JAIME SABINES -ALGO SOBRE LA MUERTE DEL MAYOR SABINES

Algo sobre la muerte del mayor Jaime Sabines

PRIMERA PARTE

I

Déjame reposar,
aflojar los músculos del corazón
y poner a dormitar el alma
para poder hablar,
para poder recordar estos días,
los más largos del tiempo.

Convalecemos de la angustia apenas
y estamos débiles, asustadizos,
despertando dos o tres veces de nuestro escaso sueño
para verte en la noche y saber que respiras.
Necesitamos despertar para estar más despiertos
en esta pesadilla llena de gentes y de ruidos.

Tú eres el tronco invulnerable y nosotros las ramas,
por eso es que este hachazo nos sacude.
Nunca frente a tu muerte nos paramos
a pensar en la muerte,
ni te hemos visto nunca sino como la fuerza y la
alegría.
No lo sabemos bien, pero de pronto llega
un incesante aviso,
una escapada espada de la boca de Dios
que cae y cae y cae lentamente.
Y he aquí que temblamos de miedo,
que nos ahoga el llanto contenido,
que nos aprieta la garganta el miedo.

Nos echamos a andar y no paramos
de andar jamás, después de medianoche,
en ese pasillo del sanatorio silencioso
donde hay una enfermera despierta de ángel.
Esperar que murieras era morir despacio,
estar goteando del tubo de la muerte,
morir poco, a pedazos.

No ha habido hora más larga que cuando no
dormías,
ni túnel más espeso de horror y de miseria
que el que llenaban tus lamentos,
tu pobre cuerpo herido.

II

Del mar, también del mar,
de la tela del mar que nos envuelve,
de los golpes del mar y de su boca,
de su vagina obscura,
de su vómito,
de su pureza tétrica y profunda,
vienen la muerte, Dios, el aguacero
golpeando las persianas,
la noche, el viento.

De la tierra también,
de las raíces agudas de las casas,
del pie desnudo y sangrante de los árboles,
de algunas rocas viejas que no pueden moverse,
de lamentables charcos, ataúdes del agua,
de troncos derribados en que ahora duerme el rayo,
y de la yerba, que es la sombra de las ramas del cielo,
viene Dios, el manco de cien manos,
ciego de tantos ojos,
dulcísimo, impotente.
(Omniausente, lleno de amor,
el viejo sordo, sin hijos,
derrama su corazón en la copa de su vientre.)

De los huesos también,
de la sal más entera de la sangre,
del ácido más fiel,
del alma más profunda y verdadera,
del alimento más entusiasmado,
del hígado y del llanto,
viene el oleaje tenso de la muerte,
el frío sudor de la esperanza,
y viene Dios riendo.

Caminan los libros a la hoguera.
Se levanta el telón: aparece el mar.

(Yo no soy el autor del mar.)

III

Siete caídas sufrió el elote de mi mano
antes de que mi hambre lo encontrara,
siete veces mil veces he muerto
y estoy risueño como en el primer día.
Nadie dirá: no supo de la vida
más que los bueyes, ni menos que las golondrinas.
Yo siempre he sido el hombre, amigo fiel del perro,
hijo de Dios desmemoriado,
hermano del viento.
¡A la chingada las lágrimas!,dije,
y me puse a llorar
como se ponen a parir.
Estoy descalzo, me gusta pisar el agua y las piedras,
las mujeres, el tiempo,
me gusta pisar la yerba que crecerá sobre mi tumba
(si es que tengo una tumba algún día).
Me gusta mi rosal de cera
en el jardín que la noche visita.
Me gustan mis abuelos de Totomoste
y me gustan mis zapatos vacíos
esperándome como el día de mañana.
¡A la chingada la muerte!, dije,
sombra de mi sueño,
perversión de los ángeles,
y me entregué a morir
como una piedra al río,
como un disparo al vuelo de los pájaros.

IV

Vamos a hablar del Príncipe Cáncer,
Señor de los Pulmones, Varón de la Próstata,
que se divierte arrojando dardos
a los ovarios tersos, a las vaginas mustias,
a las ingles multitudinarias.

Mi padre tiene el ganglio más hermoso del cáncer
en la raíz del cuello, sobre la subclavia,
tubérculo del bueno de Dios,
ampolleta de la buena muerte,
y yo mando a la chingada a todos los soles del mundo.
El Señor Cáncer, El Señor Pendejo,
es sólo un instrumento en las manos obscuras
de los dulces personajes que hacen la vida.

En las cuatro gavetas del archivero de madera
guardo los nombres queridos,
la ropa de los fantasmas familiares,
las palabras que rondan
y mis pieles sucesivas.

