PROVERBIOS CHINOS ILUSTRADOS

PROVERBIOS CHINOS : “Aprender sin pensar es inútil, pensar sin aprender es peligroso”.
(Confucio)

Aprender sin pensar es inútil, pensar sin aprender es peligroso
PROVERBIOS CHINOS

PROVERBIOS CHINOS

“Aprender sin pensar es inútil, pensar sin aprender es peligroso”.
(Confucio)

“No temas de ser lento, teme solo a detenerte”.

“Un viaje de diez mil kilómetros empieza por un solo paso”.

“Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.” Confucio.

“No confundas, jinete, el galopar del caballo con los latidos de tu propio corazón”.

“No desesperes: de las nubes más negras cae un agua que es limpia y fecunda”.

“Los bellos caminos no llevan lejos”.

“Al buen entendedor, pocas palabras bastan”.

“No hay mal que dure cien años “.

“Todo éxito se logra con la acumulación de muchos pormenores”.

“Lo que uno dice es el espejo de su pensamiento”.

“Si te caes siete veces, levántate ocho”.

“Salga el sol por Antequera, y póngase por donde quiera. El asunto se arreglará a su debido tiempo”.

“Buscáis cinco pies al gato, y no tiene más que cuatro”.

.”La felicidad y la desgracia vienen de la mano… No hay mal que por bien no venga”.

“Más vale una imagen que mil palabras”.

“Querer es poder”.

“Errando, al acierto nos vamos acercando”.

“Todos los hombres son sabios; unos antes, los otros, después”.

“Antes de ser un dragón, hay que sufrir como una hormiga”.

.”El hombre que no sabe sonreír no debe abrir la tienda”.

“Excava el pozo antes de que tengas sed.”.

“El agua hace flotar el barco, pero también puede hundirlo”.

“La inocencia de un ratón puede mover un elefante”.

.”Cuando llegues a la última página, cierra el libro”.

.”Ama a tus vecinos, pero no te deshagas de la cerca …”

HABLAR, ESCUCHAR, ESCRIBIR, LEER POR MARCO MARTOS

HABLAR, ESCUCHAR, ESCRIBIR, LEER. POR MARCO MARTOS

HABLAR, ESCUCHAR, ESCRIBIR, LEER POR MARCO MARTOS

A menudo oímos que alguna persona pondera alguna de estas actividades como muy importante. Y no se equivoca quien así opina. Lo que se dice menos es que cada una de estas acciones forma parte de algo más complejo: la comunicación y todas tienen el mismo nivel de importancia, son a su manera indispensables. Cada ser humano aprende el lenguaje oyendo a las personas mayores, imitando los gestos y palabras y relacionándolos con la realidad que conocen. La noción de “verde” por ejemplo, necesita de modo perentorio relacionarse con el mundo exterior. Es muy difícil explicar ese “verde” a un niño, sin mostrárselo. Hablar, organizar palabras de forma oral es indispensable en la comunicación, está antes que la escritura. Hay grandes hombres en la historia que no escribieron, lo hicieron sus discípulos por ellos: Sócrates, Buda, Jesús, pero sabríamos muy poco o casi nada de ellos, si no se hubiera escrito sobre ellos. He allí la importancia de la escritura. Hay una sabiduría oral que trasmiten los pueblos, la oralidad permite conversar, ir afinando las opiniones en una comunidad, una familia, un salón de clases, un grupo de amigos, pero gracias a la escritura se pueden fijar conocimientos y trasmitirlos a quienes no están con nosotros. La literatura, esa belleza de la forma de las palabras, en palabras de Aristóteles, se tramite de forma oral en muchos pueblos, pero en la escritura logra importantes logros. Hablar, oír, escribir y leer, son actividades que nos hacen seres humanos en toda su potencia. Quien sepa hablar bien, escuchar con atención, escribir con propiedad y leer con atención, con toda seguridad, sabrá abrirse paso en la vida con mucha habilidad.