ANDRÓMEDA, ESCRIBE HORACIO POR MARCO MARTOS

Te percibí días antes de la batalla de Filipos,
desgraciada para la república de Roma,
luz del amanecer para el imperio de Augusto.
Recogías nenúfares a orillas del río
y tu sonrisa condensaba la alegría del universo.
Quedé cautivado por tu belleza
y por tu nombre mítico, Andrómeda.
Chocaron las armas, escapé por milagro de la muerte,
y no volví a verte Andrómeda, salvo en sueños.
¡Qué triste mi vida en Roma como Cuestor del imperio!
No es un bálsamo la amistad de Mecenas, conseguida luego,
ni conocer a Virgilio, ni al mismo Octavio coronado,
ni alternar con las patricias romanas.
¡Quiero arrojarme en tus brazos
y tú me has arrojado al olvido para siempre!

ANDRÓMEDA ESCRIBE HORACIO POR MARCO MARTOS

ANDRÓMEDA, ESCRIBE HORACIO
POR Marco Martos

Te percibí días antes de la batalla de Filipos,
desgraciada para la república de Roma,
luz del amanecer para el imperio de Augusto.
Recogías nenúfares a orillas del río
y tu sonrisa condensaba la alegría del universo.
Quedé cautivado por tu belleza
y por tu nombre mítico, Andrómeda.
Chocaron las armas, escapé por milagro de la muerte,
y no volví a verte Andrómeda, salvo en sueños.
¡Qué triste mi vida en Roma como Cuestor del imperio!
No es un bálsamo la amistad de Mecenas, conseguida luego,
ni conocer a Virgilio, ni al mismo Octavio coronado,
ni alternar con las patricias romanas.
¡Quiero arrojarme en tus brazos
y tú me has arrojado al olvido para siempre!

“MÁSCARAS DE ROMA” POR MARCO MARTOS

“MÁSCARAS DE ROMA” POR MARCO MARTOS

Carlos Sotomayor tiene una agradable charla con el maestro Marco Martos acerca de su último poemario Máscaras de Roma (Caja Negra 2015).

POEMAS DE MARCO MARTOS CARRERA

JARDÍN DE LIBROS

Carlos Sotomayor tiene una agradable charla con el maestro Marco Martos acerca de su último poemario Máscaras de Roma (Caja Negra 2015).

Ver la entrada original

PROPERCIO ESCRIBE A CINTIA, AGRADECIDO POR MARCO MARTOS

Tú me regalas rollos, pergaminos,
en la mesa de mármol, poesía,
gracias a ti me brota noche y día,
en reposo o en el polvo de caminos,
sabiduría en todo tiempo oscuro,
palabra del pasado y del futuro.

POEMA : PROPERCIO ESCRIBE A CINTIA, AGRADECIDO POR MARCO MARTOS (2)
PROPERCIO ESCRIBE A CINTIA, AGRADECIDO POR MARCO MARTOS

PROPERCIO ESCRIBE A CINTIA, AGRADECIDO POR MARCO MARTOS

Tú me regalas rollos, pergaminos,
en la mesa de mármol, poesía,
gracias a ti me brota noche y día,
en reposo o en el polvo de caminos,
sabiduría en todo tiempo oscuro,
palabra del pasado y del futuro.

Veo, juntos, trabajos del futuro,
la calmada labor, los pergaminos,
luz de palabras, dones de lo oscuro
que hacen toda la noche poesía,
lluvia de cada rato en los caminos,
atraviesa los años cada día.

Vienes con tu hermosura cada día,
en tu rostro dibujas el futuro,
difuminas perfume en los caminos,
tus manos manipulan pergaminos
en hileras perfectas: poesía
que enciende las hogueras en lo oscuro.

Magnífica belleza de lo oscuro
irrumpe de la noche hasta el día
en amalgama feraz de poesía,
flecha desconocida hacia el futuro,
las huellas de palabras, pergaminos,
incertidumbres, luces en caminos.

Viandantes de la vida en los caminos,
de puntillas nos vamos al futuro,
llevando en las manos pergaminos
que trabajamos siempre cada día,
buscando en la noche, en lo más oscuro,
para sacar la luz de la poesía.

