AGUA ROJA POR MARCO MARTOS

AGUA ROJA
POR MARCO MARTOS
Tomo el agua roja de electrolitos, tomo ese menjunje,
para aliviar la sequedad de mis grandes cavernas,
esa tempestad de náuseas que casi acaba con mi vida.
Mi voluntad de escribir me sostiene,
para sacar de adentro con alguna gracia,
aquello que me deja la lengua con su abrazo,
y ganar algo del afecto que me das,
sin merecerlo, cada día.
Cómo se curaba Homero, dime si lo sabes, cómo se curaba,
si era ciego, cómo llegaba con paso vacilante a la casa del médico,
y duró tanto que pudo escribir todo lo que soñaba,
cómo vivió Virgilio con sus dolores estomacales,
cómo pudo escribir en medio de tantos reiterados sufrimientos.
Y Dante, qué hizo Dante, que hierbas tomaba a salto de mata,
en medio de las batallas y el rencor y la envidia de tantos florentinos,
y Juan de la Cruz, cuando estaba recluido,
qué aguas medicinales bebía, antes de deslizarse por una pared
con una blanca sábana en la noche de luna,
y Leopardi, encerrado en su casa, mirando el mundo
a través de los ojos de la hija del cochero,
la más delicada imaginable, tanto cómo el lucero de la mañana,
qué esperanza de curación tuvo, mientras tristísimo escribía,
y César Vallejo qué sintió cuando salió del hospital,
hecho un guiñapo, un malestar permanente,
desconocido, que luego acabaría con su vida.
Tuvieron siempre una pluma en su corazón y en su mano,
un ramo de olivo y una sonrisa para toda la gente
y sus nombres se mezclan con la hermosura del día.

AGUA ROJA POR MARCO MARTOS.jpg
AGUA ROJA POR MARCO MARTOS

AGUA ROJA

POR MARCO MARTOS

Tomo el agua roja de electrolitos, tomo ese menjunje,

para aliviar la sequedad de mis grandes cavernas,

esa tempestad de náuseas que casi acaba con mi vida.

Mi voluntad de escribir me sostiene,

para sacar de adentro con alguna gracia,

aquello que me deja la lengua con su abrazo,

y ganar algo del afecto que me das,

sin merecerlo, cada día.

Cómo se curaba Homero, dime si lo sabes, cómo se curaba,

si era ciego, cómo llegaba con paso vacilante a la casa del médico,

y duró tanto que pudo escribir todo lo que soñaba,

cómo vivió Virgilio con sus dolores estomacales,

cómo pudo escribir en medio de tantos reiterados sufrimientos.

Y Dante, qué hizo Dante, que hierbas tomaba a salto de mata,

en medio de las batallas y el rencor y la envidia de tantos florentinos,

y Juan de la Cruz, cuando estaba recluido,

qué aguas medicinales bebía, antes de deslizarse por una pared

con una blanca sábana en la noche de luna,

y Leopardi, encerrado en su casa, mirando el mundo

a través de los ojos de la hija del cochero,

la más delicada imaginable, tanto cómo el lucero de la mañana,

qué esperanza de curación tuvo, mientras tristísimo escribía,

y César Vallejo qué sintió cuando salió del hospital,

hecho un guiñapo, un malestar permanente,       

desconocido, que luego acabaría con su vida.

Tuvieron siempre una pluma en su corazón y en su mano,

un ramo de olivo y una sonrisa para toda la gente

y sus nombres se mezclan con la hermosura del día.

