CABELLERA DE BERENICE POR MARCO MARTOS

Todo el tiempo me pareces un sueño
que camina, sale de sus mares naturales
y entra en la vida causando asombro.
En tu sonrisa percibo el encanto que ejerces
y el desencanto tuyo, por ahí,
en una veta profunda.

POEMA CABELLERA DE BERENICE POR MARCO MARTOS
CABELLERA DE BERENICE POR MARCO MARTOS


CABELLERA DE BERENICE
POR MARCO MARTOS


Todo el tiempo me pareces un sueño
que camina, sale de sus mares naturales
y entra en la vida causando asombro.
En tu sonrisa percibo el encanto que ejerces
y el desencanto tuyo, por ahí,
en una veta profunda.
Tú, tan concreta, tan evanescente,
(esas contradicciones)
es en el dolor donde mejor
te muestras. Te he visto sufrir,
Berenice ¡y de qué manera!,
pero has estado serena en esa oscuridad,
y es que tienes luz propia
y para ti no hay negro pozo.
He aquí mi utopía y mi trabajo:
llegar a tu centro.
Tengo el convencimiento de ser
quien más te conoce, pero ésta
es mi sabiduría verdadera:
permanezco en los umbrales
donde me encegueces, mas conservo
los otros sentidos muy atentos
a lo que acontece con tu figura,
gusto, tacto oído, aguzados;
¡cómo hueles, Berenice,
tu olor jamás lo equivoco!,
ni tu voz suavísima,
ni la piel que contiene
y es tu límite.
Este es mi gusto:
permanecer a tu lado,
definirme como un hombre
de tu bandería,
por eso llevo tu aura,
te tomo de la mano,
me añudo contigo,
viajo en tu cabellera
por los espacios siderales.

TU FU JUEGA AJEDREZ CON LA DAMA PING POR MARCO MARTOS

Frente a las piezas del ajedrez,
escudriño tu rostro de arroz y de nieve
que urde estrategias, estratagemas, tácticas.
Empleo toda mi inteligencia y astucia

POEMA : TU FU JUEGA AJEDREZ CON LA DAMA PING POR MARCO MARTOS
TU FU JUEGA AJEDREZ CON LA DAMA PING POR MARCO MARTOS

Tu Fu juega ajedrez con la dama Ping

por Marco Martos.


Frente a las piezas del ajedrez,
escudriño tu rostro de arroz y de nieve
que urde estrategias, estratagemas, tácticas.
Empleo toda mi inteligencia y astucia
en ganar tus deseos y te voy entregando
una a una mis fichas hasta quedar inerme
en las aguas profundas y amarillas de los desesperados.
Cuando me rindo y me entregas tu sonrisa de jade,
emprendo otra partida y con mis dedos, lentos o veloces,
palpo tus hendiduras, tus altas torres soberbias,
tus hermosos flancos y tus descampados.

Propercio habla con Cintia por Marco Martos

POEMA : Propercio habla con Cintia por Marco Martos
Propercio habla con Cintia por Marco Martos

Propercio habla con Cintia
por Marco Martos


Tú has nacido para que yo te adore
con la palabra que me han dado los dioses,
de fuego y niebla en la fragua del deseo,
en el rumor de los principios y mientras
nuestro mundo dure. Te cuido en el tiempo
que transcurre mi vida y luego mis versos
serán guardianes de tu ser de reina en el universo.

PROPERCIO ESCRIBE A CINTIA, AGRADECIDO POR MARCO MARTOS

Tú me regalas rollos, pergaminos,
en la mesa de mármol, poesía,
gracias a ti me brota noche y día,
en reposo o en el polvo de caminos,
sabiduría en todo tiempo oscuro,
palabra del pasado y del futuro.

