NELSON MANDELA 2013-06 DIC -12   (150)

MADIBA EL DIAMANTE NEGRO

NELSON MANDELA 2013-JEM WONG

MADIBA EL DIAMANTE NEGRO

“Voluntad   de hierro, corazón de cristal, 

constancia inquebrantable, tú vas erguido,

ni las balas sometieron tu lucha.

Ángel Guerrero,  abre las grandes alas

 planea sobre la jaula que nunca acallo tu voz.

Diamante Negro,  símbolo de voluntad,

alumbrarás por siempre el camino hacia la Libertad”

JEM WONG

06-12-2013

315659_2368689172021_2073331205_n

MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO

MAR DE ENSUEÑOS Por Rafael MARCONE Octubre 2013

I
Si yo fuera tu amante
a la noche le robaría
los espacios eternos
que en el día no puedo mirar.

II
Tu olor impregnado en mi pecho
ni el café lo podrá quitar,
en inquietante vaivén,
cuan olas temblorosas,
mi agitación crece
ante tu presencia.

III
Eres la noche que me cubre de fuego,
en donde las estrellas se apagan una a una,
para que nosotros a oscuras,
con la calma de lámparas encendidas
dejemos de existir en el firmamento.

Ellas, todas ellas, como parcelas de aurora,
caen en tierra, paseadas por el viento del amor,
entran en tu cuerpo, una a una te nutren,
con escarcha resplandeciente,
llegan a tu océano para que desde el fondo
de este universo, me hagas tuyo
en la oscuridad eterna

IV
El resplandor es nuestro
en la felicidad de las almas;
no es el egoísmo el que impera,
Con el celo; como vela al temor
de consumirse y de apagarse
en el viento fuerte se conserva,
Allí, tu perla iluminada.

V
En tu vientre de futuro extraño a mis latidos,
poco a poco, como buzo en las profundidades,
ilumina en su linterna,
la maravilla de los mares,
sin temor de ser devorado
por cualquier tempestad, en el olvido

VI
Eres mía, soy tuyo,
lo único que importa,
es que estamos en el fondo del océano
cual nave sumergida en el olvido,
nuestro barco reposa seguro,
en fondo inquieto, esperando
ser nuevamente visitado
en su rescate de amor,
para que en el mañana,
se diga que existió,
un gran amor.

VII
Así mi pluma, te llama en canción
de algo que no existe,
como las sirenas son al mar y a su canto,
tengo miedo de perderme en el encanto,
de no volver a verte, estando sumergido,
me pierdo del profundo.

VIII
Estoy a flote en la superficie
incierta de tu piel, que sin olvido
con un gran respiro tembloroso
me condujo como camino seguro,
cual cintas de luz trasparentes
que viven regadas en ti…

IX
De repente todo cambia,
los colores son diversos,
una vida diferente, en tu costa,
como el que observa con lupa,
todo se engrandece de tu célula
al mirar a lo profundo,
estas viva en cada una…

Eres una gota de océano
completa en ti misma,
que al sudor de tu respiro,
en movimiento de amor pasional,
creas tus propias olas,
Ellas son eternas en ti,
como el sol, que cae cada mañana.

X
Aterriza en ti, el ocaso de ensueños,
estamos vivos, respiremos juntos un nuevo día,
cada uno tiene desde lo profundo,
el oxigeno necesario para vivir…

Tú para ser mar, yo para ser hombre,
tus algas te protegen de los peces
que se alimentan en tu regazo,
cual bacterias quisieran inquietarte,
lo único que logran, es acicalarte,
como cuando el viento te peina.

XI
No estás sola en este mundo,
que por amor te complace en lo profundo,
eres luna sumergida de estaciones
que das vida a la variedad de la vida,
y de tu vientre pares perlas…

XII
Nuevamente llego a tu superficie de ensueños,
a tus mares transparentes…
Todos se juntan al unísono
como si el remolino,
los atara en agujero negro
sujeto en el firmamento.

XIII
En el espejo de tu reflejo
vive vivaz el resplandor,
donde el liquido es liquido,
la membrana del mundo acuosa,
la materia negra cobra vida,
en cada una de tus gotas,
células del firmamento,
gotas de rocío…
Estoy sin fuerzas de tanto nadar,
tengo miedo de ahogarme
y morir prontamente.