HABLAR, ESCUCHAR, ESCRIBIR, LEER. POR MARCO MARTOS

Al Filo De La Hoja Tu Voz Elegante Jilguero Negro POR FANNY JEM WONG

Martillan los fonemas sobre todos los recuerdos
Golpe a golpe curvo filo cortante en celo
– ¡Saca! -¡Mete! – Abriéndome de un solo tajo el pecho
Altera las estructuras de este corazón fiero

001A051FHFE

Al Filo De La Hoja Tu Voz Elegante Jilguero Negro

Monótona las horas transcurren lentas
Envejecen pesadamente los relojes
La habitación se tiñe de crudos humos
Dispersos los pensamientos vagan en la mente

Incorpóreos los sueños tímidos duermen
Un sonido rompe la quietud de la noche
Más solo silencios retuercen los oídos
Una extraña calma anuncia noche de tormenta

Nuevamente un sonido irrumpe, quiebra los sentidos
¡Silencio…silencio! Trotan los cascos de fuego
Mantengo los oídos atentos, pegados al suelo
Majestuosos los corceles corren enfebrecidos

El alma pende de un hilo, al filo de la hoja
Cientos de años de esperas son solo un instante
Sentado en el pescante del carruaje, va el cochero
Silenciosilencio, repentinamente su voz

Todas las fibras de la piel se inflaman
Un músculo absorbe los impactos, late de prisa
El pecho se oprime desesperado, desfallece
Estallido de emociones que ahogan, que duelen

El cuerpo tirita, las palabras se quiebran
Huracán de sensaciones de extremada violencia
Su voz es arcilla líquida quemándome entera
Muero de sed en desvaríos locos sin licencia

Presuroso emisario de ardientes deseos
Revela de una buena vez, todos tus anhelos
No los frenes restallando el duro látigo
Sacúdelo, exorcízalo sobre el cuerpo que te ansía

Martillan los fonemas sobre todos los recuerdos
Golpe a golpe curvo filo cortante en celo
– ¡Saca! -¡Mete! – Abriéndome de un solo tajo el pecho
Altera las estructuras de este corazón fiero

Desde el pescante tienes tu propia visión del mundo
Las riendas de nuestros destinos están fuertemente atadas
No podrás en trote vagabundo condenarme al olvido
Alejarte de mis sendas en actitud indiferente, amado señor

Conozco la pasión dantesca de tus noches de ensueño
No condenes entre dos correas de cuero nuestros encuentros
No te alejes abandonando este amor en el destierro
No tapies en tu boca el fragor de los besos
Ni amortajes la garganta elegante jilguero negro

¡Hoy soy feliz, inmensamente feliz!
Espantando las penas, espantando los llantos
Soy la dueña del carruaje, de las bestias, del cochero
Cabalgando va la reina sobre el látigo de fuego

FANNY JEM WONG
02.05.2006

“Mágicas manos las que dirigen las riendas
de pasiones coloradas
Cabalga cochero sobre la pálida luna”
JEM WONG

(Jemwong)


EL PUNTO EN QUE EL ALMA Y LA MENTE MUEREN POR FANNY JEM WONG

La pata de la bestia perforó salvaje el pecho
Las ruedas del coche parten endemoniadas
No miras atrás y a pesar de todo te sigo amando

15-07-09_1145(2)

En El Punto En Que El Alma Y La Mente Mueren

Tormentas de fuego trituran, destrozan, agobian
Relámpagos de azufre golpean el cráneo
Al borde del sepulcro la defectuosa cabeza
se desmiembra , abortando así todos los sueños

La atraviesan espinas enormes,
estacas de piedras entre aplausos y gritos
La cruzan, la quiebran
Revientan las emociones conciertos pletóricos,
cubiertos hasta el cogote de miserable aflicción

Un negro y raído telón repentinamente se levanta
Luzbel danza feliz , convulsionado, frenético
Cubriéndose el rostro, escondiendo los ojos de fuego
Arrojando por doquier negras cenizas de inmensas tristezas

Cal y hiel visten mis dedos
y el llanto es espejo quebrado,
Sangriento reflejo de miserables silencios
con los que pretende salvar el cuerpo
condenando el alma y el pensamiento

Garganta ulcerada
Congelante indiferencia
Carcajadas de inflamadas penas
Tétricas hebras de su falso oro
Añicos de porcelana antigua
Nunca hizo de ellos la joya perfecta