Así es como ya crece poesía
luminosa, radiante de caminos
que nacen de la historia y del futuro,
como aroma de flores del oscuro
transitar de la noche con su día
que queda registrado en pergaminos.

Sin pergaminos muere poesía,
sin el paso del día no hay caminos,
oscuro queda el astro del futuro.

QUE FÁCIL DECIR OLVIDALO POR FANNY JEM WONG

El falso prestigio caerá por su propio peso porque todo se sabe
Las caretas de los venerados moralistas no serán eternas
Falsos expertos sonrían todavía su senda es ancha
Las nuevas ideas se les perderán en profundos abismos
No hay que olvidar que la falsa gloria está guardada en saco sin fondo

2


Que Fácil Decir: ¡Olvídalo!

Estoy de pie frente a las puertas del averno
Contemplando un descomunal paisaje de cadáveres
Pude ver sus caras, se retuercen, son hienas entre estiércol
Gran jugada bajo sucias sabanas la de los falsos profetas
Entre cerebros podridos el pensamiento lúcido era imposible
Sucumbió el líder ante las bragas fosforescente de la hechicera
Ideales, amistad y lealtad convirtiéranse en utopías perversas
Conveniente fue la entrega y premiada la incompetencia
Encendiendo estoy las intermitentes páginas
Deponiendo la ira de lo que ya sospechaba
Ríos de sangre desbordaron las tristes lunas
Los cuervos felices retozaban sin importar a quién sacrificaban
Que fácil decir: ¡Olvídalo!
Cuando insectos y larvas arrancaron las entrañas
Que fácil decir: ¡Olvídalo!
Cuando el cuerpo volviérase feto y la vida se escapaba
Que fácil decir: ¡Olvídalo!
Cuando la comida se te atragantaba en la garganta
Que fácil decir: ¡Olvídalo!
Para quien todo lo tiene y del muerto no sabe nada
El pico de fuego le fue clavado una y mil veces con alevosía y ventaja
Danzaba la bestia sobre sus sueños y nadie dijo: ¡Basta!
Provocación, desdén y falsos testimonios
Fueron su tela de araña y nadie dijo: ¡Basta!
Mientras la victima quedaba calva y retorcía entre la mierda que no controlaba
Temporales y desalientos fueron interminables peldaños fatigosos
Escondida entre corredores y escaleras solitarias
Apartándose de quienes dejaron de ser sus amigos y cambiaban de bando
Sucios mentirosos, mascaras funestas, nunca fue lo mejor lo que buscaban
Ni lo ideal para los niños solo fueron siempre sus ganas
Criaturas desnudas de lealtad solo importaban sus hambres y sus joyas
La circunferencia infernal seguirá girando entre luces intensas
Regresando al punto de inicio porque dolor con dolor se paga
No será mi voz la condena sobre sus millonarias laderas de falsedades
El falso prestigio caerá por su propio peso porque todo se sabe
Las caretas de los venerados moralistas no serán eternas
Falsos expertos sonrían todavía su senda es ancha
Las nuevas ideas se les perderán en profundos abismos
No hay que olvidar que la falsa gloria está guardada en saco sin fondo
Lo que se construye sobre el dolor de otro se desplomará en caída libre
En esta selva prefiero seguir siendo humana a pesar de mis imperfecciones
Porque nunca obtuve nada que con esfuerzo no ganara
Rodarán quizás las hojas del amarillo calendario
Mañana las cabezas de los cuervos, nadie es indispensable
Pero siempre renaceré de las cenizas aunque el silencio de Dios
Sea para mí hoy indiferencia y frialdad elocuente
Y entre oscilaciones solitarias y entre tumbos la razón se desmorone
Nunca podrán callar lo que alma y el corazón clama

FANNY JEM WONG
25.09.2006
Está escrito ¡Así sea!

El orgullo engendra al tirano. El orgullo, cuando inútilmente ha llegado a acumular imprudencias y excesos, remontándose sobre el más alto pináculo, se precipita en un abismo de males, del que no hay posibilidad de salir.
Sócrates
(Jemwong)