XIV
Pido calma al cielo,
Pienso, si me desespero
me ahogo, muero,
veo grandes peñas
que se asoman,
la corriente bravía
me aproxima,
cual grito de una madre
que siente que el hijo
se le ahoga y pido auxilio,
para que regrese
sano y salvo, a tierra firme.

XV
Extenuado por mí lucha,
ella es intensa,
mis brazos se rinden al abandono;
si mi destino es morir en ti,
no puedo hacer nada,
no se lucha contra la corriente,
quién soy yo, solo contra un mar,
tengo miedo que el deseo de la calma
me sumerja en ti ,sin ver los míos…

XVI
Eres esperanza de vivir en tierra firme,
cada uno tiene un mundo, estamos separados
por fronteras sutiles de contacto,
como puertas ellas se abren presurosas
para dejarme entrar en sus olas,
olas que se levantan, olas que mueren,
puertas que se abren, puertas que se cierran.

XVII
Permíteme sin tener bote llegar a salvo,
como un joven que se aferra a su tabla en ayuda,
llevo a salvo, con mis piernas temblorosas,
no quiero el regaño de mi padre, no es soberbia.
Ni el calor de mi madre en ese instaste de furor.

XVIII
Solo, poco a poco camino,
caigo de rodilla en la arena,
como si el perdón del celestial
me habría escuchado.
Estoy sin fuerzas de tanto nado,
eres isla, eres mar, eres todo el universo.
Tú, mujer océano, mujer isla, mujer tierra,
eres mi todo por un instante,
aunque te desvanezcas como el viento
y comprenda que existen
muchos mundos en el mundo.
No podemos vivir con mascaras
en ellos para respirar.
Tú no puedes salir y hacerte presente,
yo no puedo vivir oculto todo el tiempo sin respirar.

XIX
¿Que cosa hacer para no olvidar?
En el nado, a la salvación de tu mar
En el encanto, piso firmemente
tus costas, en la isla de tu amor,
que frondosa en vegetación me alimenta.

Sin querer seguir siendo naufrago
de las olas en tempestad,
me cobijo en la isla del encanto,
no quiero rescate,
eres la Maga Circe de mi vida,
contigo soy un Viernes, un Crusoe, todo junto,
con tal de estar cerca de ti.

XX
Existen perlas en el océano, están distantes,
cada uno cuida de su estrella el brillo,
y todas juntas al unísono te cantan,
para que veas en tu tristeza de alegría,
de saberte que eres un mundo profundo,
pero que como el castillo sumergido,
esta en lugar, donde los hombres,
todos ellos no podemos vivir.

XXI
Déjame en mi transmutación de desesperación
no alejarme de tus costas, de tus mares, de tus brillos,
déjame convertirme en un pez.
Nadar en ti, en la marea de la eternidad,
terrenal y celestial, evapórame en partículas de amor,
llévame al padre, a la madre, en ciclo interminable de vida.

XXII
Eres vida eterna, en cada molécula tuya suspendida,
que como nube vuelta lluvia tengo a tu regazo,
eres el fracaso de mi angustia;
Contigo, la calma, en noche de camino de luna.

Eres guía de mi estrella, cuan fenicio antiguo
que te surca como vikingo sin temor
al morir abrazado suavemente en el olvido del tiempo.
Eres eso, tiempo espacio, que se tocan
con sus olas vigorosas, cansadas y eternas.

XXIII
No me dejes mar de ensueños
que algún día regresaré desde mis costas,
a surcarte nuevamente en cruce de continentes.
Estaré ahí eternamente, en la arena de mi polvo,
el día de mi muerte, para que me abraces en tu arena
con tu mar y entre tus olas me arrulles por siempre.

Rafael Marcone
Derechos Reservados.
copyright ©
2013

MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (1) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (2) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (3) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (4) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (5) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (6) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (7) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (8) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (9) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (10) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (11) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (12) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (13) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (14) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (15) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (16) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (17) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (18) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (19) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (20) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (21) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (22) MAR DE ENSUEÑOS POR RAFAEL MARCONE OTINIANO (23)

SOLO SÉ PUEDE DAÑAR A LOS VIVOS POR FANNY JEM WONG

LOBOS (20)

SOLO SÉPUEDE DAÑAR A LOS VIVOS POR FANNY JEM WONG

 

“Solo sé  puede dañar a los vivos…quienes estamos  muertos no le tememos a nada. Aun así  te atreves a abrir mi tumba. No me subestimes, no  me busques, no   espíes, no me provoques, no me acorrales, no me   enfades. No pretendas jugar con mi mente.