También están los rostros de algunas mujeres
los ojos amados y solos
y el beso casto del coito.
Y de las gavetas salen mis hijos.
¡Bien haya la sombra del árbol
llegando a la tierra,
porque es la luz que llega!

V

De las nueve de la noche en adelante,
viendo televisión y conversando
estoy esperando la muerte de mi padre.
Desde hace tres meses, esperando.
En el trabajo y en la borrachera,
en la cama sin nadie y en el cuarto de niños,
en su dolor tan lleno y derramado,
su no dormir, su queja y su protesta,
en el tanque de oxígeno y las muelas
del día que amanece, buscando la esperanza.

Mirando su cadáver en los huesos
que es ahora mi padre,
e introduciendo agujas en las escasas venas,
tratando de meterle la vida, de soplarle
en la boca el aire…

(Me avergüenzo de mí hasta los pelos
por tratar de escribir estas cosas.
¡Maldito el que crea que esto es un poema!)

Quiero decir que no soy enfermero,
padrote de la muerte,
orador de panteones, alcahuete,
pinche de Dios, sacerdote de penas.
Quiero decir que a mí me sobre el aire…

VI

Te enterramos ayer.
Ayer te enterramos.
Te echamos tierra ayer.
Quedaste en la tierra ayer.
Estás rodeado de tierra
desde ayer.
Arriba y abajo y a los lados
por tus pies y por tu cabeza
está la tierra desde ayer.
Te metimos en la tierra,
te tapamos con tierra ayer.
Perteneces a la tierra
desde ayer.
Ayer te enterramos
en la tierra, ayer.

VII

Madre generosa
de todos los muertos,
madre tierra, madre,
vagina del frío,
brazos de intemperie,
regazo del viento,
nido de la noche,
madre de la muerte,
recógelo, abrígalo,
desnúdalo, tómalo,
guárdalo, acábalo.

VIII

No podrás morir.
Debajo de la tierra
no podrás morir.
Sin agua y sin aire
no podrás morir.
Sin azúcar, sin leche,
sin frijoles, sin carne,
sin harina, sin higos,
no podrás morir.
Sin mujer y sin hijos
no podrás morir.
Debajo de la vida
no podrás morir.
En tu tanque de tierra
no podrás morir.
En tu caja de muerto
no podrás morir.
En tus venas sin sangre
no podrás morir.
En tu pecho vacío
no podrás morir.
En tu boca sin fuego
no podrás morir.
En tus ojos sin nadie
no podrás morir.
En tu carne sin llanto
no podrás morir.
No podrás morir.
No podrás morir.
No podrás morir.
Enterramos tu traje,
tus zapatos, el cáncer;
no podrás morir.
Tu silencio enterramos.
Tu cuerpo con candados.
Tus canas finas,
tu dolor clausurado.
No podrás morir.

IX

Te fuiste no sé a dónde.
Te espera tu cuarto.
Mi mamá, Juan y Jorge
te estamos esperando.
Nos han dado abrazos
de condolencia, y recibimos
cartas, telegramas, noticias
de que te enterramos,
pero tu nieta más pequeña
te busca en el cuarto,
y todos, sin decirlo,
te estamos esperando.

X

Es un mal sueño largo,
una tonta película de espanto,
un túnel que no acaba
lleno de piedras y de charcos.
¡Qué tiempo éste, maldito,
que revuelve las horas y los años,
el sueño y la conciencia,
el ojo abierto y el morir despacio!

XI

Recién parido en el lecho de la muerte,
criatura de la paz, inmóvil, tierno,
recién niño del sol de rostro negro,
arrullado en la cuna del silencio,
mamando obscuridad, boca vacía,
ojo apagado, corazón desierto.

Pulmón sin aire, niño mío, viejo,
cielo enterrado y manantial aéreo
voy a volverme un llanto subterráneo
para echarte mis ojos en tu pecho.

XII

Morir es retirarse, hacerse a un lado,
ocultarse un momento, estarse quieto,
pasar el aire de una orilla a nado
y estar en todas partes en secreto.

Morir es olvidar, ser olvidado,
refugiarse desnudo en el discreto
calor de Dios, y en su cerrado
puño, crecer igual que un feto.

Morir es encenderse bocabajo
hacia el humo y el hueso y la caliza
y hacerse tierra y tierra con trabajo.

Apagarse es morir, lento y aprisa
tomar la eternidad como a destajo
y repartir el alma en la ceniza.

XIII

Padre mío, señor mío, hermano mío,
amigo de mi alma, tierno y fuerte,
saca tu cuerpo viejo, viejo mío,
saca tu cuerpo de la muerte.

Saca tu corazón igual que un río,
tu frente limpia en que aprendí a quererte,
tu brazo como un árbol en el frío
saca todo tu cuerpo de la muerte.

