De noche, sentado en el pabellón que flota sobre la nieve.

Un poema de Zhang Kejiu, poeta chino (1270-1348).De noche, sentado en el pabellón que flota sobre la nieve.Esta noche, en el balcón, una luna brillante.
Entre las nubes espesas ¿cómo distinguir los senderos de la montaña?
Para mis ojos ebrios, el azul no tiene límites.
Apoyado sobre el vacío lanzo un largo suspiro,
soñando en la serenidad del pescador bajo la sombra de los sauces.
Traducción de Guillermo Dagnino.

Un poema de Zhang Kejiu poeta chino 1270-1348

Un poema de Zhang Kejiu, poeta chino (1270-1348).

De noche, sentado en el pabellón que flota sobre la nieve.

Esta noche, en el balcón, una luna brillante.
Entre las nubes espesas ¿cómo distinguir los senderos de la montaña?
Para mis ojos ebrios, el azul no tiene límites.
Apoyado sobre el vacío lanzo un largo suspiro,
soñando en la serenidad del pescador bajo la sombra de los sauces.
Traducción de Guillermo Dagnino.

Alejandra Pizarnik poemas ilustrados

Originalmente publicado en Hablo de mí:
Comparto la información que ha sido publicada en facebook. Se vienen las “JORNADAS ALEJANDRA PIZARNIK” en Octubre 2016. ILH- FFyL-Bellas Artes-Malba

YO SOY…

Mis alas?
dos pétalos podridos
mi razón?
copitas de vino agrio
mi vida?
vacío bien pensado
mi cuerpo?
un tajo en la silla
mi vaivén?
un gong infantil
mi rostro?
un cero disimulado
mis ojos?
ah! trozos de infinito

https://revista.poemame.com/2019/02/21/8-poemas-de-alejandra-pizarnik-un-ave-de-las-emociones/

SÓLO UN AMOR

Mi amor se amplía.
Es un paracaídas perfecto.
Es un clic que se exhala y
su pecho se hace inmenso.
Mi amor no ruge
no clama
no ruega
no ríe.
Su cuerpo es un ojo.
Su piel es un mapamundi.
Mis palabras perforan
la última señal de su nombre.
Mis besos son anguilas que él
se ufana en dejar resbalar.
Mis caricias un chorro reminiscente
de música sobre fuentes de Roma.
Nadie pudo huir aún de su territorio anímico.
No hay rutas ni pliegues ni insectos.
Todo es tan terso
que mis lágrimas se sublevan.
Mi creación es una mojigatería
junto a su rubio carromato.
En estos momentos el tintero alza vuelo
y enfila hacia linderos inacabables
de mosquitos haciendo el amor.
Suena el fatídico sonido.
Ya no vuelo.
Es mi amor que se amplía.

MÁS ALLÁ DEL OLVIDO

Alguna vez de un costado de la luna
verás caer los besos que brillan en mí
las sombras sonreirán altivas
luciendo el secreto que gime vagando
vendrán las hojas impávidas
que algún día fueron
lo que mis ojos
vendrán las mustias fragancias
que innatas descendieron del alado son
vendrán las rojas alegrías
que burbujean intensas
en el sol que redondea las armonías equidistantes
en el humo danzante
de la pipa de mi amor.

EXILIO (a Raúl Gustavo Aguirre)

Esta manía de saberme ángel,
sin edad,
sin muerte en que vivirme,
sin piedad por mi nombre
ni por mis huesos que lloran vagando.
¿Y quién no tiene un amor?
¿Y quién no goza entre amapolas?
¿Y quién no posee un fuego, una muerte,
un miedo, algo horrible,
aunque fuere con plumas,
aunque fuere con sonrisas?
Siniestro delirio amar a una sombra.
La sombra no muere.
Y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno:
una logia callada,
fantasmas en dulce erección,
sacerdotes de espuma,
y sobre todo ángeles,
ángeles bellos como cuchillos
que se elevan en la noche
y devastan la esperanza.