Condena atroz, hojas desgastando el tiempo
Giran endemoniadas las esferas
Los sueños son solo paja se incendian
Auto preguntas, horrendas arpías
no permiten ver los sobrios azules
ni la blanca sonrisa

Colisionan los círculos furiosos
Son Remolinos, sueños afligidos
muriéndose de infarto
Haciendo de estas entrañas,
diluvio de rojas viseras

Entre besos, rezos y fantasmas
Vaciándote de todo afecto
Cubriérale de olvidos
convirtiendo a quien le amo en cisne empalado
Canto agónico de eterno sacrificio

Los pensamientos son transgresores
No comprenden de respetar espacios
Como crines de potros desbocados
se alojan y huyen al viento
Y un grito agudo se quiebra a cada instante
Estrellándose una y otra vez contra su pecho acorazado
Triturando los huesos, incendiando las memorias
Maldiciendo la existencia de la hija de la bilis negra

Hoy camina un espectro entre cornisas cimentadas en recuerdos
Es polvo
Es todo
Es nada
Es oración
Es confesión
Es solo el escupitajo de Dios
En el punto en que el alma y la mente mueren.

Jem Wong
15.08.06

La pata de la bestia perforó salvaje el pecho
Las ruedas del coche parten endemoniadas
No miras atrás y a pesar de todo te sigo amando

JEM WONG


De Fría Porcelana POR FANNY JEM WONG

Y me pinte el rostro de blanco, cerré ventanas, puertas, corrí cerrojos
Condené las carnes al fuego del infierno, latigue mis voces internas
Colgué los vestidos tejidos por tus caricias en un alambre ruinoso
Estoy aquí, tras las heladas cortinas de los silencios de una catástrofe celeste
¡Malditas bestias! Que alejaron el portentoso carruaje de fuego
Aún…. Aún…. ¡Te amo!

02_bunraku_tragedy

De Fría Porcelana

Estoy aquí, buscándote en el centro mismo de la noche
Noche funesta que tanto supo de ansiedades y de esperas
Conciencia iluminada por estrellas que dentro de un gran tazón agonizan
Y el rostro pintado cal y cenizas, oblicuas penas desgarrando la sonrisa

El corazón desnudo, infinito universo, océanos eternos sus espejos
Asfixiantes y neurálgicas noches en las que no sonaron los cascos
¡Malditas bestias! Que alejaron el portentoso carruaje de fuego
Tres estaciones completas, miles de cantos estrellándose sobre la acera

Intermitentes esperas, laberintos de palabras jamás articuladas
Y pinte el rostro de blanco, llanto revestido de fría porcelana
Y dibuje una sonrisa sobre la horrible mueca de una circunferencia de angustia
Y desnude el alma por inquietud, por insania ¿Quién sabe?
Que lo juzguen los puritanos que a escondidas se desnudan y alistan las piedras

Y la música que me vistió con sus besos convirtiérase en espeso humo
Comparsa conocida de pánicos, de esperas en las que faltaron las fuerzas
Revolcándose la mente entre sombras, entre brujas y demonios
Tratando de armar cada pedazo de un jarrón inexistente,
De un océano de sueños mutilados.

Torrentes de linfa salada y ácidos coágulos atracando la garganta
Noches de inquietantes pensamientos en que las manos gritaban
Recuerda ¡Te conozco! Sé de tu sed desesperada, de tus embestidas
De la enfermedad que corre por tu sangre, del confesionario
De tus falsas eucaristías, de tus hazañas, de tus magnificas batallas
Y por sobre todo de tu extraña filosofía

Sé del ave herida que guardas entre tus secretas pertenencias
Mole gloriosa, vas sediento, majestuoso fantasma entre tormentas
Cultivas la virtud en los otros mientras, tu egoísmo es eterna condena
Ráfaga azul de parpados dormidos, te tragaste la miel y hasta la colmena

Y me pinte el rostro de blanco, cerré ventanas, puertas, corrí cerrojos
Condené las carnes al fuego del infierno, latigue mis voces internas
Colgué los vestidos tejidos por tus caricias en un alambre ruinoso
Estoy aquí, tras las heladas cortinas de los silencios de una catástrofe celeste
¡Malditas bestias! Que alejaron el portentoso carruaje de fuego
Aún…. Aún…. ¡Te amo!