Amo tus canas, tu mentón austero,
tu boca firme y tu mirada abierta,
tu pecho vasto y sólido y certero.

Estoy llamando, tirándote la puerta.
Parece que yo soy el que me muero:
¡padre mío, despierta!

XIV

No se ha roto ese vaso en que bebiste,
ni la taza, ni el tubo, ni tu plato.
Ni se quemó la cama en que moriste,
ni sacrificamos un gato.

Te sobrevive todo. Todo existe
a pesar de tu muerte y de mi flato.
Parece que la vida nos embiste
igual que el cáncer sobre tu omóplato.

Te enterramos, te lloramos, te morimos,
te estás bien muerto y bien jodido y yermo
mientras pensamos en lo que no hicimos

y queremos tenerte aunque sea enfermo.
Nada de lo que fuiste, fuiste y fuimos
a no ser habitantes de tu infierno.

XV

Papá por treinta o por cuarenta años,
amigo de mi vida todo el tiempo,
protector de mi miedo, brazo mío,
palabra clara, corazón resuelto,

te has muerto cuando menos falta hacías,
cuando más falta me haces, padre, abuelo,
hijo y hermano mío, esponja de mi sangre,
pañuelo de mis ojos, almohada de mi sueño.

Te has muerto y me has matado un poco.
Porque no estás, ya no estaremos nunca
completos, en un sitio, de algún modo.

Algo le falta al mundo, y tú te has puesto
a empobrecerlo más, y a hacer a solas
tus gentes tristes y tu Dios contento.

XVI

(Noviembre 27)

¿Será posible que abras los ojos y nos veas
ahora?
¿Podrás oírnos?
¿Podrás sacar tus manos un momento?

Estamos a tu lado. Es nuestra fiesta,
tu cumpleaños, viejo.
Tu mujer y tus hijos, tus nueras y tus nietos
venimos a abrazarte, todos, viejo.
¡Tienes que estar oyendo!
No vayas a llorar como nosotros
porque tu muerte no es sino un pretexto
para llorar por todos,
por los que están viviendo.
Una pared caída nos separa,
sólo el cuerpo de Dios, sólo su cuerpo.

XVII

Me acostumbré a guardarte, a llevarte lo mismo
que lleva uno su brazo, su cuerpo, su cabeza.
No eras distinto a mí, ni eras lo mismo.
Eras, cuando estoy triste, mi tristeza.

Eras, cuando caía, eras mi abismo,
cuando me levantaba, mi fortaleza.
Eras brisa y sudor y cataclismo,
y eras el pan caliente sobre la mesa.

Amputado de ti, a medias hecho
hombre o sombra de ti, sólo tu hijo,
desmantelada el alma, abierto el pecho,

Ofrezco a tu dolor un crucifijo:
te doy un palo, una piedra, un helecho,
mis hijos y mis días, y me aflijo.

SEGUNDA PARTE

I

Mientras los niños crecen, tú, con todos los muertos,
poco a poco te acabas.
Yo te he ido mirando a través de las noches
por encima del mármol, en tu pequeña casa.
Un día ya sin ojos, sin nariz, sin orejas,
otro día sin garganta,
la piel sobre tu frente agrietándose, hundiéndose,
tronchando obscuramente el trigal de tus canas.
Todo tú sumergido en humedad y gases
haciendo tus desechos, tu desorden, tu alma,
cada vez más igual tu carne que tu traje,
más madera tus huesos y más huesos las tablas.
Tierra mojada donde había tu boca,
aire podrido, luz aniquilada,
el silencio tendido a todo tu tamaño
germinando burbujas bajo las hojas de agua.
(Flores dominicales a dos metros arriba
te quieren pasar besos y no te pasan nada.)

II

Mientras los niños crecen y las horas nos hablan
tú, subterráneamente, lentamente, te apagas.
Lumbre enterrada y sola, pabilo de la sombra,
veta de horror para el que te escarba.

¡Es tan fácil decirte “padre mío”
y es tan difícil encontrarte, larva
de Dios, semilla de esperanza!

Quiero llorar a veces, y no quiero
llorar porque me pasas
como un derrumbe, porque pasas
como un viento tremendo, como un escalofrío
debajo de las sábanas,
como un gusano lento a lo largo del alma.

¡Si sólo se pudiera decir: “papá, cebolla,
polvo, cansancio, nada, nada, nada”
!Si con un trago te tragara!
¡Si con este dolor te apuñalara!
¡Si con este desvelo de memorias
-herida abierta, vómito de sangre-
te agarrara la cara!