LA JAULA

Afuera hay sol.
No es más que un sol
Pero los hombres lo miran
y después cantan.
Yo no sé del sol.
Yo sé la melodía del ángel
y el sermón caliente
del último viento.
Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra.
Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche
y sedientos de realidad
bailan conmigo
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.
Afuera hay sol.
Yo me visto de cenizas.

CENIZAS

Hemos dicho palabras,
palabras para despertar muertos,
palabras para hacer un fuego,
palabras donde poder sentarnos
y sonreír.
Hemos creado el sermón
del pájaro y del mar,
el sermón del agua,
el sermón del amor.
Nos hemos arrodillado
y adorado frases extensas
como el suspiro de la estrella,
frases como olas,
frases con alas.
Hemos inventado nuevos nombres
para el vino y para la risa,
para las miradas y sus terribles
caminos.
Yo ahora estoy sola
-como la avara delirante
sobre su montaña de oro-
arrojando palabras hacia el cielo,
pero yo estoy sola
y no puedo decirle a mi amado
aquellas palabras por las que vivo.

LA NOCHE

Poco sé de la noche
pero la noche parece saber de mí,
y más aún, me asiste como si me quisiera,
me cubre la conciencia con sus estrellas.
Tal vez la noche sea la vida y el sol la muerte.
Tal vez la noche es nada
y las conjeturas sobre ella nada
y los seres que la viven nada.
Tal vez las palabras sean lo único que existe
en el enorme vacío de los siglos
que nos arañan el alma con sus recuerdos.
Pero la noche ha de conocer la miseria
que bebe de nuestra sangre y de nuestras ideas.
Ella ha de arrojar odio a nuestras miradas
sabiéndolas llenas de intereses, de desencuentros.
Pero sucede que oigo a la noche llorar en mis huesos.
Su lágrima inmensa delira
y grita que algo se fue para siempre.
Alguna vez volveremos a ser.

EXTRACCIÓN DE LA PIEDRA DE LOCURA (FRAGMENTO)

No me hables del sol porque me moriría. Llévame como a una princesita ciega, como cuando lenta y cuidadosamente se hace el otoño en un jardín.
Vendrás a mí con tu voz apenas coloreada por un acento que me hará evocar una puerta abierta, con la sombra de un pájaro de bello nombre, con lo que esa sombra deja en la memoria, con lo que permanece cuando avientan las cenizas de una joven muerta, con los trazos que duran en la hoja después de haber borrado un dibujo que representaba una casa, un árbol, el sol y un animal.
[…]
¿Y yo? ¿A cuántos he salvado yo?
El haberme prosternado ante el sufrimiento de los demás, el haberme acallado en honor de los demás.
Retrocedía mi roja violencia elemental. El sexo a flor de corazón, la vía del éxtasis entre las piernas. Mi violencia de vientos rojos y de vientos negros. Las verdaderas fiestas tienen lugar en el cuerpo y en los sueños.

Puertas del corazón, perro apaleado, veo un templo, tiemblo, ¿qué pasa? No pasa. Yo presentía una escritura total. El animal palpitaba en mis brazos con rumores de órganos vivos, calor, corazón, respiración, todo musical y silencioso al mismo tiempo. ¿Qué significa traducirse en palabras? Y los proyectos del perfección a largo plazo; medir cada día la probable elevación de mi espíritu, la desaparición de mis faltas gramaticales. Mi sueño es un sueño sin alternativas y quiero morir al pie de la letra del lugar común que asegura que morir es soñar. La luz, el vino prohibido, los vértigos, ¿para quién escribes? Ruinas de un templo olvidado. Si celebrar fuera posible.
[…]

https://revista.poemame.com/2019/02/21/8-poemas-de-alejandra-pizarnik-un-ave-de-las-emociones/

Hablo de mí

Comparto la información que ha sido publicada en facebook.