POEMA : PROPERCIO ESCRIBE A CINTIA, AGRADECIDO POR MARCO MARTOS (2)
PROPERCIO ESCRIBE A CINTIA, AGRADECIDO POR MARCO MARTOS

PROPERCIO ESCRIBE A CINTIA, AGRADECIDO POR MARCO MARTOS

Tú me regalas rollos, pergaminos,
en la mesa de mármol, poesía,
gracias a ti me brota noche y día,
en reposo o en el polvo de caminos,
sabiduría en todo tiempo oscuro,
palabra del pasado y del futuro.

Veo, juntos, trabajos del futuro,
la calmada labor, los pergaminos,
luz de palabras, dones de lo oscuro
que hacen toda la noche poesía,
lluvia de cada rato en los caminos,
atraviesa los años cada día.

Vienes con tu hermosura cada día,
en tu rostro dibujas el futuro,
difuminas perfume en los caminos,
tus manos manipulan pergaminos
en hileras perfectas: poesía
que enciende las hogueras en lo oscuro.

Magnífica belleza de lo oscuro
irrumpe de la noche hasta el día
en amalgama feraz de poesía,
flecha desconocida hacia el futuro,
las huellas de palabras, pergaminos,
incertidumbres, luces en caminos.

Viandantes de la vida en los caminos,
de puntillas nos vamos al futuro,
llevando en las manos pergaminos
que trabajamos siempre cada día,
buscando en la noche, en lo más oscuro,
para sacar la luz de la poesía.

Así es como ya crece poesía
luminosa, radiante de caminos
que nacen de la historia y del futuro,
como aroma de flores del oscuro
transitar de la noche con su día
que queda registrado en pergaminos.

Sin pergaminos muere poesía,
sin el paso del día no hay caminos,
oscuro queda el astro del futuro.

PROPERCIO SUEÑA CON CINTIA, DESPIERTO POR MARCO MARTOS

Enciendes la belleza en las alturas,
conduces a las nubes verde césped,
tu abrigo rojo enciende la montaña
y la candela llega a las estrellas,
se quedan en lo bajo blancas nieves,
humo se hace más humo en las nubes.

Los colores del humo, en muchas nubes,
se vuelven agua rápida en alturas
blancas, eternas, suaves, duras nieves.
Desde arriba hormiguea en verde césped,
luz lechosa que nace en las estrellas,
serenidad, sonrisa, la montaña,

POEMA : PROPERCIO SUEÑA CON CINTIA, DESPIERTO por Marco Martos
PROPERCIO SUEÑA CON CINTIA, DESPIERTO por Marco Martos

PROPERCIO SUEÑA CON CINTIA, DESPIERTO por Marco Martos

Si te pienso, te imagino en las nieves
con el abrigo rojo de montaña,
yo camino a tu lado en el césped
del piélago morado de las nubes.
En el aire purísimo de alturas,
a lo lejos titilan las estrellas.
¡Qué cercanas parecen las estrellas!
en las larguísimas noches de nieves
suben serpenteando las alturas,
visten de blanco a la novia montaña
que tiene velo gomoso de nubes
y entre las manos árboles y césped.
¿Cómo lo blanco se hace verde césped?
¿Cómo viaja la mente a las estrellas?
Ya corren en el cielo muchas nubes,
en los ojos, las sombras de las nieves,
sin parar caminamos la montaña
y nuestro corazones son estrellas.

 

Enciendes la belleza en las alturas,
conduces a las nubes verde césped,
tu abrigo rojo enciende la montaña
y la candela llega a las estrellas,
se quedan en lo bajo blancas nieves,
humo se hace más humo en las nubes.

Los colores del humo, en muchas nubes,
se vuelven agua rápida en alturas
blancas, eternas, suaves, duras nieves.
Desde arriba hormiguea en verde césped,
luz lechosa que nace en las estrellas,
serenidad, sonrisa, la montaña,

incólume en el tiempo, la montaña
que con su pico atraviesa las nubes,
llega casi volando a las estrellas.
Perdemos la visión en las alturas,
solo sentimos tenue verde: césped
que cubre de alegría blancas nieves.

Rojo abrigo en nieves de montaña,
verde césped en tus ojos de nubes,
alturas del amor en las estrellas.