“INTIMORES” Y OTROS POEMAS PARA MI MARAVILLOSA FANNY… POESÍA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA

José Beltrán Peña dirige la revista de poesía peruana Estación Com-Partida y la Revista Peruana de Literatura, Palabra en Libertad, así como Ediciones Amantes del País, entre otras actividades, como las Noches culturales-literarias, en el prestigiosa Club Social Miraflores.

FANNY JEM WONG 2017 DICIEMBRE 12 EN LA CASA MUSEO RICARDO PALMA CEREMONIA DE PREMIACIÓN A PEPE BELTRAN Y OTROS (177)

“INTIMORES” PARA MI MARAVILLOSA FANNY…

 Sobre Beltrán Winston Orrillo escribe:

José Beltrán Peña pertenece a ese grupo de poetas que, amén del mero ejercicio del arte, son, ellos mismos, editores, difusores del arte de la palabra, en revistas, certámenes y demás eventos en los que, la poesía y sus alrededores, pueda tener –y de hecho tiene- una mayor proyección que aquella que le damos los meros ejercitantes de la soledosa construcción lírico-épica.

 Así, Beltrán, como Rosario Valdivia Paz-Soldán, Carlos Zúñiga Segura, y Gustavo Armijos, entre varios otros, son no solo cofrades de la poesía, sino sus difusores –ellos mismos- en revistas, antologías y organización de recitales, verbi gratia.

 José Beltrán Peña dirige la revista de poesía peruana Estación Com-Partida y la Revista Peruana de Literatura, Palabra en Libertad, así como Ediciones Amantes del País, entre otras actividades, como las Noches culturales-literarias, en el prestigiosa Club Social Miraflores.

 Su incesante difusión del arte y la cultura, le ha merecido medallas y condecoraciones, como la Pablo Neruda, de la Asociación Latinoamericana de Poetas de Chile, en el 2004, y en ese mismo año, la Medalla al Mérito, Washington  Delgado, de la ANEA, filial Cusco; el Chasqui de Oro, del Ministerio de Educación del Perú, 2008; la Medalla de Oro de la Sociedad Peruana de Poetas, 2012, y la Distinción Honoris Causa de la Fundación Universidad Hispana de la República Bolivariana de Venezuela, con el respaldo del Instituto de Estudios Vallejianos, la Alianza Francesa de Lima y la Asociación de Periodistas Peruanos en el Exterior.”

Fuente: https://sociedadliterariaamantesdelpais.blogspot.pe/2018/01/jose-beltran-penaoso-hormiguero-del.html

El poeta celebra la vida POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El poeta celebra la vida

con extraña sonrisa de pasión y amor

para revivir a la suerte.

José Beltrán Peña

El cero rodó sin esquina POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

El cero rodó sin esquina

rebotando en el círculo de la muerte.

El amor camina en polvos.

José Beltrán Peña

tu musica embriago mi corazón por josé beltrán peña
Poesía de José Beltrán Peña

Tu música embriagó mi corazón

en la absoluta frialdad diabólica del canto.

Tu voz calla en bulla.

José Beltrán Peña

Tu sonrisa POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Tu sonrisa de muñeca vieja

embellece mágicamente mis besos cortados en dos,

una niña eructa de alegría.

José Beltrán Peña

Un corazón llora en silencio POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

Un corazón llora en silencio

tartamudeando los labios del Sol sin sombra.

La palabra requinta entre tragos.

José Beltrán Peña

Estoy embrujado con mi conciencia por josé beltrán peña
Poesía de José Beltrán Peña

Estoy embrujado con mi conciencia

lágrimas de colores brotan recuerdos en cruz

Las palabras quiebran sus sentimientos.

José Beltrán Peña

La Luna lloró POEMA DE JOSÉ BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

La Luna lloró por el

roce de nuestros labios en el averno.

Los celos misteriosos del Universo.

José Beltrán Peña

bajo el farol DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El poeta se oscureció bajo

la luz romántica de un solitario farol.

Su amada espera su flor.

José Beltrán Peña

La Luna se puso nerviosa DE JOSÉ BELTRÁN 2
Poesía de José Beltrán Peña

La Luna se puso nerviosa

bajo el quejido melodioso de sus miedos.

El Sol alumbró la noche.

José Beltrán Peña

El tiempo retrocedió su rito POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

Una araña cortó el encanto

del amante incrustado en el meñique rosa.

El silencio destruyó la melodía.

José Beltrán Peña

En la posada del ángel POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

En la posada del ángel

dos corazones ardieron de pasión y libertad.

Sabina cabalgaba al Unicornio Azul.

José Beltrán Peña

el tiempo retrocedio de su rito DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El tiempo retrocedió su rito

veinte dedos encendieron la fogata del éxtasis.

La locura escribió su historia.

José Beltrán Peña

El poeta se quedó dormido DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña
El poeta celebra la vida POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA 2
Poesía de José Beltrán Peña

El poeta se quedó dormido

derramándose la tinta de su maravillosa inspiración.

Su musa expiró entre versos.

José Beltrán Peña

nací yo DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Mi padre y mi madre

unieron sus vidas y sus cuerpos incansablemente,

el demonio murió, nací yo.

José Beltrán Peña

El desamor tocó mi puerta POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

El desamor tocó mi puerta

mi corazón sufrido le enseñó sus heridas,

retirándose entre lágrimas dijo: Perdón.

José Beltrán Peña

El infierno de tu mirada POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El infierno de tu mirada

calló y se cayó por un amor,

tus labios brillaron su silencio.

José Beltrán Peña

El sabor de sus labios POEMA PEPE BELTRÁN 0
Poesía de José Beltrán Peña

El sabor de sus labios

enloqueció al poeta con un frenesí tripolar.

El pecado orgasmeó sin cadenas.

