NUESTRA SEÑORA DE PARÍS

“Cuando, después de haber subido a tientas durante mucho tiempo por la tenebrosa espiral que atraviesa perpendicularmente la espesa muralla de campanarios, se desembocaba por fin en una de las dos plataformas inundadas de luz y de aire, el cuadro que por todas partes se extendía bajo los ojos era bellísimo:

EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (1)

Victor Hugo

Nuestra Señora de París (fragmento)

“Cuando, después de haber subido a tientas durante mucho tiempo por la tenebrosa espiral que atraviesa perpendicularmente la espesa muralla de campanarios, se desembocaba por fin en una de las dos plataformas inundadas de luz y de aire, el cuadro que por todas partes se extendía bajo los ojos era bellísimo: un espectáculo sui generis del que sólo pueden hacerse una idea aquellos lectores que hayan tenido la fortuna de ver una villa gótica entera, completa, homogénea como todavía existen algunas en Nuremberg, en Baviera, Vitoria, en España, o incluso algunas muestras más reducidas, siempre que estén bien conservadas, como Vitré en Bretaña o Nordhausen en Prusia. Aquel París de hace trescientos cincuenta años, el París del siglo XV, era ya una ciudad gigante. Generalmente, los parisinos nos equivocamos con frecuencia acerca del terreno que desde entonces creemos haber ganado. París, desde Luis XI, apenas si ha crecido un poco más de una tercera parte; claro que también ha perdido en belleza lo que ha ganado en amplitud. París nació, como se sabe, en esa vieja isla de la Cité, que tiene forma de cuna, siendo sus orillas su primera muralla y el Sena su primer foso. “

EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (2)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (3)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (4)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (5)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (6)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (7)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (8)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (9)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (10)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (11)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (12)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (13)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (14)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (15)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)   (16)
EL JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE PARÍS ( 1923)

Maldita Oda De Tristeza POR FANNY JEM WONG

¡Maldita! Mil veces maldita por no jalar del gatillo
Por la confusión de sus emociones, por su existencia
Por sus versos fatales, aburridos, difíciles, oscuros
Por sus tétricas alucinaciones, por sus gritos absurdos

rostroymanoyz2

Maldita Oda De Tristeza

¡Malditas! Las flores que nacen de sus manos
¡Malditas! La estirpe de todos sus cantos
Tediosas sus lamentaciones, absurdos sus silencios
Incomprensibles letanías que conducen al hartazgo
Taladras el cráneo a picotazos, sofocas la mente, aturdes

¡Maldita! Es su sangre ensuciándome los zapatos
¡Malditos! Son sus pasos, su vida, su aliento
Y su voz ensordecedores graznidos de agónicos cuervos
Y sus llantos manantiales de espeso y negro fango
Y sus viseras carne despreciable para perros

¡Maldita! Mil veces maldita por no jalar del gatillo
Por la confusión de sus emociones, por su existencia
Por sus versos fatales, aburridos, difíciles, oscuros
Por sus tétricas alucinaciones, por sus gritos absurdos
Por su frío beso, por la defensa nunca pronunciada,
Por sus infortunados y transfigurados miedos

Maldita prostituta adornada de falsos oros y turquesas
Eres infinito dolor, asqueante concierto de blasfemias
A nadie le importan sus fétidos alaridos ¡Muérete!
Carga tu lápida, no las exhibas, es solo mala fotografía
¡Aléjate! Peste funesta, ráfaga criminal, emperadora del mal
¡Traidora! ¡Traidora! ¡Traidora!

Márchate de este mundo de ojos cristalinos
¡Aléjate! Vieja sórdida, engendro del cuarto infierno
No deseo ver tu desnudez, lastima tu féretro sobre la espalda
No corrompas con tu crueldad las altas murallas
¡No! No mutiles de quién nada te debe la ultima sonrisa

¡Aléjate! ¡Aléjate! Maldita Oda De Tristeza

FANNY JEM WONG
06.04.07

Detrás del silencio se ocultan los crímenes más perfectos.