 ¡Aléjate! ¡Aléjate!  ¡Aléjate!

No tengo  nada que te pertenezca. No te otorgo el  derecho  de romper los   sellos de mis ataúdes, buscando conocer el esqueleto de mis estructuras   mentales, son complejas…nunca las entenderías.

Yo soy la  artista, yo las pinto, las recreo  y las muestro si deseo al mundo entero,sin avergonzarme de  ellas ¡Total! El que nada tiene, nada pierde y el que   nada debe, nada teme.

Márchate   en paz, no cargues sobre mis cansados huesos las piedras  de tu cómoda   casa. Ni tus inseguridades  vestidas de oro  y armiño  .No me  muestres tus puntos débiles, no uses conmigo malas estrategias.

Déjame   dormir que estoy cansada y  si aun así persistes,  recuerda  que no  soy nada paciente, pero  hice gala de ello  no por mí…fue  por Uds.

¡Aléjate!  ¡Aléjate!   ¡Aléjate!

Déjame en mi mundo de cristales rotos, de espejos quemados, de anillos de fuego,de enormes espirales  y rosas mustias. No me despiertes pues mis rugidos   pueden  resonar  por siglos.

¡Aléjate! ¡Aléjate! ¡Aléjate!

¡Te desconozco profana  melancolía!”

 FANNY JEM WONG

05-05-2013

http://www.youtube.com/watch?v=rrVDATvUitA

LOBOS (12)

MARCHA FUNEBRE POR FANNY JEM WONG

558774_481373118582461_227057181_n

MARCHA FUNEBRE

 La muerte danza  en la habitación

madrugada  gritos  y copas

todos sacan de sus bolsillos 

escandalosas carcajadas.

 

No solo despiertan al  cadáver

también a mí  para que escriba,

quizás hoy  vio más muerto que dormido-

y penetro en la verdad ,liberándose  del dolor.

 

Lo siento por Ud. que despertó tarde,

la muerte no cambia los hechos,

el no decir ¡Basta! Le hizo cómplice

Descanse en paz, nada me debe…

 

Los dominios del corazón

poseen caminos realmente extraños.

Márchese tranquilo, más allá de los opuestos,

mi padre  lo espera ,frente al estanque de lotos.

 

Aquí quedo  yo  rodeada de necios,

conocidos y extraños,  a fin de cuentas

la sangre no  hermana a los ciegos

cuando la envidia y el egoísmo crecen.

 

Horribles serpientes pugnan

por morderme los talones,

quizás detenga  mi camino

me harte de correr,  estoy cansada.

 

Fanny Jem Wong

21-04-2013

Citas Célebres de El Principito


El Principito (en francés: Le Petit Prince), publicado el 6 de abril de 1943, es el relato corto más conocido del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry. Lo escribió mientras se hospedaba en un hotel en Nueva York, y fue publicado por primera vez en los Estados Unidos. Ha sido traducido a ciento ochenta lenguas y dialectos, convirtiéndose en una de las obras más reconocidas de la literatura universal.

Se considera un libro infantil por la forma en la que está escrito y por la historia en un principio simple, pero en realidad el libro es una metáfora en el que se tratan temas tan profundos como el sentido de la vida, la amistad y el amor.

FUENTE

http://es.wikipedia.org/wiki/El_principito

ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO POR RAFAEL DE LEÓN

Giorgio Giussepi  (7)

ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO POR  RAFAEL DE LEÓN

Hubiera podido ser
hermoso como un jacinto
con tus ojos y tu boca
y tu piel color de trigo,
pero con un corazón
grande y loco como el mío.
Hubiera podido ir,
las tardes de los domingos,
de mi mano y de la tuya,
con su traje de marino,
luciendo un ancla en el brazo
y en la gorra un nombre antiguo.
Hubiera salido a ti
en lo dulce y en lo vivo,
en lo abierto de la risa
y en lo claro del instinto,
y a mí… tal vez que saliera
en lo triste y en lo lírico,
y en esta torpe manera
de verlo todo distinto.
¡Ay, qué cuarto con juguetes,
amor, hubiera tenido!
Tres caballos, dos espadas,
un carro verde de pino,
un tren con cuatro estaciones,
un barco, un pájaro, un nido,
y cien soldados de plomo,
de plata y oro vestidos.
¡Ay, qué cuarto con juguetes,
amor, hubiera tenido!
¿Te acuerdas de aquella tarde,
bajo el verde de los pinos,
que me dijiste: — ¡Qué gloria
cuando tengamos un hijo!?
Y temblaba tu cintura
como un palomo cautivo,
y nueve lunas de sombra
brillaban en tu delirio.
Yo te escuchaba, distante,
entre mis versos perdidos,
pero sentí por la espalda
correr un escalofrío…
Y repetí como un eco:
“¡Cuando tengamos un hijo!…”
Tú, entre sueños, ya cantabas
nanas de sierra y tomillo,
e ibas lavando pañales
por las orillas de un río.
Yo, arquitecto de ilusiones
levantaba en equilibrio
una torre de esperanzas
con un balcón de suspiros.
¡Ay, qué gloria, amor, qué gloria
cuando tengamos un hijo!
En tu cómoda de cedro
nuestro ajuar se quedó frío,
entre azucena y manzana,
entre romero y membrillo.
¡Qué pálidos los encajes,
qué sin gracia los vestidos,
qué sin olor los pañuelos
y qué sin sangre el cariño!
Tu velo blanco de novia,
por tu olvido y por mi olvido,
fue un camino de Santiago,
doloroso y amarillo.
Tú te has casado con otro,
yo con otra hice lo mismo;
juramentos y palabras
están secos y marchitos
en un antiguo almanaque
sin sábados ni domingos.
Ahora bajas al paseo,
rodeada de tus hijos,
dando el brazo a… la levita
que se pone tu marido.
Te llaman doña Manuela,
llevas guantes y abanico,
y tres papadas te cortan
en la garganta el suspiro.
Nos saludamos de lejos,
como dos desconocidos;
tu marido sube y baja
la chistera; yo me inclino,
y tú sonríes sin gana,
de un modo triste y ridículo.
Pero yo no me doy cuenta
de que hemos envejecido,
porque te sigo queriendo
igual o más que al principio.
Y te veo como entonces,
con tu cintura de lirio,
un jazmín entre los dientes,
de color como el del trigo
y aquella voz que decía:
“¡Cuando tengamos un hijo!…”
Y en esas tardes de lluvia,
cuando mueves los bolillos,
y yo paso por tu calle
con mi pena y con mi libro
dices, temblando, entre dientes,
arropada en los visillos:
“¡Ay, si yo con ese hombre
hubiera tenido un hijo!…”

EL TAÑER DE LAS CAMPANAS POR FANNY JEM WONG

EL TAÑER DE LAS CAMPANAS

 

Socavar  montañas

no fue nada fácil 

Señor Oscuro.

no crees que sea tiempo

de detener la marcha,

los abanicos se duermen

sobre los luceros,

son  pesadas piedras, 

no logran contener  

la espesa savia

de los  ríos rojos,  

ni el tañer de las campanas

del templo.

 

JEM WONG

01-10-2012

MITO DE CRISTAL : I “CASCARON ROTO” POR FANNY JEM WONG

 

 
MITO DE CRISTAL
 
I
CASCARON ROTO
 
Durante treinta estaciones
los puentes  y senderos
de la vida  nos  separaron
y el viento soplo rabioso
sobre los azules sueños
convirtiéndonos
en entes  insatisfechos.
 
Cubrí todos  los espejos,
levante mi copa, bebí vino verde,
rojo dolor, purpureas penas…
y me arranque  las pieles,
y desangre mi vientre.
 
Marche sin itinerario
ciega, loca, perdida…
Entre mis pequeñas manos
gotas de barro ,
 un cascaron roto
y un abanico de paja…
 
Desfiguré  mis noches
hasta la blanca aurora,
arañando  muros,
sin tregua , sin pausa
creando un mito de cristal
con cada imagen,
con cada verso.
con cada uno de mis rostros.
 
Y selle las hendiduras
de mis todas mis  heridas
con oscuras madreselvas.
Me revolqué en el dolor
mientras la muerte
arrancaba uno a uno mis cabellos.
 
Rompiéndome las  memorias
descendí a los infiernos
suspendida hacia abajo
ataviada de sombras
caminando pesadamente
entre torres alineadas
cuyo significado solo yo conocía
buscando  no dejar de ser humana…
 
FANNY JEM WONG
26-07-2012
 
Posted by

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.