Yo sé que tú ni yo,
ni un par de valvas,
ni un becerro de cobre, ni unas alas

sosteniendo la muerte, ni la espuma
en que naufraga el mar, ni -no- las playas,
la arena, la sumisa piedra con viento y agua,
ni el árbol que es abuelo de su sombra,
ni nuestro sol, hijastro de sus ramas,
ni la fruta madura, incandescente,
ni la raíz de perlas y de escamas,
ni tío, ni tu chozno, ni tu hipo,
ni mi locura, y ni tus espaldas,
sabrán del tiempo obscuro que nos corre
desde las venas tibias a las canas.

(Tiempo vacío, ampolla de vinagre,
caracol recordando la resaca.)

He aquí que todo viene, todo pasa,
todo, todo se acaba.
¿Pero tú? ¿pero yo? ¿pero nosotros?
¿para qué levantamos la palabra?
¿de qué sirvió el amor?
¿cuál era la muralla
que detenía la muerte? ¿dónde estaba
el niño negro de tu guarda?

Ángeles degollados puse al pie de tu caja,
y te eché encima tierra, piedras, lágrimas,
para que ya no salgas, para que no salgas.

III

Sigue el mundo su paso, rueda el tiempo
y van y vienen máscaras.
Amanece el dolor un día tras otro,
nos rodeamos de amigos y fantasmas,
parece a veces que un alambre estira
la sangre, que una flor estalla,
que el corazón da frutas, y el cansancio
canta.

Embrocados, bebiendo en la mujer y el trago,
apostando a crecer como las plantas,
fijos, inmóviles, girando
en la invisible llama.
Y mientras tú, el fuerte, el generoso,
el limpio de mentiras y de infamias,
guerrero de la paz, juez de victorias
-cedro del Líbano, robledal de Chiapas-
te ocultas en la tierra, te remontas
a tu raíz obscura y desolada.

IV

Un año o dos o tres,
te da lo mismo.
¿Cuál reloj en la muerte?, ¿qué campana
incesante, silenciosa, llama y llama?
¿qué subterránea voz no pronunciada?
¿qué grito hundido, hundiéndose, infinito
de los dientes atrás, en la garganta
aérea, flotante, pare escamas?

¿Para esto vivir? ¿para sentir prestados
los brazos y las piernas y la cara,
arrendados al hoyo, entretenidos
los jugos en la cáscara?
¿para exprimir los ojos noche
a noche en el temblor obscuro de la cama,
remolino de quietas transparencias,
descendimiento de la náusea?

¿Para esto morir?
¿para inventar el alma,
el vestido de Dios, la eternidad, el agua
del aguacero de la muerte, la esperanza?
¿morir para pescar?
¿para atrapar con su red a la araña?

Estás sobre la playa de algodones
y tu marca de sombras sube y baja.

V

Mi madre sola, en su vejez hundida,
sin dolor y sin lástima,
herida de tu muerte y de tu vida.

Esto dejaste. Su pasión enhiesta,
su celo firme, su labor sombría.
Árbol frutal a un paso de la leña,
su curvo sueño que te resucita.
Esto dejaste. Esto dejaste y no querías.

Pasó el viento. Quedaron de la casa
el pozo abierto y la raíz en ruinas.
Y es en vano llorar. Y si golpeas
las paredes de Dios, y si te arrancas
el pelo o la camisa,
nadie te oye jamás, nadie te mira.
No vuelve nadie, nada. No retorna
el polvo de oro de la vida.

Déjame reposar JAIME SABINES

MARTÍN HEIDEGGER (1987) DE CAMINO AL HABLA

“la capacidad de hablar no es sólo una de las facultades del hombre, de idéntico rango que las demás. La capacidad de hablar constituye el rasgo esencial del hombre.

Martin-Heidegger

MARTÍN HEIDEGGER (1987) DE CAMINO AL HABLA “la capacidad de hablar no es sólo una de las facultades del hombre, de idéntico rango que las demás. La capacidad de hablar constituye el rasgo esencial del hombre. Este rasgo distintivo contiene el rasgo esencial del hombre. Este rasgo distintivo contiene el esquema de su esencia. El hombre no sería hombre si le fuera negado el hablar incesantemente, desde todas partes y hacia cada cosa, en múltiples avatares y la mayor parte del tiempo sin que sea expresado en términos de un “es” (es ist). En la medida en que el habla le concede esto, el ser del hombre reside en el habla”

 “La filosofía implica una movilidad libre en el pensamiento, es un acto creador que disuelve las ideologías.”

 “Sólo hay mundo donde hay lenguaje.”

 “No se puede probar nada en el reino del pensamiento; pero el pensamiento puede explicar muchas cosas.”

 “La gran tragedia del mundo es que no cultiva la memoria, y por tanto olvida a los maestros”

 “El pensamiento se traduce tan escasamente como la poesía. Como mucho puede transcribirse. En cuanto se hace una traducción literal, todo resulta alterado”

 “Quien piensa a lo grande tiene que equivocarse a lo grande.”