Se vienen las “JORNADAS ALEJANDRA PIZARNIK” en Octubre 2016. ILH- FFyL-Bellas Artes-Malba

Ver la entrada original

HOMENAJE AL PADRE "HISTORIA DE SABIOS POR FANNY JEM WONG"

“Envejecen los carros diversamente adornados de los reyes, envejece también el cuerpo del hombre; solo la virtud de los hombres justos no envejece”.

JULIO VÍCTOR WONG Y GIORGIO ROMILDO RAMOS WONG

“Envejecen los carros diversamente adornados de los reyes, envejece también el cuerpo del hombre; solo la virtud de los hombres justos no envejece”.

Dejo constancia que esta historia, está inspirada en un cuento de mitología China que mi padre alguna vez me leyó
A la memoria de mi amado abuelo Ricardo Wong León (Wong Lyón Angán) y a mí padre Julio Víctor Wong Espinoza (Wong Wu Yong)

FANNY JEM WONG
LIMA PERÜ
(Sin Fecha)

(Jemwong)

REQUIEM A MI PADRE POR FANNY JEM WONG

Al aire entre brumas, mi voz entre tumbas,
un ruiseñor canta triste muy despacio amor.
Hela su adolorido canto mis oídos,
y solo te oigo a ti señor
en las noches de penumbras,
con voz lastimera y terrible pesar.

JULIO VÍCTOR WONG Y ARTURO VÍCTOR MARCO MARIANO RAMOS WONG

REQUIEM A MI PADRE

Desearía engullirme
la luna y las estrellas,
recorrer tantos senderos
como algún día soñamos,
caminar por la alameda
entre árboles olvidados…

Hoy sin ti los veo sucios
y a mí como una rana oscura
que contiene osamenta,
carne verde, sangre seca,
células de sarnas, solitarias,
inhóspitas circunferencias.

Desearía abrirme el corazón
en la puerta de oro del cielo
o bajar al río del infierno
y quemar esta voz desesperada
presa en este frio mundo
ante esferas sin finales…

Recuerdos de amor eterno,
ardientes puñales
pulen las frescas carnes,
pero también son padre mío,
pétalos de rosas humanas
cayendo suaves con el aire.

En tus ojos hay amor una lejana mirada
en tu faz una leve y pálida sonrisa
no logro explicar tu ausencia
y en la mente retumban ríos
de preguntas embriagadas.
¿Quién se atreve a robarme el alma?
¿Por qué ruiseñor no cantas?

Desconsuelo es tu muerte,
desesperación, dolor que atraviesa,
roe, destroza, desgarra y pide sangre.
Vuelvo a caminar entre círculos inhóspitos,
entre espesas brumas, entre sombras oscuras
que son tumbas del alma helada.

Hablamos padre tantas veces de la muerte osada
¿Cómo podría no quedar petrificada?
¿Cómo podría no llorar?
Si debía limpiar tu cuerpo amado… aún tibio…
Estás muerto…. Muerto…pienso con frenesí
¿Cómo hacer para poder apartarme de ti?

Una tormenta de furia
azota mis cansinos huesos,
venzo el dolor, los miedos, voy…
te sigo en la alameda.

Avanzo sollozando ante círculos sin fin,
gotas ácidas de piedra me dicen
que las órbitas se me quiebran
yo las oigo…. yo las oigo…. yo las oigo….

Al aire entre brumas, mi voz entre tumbas,
un ruiseñor canta triste muy despacio amor.
Hela su adolorido canto mis oídos,
y solo te oigo a ti señor
en las noches de penumbras,
con voz lastimera y terrible pesar.

Una oscura y raída mano
levántese su afilada hacha
cortando las verdes hojas,
tu padre detuviste tu canto
los ruidos cesan, cerraron las puertas.

Me dirijo ciega hacia los círculos,
y las lágrimas escondo
en el rincón más lejano de mi alma
en nuestra casa, papá…papá
para hundirme en el silencio
¡Sola! ya no puedo detener el tiempo…

Ese tiempo que no es arena,
ese rayo de luz que pasa
y orquesta nuestra marcha…
pronto mis huesos secos te alcanzan.

