POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

Un corazón llora en silencio

tartamudeando los labios del Sol sin sombra.

La palabra requinta entre tragos.

José Beltrán Peña

 

Estoy embrujado con mi conciencia por josé beltrán peña
Poesía de José Beltrán Peña

Estoy embrujado con mi conciencia

lágrimas de colores brotan recuerdos en cruz

Las palabras quiebran sus sentimientos.

José Beltrán Peña

 

La Luna lloró POEMA DE JOSÉ BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

 

La Luna lloró por el

roce de nuestros labios en el averno.

Los celos misteriosos del Universo.

José Beltrán Peña

 

bajo el farol DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El poeta se oscureció bajo

la luz romántica de un solitario farol.

Su amada espera su flor.

José Beltrán Peña

 

La Luna se puso nerviosa DE JOSÉ BELTRÁN 2
Poesía de José Beltrán Peña

La Luna se puso nerviosa

bajo el quejido melodioso de sus miedos.

El Sol alumbró la noche.

José Beltrán Peña

 

El tiempo retrocedió su rito POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

Una araña cortó el encanto

del amante incrustado en el meñique rosa.

El silencio destruyó la melodía.

José Beltrán Peña

 

En la posada del ángel POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

En la posada del ángel

dos corazones ardieron de pasión y libertad.

Sabina cabalgaba al Unicornio Azul.

José Beltrán Peña

 

el tiempo retrocedio de su rito DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El tiempo retrocedió su rito

veinte dedos encendieron la fogata del éxtasis.

La locura escribió su historia.

José Beltrán Peña

 

El poeta se quedó dormido DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña
El poeta celebra la vida POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA 2
Poesía de José Beltrán Peña

El poeta se quedó dormido

derramándose la tinta de su maravillosa inspiración.

Su musa expiró entre versos.

José Beltrán Peña

 

nací yo DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Mi padre y mi madre

unieron sus vidas y sus cuerpos incansablemente,

el demonio murió, nací yo.

José Beltrán Peña

 

El desamor tocó mi puerta POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

El desamor tocó mi puerta

mi corazón sufrido le enseñó sus heridas,

retirándose entre lágrimas dijo: Perdón.

José Beltrán Peña

 

El infierno de tu mirada POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El infierno de tu mirada

calló y se cayó por un amor,

tus labios brillaron su silencio.

José Beltrán Peña

 

El sabor de sus labios POEMA PEPE BELTRÁN 0
Poesía de José Beltrán Peña

El sabor de sus labios

enloqueció al poeta con un frenesí tripolar.

El pecado orgasmeó sin cadenas.

José Beltrán Peña

 

Te busqué encima del universo POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Te busqué encima del universo

pero tu silencio me guió al centro,

estabas revoloteando ciegamente en mí.

José Beltrán Peña

 

El sueño despertó sus ilusiones POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El sueño despertó sus ilusiones

quebrantando a la propia realidad del estar.

El revolver disparó muchas flores.

José Beltrán Peña

 

Las pecas de su pecho POEMA PEPE BELTRÁN 2
Poesía de José Beltrán Peña

 

Las pecas de su pecho

iluminan con pasión el sentimiento más profundo.

Los pezones tamborearon el encuentro.

José Beltrán Peña

 

la guitarra tocó sin pentagrama DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

La guitarra cantó sin pentagrama

su cintura quebró el reinado del orgasmo.

La vida redobló su existir.

José Beltrán Peña

 

El sabor de tu recuerdo POEMA JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El sabor de tu recuerdo

endulza el caminar de mi poética existencia.

La palabra arde con pasión.

José Beltrán Peña

 

Lágrimas amorosas convertidas en luces POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Lágrimas amorosas convertidas en luces

el tiempo volviendo se va dos veces.

Gran apuesta de los dioses.

José Beltrán Peña

 

NACER POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

No nací un día que Dios estuvo enfermo

sino cuando estaba erotizado

 y tentado por su creación.