 “Ninguna época ha sabido tantas y tan diversas cosas del hombre como la nuestra. Pero en verdad, nunca se ha sabido menos qué es el hombre.”

 “Las Artes se convierten en instrumentos de información manipulados y manipuladores”

“La angustia es la disposición fundamental que nos coloca ante la nada.”

 “Muy pronto la televisión, para ejercer su influencia soberana, recorrerá en todos los sentidos toda la maquinaria y todo el bullicio de las relaciones humanas.”

“Solo un Dios puede salvarnos”

“La angustia es la disposición fundamental que nos coloca ante la nada”

“Quien piensa a lo grande yerra grandiosamente”

“Lo más antiguo de lo antiguo llega desde atrás a nuestro pensar, y, sin embargo, se nos adelanta. Por eso el pensar se detiene en la aparición de lo que fue, y es recuerdo”

“No se puede probar nada en el reino del pensamiento; pero el pensamiento puede explicar muchas cosas”

“Camina soportando el fracaso y la cuestión por la única senda que es tuya”

“La lengua es la casa de la verdad del ser”

“Sólo hay mundo donde hay lenguaje”

“Trascendencia constituye individualidad”

LA MEMORIA DEL CORAZÓN

CERTIFICACIÓN INTEGRAL ALPHA COACHING (255)

La Memoria del Corazón

Hay amores que superan espacios y tiempos, incluso el deterioro cerebral que es producida por la demencia senil que se extrema con el mal de Alzheimer.

Pero el amor que nace en las entrañas y que se forma en la unión uterina entre madre e hijo a través del cordón umbilical, donde el feto recibe nutrición alimenticia y transmisión de afectos y desafectos. Ahí surge la primera inteligencia expresada en 100 mil millones de neuronas construyendo la esencia humana y lo que se denomina inconsciente y donde teorías recientes pretenden identificar como residencia espiritual del alma… luego se forma el corazón con sus 40 mil neuronas y posteriormente el cerebro con sus 100 billones de neuronas.

Hay una memoria racional y emocional en la corteza cerebral y en el sistema límbico, pero hay una memoria existencial y sentimental en el corazón y otra intuitiva en las entrañas. Corazones trasplantados que le han dado nueva vida a pacientes desahuciados, han confirmado que los sentimientos, gustos y preferencias del donante subsisten en aquellos que desconocen completamente la vida de su donador. Ese corazón se conecta con la mente del individuo y expresa su propia memoria.

Como decía el gran Gabo, Gabriel García Márquez hay una memoria en nuestros corazones – que la neurociencia empieza a confirmar-, que intenta eliminar los malos recuerdos y magnifica los buenos y que en este proceso logramos recordar hechos del pasado que la mente desecha o bloquea como consecuencia de un deterioro interconectivo en el cerebro humano y que llega a conectar con las entrañas del amor.

Es en el corazón donde nace el sentimiento de gratitud y la gratitud por amor se convierte en un instinto que genera actos gratuitos de devolución en palabras y actos y que se mantiene en el recuerdo, como el caso de un anciano que después de 60 años va perdiendo la memoria cerebral. No recordaba su matrimonio, ni siquiera si él había pedido “su mano”, solo las fotos puestas sobre una mesa lo vinculaban, lo unían a su pasado. El deterioro es tan intenso con el mal de Alzheimer, que las personas necesitan salir a pasear acompañadas, porque no reconocen el camino de regreso, solos se perderían porque no recuerdan ni su nombre y menos donde viven.

Un día antes del día de la Madre su esposa no lo encontró en la casa y habían pasado mas de 40 minutos. Desesperada llamó a la policía para que lo buscasen temiendo lo peor. La policía lo encontró a 3 kilómetros de su casa…cuando le preguntaron de donde venía no supo decirlo, pero sí sabía hacia donde iba. Con determinación y totalmente entusiasmado iba en busca de una florería, en un momento de extraordinaria lucidez. No quería volver a casa sin haber comprado esas flores que recordaba vívidamente entregaba a su esposa en cada día de la Madre. Y el milagro del amor es que es contagioso, los adustos policías con sutileza lo llevaron a una florería, él escogió las flores y aunque no le alcanzaba el dinero, fue uno de los policías que pagó la cuenta sin que él lo percibiese. Sí el amor es contagioso… y cuando lo regresaron a su casa con una sonrisa inmensa, ella pudo ver en esas hermosas flores el corazón y el profundo amor de su marido.