José Beltrán Peña

Te busqué encima del universo POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Te busqué encima del universo

pero tu silencio me guió al centro,

estabas revoloteando ciegamente en mí.

José Beltrán Peña

El sueño despertó sus ilusiones POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El sueño despertó sus ilusiones

quebrantando a la propia realidad del estar.

El revolver disparó muchas flores.

José Beltrán Peña

Las pecas de su pecho POEMA PEPE BELTRÁN 2
Poesía de José Beltrán Peña

Las pecas de su pecho

iluminan con pasión el sentimiento más profundo.

Los pezones tamborearon el encuentro.

José Beltrán Peña

la guitarra tocó sin pentagrama DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

La guitarra cantó sin pentagrama

su cintura quebró el reinado del orgasmo.

La vida redobló su existir.

José Beltrán Peña

El sabor de tu recuerdo POEMA JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El sabor de tu recuerdo

endulza el caminar de mi poética existencia.

La palabra arde con pasión.

José Beltrán Peña

Lágrimas amorosas convertidas en luces POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Lágrimas amorosas convertidas en luces

el tiempo volviendo se va dos veces.

Gran apuesta de los dioses.

José Beltrán Peña

NACER POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

No nací un día que Dios estuvo enfermo

sino cuando estaba erotizado

 y tentado por su creación.

José Beltrán Peña

La voz sonora POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA.
Poesía de José Beltrán Peña

La voz sonora

del puñal de la muerte

cae en mi cruz.

José Beltrán Peña

Madera carnal del hermoso pecado POEMA JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Madera carnal del hermoso pecado

alegre llanto, tristeza alegre, sol luna bipolar.

Tu cuerpo es lava ardiente.

José Beltrán Peña

Lágrimas amorosas convertidas en luces POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Lágrimas amorosas convertidas en luces

el tiempo volviendo se va dos veces.

Gran apuesta de los dioses.

José Beltrán Peña

El mohín de su orgasmo POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El mohín de su orgasmo

iluminó de amor a mi extasiado cuerpo

sellando el hechizo para siempre.

José Beltrán Peña

Una gaviota parchó mi horizonte, DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

Una gaviota parchó mi horizonte,

mi desamor enmarcado con doce flores negras.

El tiempo sonrojado se suicidó.

José Beltrán Peña

La sombra de tu pasión 2 POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

La sombra de tu pasión

ha cambiado en un rayo de sol.

Tu universo abre su flor.

José Beltrán Peña

En la catedral POEMA PEPE BELTRÁN 2
Poesía de José Beltrán Peña

En la catedral

el tercer ojo lloró.

La virgen amó.

José Beltrán Peña

El amor es una estación josé beltrán peña
Poesía de José Beltrán Peña

El amor es una estación

de sueños sin reglas, sin sapos computarizados.

El loco sabe su mundo.

José Beltrán Peña

El sentimiento se puso nervioso POEMA PEPE BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

El sentimiento se puso nervioso

 en la cajita musical de sus gemidos

 pura luz en las entrañas. José Beltrán Peña

EL CLAVEL Y LA ROSA POEMA DE José Beltrán Peña.
Poesía de José Beltrán Peña

“El clavel y la rosa

 felices se unieron y fundieron sus aromas.

Luna de miel del paraíso”

José Beltrán Peña

En tu corazón mi existir POEMA DE José Beltrán Peña.
Poesía de José Beltrán Peña

XX: “En tu corazón mi existir

en tus ojos el color del camino

 en tu palabra mi salvación”.

José Beltrán Peña.

Que sueñes con los angelitos POEMA DE JOSÉ BELTRAN 3
Poesía de José Beltrán Peña


XXII: “Que sueñes con los angelitos”,

 son palabras maternales de una bella geisha.

 El niño renació entre canas”.

José Beltrán Peña.

UNA HERMOSA MUESTRA DE ARTE DIGITAL (57)
Poesía de José Beltrán Peña


XXXVI: “La palabra amor resbaló en

 la punta hermosa de su gran ego.

 Mordió la lengua del diablo.”

José Beltrán Peña.

“La cama de un hotel POEMA PEPE BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña


XXXVII: “La cama de un hotel

 maldice el encanto del amor entre tres.

 Él que se enamora pierde “

José Beltrán Peña.

curva del diablo POEMA PEPE BELTRÁN
Poesía de José Beltrán Peña

¿CURVA DEL DIABLO?

 Es la de mi amada,

que me conduce al cielo cayendo al infierno…

José Beltrán Peña.

DEJAME ENTRAR EN TI POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

“Déjame entrar en ti

como el gusano

sale de la manzana”

José Beltrán Peña.

EL EMBRUJO DE SU PALABRA POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

“El embrujo de su palabra

la hizo cambiar la soledad del amor

La luna llena sin maquillaje”.

José Beltrán Peña.

IMPULSOS POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

“De impulso a impulso

No es difícil hacer el amor,

como dice un oso hormiguero”

José Beltrán Peña.

LAS ARRUGAS DESAPARECIERON POEMA DE JOSÉ BELTRÁN PEÑA
Poesía de José Beltrán Peña

“Las arrugas desaparecieron sin respuestas

la magia del amor se hizo presente

las canas enamoradas brillaron jóvenes”

José Beltrán Peña.

No sé si es un milagro POEMA DE JOSÉ BELTRÁN 2

POEMAS DE JOSÉ SARAMAGO

 

JOSÉ SARAMAGO “En el silencio más hondo de esta pausa, Donde la vida se hizo eternidad, Busco tu mano “
INTEGRAL

Por un segundo, sólo, no ser yo:
Ser bicho, piedra, sol, u otro hombre,
Dejar de ver el mundo desde esta altura,
Pesar el más y el menos de otra vida.