Son los últimos caminos,
voy tras tu blanco ataúd…
con los pies en silencio, cansados,
con los ojos áridos cual desiertos.
entre brumas, un silbido
canta un cisne herido…

En caravana, hadas doradas,
alrededor mil pequeños duendecillos
rodean el frío lecho,
entre pétalos de flores
ojos negros ¡Ya no lloras! ¡Ya no sufres!
solo a Dios espera….

Dos enormes bolas de acero
son tus ojos que no brillan…
Ante las brasas ardientes en mil fuegos,
mi último beso padre mío
para después dejarte
bajo la loza fría…

A LA MEMORIA DE WONG WU YONG MI PADRE

JEM WONG
26.04.2005
REEDITADO Agosto 2011

LENGUAS DE DESOLACIÓN II- EL POEMA GRUPAL POR FANNY JEM WONG

LENGUAS DE DESOLACION
Formen fila: ratas, moscas, cucarachas,
aves carroñeras lánguidas sonrían…
Llegan en estampida con cerviz gacha
pues quieren alimentarse entre cenizas.
Contemplen los penúltimos minutos
en espeluznante esfera de fuego.
Esta es su obra… la tierra sucumbe…
Graznan voraces los demonios negros.
Armas nucleares que ejercen violencia,
como fue sobre Hiroshima y Nagasaki,
bombarderos e inventos de la ciencia
resucitando el genocidio nazi.

 

El sol se retuerce entre el espanto,
finalmente expira y viejos templos,
se oscurecen de purpúreo llanto…
El ataque es fulminante, dantesco.

Caen las temidas bolas de fuego,
pieles nonatas desgarrando vientres,
sus madres lloran por los secos pechos,
y vistiéndose de ira, se desprenden.

Daño infiltrado, detonación cobarde,
desastre climático, muerte y hedor,
columnas de humo, invierno que arde,
energía emergiendo sin control.

Avanza inexorable la bestia…
babeando lluvia ácida y azufre
los cuerpos destrozados son su fiesta
el fuego calcinante su lumbre.

Garras destrozan residuos de sesos
entre torbellinos de grises cenizas.
Degradación de almas y cuerpos,
Avalanchas giran enloquecidas.

Era de flagelos en el mundo entero.
Sequías extremas, olas de calor,
Se levantan las llamas del Infierno,
como lenguas de desolación.

¿Rezaremos a Dios ruegos sordos
el día después de ese mañana?
Hagamos un llamado a poderosos
antes que en éxodo huyan esperanzas.

A gobernantes planteamos un pacto,
que detengan el comienzo de la


Eviten que suceda el primer impacto.
Les rogamos: Salven a la Humanidad.

POEMA GRUPAL REALIZADO POR:
Fanny Jem Wong (Perú)
Anie (Argentina)
Skyeyes (Argentina)

30.05.2007

“Los efectos de una guerra masiva serían desastrosos,
no perdamos nuestra humanidad ”
JEM WONG

La guerra es un juego que los reyes,
si sus súbditos fueran juiciosos, no jugarían nunca.
Cowper

 

 

LENGUAS DE DESOLACIÓN POR FANNY JEM WONG

Por jemwong
Humor : Rebelde
33_2

Lenguas De Desolación

 Forman fila, ratas, moscas, cucarachas

Aves carroñeras  lánguidas sonrían…

 Llegan en estampida las grises horas
¡Misioneros mentirosos!….

 

Contemplen los últimos minutos
Esta es su obra… la tierra sucumbe…

Es espeluznante esfera de fuego

Graznan agónicos, los últimos demonios negros.

 

El sol se retuerce entre encajes sucios y raídos…

Finalmente expira y los viejos templos

se tiñen aturdidos de escarlata llanto

El ataque es dantesco…fulminante…

 

Caen las temidas bolas de fuego

Pieles nonatas desgarrándo vientres

Vistiéndose de ira…se desprenden…

Sus madres lloran por los secos pechos.