El amor profundo nos da momentos de profunda lucidez, aun en las peores circunstancias, estimula el inconsciente para que este nos guíe desde las profundidades de nuestra esencia, de nuestro ser. Nuestras almas se desnudan y la luz alumbra las oscuridades de nuestra conciencia y de nuestra memoria …porque el corazón del amante en cada latido se permite ver lo que sus ojos y memoria no le permiten recordar. Surge la luz de la energía del alma, se enciende el fuego en la gratitud humilde de un corazón pleno y lleno de amor, que se graba con tinta indeleble en el corazón de todos los seres que aman y han amado de verdad….salvo mejor parecer.

Víctor Hugo VisVal
Koach InterConexionista 3-0

COACHING : Programa Internacional de Certificacion Integral WDKA LIMA PERU 2014 

Este programa es el resultado de investigaciones, experiencias en formación y desarrollo de Capital Humano, Liderazgo, Koaching y una práctica profesional como formadores y Koaches por más de 25 años y 7,500 horas de praxis. Se han evaluado a nivel empresarial e individual necesidades de desarrollo personal, directivo, organizacional que ha determinado una estructura integrativa, coherente y holística que desarrolla competencias y agregan valor al desempeño profesional del koach.
Fechas y horarios
Informes:
infokoaching@gmail.com
Telf: (511) 6393836

FALLECIÓ CÉSAR AMARO “LA GUITARRA DE ORO DEL URUGUAY “HASTA SIEMPRE MAESTRO

Su profusa actividad artística incluyo innumerables presentaciones como solista y con orquesta en múltiples puntos del Uruguay, en Argentina (Teatro Colón, Teatro San Martín), y en Europa y Oriente (Polonia, Rumania, Bulgaria, Francia, Italia, Suiza, España, Israel) con encomiable éxito.

Participo en festivales internacionales, tanto como solista como con orquesta; (“Festivale Internazionale delle Nazione” en Roma (Italia), “Festival de Cinémas et Cultures de L´América Latine” en Biarritz (Francia); ” Festival Argentina 97″; 1° y 2° Festival Internacional “Ciudad de Montevideo”, “Festival Internacional de Guitarra de Tel Aviv”, “Primer Festival de Guitarra Abel Carlevaro”).



Hasta siempre maestro

“De más está decir que la música y el arte es mi vida, yo no estoy aquí para pasar el tiempo sino porque tengo la necesidad de expresarme de la manera para la que fui educado y de la cual hice mi profesión”

                                                                                                                 César Amaro

 
A muchos se les ha llamado mangoreanos por diferentes razones; a algunos por haber sido discípulos de Agustín Barrios Mangoré, a otros por haber hecho investigaciones históricas sobre su vida, a otros por haber realizado grabaciones  de trascendencia mundial de las obras del maestro. Todas estas, y muchas razones más convergieron  en una sola persona: César Amaro,  quien además tuvo la osadía de descifrar la técnica  mangoreana más allá de cómo lo ha hecho cualquiera. 
 
Basta ver un video de una pieza de Barrios interpretada por el maestro Amaro, y luego apreciar la misma pieza con otro guitarrista para darse cuenta sobre la gran variedad de pulsaciones que el maestro César usa a diferencia de otros grandes intérpretes.  Es por eso, que si uno escucha una grabación de Mangoré y una de César Amaro encuentra convergencia en la técnica y manera de interpretar de ambos a pesar de las deficiencias por la calidad de sonido con la que grabó Barrios.
 
Hay intérpretes de Mangoré que han logrado hacer grabaciones que en términos tecnológicos son superiores a las del maestro César, pero son interpretaciones que carecen de la religiosidad y profundidad metafísica que es necesaria para interpretar a Barrios. Esa religiosidad y profundidad es lo que diferencia a una interpretación mangoreana de una ejecución corriente, y en las manos de don César Amaro esa utopía se hacía realidad.
 
César Amaro,  fue sobrino  y discípulo de Abel Carlevaro; guitarrista visionario  e investigador científico sobre la técnica y estructura del instrumento. Ambos fueron mangoreanos, y forman parte de los latinoamericanos que más aportes han hecho a la guitarra académica a nivel mundial. 
 
Los que hemos tenido la oportunidad de conocer a personas que aprendieron la técnica mangoreana por sucesión discipular, sabemos que las interpretaciones de don César no solo están en común unión con las grabaciones del Inalcanzable, sino que también sabemos que mantienen la esencia que se esconde más allá de los seis rayos de plata, y más allá de las cinco líneas del pentagrama. 
 
Este 31 de julio de 2012, César Amaro ha cerrado los ojos, y nos ha hecho herederos de un legado y una vida dedicada a la guitarra con la pasión, altura y humildad que solo puede ser propia de un discípulo y apóstol. Cristo, tuvo a Pablo; Mangoré a don César y para entender a Cristo hay que leer a Pablo así como para entender a Mangoré hay que escuchar al maestro Amaro.
 
