El Valor de la JUSTICIA

Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o le pertenece. Fuente: Diccionario de la Real Academia Española Justicia es la posibilidad de construir el bien y la capacidad de reconocerlo. Tema Injusto es aquello que nos ofende moralmente, que atenta contra nuestra idea del bien.…

INTERESANTE Y NECESARIA PUBLICACIÓN , GRACIAS.

Decálogo de la justicia
 La justicia es actuar con equidad.
 Por la justicia se logra el sentimiento de felicidad de quien da y quien recibe. La equidad es un requisito de la justicia para otorgar a cada quien según sus méritos.
 En la justicia se encuentra el desarrollo de toda la sociedad, trasciende el egoísmo.
 El abuso del poder significa la muerte de la justicia.
 La corrupción da vida a la injusticia y la vende al mejor postor.
 La apariencia de justicia, engaña la vista, pero quien comprende reconoce este valor.
 La justicia resplandece ante lo injusto; pero nos obliga a sacrificar algunas conveniencias.
 No podemos cambiar todo lo injusto pero si aspirar a cambiar lo posible de nuestra conducta.
 Ser justo significa decidir a favor propio, de las personas y la naturaleza
Decálogo de la justicia
La justicia es actuar con equidad.
Por la justicia se logra el sentimiento de felicidad de quien da y quien recibe. La equidad es un requisito de la justicia para otorgar a cada quien según sus méritos.
En la justicia se encuentra el desarrollo de toda la sociedad, trasciende el egoísmo.
El abuso del poder significa la muerte de la justicia.
La corrupción da vida a la injusticia y la vende al mejor postor.
La apariencia de justicia, engaña la vista, pero quien comprende reconoce este valor.
La justicia resplandece ante lo injusto; pero nos obliga a sacrificar algunas conveniencias.
No podemos cambiar todo lo injusto pero si aspirar a cambiar lo posible de nuestra conducta.
Ser justo significa decidir a favor propio, de las personas y la naturaleza

Si practicas la equidad, aunque mueras no perecerás.
Si practicas la equidad, aunque mueras no perecerás.
Lao-tsé (570 aC-490 aC) Filósofo chino.

Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es justa.
Una cosa no es justa por el hecho
de ser ley. Debe ser ley porque es justa.
Montesquieu (1689-1755)
Escritor y político francés.

Cuatro características corresponden al juez Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.
Cuatro características corresponden al juez:
Escuchar cortésmente, responder sabiamente,
ponderar prudentemente y decidir imparcialmente.
Sócrates (470 AC-399 AC) Filósofo griego.

Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o le pertenece.

Fuente: Diccionario de la Real Academia Española

Justicia es la posibilidad de construir el bien y la capacidad de reconocerlo.

Tema

Injusto es aquello que nos ofende moralmente, que atenta contra nuestra idea del bien. Podríamos pensar que lo justo es aplicar a todos las mismas normas y los mismos castigos en caso de que no se cumpla con lo esperado; pero esto, aunque ordenado, realmente no garantizaría que fuera justo.

La justicia, sin embargo, se localiza cuando las acciones de la persona se mantengan dentro de lo que una sociedad considera justo. Por ejemplo, las acciones contrarias al orden social de las personas mayores, no son valoradas de la misma forma que las conductas de los menores infractores. Por otro lado quienes sufren alguna discapacidad necesitan que acerquemos a…

Ver la entrada original 1.337 palabras más

A MI MADRE LE DECÍAN LOCA POR MAX DEXTRE

Para conocer la realidad esencial de una persona,
tenemos que mirarla con el corazón.
La muerte no es para siempre,
sólo muere lo que se olvida
y a mi madre la recuerdo porque la quiero.
Ahora -en sueños platicamos-
nos reímos de su método de enseñanza.

A MI MADRE LE DECÍAN LOCA POR MAX DEXTRE

A MI MADRE LE DECÍAN LOCA POR MAX DEXTRE

A mi Madre le decían loca,

pero no era loca, era profesora.
Hablaba diferente.
Decía: “Los ojos sirven para escuchar”.
Yo tenía diez años de edad.
Un niño no comprende el lenguaje vertical
y pensaba que quizá mi madre era loca.
Cierta vez me armé de valor y le pregunté:
¿Con qué miramos?
Mi madre me respondió:
“Con el corazón”.
Cuando mi madre se levantaba de buen humor cantaba:
” Hoy me he puesto mi vestido de veinte años”.
Yo sabía que no tenía veinte años y la miraba,nada más.
¿Qué puede hacer un niño, sino escuchar?
Si mi madre estaba triste decía estar vestida de niebla.
” Hoy tengo ochenta años” -dijo-, cuando desaprobé un curso.
Al fin pude terminar la educación primaria.
El día de la clausura llegó tarde.
Se disculpó diciendo: “Hijito, me demoré
porque estuve buscando mi vestido de Primera Comunión,
¿No ves mi vestido de Primera Comunión?”.
Miré a mi madre
y no estaba vestida de Primera Comunión.
Después tuvo ese accidente fatal.
Me llamó a su lado, cogió fuerte mis manos y dijo:
“No tengas pena, la muerte no es para siempre” .
Pensé: mi madre no se da cuenta de lo que habla.
Si uno muere es para siempre.
Era niño y no entendía sus palabras.
Ahora tengo cincuenta años
y recién comprendo sus enseñanzas.
Sí, Madre. Podemos tener 20 años
y al día siguiente ochenta.
Todo depende de nuestro estado de ánimo.
Los ojos sirven para escuchar
porque debemos mirar con atención a quien nos habla.
Para conocer la realidad esencial de una persona,
tenemos que mirarla con el corazón.
La muerte no es para siempre,
sólo muere lo que se olvida
y a mi madre la recuerdo porque la quiero.
Ahora -en sueños platicamos-
nos reímos de su método de enseñanza.
Aprendí a mirar con el corazón.
Una noche me dijo:
“He notado que te molestas
si tus amigos te dicen loco y eso no está bien.
Es natural que el hijo de una loca sea loco”.
Entonces -por primera vez-
repliqué a mi madre y le dije: “Madre, te equivocas,
no siempre el hijo de una loca
tiene que ser loco; a veces es poeta”.
Por eso puedo decir con orgullo:
“A mi madre le decían loca,
pero no era loca, era profesora.
Me enseñó a descubrir la vida después de la muerte”.

Max Dextre
Abril de 1936 – Marzo de 1998
Destacado poeta, periodista cultural y conferencista peruano .