FANNY JEM WONG
17.09.06

(Jemwong)


Acorralada Entre Laberintos POR FANNY JEM WONG

Coches de fuego huyendo, laberintos sin tiempo

Crines destrozando cristales a su paso

Trote enloquecedor que ensordece el alma

Dios desconocido de una historia jamás contada

Dios perverso, amo del silencio y la condena

Espectral jinete que me cubrió de lirios secos

563109

Acorralada Entre Laberintos

I

En Silencio

¡Cuánto tiempo quemando los pulmones!

Tragando punzantes metales hirviendo,

Muriendo en cada canto pronunciado

En cada verso que iba pariendo

Encerrando en valijas desgastadas

Océanos de sueños horrendos

Triunfantes fueron las envenenadas dagas

Desgarrando en tirones por completo el pecho

¡Cuanto tiempo única Diosa Blanca en el lecho!

La que se escondía tras los bosques perales

La Emperatriz de la que osó mil veces alimentarse

¡Cuanto tiempo escucho lamentos, sostuvo sus dolores!

Nunca llamo, solo llego hambriento de versos

¡Cuánto tiempo la altiva Duquesa le regalo sus flores!

¡Cuánto tiempo amiga, amante y hasta confesor!

Hoy se agiganta a pesar de estar herida

No siempre el bien con bien se paga

Huye de los agudos fuegos de su infierno

De las huellas, de las sombras de las bestias

Cierra los pórticos, tapia las ventanas, corre cortinas

Los extremos no justificaran la maldad y la insania

La bóveda celeste nunca más será profanada

Que tenga suerte, nada malo le desea

Amor, amistad y lealtad son guardados intactos

Los tesoros serán custodiados por el eterno

No serán ensuciados por los besos de Judas

Ni negados miles de veces más por Pedro

Ni serán más sacrificados en ritos falsos de eucaristía

Adiós Amigo…Nunca robe nada de tu casa

FANNY JEM WONG

20.08.06

 


II

El Jardín

Aliento

¡Cuánto tiempo alentaste mi canto!

¡Cuánto tiempo sujetaste mi pluma!

¡Cuánto tiempo bordaste caricias sinceras!

Encendiendo faros de amistad eterna

Vistiendo a la luna y al sol de esmeraldas

Haciéndome sentir que valió la pena

Parir mil cantos y millones de rezos

¡Cuanto tiempo antorchas de dulce aliento!

Cuando todo parecería ser solo oscuridad

Adornando los jardines de la inspiración

Regalando el motivo que revivía a la artista

¡Cuanto tiempo el fresco y puro aliento desinteresado!

Del compañero que leía versos con ojos de pureza

Gracias amigo

FANNY JEM WONG

20.08.06


III

Abriendo La Ventana

Aunque A Veces No Me Veas

Corrientes heladas congelan el alma

Los dedos se crispan, se entumecen

Quizás a veces esperabas más de lo que te daba

En versos extraños hoy sabrás lo que siento

Te tengo tan cerca y tan lejos

He enjugado repetidas veces tus lágrimas rojas

He bebido sangre espesa, he tragado sal y hiel

Me he desgañitado expresando afecto y verdades

En ecos sordos te he dedicado ¡Te amos!

Y en mis pensamientos te he dejado dormir

¡No puedo quitarte hoy los dolores!

¡No puedo limpiar tu cielo oscuro!

¡No puedo alejar de tu mente las dudas!

¡No puedo demostrarte cuan leal te he sido!

¡No puedo anular tus noches insomnes!

¡No puedo sostener el techo de tu casa!

¡No puedo darte más sangre para alimentarte!

Pero algo si puedo decirte

¡Te amo amiga!