Hasta siempre don César; un abrazo hasta el misterio de la noche.
 
AUTOR :Santiago Vásquez
 
 
 César Amaro

Nació en Montevideo en 1948, en el seno de una familia de arraigada tradición musical. Inició sus estudios de guitarra a los once años con su tío el Maestro Abel Carlevaro, perfeccionándose más tarde junto a él al tiempo que se formaba en Armonía y Composición

César Amaro
Cumplía una activa labor docente, ejerciendo la dirección de las Cátedras Superiores de Guitarra en los Conservatorios Municipales de las ciudades de San José y Rocha

en Uruguay.Era profesor junto al Maestro Abel Carlevaro en diferentes Master-Classes, en los años 1976, 1977, 1978 y 1987 para docentes del Uruguay.

Su profusa actividad artística incluyo innumerables presentaciones como solista y con orquesta en múltiples puntos del Uruguay, en Argentina (Teatro Colón, Teatro San Martín), y en Europa y Oriente (Polonia, Rumania, Bulgaria, Francia, Italia, Suiza, España, Israel) con encomiable éxito.

Participo en festivales internacionales, tanto como solista como con orquesta; (“Festivale Internazionale delle Nazione” en Roma (Italia), “Festival de Cinémas et Cultures de L´América Latine” en Biarritz (Francia); ” Festival Argentina 97″; 1° y 2° Festival Internacional “Ciudad de Montevideo”, “Festival Internacional de Guitarra de Tel Aviv”, “Primer Festival de Guitarra Abel Carlevaro”).

Fue , junto a Alfredo Escande, Elizabeth González, Óscar Rodríguez y el Mtro.Abel Carlevaro, creador e ideólogo del “Festival Internacional de Guitarra Ciudad de Montevideo” actividad que se realiza en conjunto con la Intendencia Municipal de Montevideo y Centro Guitarrístico del Uruguay.

Organizo el 1º Festival de Guitarra Abel Carlevaro” (año 2002)

Inquieto arreglador y compositor, ha creado una serie de obras inéditas para guitarra solista, dos guitarras, y orquesta de cámara. Entre su material editado se cuentan grabaciones y material didáctico de su autoría.

Son sus obras mas conocidas; Tríptico Montevideano (Milonga, Milongón y Candombe) grabado por el autor (sello Orfeo) y en Japón por Hideo Nakamine, Paisajes (Verde y Asfalto) grabado en Japón por Hideo Nakamine 26 Piezas y Estudios de Concierto (Lira Ediciones) grabado por el autor (sello Edimur) y varias de ellas en Japón por Hideo Nakamine, Cinco Instantes elegía a Máximo Servetti (para dos guitarras), Fantasía para guitarra y cuerdas Nº1 (estrenada en 1973 por el autor en el Teatro del Anglo (Uruguay)

Varios compositores le dedicaron obras: Mario Sagradini, (Concierto Criollo para guitarra y orquesta estrenado en el año 1988 dirigido por el autor), Diego Legrand, (Tarde Gris, tango), Abel Carlevaro, (el último volumen de Microestudios), Dimitri Dumitrescu (Variaciones sobre un teme de Bártok), Elizabeth González (Alternativa).

Grabó para los sellos Orfeo y Tacuabé, de Uruguay; Edimur, de Argentina; y Gemecs de España, actualmente graba para el sello AgArAbAi, (donde editó dos CD con obras de Agustín Barrios incluyendo varias obras inéditas.(Leyenda Guaraní, Romance de la india muerta, Luisito, Vidalita con variaciones y Rancho quemado)

Amaro se especializo en la interpretación de la obra del compositor paraguayo Agustín Barrios, habiendo brindado desde 1985 al presente conferencias, recitales y clases magistrales a propósito de la vida y obra de este gran músico tanto en América como en Europa.

En el año 1987 el Centro Guitarrístico del Uruguay, en su cincuentenario, le otorgó el Diploma al Mérito por su relevante labor en servicio de la cultura guitarrística.

En el año 1992 fue elegido presidente del Centro Guitarrístico del Uruguay (institución pionera en su género, fundada en el año 1937 (con personería jurídica), quien entre otros fue fundado por al Maestro Abel Carlevaro, presidencia que ocupo desde entonces a la fecha.

Fue productor conductor del programa de TV. “La Guitarra y sus Intérpretes” que se emite por TVEO (Televisión Nacional de Uruguay) desde hace 10 años, todo un récord para un programa de estas características.

