VIRINGO POR MARCO MARTOS

Hay un perro sin pelo en la costa norte de Perú
que llaman viringo, perro chimo, perro chino.
Abunda en Sechura y los científicos lo han bautizado
como sechura canis. Todos esos nombres son verdaderos
y encierran cada uno sus secretos.
En 1422 el almirante Zheng He y sus compañeros
Zhou Man, Hong Bao, Zhou Wen y Yang Qing,
llegaron a la bahía de Paita, a Colán, a Sechura.
Viajaba por orden del emperador Zhu Di
con numerosa comitiva de concubinas y marineros.

1 VIRINGO POR MARCO MARTOS
VIRINGO POR MARCO MARTOS
2 VIRINGO POR MARCO MARTOS
VIRINGO POR MARCO MARTOS
3  VIRINGO POR MARCO MARTOS
VIRINGO POR MARCO MARTOS
4 VIRINGO POR MARCO MARTOS
VIRINGO POR MARCO MARTOS

VIRINGO POR MARCO MARTOS

Hay un perro sin pelo en la costa norte de Perú
que llaman viringo, perro chimo, perro chino.
Abunda en Sechura y los científicos lo han bautizado
como sechura canis. Todos esos nombres son verdaderos
y encierran cada uno sus secretos.
En 1422 el almirante Zheng He y sus compañeros
Zhou Man, Hong Bao, Zhou Wen y Yang Qing,
llegaron a la bahía de Paita, a Colán, a Sechura.
Viajaba por orden del emperador Zhu Di
con numerosa comitiva de concubinas y marineros.
Venían con la orden expresa de tratar bien
a las gentes de los países distantes
y establecer relaciones de concordia con los gobiernos.
Pensaron volver pero nunca lo hicieron,
dejaron sus perros pelados que dan calor
a los ancianos en las noches del invierno,
algunas gallinas orientales de cuellos sin plumas
y vuelo muy pequeño, dejaron ungüentos,
hierbas medicinales, algunas palabras que repetimos.
La nostalgia de lo extraño los acompañó en su regreso.
Tuvieron tiempo para hacer cartas geográficas, mapas
de todos los mundos que fueron conociendo.
Esos conocimientos privados llegaron a los cartógrafos italianos,
a los estudiosos portugueses, a los geógrafos de España,
llegaron a Vasco de Gama, a Cristóbal Colón, a Magallanes.
Todavía permanece, gracias a la magia de la historia,
el emperador Zhu Di, en la ciudad prohibida que mandó construir
dentro de Beijin, en sus aposentos de invierno,
acariciando a su perro viringo, en medio de la nostalgia del tiempo

ESTUDIANTE CON CUELLO AZUL LIBRO DE LOS CANTOS

Ah, estudiante de cinta azul,
Hace tiempo te amo.
Aun cuando no he ido a verte,
¿Por qué no vienes?

Una y otra vez paseo
Por la torre de la muralla.
Si un solo día no te veo
¡Se me hace siglos!

ESTUDIANTE CON CUELLO AZUL LIBRO DE LOS CANTOS

 

ESTUDIANTE CON CUELLO AZUL

Ah, estudiante con cuello azul
Te deseo hace tiempo.
Aun cuando no he ido a verte
¿Por qué me envías tus palabras?

Ah, estudiante de cinta azul,
Hace tiempo te amo.
Aun cuando no he ido a verte,
¿Por qué no vienes?

Una y otra vez paseo
Por la torre de la muralla.
Si un solo día no te veo
¡Se me hace siglos!

-LIBRO DE LOS CANTOS

Publicado por FANNY JEM WONG
 

PLACERES DE LA NOCHE POR LI HE

La casa descuella en la colina, sola a la luz de la luna.
El nuevo cliente desmonta cuando el viejo se marcha.
Ella se arregla de nuevo las pestañas y se peina.

PLACERES DE LA NOCHE POR LI HE

PLACERES DE LA NOCHE

Rojas cortinas de seda con borlas y flecos
Dorados cubren la recamara,
Un engastado candelabro de nueve brazos ilumina el recinto.
Abiertas las puertas,
Preciosas muchachas resplandecientes a la luz de la luna
Ofrecen vino espumoso
El precio es alto
Pero A Hou recibe la paga con una amplia sonrisa
En sus habitaciones del sur hay sombras caprichosas.
Los cuervos gritan y se acomodan en los nidos.
La fina espada y el látigo que el porta
Tiene incrustaciones de cuarzo y perlas;
Su caballo blanco resopla una espuma
Que se congela en su crin.
La casa descuella en la colina, sola a la luz de la luna.
El nuevo cliente desmonta cuando el viejo se marcha.
Ella se arregla de nuevo las pestañas y se peina.

LI HE.

Publicado por FANNY JEM WONG
 

Coração Selvagem: Revestida de musgos

Desapareceram!
Esconderam-se nos poros da Lua.
Foram-se com a areia abraçadas pelas ondas.
Colaram-se às notas da música,
Fugiram das salas de concertos.
E estavas ali sentada em uma pedra,
observando e escrevendo,
apontando cada imagem e substância.
Ninguém seria então desconhecido ou ignorado.
O amor pelo seu peso de sorriso e de nostalgia,
o corpo pela sua carne e pelos seus anos.
Agora… vazio,
torcidos os sonhos, polidos, inócuos,
não os vejo nem os sinto.
Evadiram-se pelos lábios sucessivos,
Desviaram-se pelas linhas de uns seios.

FANNY JEM WONG

Desapareceram!
Esconderam-se nos poros da Lua.
Foram-se com a areia abraçadas pelas ondas.
Colaram-se às notas da música,
Fugiram das salas de concertos.
E estavas ali sentada em uma pedra,
observando e escrevendo,
apontando cada imagem e substância.
Ninguém seria então desconhecido ou ignorado.
O amor pelo seu peso de sorriso e de nostalgia,
o corpo pela sua carne e pelos seus anos.
Agora… vazio,
torcidos os sonhos, polidos, inócuos,
não os vejo nem os sinto.
Evadiram-se pelos lábios sucessivos,
Desviaram-se pelas linhas de uns seios.
Transladaram-se em promessas corroídas,
Enferrujaram-se no lodo de meus tempos.
E segues ali, alma minha,
sentada em uma pedra,
revestida de musgos,
soluçando e escrevendo.

Walter Faila
Argentina
Tradução: Maria Lua