Nunca toque ni con el pensamiento nada tuyo

Todo lo que tengo es mi corazón y te lo he dado

Estoy aquí abriendo las ventanas del alma

Aunque a veces…A veces no me veas

20.08.06

Lima Perú


III

ESCALERAS DEL AVERNO

Nada Personal

Tocó la puerta sin necesidad de hacerlo

Siempre estuvieron abiertas…siempre

El viento impávido entro con él

Ciega a tristes recuerdos borró lo oscuro

Y la luz de la esperanza latió en el pecho

Reencuentro del blanco y del negro

Ardieron los faros encendidos para el viejo amigo

Porque por fin los hijos del fuego afirmaban votos

De lealtad, amor, amistad sincera y sabía

La invitación a la fiesta fue aceptada

Más el anfitrión no estaba presente

Obsequios de añil vistieron los salones

Cortinaje de oro y plata, candelabros de inmortales auroras

Relucientes como diamantes la inspiración en su cielo raso

Sorprendido el artista quiso compartir este universo

Lleno el tazón de flores, de versos

Más su intención fue distorsionada

Y el hombre convirtierase en bestia endemoniada

Ultrajando lo que encontró a su paso

Agitando el puño, desclavando con su lengua los techos

Acorralado huye de un lado a otro un venado

Herido por imprudente, curioso e impulsivo

No encuentra salida posible le amarraron la cola

Girando entre sombras desgarraba sus carnes

Tras las cortinas solo horrendas gradas de piedras rojas

Difusas escaleras del averno…por fin escapa

FANNY JEM WONG

21.06.2006

 


IV

AL FINAL DEL CORREDOR

Los Carruajes Se Marchan

Pinto su imagen en millones de cadmias fojas

Delineó carreteras de sangre, sin punto de llegada

Corrió tras un sueño sagrado entre cantos extraviados

Y el monarca no miro hacia atrás ni por un instante

Coches de fuego dejando rastros de suspiros

Marchando entre sombras, sembrando olvidos

Blanqueando sonidos, cortando recuerdos

Precipitando el vértigo de abrupto silencio

Acorralando la garganta hacia oscuro abismo

Coches de fuego arrastrando un cuerpo…mi cuerpo

En un tiempo estacionado en ninguna parte

Un cochero azul considerando a todos insignificantes

Latigando con indiferencia a su extraño pasajero

Coches de fuego huyendo, laberintos sin tiempo

Crines destrozando cristales a su paso

Trote enloquecedor que ensordece el alma

Dios desconocido de una historia jamás contada

Dios perverso, amo del silencio y la condena

Espectral jinete que me cubrió de lirios secos

FANNY JEM WONG

21.08.2006

MI POESÍA SOY YO

(Jemwong)


FIESTA LUJURIOSA POR FANNY JEM WONG

Es tiempo sagrado, fiesta lujuriosa sobre el manto del poema
Fuerza y erotismo, principio de todo placer bajo tu peso
Rito amatorio, energía ilimitada desgarrándome la piel
Entre pétalos de lotos, sé amor, caudal permanente e inacabable.
Semilla y flor enlazadas, ciclo eterno de horas rotas que se alejan.

2dugor6

FIESTA LUJURIOSA

Madrugada silenciosa, de recuerdos y ardientes velas
El aliento despide uno a uno, los años viejos
No lo olvide, joya mía, desplegándose están los humos
Dibujando sobre sabanas dormidas, tu dulce sonrisa
azules puntos de fructíferas e intensas fantasías

Jugueteando cabeza abajo ¡Ven, róbame los sueños!
Resbalándose como pétalos líquidos, sobre los bordes
Hazme vibrar el cráneo, ¡Gózame!
Geometriza el ardoroso punto
El punto final que todo lo absorbe, marcándome el compás
Hazte presente, sobre el expectante lecho vestido de sedas rojas.