Por un segundo, sólo, otros ojos,
Otra forma de ser y de pensar,
Olvidar cuanto sé, de la memoria
Nada dejar, ni el saberla perdida.

Por un segundo, sólo, otra sombra,
Otro perfil en el muro que separa,
Gritar con otra voz otra amargura,
Cambiar por muerte la muerte prometida.

Por un segundo, sólo, encontrar
En tu cuerpo mudado el cuerpo mío,
Por un segundo, sólo, y no más:
Por desearte más, ya conocida.

DI TU POR MI, SILENCIO

No era hoy un día de palabras,
Intentos de poemas o discursos,
Ni ningún camino era nuestro,
Para decirnos bastaba un acto sólo,
Y ya que en las palabras no me salvo,
Di tú por mi, silencio, lo que no puedo.

PUES EL TIEMPO NO PARA

Pues el tiempo no para, poco importa
Que los días vividos nos acerquen
El vaso de agua amarga colocado
Donde la sed de vida se exaspera.

No contemos los días que pasaron:
Fue hoy cuando nacimos, Sólo ahora
La vida ha comenzado, y, lejos aún,
La muerte ha de cansarse en nuestra espera.

ALEGRIA

Ya oigo gritos a lo lejos
Ya dice la voz del amor
La alegría del cuerpo
El olvido del dolor

Los vientos se han recogido
Y el verano se nos ofrece
Cuántos frutos cuántas fuentes
Y el sol que nos calienta

Ya cojo jazmines y nardos
Ya tengo collares de rosas
Y bailo en medio del camino
Las lanzas prodigiosas

Ya se ofrecen las sonrisas
Ya se dan las vueltas todas
Oh certeza de las certezas
Oh alegría de las bodas.

BALADA

Di la vuelta al continente
Sin salir de este lugar
Interrogué a toda la gente
Como el ciego o el demente
Cuyo sino es preguntar

Nadie me pudo decir
Dónde estabas o vivías
(Ya cansado de olvidar
Para morir sólo vivos
Perdían la cuenta a los días)

Tomé mi guitarra
En el lumbral me senté
Con el cuenco de limosna
Con pan duro en la alforja
Desengañado canté

Quizá dijese romanzas
O cantigas de encantar
Aprendidas en las andanzas
De las escabas venturas
De quien no supo esperar

ARTE DE AMAR

Metidos en esta piel que nos reniega,
Somos dos, lo mismo que enemigos.
Gran cosa, finalmente, es el sudor
(Así ya lo decían los antiguos):
Sin él, la vida no sería lucha,
Ni el amor amor.

INTIMIDAD

En el corazón de la mina más secreta,
En el interior del fruto más distante,
En la vibración de la nota más discreta,
En la caracola espiral y resonante,

En la capa más densa de pintura,
En la vena que en el cuerpo más nos sonde,
En la palabra que diga más blandura,
En la raíz que más baje, más esconda,

En el silencio más hondo de esta pausa,
Donde la vida se hizo eternidad,
Busco tu mano y descifro la causa
De querer y no creer, final, intimidad.

PESDADILLA

Hay un terror de manos en el alba,
Un rechinar de puerta, una sospecha,
Un grito que horada como una espada,
Un ojo desorbitado que me espía.
Hay un fragor de fin y de derrumbe,
Un enfermo que rompe una receta,
Un niño que llora medio ahogado,
Un juramento que nadie acepta,
Una esquina que salta de emboscada,
Un trazo negro, un brazo que repele,
Un resto de comida masticada,
Una mujer golpeada que se acuesta.

Nueve círculos de infierno tuvo el sueño,
Doce pruebas mortales que vencer,
Pero nace el día, y el día recompongo:
Tenía que ser, amor, tenía que ser.

ENIGMA

Un nuevo ser me nace a cada hora.
El que fui, ya lo he olvidado. El que seré
No guardará del que soy ahora
Sino el cumplimiento de cuanto sé.

REGLA

Tan poco damos cuando sólo mucho
En la cama o la mesa ponemos de nosotros:
Hay que dar sin medida, como el sol,
Imagen rigurosa de lo que somos.

RECETA

Tómese un poeta no cansado,
Una nube de sueño y una flor,
Tres gotas de tristeza, un tono dorado,
Una vena sangrando de pavor.
Cuando la masa ya hierve y se retuerce
Se hecha la luz de un cuerpo de mujer,
Una pizca de muerte que refuerce,
Que un amor de poeta así lo quiere.

NO ME PIDAN RAZONES

No me pidan razones, no las tengo,
O daré cuantas quieran: bien sabemos
Que razones son palabras, todas nacen
De las mansas falsedades que aprendemos.

No me pidan razones para entender
La marea rebelde que me llena el pecho.
Mal en este mundo, mal con esta ley:
No hice yo la ley ni el mundo acepto.

No me pidan razones, o que las disculpe,
De este modo de amar y destruir:
En la más oscura noche es donde amanece
El color de primavera el porvenir.

EN LA ESQUINA DEL TIEMPO

En esta esquina del tiempo es donde te encuentro
Oh nocturna ribera de aguas vivas
Donde los lirios abiertos adormecen
El dolor de las horas corrosivas.

Bogando entre los márgenes de tus brazos,
Los ojos e las estrellas de tu pecho,
Doblo la esquina del tiempo que resurge
Del móvil del cuerpo de agua en que me echo.

En la secreta matriz que te modela,
Un pez de cristal suelta delirios,
Y como otro sol se cierne, brillando,
Sobre el agua, los márgenes y los lirios.

INVENTARIO

De qué sedas están hechos tus dedos,
De qué marfil tus muslos lisos,
De qué alturas llegó a tu andar
La gracia de gamuza con que pisas.

De qué moras maduras se extrajo
El sabor acidulado de tu seno,
De qué Indias del bambú de tu cintura.
El oro de tus ojos, de dónde vino.