José Beltrán Peña

 

La voz sonora POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA.
Poesía de José Beltrán Peña

La voz sonora

del puñal de la muerte

cae en mi cruz.

José Beltrán Peña

 

Madera carnal del hermoso pecado POEMA JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Madera carnal del hermoso pecado

alegre llanto, tristeza alegre, sol luna bipolar.

Tu cuerpo es lava ardiente.

José Beltrán Peña

 

Lágrimas amorosas convertidas en luces POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Lágrimas amorosas convertidas en luces

el tiempo volviendo se va dos veces.

Gran apuesta de los dioses.

José Beltrán Peña

 

El mohín de su orgasmo POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El mohín de su orgasmo

iluminó de amor a mi extasiado cuerpo

sellando el hechizo para siempre.

José Beltrán Peña

 

Una gaviota parchó mi horizonte, DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Una gaviota parchó mi horizonte,

mi desamor enmarcado con doce flores negras.

El tiempo sonrojado se suicidó.

José Beltrán Peña

 

La sombra de tu pasión 2 POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

La sombra de tu pasión

ha cambiado en un rayo de sol.

Tu universo abre su flor.

José Beltrán Peña

 

En la catedral POEMA PEPE BELTRÁN 2
Poesía de José Beltrán Peña

En la catedral

el tercer ojo lloró.

La virgen amó.

José Beltrán Peña

 

El amor es una estación josé beltrán peña
Poesía de José Beltrán Peña

El amor es una estación

de sueños sin reglas, sin sapos computarizados.

El loco sabe su mundo.

José Beltrán Peña

 

El sentimiento se puso nervioso POEMA PEPE BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El sentimiento se puso nervioso

 en la cajita musical de sus gemidos

 pura luz en las entrañas. José Beltrán Peña

EL CLAVEL Y LA ROSA POEMA DE José Beltrán Peña.
Poesía de José Beltrán Peña

 

“El clavel y la rosa

 felices se unieron y fundieron sus aromas.

Luna de miel del paraíso”

José Beltrán Peña

 

En tu corazón mi existir POEMA DE José Beltrán Peña.
Poesía de José Beltrán Peña

XX: “En tu corazón mi existir

en tus ojos el color del camino

 en tu palabra mi salvación”.

José Beltrán Peña.

Que sueñes con los angelitos POEMA DE JOSÉ BELTRAN 3
Poesía de José Beltrán Peña


XXII: “Que sueñes con los angelitos”,

 son palabras maternales de una bella geisha.

 El niño renació entre canas”.

José Beltrán Peña.

UNA HERMOSA MUESTRA DE ARTE DIGITAL (57)
Poesía de José Beltrán Peña


XXXVI: “La palabra amor resbaló en

 la punta hermosa de su gran ego.

 Mordió la lengua del diablo.”

José Beltrán Peña.

“La cama de un hotel POEMA PEPE BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña


XXXVII: “La cama de un hotel

 maldice el encanto del amor entre tres.

 Él que se enamora pierde “

José Beltrán Peña.

curva del diablo POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

¿CURVA DEL DIABLO?

 Es la de mi amada,

que me conduce al cielo cayendo al infierno…

José Beltrán Peña.

DEJAME ENTRAR EN TI POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

“Déjame entrar en ti

como el gusano

sale de la manzana”

José Beltrán Peña.

EL EMBRUJO DE SU PALABRA POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

“El embrujo de su palabra

la hizo cambiar la soledad del amor

La luna llena sin maquillaje”.

José Beltrán Peña.

 

 

IMPULSOS POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

“De impulso a impulso

No es difícil hacer el amor,

como dice un oso hormiguero”

José Beltrán Peña.

LAS ARRUGAS DESAPARECIERON POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

“Las arrugas desaparecieron sin respuestas

la magia del amor se hizo presente

las canas enamoradas brillaron jóvenes”

José Beltrán Peña.