 

Opiniones de la crítica:

“…gran instrumentista y excelente músico. Su toque impresionaba por la increíble delicadeza” (Raúl Nicrosi-Mundocolor)

“Gran vitalidad expresiva. En el barroco de Bach, el nacionalismo de Carlevaro y el intimismo de Barrios, pareció insuperable” (Nelson Giguens – El Día)


“…con una técnica irreprochable conquistó al público melómano, convirtiendo realmente el instrumento solo en una verdadera orquesta” (Silvian Georgescu-Romania Libera)


“…un maestro del antiguo instrumento hispánico;…un virtuoso para quien el instrumento no tiene más secretos. César Amaro dispone de una técnica soberana que le permite sutilezas insospechadas” (Eugene Vicos – Diplomat Club – Rumania)


“…la guitarra de oro del Uruguay” (Eliana Mitova – Noshten Trud – Bulgaria)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

DESPEDIDA TRAS LOS PORTALES DE LA MUERTE: ¡LA VIDA! POR FANNY JEM WONG

DESPEDIDA TRAS LOS PORTALES DE LA MUERTE: ¡LA VIDA! POR FANNY JEM WONG

Preguntaba Sócrates ¡Qué Engendra La Muerte!
Y Platón contestaba “La Vida…La Vida…La Vida”

La conciencia se aleja del cuerpo y la vida se hace presente
Los años transcurridos desesperados se pintan y huyen
La envoltura del alma se disgrega, se evapora
La inmortalidad esplendorosa se hace presente

La fuerza vital no tendrá nunca más ataduras
Ni limitaciones, ni censuras, ni punzante dolor
Por fin lograr alcanzar la deliciosa libertad de Ser
La máquina será total y plenamente destruida…

No importaran jamás los violentos silencios
La conciencia centrífuga prevalecerá poderosa
Las emociones, ni la imaginación tendrán tiempo, ni límites
Se harán más vivas y ligeras, nadie podrá herirlas o parametrarlas

Ni violentada será la naturaleza sensible a la que fui condenada
De este tonto corazón que no encontró refugio a su medida
No existirá el dolor, no quemaran las entrañas
No morirán los sueños, no habrá llamados sin respuestas

No habrá más sales devorándome los ojos
Y el sueño que da la paz nunca será interrumpido
No… No irreverentes gritos ausentes de todo eco
No… No será mi tumba la oscuridad y el espanto
No… No habrá cuervos alimentándose de lunas rojas
No… No podrán ya jamás matarme estando muerta

Pintaré con mi canto celeste mi propio cielo y será eterno
Emociones intensas, corazones bañados en celeste espuma
Construiré fastuosos castillos e imponentes palacios
Seré emperatriz eterna de la palabra, de la emoción y de los versos

Visitaré con solo desearlo Notredame, caminaré por Amies
Recorreré Santa Sofía y cada rincón de Constantinopla
Conversaré por horas con Buda mientras devoro una roja manzana
Danzaré con Salomón a los pies de la Pila de Bronce

En una tarde fría tomaré café con Baudelaire y Rimbaud
Y la filosofía será arte, y el arte será magia y la magia será poesía
Bajo el crepúsculo seré protagonista de los dramas de Shakespeare
Eterna princesa, diosa inmortal del cielo e infierno de Swedenbong
En la mente divina seré la reina del verdadero pensamiento
Podré surfear el universo del deseo rompiendo ausencias
No existirá ni tiempo, ni espacio que límite la conciencia y podré Ser
Mientras la rueda azul gira de regreso para nunca más alejarse

Partiré sin aviso, no dejaré testamento, no necesito hacerlo
Repartan los tesoros, que cada quien recoja lo que le toca
Solo llevaré miles de ojitos de cristal y un beso pues nada tengo
La corona tan disputada la dejo podrá ceñírsela mi falso heredero

Poco traje al nacer, mil riquezas y tesoros me llevo en las alforjas
Dignidad, orgullo, lealtad, amor, miles de recuerdos, un beso
No merezco recompensas, ni castigos asumo lo que corresponde
Por haber sido La Hija De La Bilis Negra Y Del Fuego

Fanny Jem Wong
23.08.06


“Yo no comencé a existir cuando nacía, ni cuando fui concebido. He estado creciendo, desarrollándome durante incalculable número de milenios…todos mis yoes previos me hacen sentir sus voces, sus ecos, sus impulsos…¡Oh ,un incalculable número de veces volveré a nacer!
Jack London
El Viajero Estelar
(Jemwong)
A la memoria de César Amaro, Abel Salinas y Pedro Otiniano.
06-08-2012



¿DÓNDE SE UBICA LA MEMORIA?

¿Dónde se almacena la información ? ¿Cómo se almacena la información ? ¿Cómo se recupera dicha información ? ¿Se requiere de dos sistemas cerebrales :Uno de almacenaje y Otro de activación y recuperación?

EVALUANDO LA MEMORIA

—Los recuerdos se crean cuando las neuronas integradas en un circuito refuerzan la intensidad de las sinapsis

CONTADORWAP