A qué mecer de ola vas a buscar
La línea serpentina de tus caderas,
De dónde nace la frescura de esa fuente
Que sale de tu boca cuando ríes.

De qué bosques marinos se soltó
La hoja de coral de tus puertas,
Qué perfume te anuncia cuando vienes
A rodearme de deseo las horas muertas.

CUERPO-MUNDO

¿Qué caminos de tu cuerpo no conozco,
A la sombra de qué valles no dormí,
Qué montañas no escalé, qué lejanías
No abarqué con mis ojos dilatados,
Qué torrentes no pasé, qué ríos profundos
La desnudez de mi cuerpo no cruzó,
Qué playas perfumadas no pisé,
Qué selvas y jardines, qué descampados?

RE-INICIACIÓN

Es porque todo huye que yo no huyo
Y vuelvo a conjugar desde el principio
El verbo conocido y sospechado.
En una era de brasas me sentaron,
Más digo que son brumas, Negador,
El cuerpo me regresa, iniciado.

FINAL Y NUEVO COMIENZO

No puede ser luar esta blancura,
Ni aves aletean sobre el lecho,
Donde caen los cuerpos fatigados:
Será, de mí, la sangre que murmura,
Serán de ti, las lunas de tu pecho:
Donde va el cansancio, renovados.

APRENDAMOS AMOR

Aprendamos, amor, de estos montes
Que, tan lejos del mar, saben el modo
De bañar en el azul los horizontes.

Hagamos lo que es justo y razonable:
De deseos ocultos otras fuentes
Y bajemos al mar de nuestro lecho.

MAÑANA

Altos los troncos, y en lo alto los cantos:
La hora de la mañana, en nosotros nacida,
Cubre de azul y verde el gesto simple
Con que me das, serena, tu vida.

Confianza de manos, de ojos calmos,
Donde la sombra de la pena y el llanto
Como la noche del bosque se retira:
Altos los troncos, y en lo alto los cantos.

Saramago José, Poesía completa, Ed. Alfaguara, México, 2005, 637 pp.

 

FRASES , CITAS, PENSAMIENTOS, VERSOS CORTOS ILUSTRADOS

FRASES Y PENSAMIENTOS (2)
FRASES Y PENSAMIENTOS (3)
1 William Shakespeare
Abraham Lincoln FRASES BONITAS CITAS Y PENSAMIENTOS      (22)
Achille TournierS   (78)
Alejandro Sanz 65730654303_2046486586_n
Andrés Calamaro  FRASES BONITAS CITAS Y PENSAMIENTOS      (22)
Antonio Machado 1606173421_n
Aristóteles FRASES BONITAS CITAS Y PENSAMIENTOS      (22)
Baltsar Gracián FRASES BONITAS CITAS Y PENSAMIENTOS      (22)
Benedetti  1606173421_n
BENEDETTI  POEMAS SENSUALES   (71)
Bochy Quintana  FRASES BONITAS CITAS Y PENSAMIENTOS      (74)
Charles Louis de Secondat FRASES BONITAS CITAS Y PENSAMIENTOS      (22)
Confucio  FRASES BONITAS CITAS Y PENSAMIENTOS      (22)
CORTAZAR  5855555
CORTAZAR
Eduardo Galeano FRASES BONITAS CITAS Y PENSAMIENTOS      (22)
Eduardo Galeano. FRASES BONITAS CITAS Y PENSAMIENTOS      (27)
FANNY JEM WONG FRASES BONITAS CITAS Y PENSAMIENTOS      (4)

EN SILENCIO POR FANNY JEM WONG.

¡Cuánto tiempo alentaste mi canto!
¡Cuánto tiempo sujetaste mi pluma!
¡Cuánto tiempo bordaste caricias sinceras!

Encendiendo faros de amistad eterna
Vistiendo a la luna y al sol de esmeraldas
Haciéndome sentir que valió la pena
Parir millones de rezos y cantos

EN SILENCIO

¡Cuánto tiempo quemándome los pulmones!
Tragando punzantes metales hirviendo,
Muriendo en cada canto
En cada verso que iba pariendo

Encerrando en valijas desgastadas
Océanos de sueños horrendos
Triunfantes fueron las envenenadas dagas
Desgarrándome en tirones por completo el pecho

¡Cuánto tiempo alentaste mi canto!
¡Cuánto tiempo sujetaste mi pluma!
¡Cuánto tiempo bordaste caricias sinceras!

Encendiendo faros de amistad eterna
Vistiendo a la luna y al sol de esmeraldas
Haciéndome sentir que valió la pena
Parir millones de rezos y cantos

FANNY JEM WONG
20.08.06

Poemas a una Mujer: Silencios de Amor (Inocente Pecado)

Íntima cumbre, de palabras de cordel y ligadura,
mística perla que pasaste rodando como un rastro,
a la pena de un poeta le tiraste una moneda,
y su ruido fue explosión en el fondo de su vaso.

Ninfa de aleluya débil, crisma vital de mi sagrario,
la luna se fue despotricando en mis oscuros iris,
en la tardé que perdí… la inocencia del pecado.

“>

Esta noche, en que hay mas dudas de amor,
por tu grito mudo, absorto, y destrozado.
En que el herrumbre de ébano y madera
el no corresponder a mi amor ha confirmado.
Ésta noche en que mi talla se cincela
con masilla corroída en mis huesos destemplados.
Esta noche, es la noche, en que debo liberar a los esclavos,
que sean cimarrones en los montes de nativos,
perdidos entre brisas del eclipse libertario.

Tu silencio ha sido témpano, páramo de tu sexo,
que a mi alma va impidiendo sus orgasmos,
Lujuria muerta en los lirismos de unos versos
que había dejado reposando entre tus vados.

