DESCRIPCIÓN DE HORACIO POR MARCO MARTOS

Las ramas verdecidas de los olmos,
belleza de la rosa en primavera,
el pasar de los días tan hermosos,
la sensación de vida que es eterna,
las dejó en las líneas más perfectas
del latín pronunciado por romanos.

Anuncios

DESCRIPCIÓN DE HORACIO POR MARCO MARTOS

DESCRIPCIÓN DE HORACIO POR MARCO MARTOS

Don Quinto Horacio Flaco era pequeño, obeso,
tenía la frente comba, amplia, despejada,
sus cabellos eran cortos, con remolinos en el centro.
Gustaba como loco de las mujeres,
tenaz gozador de su soltería,
solía colocar espejos en la alcoba
para verse besando a las muchachas
en los amaneceres de su Roma.
Las ramas verdecidas de los olmos,
belleza de la rosa en primavera,
el pasar de los días tan hermosos,
la sensación de vida que es eterna,
las dejó en las líneas más perfectas
del latín pronunciado por romanos.

CANCIONES

El viento de otoño sopla en la ventana
Agitando las cortinas de seda.
Elevo mi cabeza hacia la brillante luna
Confiando mis pensamientos a sus rayos:
¡Quizás pueda, dulcemente, llevarlos a mi lejano amor!
– ANÓNIMO.

CANCIONES

 

CANCIONES

I
Anoche no recogí mi cabello;
Mis finas y sedosas guejedas caen sobre mis hombros.
Ellas cubren las piernas de mi amante.
¿Cuál parte es mi cuerpo no es bella?
II
Cuando mi amado esta triste, también me aflijo.
Cuando sonríe, soy feliz.
Como una planta con una sola hoja
Pero diversas raíces.
III
Di a mí amado una túnica de seda,
El me regaló un prendedor de jade.
Quiere asir mi corazón con el broche,
Yo, con la túnica, le envolveré.

IV
En los bosques las flores abren en primavera
Y los pájaros cantan dulcemente.
El viento de primavera perteneces a los amantes
El taladra mi vestido de seda.

V
Cuando el sol se pone salgo de casa
Y mira la distancia
Amo tu cabello de seda y tu bello rostro;
Un delicado perfume sigue tus huellas.

VI
Mi intuición es mi riqueza,
Nunca diría que soy apuesto.
Sin despreciar los humanos deseos
El cielo ha dispuesto nuestro encuentro.

VII
Disfruta de la juventud mientras puedas,
Pronto se marchita y llega la vejez.
Si no crees que así sea,
Mira la yerba seca por la escarcha.

VIII
El viento de otoño sopla en la ventana
Agitando las cortinas de seda.
Elevo mi cabeza hacia la brillante luna
Confiando mis pensamientos a sus rayos:
¡Quizás pueda, dulcemente, llevarlos a mi lejano amor!
– ANÓNIMO.

Publicado por FANNY JEM WONG
 

TE RUEGO, ZHONGZI DEL LIBRO DE LOS CANTOS

Zongzi, te lo suplico
¡No saltes a nuestro jardín,
No destruyas los olmos!
No es que ellos me importen
Pero temo la lengua de la gente.
Así mucho te quiera
Me preocupan sus chismes.

TE RUEGO, ZHONGZI DEL LIBRO DE LOS CANTOS

 

TE RUEGO, ZHONGZI

Te ruego, Zhongzi,
¡No saltes a nuestro patio,
No destruyas los sauces!
No es que ellos me importen
Pero temo a mi padre y a mi madre.
Así mucho te quiera,
Pienso lo que puedan decir.

Te pido, Zhongzi,
¡No escales nuestro muro,
No dañes las moreras!
No es que ellas me importen
Pero pienso en mis hermanos.
Así mucho te quiera,
Temo lo que puedan decir.

Zongzi, te lo suplico
¡No saltes a nuestro jardín,
No destruyas los olmos!
No es que ellos me importen
Pero temo la lengua de la gente.
Así mucho te quiera
Me preocupan sus chismes.

-LIBRO DE LOS CANTOS

Publicado por FANNY JEM WONG