Es tiempo sagrado, fiesta lujuriosa sobre el manto del poema
Fuerza y erotismo, principio de todo placer bajo tu peso
Rito amatorio, energía ilimitada desgarrándome la piel
Entre pétalos de lotos, sé amor, caudal permanente e inacabable.
Semilla y flor enlazadas, ciclo eterno de horas rotas que se alejan.

No lo olvide, amor. No lo olvideAmado ruiseñor de cristal
Dueño de todas las ansias, manantial de miles de versos
Infatigable tallo perfecto, portentoso jade de todos mis espejos
Loca danza cósmica de cada partícula del húmedo portal
Fascinación constante que impulsa el lujurioso ritual del deseo

No existirá jamás, otro lugar de peregrinaje, otra morada,
frente a la cual te postres de rodillas para beber mieles y embrujos.
En progresivo aumento ¡Gózame! desesperado amor
Marca el ritmo de estos cantos, profundizando a cada contacto
En cada empuje, haz del blanco loto el lago fecundo de tus locos desenfrenos

FANNY JEM WONG
18.08.2007
Publicado el 24.08.07

Noble señor, despójate del pesado traje y la corona
Olvida el vetusto reloj
Vierte calor y fuerza sobre los campos desnudos de tu reino
JEM WONG


Tinta Fresca POR FANNY JEM WONG

Golpe a golpe, enciende la noche, monarca atrevido
Desgarra las carnes de los cerezos.
Entra en mi cerebro y en caída libre
¡Suicídate!
Bésame hasta la sombra.

Tinta Fresca

Con el cráneo excitado y la tinta fresca,
en hebras confusas, evocaré las memorias,
hasta alcanzar romper el aire, furiosa
Luminiscente serán entonces las esferas rojas
transformándose en desenfadadas palabras.

Violenta, salvaje, atada a su lengua.
Recorriendo alternadamente
las vastas regiones de su reino.
Ascendiendo y descendiendo
el lujurioso musgo que cobija sus secretos.

Las imágenes no alcanzan, Jade Imperial,
para tatuar sobre la superficie de la médula
el profundo surco que libere
el veneno sagrado de milenarias batallas.

¡Piérdete!
En el infinito azul de estos cantos,
sumergido en el oleaje tempestuoso,
del rítmico ritual de las joyas de fuego.

Entre fuertes lluvias de mieles espesas
¡Languidece!
¡Suplica!
¡Muere!
¡Revive!

Consumido por la fiebre de la entraña,
alcanza la tensión, hasta que se haga ruptura.
Y en unión perfecta de macho y de hembra
¡Traga!
¡Destroza!
¡Libera!

En el calor latente que asedia
Entre torrentes de perfumados ciruelos
condúzcanlo a la cadenciosa muerte,
rendido, postrado ante la puerta del vientre.

Desencadénense las fuertes precipitaciones
de todas sus ansiedades,
derramando la esencia de su ser.
Inúndense entonces y solo entonces
el estanque de lotos con su sangre.

Golpe a golpe, enciende la noche, monarca atrevido
Desgarra las carnes de los cerezos.
Entra en mi cerebro y en caída libre
¡Suicídate!
Bésame hasta la sombra.

Que crujan las articulaciones en chispas,
rindiendo culto a la lujuria,
empujando de prisa los sueños
en el instante mismo de la muerte,
en el instante mismo de la no conciencia

¡Ámame!
Hasta emitir el último suspiro

FANNY JEM WONG
20.10.2007

Yo te conozcoeres fuego, rojo rubí bañado en espuma
JEM

(Jemwong)

QUEMANDOME DE A POCOS POR FANNY JEM WONG

Quemándome de frío
entre campanarios muertos,
con las verdades pintadas
sobre sábanas desvanecidas.

FANNY JEM WONG 2256-55656-55463-5
QUEMÁNDOME DE A POCOS

Hoy escribo quemándome de a pocos,
mientras las cuerdas de la vieja guitarra
rompen con su llanto los silencios
Con el pecho arponeado de recuerdos,
con las manos colmadas de ocasos.

Quemándome de a pocos,
a sabiendas de que he de morir
alejada de las ausentes flores
que adornaran alguna vez la mesa.