Censura de mis tiempos de anarquista.
Rebelado guerrillero de los sueños programados,
tu extremada quietud de campana enmudecida,
a mi templo ya vacío, sin dios ha consagrado,
el rezo que calla el rosario de tus huellas,
y las velas que iluminan mi inquietud de enamorado.

Íntima cumbre, de palabras de cordel y ligadura,
mística perla que pasaste rodando como un rastro,
a la pena de un poeta le tiraste una moneda,
y su ruido fue explosión en el fondo de su vaso.

Ninfa de aleluya débil, crisma vital de mi sagrario,
la luna se fue despotricando en mis oscuros iris,
en la tardé que perdí… la inocencia del pecado.

WALTER FAILA

Blanca Señora (A la memoria de Blanca Varela)

El cordón se ha roto
otro poeta abandona el vestido…
Rebelde, sin ataduras, ni frenos
bate las alas Blanca Señora
conquista el centro de rueda
y mientras escuchas
los nobles cantos
de las apacibles hierbas
colma de letras
el tazón celeste
y escribe el poema
sin pestañear.

¡Así sea!

Blanca Señora (A la memoria de Blanca Varela)




 

Blanca Señora

El cordón se ha roto
otro poeta abandona el vestido…
Rebelde, sin ataduras, ni frenos
bate las alas Blanca Señora
conquista el centro de rueda
y mientras escuchas
los nobles cantos
de las apacibles hierbas
colma de letras
el tazón celeste
y escribe el poema
sin pestañear.

¡Así sea!

Fanny Jem Wong
12/03/2009
A la memoria de Blanca Varela


Blanca Varela
1926-2009
Poeta, traductora, periodista eventual.

Nacida en el seno de una familia de escritores y artistas . En 1943, ingresa a la Universidad de San Marcos para estudiar Letras y Educación. Allí conoce a Sebastián Salazar Bondy, Javier Sologuren, Jorge Eduardo Eielson, Francisco Bendezú y de quien sería su esposo, el pintor Fernando de Szyszlo, al tiempo que comienza a asistir a la tertulia de Peña Pancho Fierro, dirigido por Alicia y Celia Bustamante. En 1949, los esposos parten rumbo a Francia. . Una vez en París conocen a Octavio Paz. En 1954, viajan a Florencia, para volver al Perú un año más tarde. Entre 1957 y 1960 se instalan en Washington, D.C., donde Varela vivirá de hacer traducciones y eventuales trabajos de periodismo. Es también en 1957 cuando Salazar Bondy y Alejandro Romualdo la incluyen en su Antología general de la poesía peruana. De 1977 a 1979 Varela es secretaria general del Centro Peruano del PEN Club Internacional, y en calidad de tal acude a los congresos de Hamburgo (1977), Estocolmo (1978) y Río de Janeiro (1979). De 1974 a 1997 representó en el Perú a la editorial mexicana Fondo de Cultura Económica. Además ha colaborado en numerosas revistas del Perú y el extranjero.

Publicó: Ese puerto existe (1959), Luz de día (1963), Valses y otras falsas confesiones (1972), Canto villano (1978), Camino a Babel – Antología (1986), Canto villano – Poesía reunida (1986), Poesía escogida 1949-1991 (1993), Del orden de las cosas (1993), Ejercicios materiales (1993), El libro de barro (1993), Canto villano (Poesía reunida, 1949-1994) (1986), Como Dios en la nada (Antología 1949-1998) (1999), Concierto animal (1999).

Octavio Paz:
“Blanca Varela es una poetisa que no se complace en sus hallazgos ni se embriaga con su canto. Con el instinto del verdadero poeta sabe callarse a tiempo. Su poesía no explica ni razona. Tampoco es una confidencia. Es un signo, un conjuro frente, contra y hacia el mundo, una piedra negra tatuada por el fuego y la sal, el tiempo, la soledad. Y, también, una exploración de la propia conciencia. En sus primeros poemas, demasiado orgullosa (demasiado tímida) para hablar en nombre propio, el yo del poeta es un yo masculino, abstracto. A medida que se interna en sí misma –y, asimismo, a medida que penetra en el mundo exterior- la mujer se revela y se apodera de su ser. Cierto, nada menos “femenino” que la poesía de Blanca Varela; al mismo tiempo, nada más valeroso y mujeril: “Hay algo que nos obliga a llamar mi casa al cubil y mis hijos a los piojos”. Poesía contenida pero explosiva, poesía de rebelión: “Los números arden. Cada cifra tiene un penacho de humo, cada número chilla como una rata envenenada…”. Y en otro pasaje: “El pueblo está contento porque se le ha prometido que el día durará 25 horas. Esto es la inmortalidad.” La pasión arde y se afila una frase que es, a un tiempo, un cuchillo y una herida: “Amo esta flor roja sin inocencia”.

FUENTE :http://sisbib.unmsm.edu.pe/Exposiciones/Literatura/Autores/Bib_Varela.htm


A LO MEJOR ERES TÚ MISMO

A lo mejor eres tú mismo el tren que pita y se mete bajo
tierra rumbo al infierno o la estrella de chatarra que te
lleva frente a otro muro lleno de espejos y de gestos,
endiablados gestos sin dueño y tú tras ellos, solo, feliz
propietario de una boca escarlata que muge.
Pega el oído a la tierra que insiste en levantarse y respirar.
Acaríciala como si fuera carne, piel humana capaz de
conmoverte, capaz de rechazarte.
Acepta la espera que no siempre hay lugar en el caos.
Acepta la puerta cerrada, el muro cada vez más alto, el
saltito, la imagen que te saca la lengua.
No te trepes sobre los hombros de los fantasmas que es
ridículo caerse de trasero with music in your soul.