No sé si es un milagro POEMA DE JOSÉ BELTRÁN 2

AGUA ROJA POR MARCO MARTOS

AGUA ROJA POR MARCO MARTOS.jpg
AGUA ROJA POR MARCO MARTOS

AGUA ROJA

POR MARCO MARTOS

Tomo el agua roja de electrolitos, tomo ese menjunje,

para aliviar la sequedad de mis grandes cavernas,

esa tempestad de náuseas que casi acaba con mi vida.

Mi voluntad de escribir me sostiene,

para sacar de adentro con alguna gracia,

aquello que me deja la lengua con su abrazo,

y ganar algo del afecto que me das,

sin merecerlo, cada día.

Cómo se curaba Homero, dime si lo sabes, cómo se curaba,

si era ciego, cómo llegaba con paso vacilante a la casa del médico,

y duró tanto que pudo escribir todo lo que soñaba,

cómo vivió Virgilio con sus dolores estomacales,

cómo pudo escribir en medio de tantos reiterados sufrimientos.

Y Dante, qué hizo Dante, que hierbas tomaba a salto de mata,

en medio de las batallas y el rencor y la envidia de tantos florentinos,

y Juan de la Cruz, cuando estaba recluido,

qué aguas medicinales bebía, antes de deslizarse por una pared

con una blanca sábana en la noche de luna,

y Leopardi, encerrado en su casa, mirando el mundo

a través de los ojos de la hija del cochero,

la más delicada imaginable, tanto cómo el lucero de la mañana,

qué esperanza de curación tuvo, mientras tristísimo escribía,

y César Vallejo qué sintió cuando salió del hospital,

hecho un guiñapo, un malestar permanente,       

desconocido, que luego acabaría con su vida.

Tuvieron siempre una pluma en su corazón y en su mano,

un ramo de olivo y una sonrisa para toda la gente

y sus nombres se mezclan con la hermosura del día.

HABLAR, ESCUCHAR, ESCRIBIR, LEER. POR MARCO MARTOS

TELÉSFORO LEÓN BAJO LA LUZ DE UNA VELA POR MARCO MARTOS

Todavía estoy yendo a buscarlo, todavía partimos para Yacila en una noche encantada, encendemos las lámparas, todavía acomodamos las fichas y todavía siento, en la habitación de al lado, el respirar del mar como un murmullo que me ilumina toda la vida.

TELÉSFORO LEÓN BAJO LA LUZ DE UNA VELA  POR MARCO MARTOS
TELÉSFORO LEÓN BAJO LA LUZ DE UNA VELA POR MARCO MARTOS
TELÉSFORO LEÓN BAJO LA LUZ DE UNA VELA
POR MARCO MARTOS
En lo más alto del acantilado,
en medio de la noche tan serena,
bajo la luz de una vela jugué
ajedrez con Telésforo León,
en Yacila. Hasta el tablero llegaban
rumorosos mensajes del mar con su garra.
A veces era una lámpara
como una estrella marina
la que ardía sobre nuestras cabezas
y el zumbido del moscardón que apenas
escuchábamos y el acompasado respirar
del mar lamiendo las rocas, abajo.
Pero este era el mundo de afuera,
adentro las fichas cobraban vida propia
y libraban ancestrales batallas,
indiferentes a la luz de la luna,
a la suave quietud del aire marino,
al propio corazón con sus reclamos.
Ese combate no termina, ni acabará
nunca, cristalizado como está
en la memoria. Lo que ha crecido
con el paso del tiempo es mi afecto
por Telésforo León Vilela,
el notario de Piura, con su estudio
repleto de trofeos, de tableros de madera
y de fichas de toda laya.
Todavía estoy yendo a buscarlo,
todavía partimos para Yacila
en una noche encantada,
encendemos las lámparas, todavía
acomodamos las fichas
y todavía siento, en la habitación de al lado,
el respirar del mar como un murmullo
que me ilumina
toda la vida.