JEM

“…Logré que se desvaneciera de mi espíritu toda
esperanza humana. Salté sobre toda alegría, para
estrangularla, con el silencioso salto de la bestia feroz.
Llamé a los verdugos para morder, al morir, la
Culata de sus fusiles. Llamé a las plagas para ahogarme
Con arena, con sangre. La desgracia fue mi dios.
Me revolqué en el fango. Me sequé con el aire del
crimen. Y jugué unas cuantas veces a la demencia.
Y la primavera me trajo la horrible risa del idiota…”

UNA TEMPORADA EN EL INFIERNO
(Fragmento)
Rimbaud, Arthur
(1854-1891)
POETA FRANCÉS, UNO DE LOS MÁXIMOS REPRESENTANTES DEL SIMBOLISMO

PIEL DE SERPIENTE POR FANNY JEM WONG

PIEL DE SERPIENTE

Disgregarse en millones de partículas violetas
En un universo maravillosamente complejo e ilimitado
Escapar de una pequeña y estrecha lámpara
Cubierta por piedras, barro y espeso fango.

Arrancar de un solo golpe la vieja piel de serpiente
Renovar los sentidos bajo un baño descomunal de estrellas
Desarraigar la vetusta y ciega conciencia, regresar a la tierra
Abandonar de una vez por todas las necedades de las gentes.

Pertenecer nuevamente al indómito caos
Bajo un calcinante sol recuperar mi centro
Nadar contracorriente en la esencia misma de la fantasía
Con la firme convicción de que tan solo cambiaré de vestido.

Desterrar por siempre los miles de rostros que he tenido
Alejarme de mareas turbulentas y trascender en la historia
Recuperar el derecho de una existencia intensamente plena
Derrumbando hipócritas fronteras y murallas divisorias.

En la casa de los grandes misterios ser eterna diosa
Descubrir el secreto que detenga al gran reloj astronómico
Encontrar la dirección precisa para nuevos comienzos
Retornar de extraños laberintos consciente de todos mis yoes.

Entre círculos perfectos descubrir y aceptar mi imperfecta humanidad
Comprender a plenitud frente a los distorsionados espejos
Que soy y seré eterna metamorfosis de carnes, nunca de esencia
Aceptar con dignidad que nací marcada por la bilis y el fuego.

Asumir con entereza que mi existencia fue una caja de Pandora
Envuelta en escarlatas mantas revueltas y perfumados pétalos.

Fanny Jem Wong

Viejas Murallas Por Fanny Jem Wong

VIEJAS MURALLAS

Extensa será la vida que le otorgue a estos cantos

En las memorias de los siglos, eterno para ti mi abrazo

No existirán lamentaciones ante los tiempos perdidos

Ni bordados en el pensamiento renacerán extraños demonios.

Es tu voz goce perturbador, afilada daga que dulce acaricia

En la embriaguez del deseo, el pensamiento tórneseme impuro

No pretendo amor fortuna, mucho menos votos insatisfechos

Ha caído demasiada roja lluvia antes de que el azul sol sonría.

Para quien se curtió en el dolor de la más cruel indiferencia

Y doblo tantas veces las rodillas, un instante de robada alegría

Estremece de palmo a palmo el núcleo de toda su existencia

Vivir de momentos fue el privilegio de amar voluntariamente elegido.

No deseo fantasías que indigesten las entrañas de monotonía

Ni sueños dorados sobre las viejas murallas tantas veces recorridas

Ni oraciones extrañas que exorcicen mi piel de naranja desnuda

Ni lúcidos y sabios pensamientos que me acerquen a la cordura.

Ni la falsa ilusión de un amor extremadamente perfecto

Ni un poema piadoso que cure viejas y purulentas heridas

Ni el reflejo en el espejo del valioso jarrón de oro y jade

Cien minutos bastan para despertar a quien entre nardos secos

Besa y muerde complacida a la muerte sobre las viejas murallas.

FANNY JEM WONG

15.03.07

 “Todo y nada está escrito”