 

Y es ácido el dolor que arrasa  las cumbres

Avanzan inexorable la bestia… 

babeando lluvias ácidas  y azufre

hambrienta devora  los últimos cuerpos rotos

Todas las semillas desaparecen en su boca.

 

Cadenas de mortales garras, destrozan residuos de sesos

entre torbellinos de cenizas, se licuan las vísceras

Avalanchas de depresiones, giran  enloquecidas

Las llamas de los infiernos son lenguas de desolación.

 

En éxodo huyen las esperanzas, desfallecen  los verdes

Mientras las últimas columnas del reino  caen

Dios, ahogándose entre verde esputo, se retuerce de dolor

Toda su creación… por  la mano del hombre… desaparece.

 

FANNY JEM WONG

29.05.07

 

“Los efectos de una guerra masiva serían desastrosos,

no perdamos nuestra humanidad ”

JEM WONG


La guerra es un juego que los reyes,
si sus súbditos fueran juiciosos, no jugarían nunca.
Cowper

Angustiosa Expectación Por Fanny Jem Wong


.

Angustiosa Expectación

I
Un Minuto De Su Vida

Fragmentada en millones de trozos
entre amorfos rostros que se desvanecen
en búsqueda de la emoción más perfecta
al borde eternamente del suicidio .

Entre intangibles abismos, retorciéndome
mojándome bajo la lluvia de sus ausencias
Encorvada como gusano de seda,
en el silencio más absoluto…
Mordiéndome los labios hasta desangrarlos.

Sumergida en desesperados gritos sin eco…
Un instante de debilidad…un llamado de auxilio…
Una suplica…angustiosa expectación…
Mendigando un minuto de su vida.

Poderosa luz alumbra la mía un instante
Vigorosa ráfaga azul, fuego intenso en el alma
Amarga y agria verdad, la que estremece los huesos
Mágico antídoto… Llegas a mí
rescatando y anestesiando el dolor.

II
Misterio Atroz Y Fascinante

A los dioses el hombre podrá ocultar sus verdades
No revelar cómo el gorrión se retorcía moribundo en el nido
Podrá ser ciego a sus oxilaciones constantes,
a los desvaríos que en cruel sensación de placer y de extravió….
le conducían más allá del bien y del mal a entregarse.

Con la piel desgarrada en pedazos y la puerta del corazón abierta
Como víctima ejemplar entregada a su cuerpo,
abandonada gozosa a la perdición de sus besos
renacer el horror de antiguos mitos perdidos
conducida voluntariamente a la muerte.

Embriagada, destruyéndose de a pocos en cada espera
Anclada profusamente a su pecho, aferrándose a la vida
Crucificada entre olvidos, pintando de grises los días
Su voz la gema que aleja la negra vestidura de la tristeza.

Ayúdame esta noche a quedarme de pie en esta tierra.
Lo que se oculta amor no queda del todo oculto, eso lo sabes.
La locura de los sentidos ha señalado el camino
Nunca rechacé la idea de la muerte pero sin ti no deseo la vida.

El amor es extraño a veces acepta, otras reclama.
El mío no es  tan simple, es misterio atroz y fascinante
que no espera nada porque en si mismo lo tiene todo
Es hoja cadmia que retorna caprichosa y sedienta.

Es milenario ritual por el cual los cuerpos someten al ser
Es licor que embriaga y destruye voluntades
Tal vez nada pueda halagar más sus deseos
que esta forma tan extraña de amarle.

Muerte y amor eternamente abrazados a su talle
Condenada a una vida que se convierte en instante fugaz
Condenada al supremo dolor de perderle
cuando por fin sus aguas inundan las mías
anticipando el inicio del fin.

Consumación del amor a plenitud en el abrazo frío de mis muertes
Sacando la fuerza ciega para iluminar una vida que se agota
no dejes que deambule y que me pierda celeste fuego
Solo tu amor es el remedio y la condena sangrienta.

FANNY JEM WONG
03.03.2007

“Si tan solo comprendieras que deseo florecer
amándote sin pedir nada bajo tu sombra…”

(Jemwong)