A MEDIA VOZ

la lentitud es belleza
copio estas líneas ajenas
respiro
acepto la luz
bajo el aire ralo de noviembre
bajo la hierba
sin color
bajo el cielo cascado
y gris
acepto el duelo y la fiesta
no he llegado
no llegaré jamás
en el centro de todo
esta el poema intacto
sol ineludible
noche sin volver la cabeza
merodeo su luz
su sombra animal
de palabras
husmeo su esplendor
su huella
sus restos
todo para decir
que alguna vez
estuve atenta
desarmada

sola casi
en la muerte
casi en el fuego


A ROSE IS A ROSE

inmóvil devora luz
se abre obscenamente roja
es la detestable perfección
de lo efímero
infesta la poesía
con su arcaico perfume

AQUELLA TORTURADA NUBE…

V
Aquella torturada nube parecía tan firme,
ambulando,
desgarrando,
chocando con masas de ángeles.

Cóncava,
valva de nieve y soledad,
de trajín y música constante,
de arena, de resplandor
y fuga,
desierto etiope
en un tutti de gemidos
y sorpresa.

Tan exacta
sobre el laberinto de la pupila,
color perdido
de vieja misiva,
terrible silencio
de quien ha sacudido el aire
y conoce el vado de los sollozos.
Continuaba,
migradora,
llave del torbellino
como una gota pura
preñada de su propia existencia.

ASÍ SEA

El día queda atrás,
apenas consumido y ya inútil.
Comienza la gran luz,
todas las puertas ceden ante un hombre
dormido,
el tiempo es un árbol que no cesa de crecer.

El tiempo,
la gran puerta entreabierta,
el astro que ciega.

No es con los ojos que se ve nacer
esa gota de luz que será,
que fue un día.

Canta abeja, sin prisa,
recorre el laberinto iluminado,
de fiesta.

Respira y canta.
Donde todo se termina abre las alas.
Eres el sol,
el aguijón del alba,
el mar que besa las montañas,
la claridad total,
el sueño.

AUVERS-SUR -OISE

Nadie te va a abrir la puerta. Sigue golpeando.
Insiste.
Al otro lado se oye música. No.

Es la campanilla del teléfono.
Te equivocas.
Es un ruido de máquinas, un jadeo eléctrico, chirridos, latigazos.
No. Es música.
No. Alguien llora muy despacio.
No. Es un alarido agudo, una enorme,

altísima lengua que lame el cielo pálido y vacío.
No. Es un incendio.

Todas las riquezas, todas las miserias, todos los hombres,
todas las cosas desaparecen en esa melodía ardiente.
T ú estás solo, al otro lado.
No te quieren dejar entrar.
Busca, rebusca, trepa, chilla. Es inútil.
Sé el gusanito transparente, enroscado, insignificante.
Con tus ojillos mortales dale la vuelta a la manzana, mide
con tu vientre turbio y caliente su inexpugnable redondez.
Tú, gusanito, gusaboca, gusaoído, dueño de la muerte y de la vida.
No puedes entrar.
Dicen.

BODAS

Perdidos en la niebla
el colibrí y su amante.
Dos piedras lanzadas por el deseo
se encuentran en el aire.
La retama está viva,
arde en la niebla,
habitada.
( dedicatoria)

CANTO VILLANO

y de pronto la vida
en mi plato de pobre
un magro trozo de celeste cerdo
aquí en mi plato

observarme
observarte
o matar una mosca sin malicia
aniquilar la luz
o hacerla

hacerla
como quien abre los ojos y elige
un cielo rebosante
en el plato vacío

rubens cebollas lágrimas
más rubens más cebollas
más lágrimas

tantas historias
negros indigeribles milagros
y la estrella de oriente

emparedada
y el hueso del amor
tan roído y tan duro
brillando en otro plato

este hambre propio
existe
es la gana del alma
que es el cuerpo

es la rosa de grasa
que envejece
en su cielo de carne

mea culpa ojo turbio
mea culpa negro bocado
mea culpa divina náusea

no hay otro aquí
en este plato vacío
sino yo
devorando mis ojos
y los tuyos


CASA DE CUERVOS

porque te alimenté con esta realidad
mal cocida
por tantas y tan pobres flores del mal
por este absurdo vuelo a ras de pantano
ego te absolvo de mí
laberinto hijo mío

no es tuya la culpa
ni mía
pobre pequeño mío
del que hice este impecable retrato
forzando la oscuridad del día
párpados de miel
y la mejilla constelada
cerrada a cualquier roce
y la hermosísima distancia
de tu cuerpo
tu náusea es mía
la heredaste como heredan los peces
la asfixia
y el color de tus ojos
es también el color de mi ceguera
bajo el que sombras tejen
sombras y tentaciones
y es mía también la huella
de tu talón estrecho
de arcángel
apenas pasado en la entreabierta ventana
y nuestra
para siempre
la música extranjera
de los cielos batientes
ahora leoncillo
encarnación de mi amor
juegas con mis huesos
y te ocultas entre tu belleza
ciego sordo irredento
casi saciado y libre
con tu sangre que ya no deja lugar
para nada ni nadie

aquí me tienes como siempre
dispuesta a la sorpresa
de tus pasos
a todas las primaveras que inventas
y destruyes
a tenderme -nada infinita-
sobre el mundo
hierba ceniza peste fuego
a lo que quieras por una mirada tuya
que ilumine mis restos
porque así es este amor
que nada comprende
y nada puede
bebes el filtro y te duermes
en ese abismo lleno de ti
música que no ves
colores dichos
largamente explicados al silencio
mezclados como se mezclan los sueños
hasta ese torpe gris
que es despertar
en la gran palma de dios
calva vacía sin extremos
y allí te encuentras
sola y perdida en tu alma
sin más obstáculo que tu cuerpo
sin más puerta que tu cuerpo
así este amor
uno solo y el mismo
con tantos nombres
que a ninguno responde
y tú mirándome
como si no me conocieras
marchándote
como se va la luz del mundo
sin promesas
y otra vez este prado
este prado de negro fuego abandonado
otra vez esta casa vacía
que es mi cuerpo
a donde no has de volver


CURRICULUM VITAE

digamos que ganaste la carrera
y que el premio
era otra carrera
que no bebiste el vino de la victoria
sino tu propia sal
que jamás escuchaste vítores
sino ladridos de perros
y que tu sombra
tu propia sombra
fue tu única
y desleal competidora.