FLORES PARA LOU ANDREAS SALOMÉ POR MARCO MARTOS

El día jueves el doctor Sigmund Freud
le envía flores rojas
a Lou Andreas Salomé
y un claro mensaje de amor.
(De deseo sexual según sus teorías).
Está desesperado.
Y lo advierte mientras se acicala la barba.

POEMAS  DE MARCO MARTOS UNMSM  (3)LOU ANDREAS-SALOMÉ

FLORES PARA LOU ANDREAS SALOMÉ POR MARCO MARTOS

Es miércoles en Viena.
Dos sillas vacías
atormentan al conferencista,
quien advierte las ausencias
de Lou Andreas Salomé,
bienamada contertulia,
y de Víctor Tausk, enfurruñado discípulo.
El disertante conoce
los meandros de la vida,
se ha visto a sí mismo
mejor que en un espejo
a través de un severo autoanálisis,
sabe que los sentimientos
son oscuros y complejos
y que ningún tiempo es suficiente
para conocerlos y estudiarlos.
Y aunque la ciencia que practica
le ha permitido colocarse
por encima de los pequeños asuntos,
queda confundido
con los celos que lo invaden,
los más espantosos
que puedan imaginarse.
Odia al impostor
y a Lou Andreas Salomé,
cuyas historias de amor
bien conoce, la quiere
borrar de la memoria.
Otra es su secreta voluntad.
El día jueves el doctor Sigmund Freud
le envía flores rojas
a Lou Andreas Salomé
y un claro mensaje de amor.
(De deseo sexual según sus teorías).
Está desesperado.
Y lo advierte mientras se acicala la barba.

PRÍNCIPE ZARRAPASTROSO POR MARCO MARTOS

PRÍNCIPE ZARRAPASTROSO POR MARCO MARTOS

PRÍNCIPE ZARRAPASTROSO
POR MARCO MARTOS

Salgo zarrapastroso de mi madriguera
y me visto de príncipe antes de subir a los aviones.
Llego a las ciudades más distantes de nombres curiosos
y me alojo en los hoteles de lujo frente a las playas.
Inspecciono minibares y baños como un notario
y llego a conclusiones asombrosas:
los albergues luminosos de los países ricos
por las minucias cobran menos
que los hospedajes importantes
de las naciones en desarrollo:
copas de vodka en las neveras,
llamadas de teléfono internacionales.
De todos modos, en uno o en otro caso,
pago sin chistar mis consumos.
La habitación con sala de recibo,
hermosas cortinas y aire temperado,
me la paga la Poesía que ha firmado convenios
con diferentes ministerios de numerosas naciones
para que me traten como un príncipe
siendo un zarrapastroso,
un poeta inteligente de escasas ambiciones.
Voy a los teatros y leo mis textos ante ministros
y funcionarios entendidos y pobladores humildes
convocados por la televisión y los diarios,
que me regalan rosas perfumadas
y libros de papeles de colores.
Regreso a mi barrio con dos mariposas de madera,
fragancias y perfumes exóticos
y baúles diminutos repletos de poemas de aire y de agua,
con mi traje de príncipe arrugado, con manchas,
pero contento como un zarrapastroso.
Mi vecino, que me dice príncipe por mis buenos modales,
me pregunta: —¿Dónde estuviste?
—Volando con las águilas en el techo del mundo.

TAÑIDO POR MARCO MARTOS

POEMAS DE MARCO MARTOS UNMSM   (16)
TAÑIDO POR Marco Martos
Ahí está el tañido de la campana,
el gallo de bronce que anuncia la luz
a las arenas interminables
y a las aguas sagradas del mar eterno.
Se extiende desde el fondo del tiempo,
suena y se acaba de pronto, milagro de música
que nos deja temblando y con gozo
todo el día hasta que llega la noche
y lo aguardamos en nuestro sueño.
Este poema pertenece al libro “Caligrafía china” que, editado por Peisa, se encuentra en librerías.