Quemándome de a pocos,
Con los pies cansados y cubiertos
hasta la absurda cabeza,
por estériles e inútiles semillas,
convertidas tantas veces en versos.

Sofocada hasta el hartazgo,
con la derrota a cuestas,
con los sueños carbonizados,
con las heridas secas…

Quemándome de frío
entre campanarios muertos,
con las verdades pintadas
sobre sábanas desvanecidas.

Hoy le escribo, a la sabiduría
de su almidonado cuello,
al corazón de su lustroso calzado
quemándome de a pocos

Porque para morirme esta noche
al son de las embrutecidas neuronas
de su colosal y palpitante armadura
lo que me sobra,lo que me sobra es tiempo

FANNY JEM WONG
19.04.2008

Cíñete la corona y enciende de una vez por todas el pensamiento
JEM

(Jemwong)



BANQUETE DE LETRAS POR FANNY JEM WONG

Cinco estaciones completas acarreando tierra cálida, musgo fresco y buena semilla .Verso tras verso, anduve muda entre los corredores de mi jardín secreto, que tonta fui, hasta hoy me doy cuenta de que estaba vacío. Siempre seré Aliciasiempre, aunque no exista un conejo, ni un hombre de latón
JEM

000w052QSNW

BANQUETE DE LETRAS

I
Asunto De Confesionario

Escucha, los ecos de estos cantos,
atrevidos, indiscretos, dispuestos.
Atiende, el llamado rozagante del deseo,
la tentación convertida en palabras y quémate.

Disfruta lentamente de este banquete de letras,
Predicador de la falsa inapetencia.
Fuego muerto ¡Renace! ¡Avívate!
Mira, como desnudo una a una las silabas,
hasta que la mano sin poder resistirse, proteste.

Hasta que los ojos, salten asustados de sus orbitas.
Hasta que los versos, copulen enfebrecidos,
despertando la perversidad de los instintos,
entonces y solo entonces, resplandeceré en tu mente.

Desliza los dedos sobre los contornos del poema,
apriétalo fuerte entre los puños, cierra los ojos, sueña.
Sobre esta sábana de letras, no te contengas,
escribe un ¡Te amo! Sin remordimientos

Quítate la máscara, de una buena vez y para siempre
Desnúdate del falso hábito de señor intachable.
Libérame del dolor que envuelve mis cabellos.
No hagas de mí, un asunto de confesionario.

II
Fiebre De Entrañas

Eres perverso amor, fiebre en las entrañas,
rama de sándalo enterrándose en el centro.
Torrente furioso que sube y baja incesantemente,
bañando con tu predica las cálidas grietas.

Enciéndeme con rojas palabras las agonías,
muérdeme de a pocos el cerebro,
hazme dueña de tus resplandores
Quémame despacio, largo, profundo,
Márcame las flores amarillas,
cólmame la copa de esencias.

Libérame de los escombros de tus ausencias.
Embriágame gran río de tu fresco aroma
Vísteme completa de enardecida y celeste luz.
Escribe sobre mí, con la punta de la lengua,
la mejor de tus obras.
Recoge los guijarros, únelos si puedes,
devuélveme los sueños.

Provócame hasta el delirio, sé huésped y prisionero.
Muérete una y mil veces entre estas carnes,
Atraviésame de extremo a extremo azul espejo,
violéntame furioso las aguas con tus mares de espuma,
cúbreme al fin de símbolos y signos ilegibles
Sosiégame con perseverante obstinación,
la fiebre de mis entrañas y miénteme.

III
Castillos De Naipes

Derribaré de un golpe los puentes, al caer el alba,
cubriré de polvo, cal y azufre los oscuros corredores
colocaré enormes biombos tras cada puerta,
tapiaré ventanas, con enormes abanicos.

Cubriré con sedas negras, los viejos espejos,
vestiré con rojas plumas ausencias y ansiedades,
arrojaré en un pozo los candiles de esmeraldas,
ahogaré los inquietos pensamientos.,
romperé la triste pluma del faisán.