DESEOS, PIEDRAS, CIELO A JIRONES

IV
Deseos, piedras, cielo a jirones,
ni un ave.
Estoy huyendo.
Una nueva montaña,
un río joven, sin ira.

Éste es el mundo que amo.
Quiero un cielo veloz,
la mañana distinta, sin colores,
para poner mis ángeles,
mis calles donde siempre hay humo y sorpresa.

DESPIERTO

VIII
Despierto.

Primera isla de la conciencia:

un árbol.

El temor inventa el vuelo.

El desierto familiar me acoge.

Alguien me observa con indiferencia.

DESTIEMPO

I
Se fue el día,
las escamas del sueño giran.

Todo desciende,
la noche es el tedio.

En el desierto, a oscuras,
temerosa del amor
la ostra llora a solas.
Caen las lívidas hojas de tu frente,
Te alejas, negra burbuja sin destino.

Se abren súbitamente mil calles,
arrecifes en llamas
retienen tu cuerpo helado como una lágrima,
nada te hiere,
el coral clava su garra en tu sombra,
tu sangre se desliza, inunda praderas,
salta de las ventanas como un rojo sonido
y todo esto no es sino el otoño.

EJERCICIOS

I
Un poema
como una gran batalla
me arroja en esta arena
sin más enemigo que yo

yo
y el gran aire de las palabras

II
miente la nube
la luz miente
los ojos
los engañados de siempre
no se cansan de tanta fábula

III
terco azul
ignorancia de estar en la ajena pupila
como dios en la nada

IV
pienso en alas de fuego en música
pero no
no es eso lo que temo
sino el torvo juicio de la luz

EL AMOR ES COMO LA MÚSICA

IX
El amor es como la música,
me devuelve con las manos vacías,
con el tiempo que se enciende de golpe
fuera del paraíso.
Conozco una isla,
mis recuerdos,
y una música futura,
la promesa.

Y voy hacia la muerte que no existe,
que se llama horizonte en mi pecho.
Siempre la eternidad a destiempo.

EL MAR PLIEGA LAS ALAS AL ATARDECER
VI
El mar pliega las alas al atardecer,
tú no eres sino una pálida burbuja
navegando al golpe del aliento,
un negro trino,
el sol que sale en el centro del pecho
en mitad de la calle,
un silencio en la música dura
de la ciudad sin límites.

Para atravesar ese océano,
ese golpe de luz en la siesta,
no bastaría la eternidad.

EL RAYO HA PERFUMADO FEROZMENTE NUESTRA CASA

II
El rayo ha perfumado ferozmente nuestra casa.
Tenemos sed, tenemos prisa por golpear
con el hueso de una flor en la tiniebla.
Hay un árbol talado en esta historia.
Contemplamos el cielo. No hay señales.
¿Es de día? ¿Es de noche?
Murió la araña que medía el tiempo,
sólo hay un viejo muro y una nueva familia de sombras.

EN LO MÁS NEGRO DEL VERANO

El agua de tu rostro
en un rincón del jardín,
el más oscuro del verano,
canta como la luna.

Fantasma.
Terrible a mediodía.
A la altura de los lirios
la muerte sonríe.
Sobre una pequeñísima charca,
ojo de dios,
un insecto flota bocarriba.
La miel silba en su vientre
abierto al dedo del estío.

Todo canta a la altura de tu rostro
suspendido como una luz eterna
entre la noche y la noche.

Canta el pantano,
arden los árboles,
no hay distancia,
no hay tiempo.

El verano trae lo perdido,
el mundo es esta calle de fuego
donde todas las rosas caen y vuelven a nacer,
donde los cuerpos se consumen
enlazados para siempre
en lo más negro del verano.

En un rincón del jardín
bajo una piedra canta el verano.
En lo más negro,
en lo más ciego y blanco,
donde todas las rosas caen,
allí flota tu rostro,
fantasma,
terrible a mediodía.

ESA FRÍA LUZ DE LA MEMORIA

Es fría la luz de la memoria
lo apenas entrevisto brilla
con insistencia
gira buscando el casco de botella
o el charco de lluvia

tras cualquier puerta que se abre
está la luna
tan grande y plana
tan fuera de lugar
como si de un cuadro se tratara
óleo sobre papel
endurecido por el tiempo

así cayeron en la mente
formas y colores
casualidades
azar que anuda sombras
vuelcos en la negra marmita
donde a borbotones
se cuecen gozo y espanto

crece el yeso de un cielo
mil veces lastimado
mil veces blanqueado
se borra el mundo y se vuelve
a escribir
hasta el último aliento

sólo esto
eternidad aparente
mísera astilla de luz en
la entraña
del animal
que apenas estuvo

ESCENA FINAL

he dejado la puerta entreabierta
soy un animal que no se resigna a morir
a eternidad es la oscura bisagra que cede
un pequeño ruido en la noche de la carne
soy la isla que avanza sostenida por la muerte
o una ciudad ferozmente cercada por la vida
o tal vez no soy nada
sólo el insomnio y la brillante indiferencia de los astros
desierto destino
inexorable el sol de los vivos se levanta
reconozco esa puerta
no hay otra
hielo primaveral
y una espina de sangre
en el ojo de la rosa.


ESTRÉCHAME LAS MANOS

II
Estréchame las manos,
la única luz que nos queda,
no me dejes olvidada
en la cima de una ola.