Arrancaré el corazón y las flores de durazno,
vaciaré el tintero sobre los papeles de arroz,
desterraré de mi frente los castillos de naipes,
adormeceré la mente con alfileres de perlas.

Retornaré por fin a mis mareas negras y rojas
Total ¿Qué más da? ¿A Quién le importa?
Un absurdo mundo de pesadas tortugas,
de hachas sostenidas por finos hilos sobre sus gargantas.

Total ¿Qué más da? ¿A Quién le importa?
Los pájaros azules, las blancas grullas,
las mariposas de fuego, los capullos de seda,
o si las amapolas que brotan de mis manos, van perdiendo su color
¿A Quién demonios le importa?

FANNY JEM WONG
09-04-08

Cinco estaciones completas acarreando tierra cálida, musgo fresco y buena semilla .Verso tras verso, anduve muda entre los corredores de mi jardín secreto, que tonta fui, hasta hoy me doy cuenta de que estaba vacío. Siempre seré Alicia…siempre, aunque no exista un conejo, ni un hombre de latón
JEM

Posted by FANNY JEM WONG

(Jemwong)


EL COCHERO POR FANNY JEM WONG

Reconoce que naciste acero fundido
y con corazón de piedra encendida.
Elévate hasta que no puedas olvidarme
se mío hasta marcarte en mil vidas
¡Negra, negra mía! Ebrio me decías
¡Devórame completo! ¡Negra!
Y hoy te mutilas león enfebrecido

30-09- 2008-FOTOS DE   JEM WONG 013

EL COCHERO

¡Yo te conozco! Eres mejor…que nadie
Señor imponentedominas el mundo
Llevas en las manos riendas sueltas
de las yeguas que diriges hábilmente
Y ellas trotan locas por los caminos
que hoy les transitas.
Cochero elegante…Mi desleal lucero
Sonrisa afable…Vil embustero
Manos duras ¡Corazón de Malagua!
Mármol de carrara traicionero
Voz que acaricia como la Ibis
Una mirada que desnuda como el alacrán
Sonrisa que inspira paciencia
sometida por delicias angustiosas
en tus noches de triunfos de cristal.
Alforja de piel despojada de caricia
en imagen colorada inexistente
Afanes que aliviaron soledades
De absurdas añoranzas
Interrumpiéndome el presente
Condenándome en su fuego.
Señor de la palabra, intachable de día
antorcha desnuda enjaulada de noche
Forjador de las palabras calientes
en el fuego de las entrañas
que arremete las bóvedas.
Manos que dirigen las riendas
de las pasiones coloradas insaciables
Cerebro pensante que muerde con besos
Niño dominante jugueteando con
los pliegues de mi bajo vientre
¡Palabras prohibidas del confesionario!
Hoy emblema e insignia sagrada.
¡Miente! Que los muros oscuros
no se cuecen puros en el infierno
Reconoce que naciste acero fundido
y con corazón de piedra encendida.
Elévate hasta que no puedas olvidarme
se mío hasta marcarte en mil vidas
¡Negra, negra mía! Ebrio me decías
¡Devórame completo! ¡Negra!
Y hoy te mutilas león enfebrecido
Llevas en tus manos la paz compungida
del rojo demonio lujurioso.
De viernes prohibido y domingo monaguillo
Arrastra cochero el carruaje del deseo
y no detengas a tus bestias
no las exorcices, trágate el aire inmortal
cabalgándola en la noche de luna llena
en que los espantos de lo prohibido
han ido despidiendo los demonios
Yo te conozco…cochero mutilado.

JEM WONG
18.02.2005

Las posiciones a ultranza no nos permiten ver la complejidad, ni la reflexión profunda. Vivimos surfeando para no caer en el escenario tempestuoso de un mundo cambiante y caótico.

(Autor desconocido por todos menos por mí)

(Jemwong)

FONDO MUSICAL LANG LANG