Aléjate

Aparten ese frío paisaje de cipreses,
escombren esos náufragos que ocultan el horizonte.

La vida es una noticia conmovedora.

Atravieso el desierto,
la terrible fiesta en el centro de un cielo derribado.
Estoy casi olvidando.

FUENTE

Junto al pozo llegué,
mi ojo pequeño y triste
se hizo hondo, interior.

Estuve junto a mí,
llena de mí, ascendente y profunda,
mi alma contra mí,
golpeando mi piel,
hundiéndola en el aire,
hasta el fin.

La oscura charca abierta por la luz.

Éramos una sola criatura,
perfecta, ilimitada,
sin extremos para que el amor pudiera asirse.
Sin nidos y sin tierra para el mando

HISTORIA

puedes contarme cualquier cosa
creer no es importante
lo que importa es que al aire mueva tus labios
o que tus labios muevan el aire
que fabules tu historia tu cuerpo
a toda hora sin tregua
como una llama que a nada se parece
sino a una llama

HOGUERA DE SILENCIOS…

hoguera de silencios
crepitar de lamentos
por el camino de la carne
sangre en vilo
se llega al mundo

así alumbra su blanco la tiniebla
así nace la interminable coda
así la mosca desova en el hilo de luz

la tierra gira
el ojo de dios no se detiene
qué haríamos pregunto
sin esta enorme oscuridad


Posted by FANNY JEM WONG

 

ROMPIENDO MITOS POR FANNY JEM WONG

Esperando, esperando el viejo jarrón se colmo de rojos rubíes
JEM

15-07-09_1145(2)


ROMPIENDO MITOS

Sobrevivir era imposible,
deseaba atrapar celestes notas,
esferas saltarinas entre las manos,
renacer en cada verso y estos hoy languidecen

¿Qué es la muerte?
Una abrupta perdida de funciones
o un modo de vivir y sobrevivir,
contemplando el frío e inmaculado blanco
de páginas intermitentes que una y otra vez desaparecen.

Un grito silencioso, un corazón enfermo,
la perdida súbita de las memorias,
un río rojo que bajo los pies se expande,
una arteria que se rompe aplastada en el silencio.
Un impulso que se torna caótico y desesperado
o es tan solo la desaceleración del músculo cansado.

Qué es la muerte, entonces
Una cicatriz que nunca cesará de llorar,
esta oscuridad que blasfema y humilla
la vejez que se acerca y sin tocar la puerta ingresa,
o la sensación de estar cargando
un mundo descompuesto y putrefacto sobre la espalda.

Conozco tantas verdades que la razón no comprende,
he dudado de la duda y evaluado riesgos más allá de lo aparente.
Rompiendo mitos, palabra a palabra he plasmado
sobre las páginas de los calendarios idos,
en un idioma extraño pero descifrable mi condición humana
y tan solo logre estrellarme sobre sus murallas azules

FANNY JEM WONG
20.07.2008

Esperando, esperando el viejo jarrón se colmo de rojos rubíes
JEM


Qué hay detrás del Silencio Por Fanny Jem Wong

QUÉ HAY DETRÁS DEL SILENCIO

Silencio…
Inconmensurable nebulosa oscura
Escondes bajo tu negro manto
el ardor de millones de penas.
Vibraciones de lamentos,
de quejidos,
de gritos que se ahogan
cuando se detiene el tiempo.

Silencio…
Tan esperado por algunos
Desconocido por mí…
Vibraciones de una marcha de delfines
en peregrinaje transoceánico.
Bellos saltos acrobáticos azules
Mientras van y vienen sin cesar las olas.

Silencio…
¿Cómo adivinar qué se esconde tras de ti?
Si cada negra noche,
escucho el canto de un cisne
anunciando la llegada de la muerte.
Mientras vibran las pisadas de una bestia
cuya cena onírica será
devorarse mis sueños.

Silencio…
¿Por qué te escondes de mí?
Sueños, ensueños, figuras geométricas,
diluidas en silencio de una inmensa noche,
plagada de sonidos.
En vano intento acercarme a ti,
si nunca te he escuchado.
Si nunca te he sentido.
Si te he implorado y no has llegado.

Silencio…
En el vibrar de dos esferas de cristal
que en resignado y humilde acorde caen
retumbando con sus ecos
una y otra vez en mi cerebro
llenándome de dolor
¿Dónde te escondes?
Que te busco y no te encuentro.

Silencio…
Tu escondes tras de ti,
el rechinar de mis dientes
cuando muerdo mi almohada
en un grito que te invoca
¿Dónde te escondes?
Que te busco y no te encuentro.

Silencio…
de un concierto interminable de sucesión de puntos,
que hacen vibrar el universo entero…
¿Qué puedes esconder tras de ti?
Si hasta el no nacido
grito de dolor…
Sin que nadie lo escuchara
cuando fue arrancado de las entrañas
Su grito escondido tras de ti
hizo llorar a su madre
y a todos los Ángeles.

Silencio…
De palabras de amor
que no se llegan a articular
pero que sin embargo resuenan
una y mil veces en la mente
sin poderlas jamás callar…

Silencio…
Que tras de ti escondes
los latidos y las contracciones de los sentidos…
Cuando el amor navega entre los ríos
mientras enmudecen los quejidos
y despiertan todos los sentidos.

Silencio…
sin ti los ácidos corroen
la mente, el corazón, el cuerpo.
Soy prisionera y amante de las sombras
de puntos interminables que dibujan círculos
en estampida de ausencias
que me envuelven.

Silencio…
tu llega hoy a escondido
entre ríos negros de tinta
Silencio ya no te escondes…
¡Estás aquí!
En la canción de los ausentes
En el respirar de un universo
en donde todo es vibración.

JEM WONG
05.12.2004