ANNA MAY WONG POR MARCO MARTOS

ANNA MAY WONG POR MARCO MARTOS : Nacida en Los Ángeles, Anna May Wong trajo a la pantalla
al río Amarillo circulando en sus hermosas manos,
el rojo intenso de los hibiscos y las ramas del árbol de la China…

ANA MAY WONG   POR MARCO MARTOS CARRERA
ANNA MAY WONG POR MARCO MARTOS

ANNA MAY WONG POR MARCO MARTOS

Nacida en Los Ángeles, Anna May Wong trajo a la pantalla
al río Amarillo circulando en sus hermosas manos,
el rojo intenso de los hibiscos y las ramas del árbol de la China
en sus delicados brazos y el sabor de la canela misma
espolvoreada en sus deliciosos labios, finos, apacibles, deleitantes.
Traía un tifón contenido de pasiones, una cortesía ancestral
de minucias, reverencias y sonrisas a mujeres y varones.
Saltó de las películas en blanco y negro a aquellas otras
de relumbrantes colores. En la soledad de su camarín,
solo hablando con el espejos y las sombras, añoraba,
si acaso, las tierras desconocidas de las que le hablaban sus mayores.
Pasó como un suspiro por los cines, como un viento amable.
Hay gente que la recuerda en distintos puntos del planeta,
y otros que la aman y llevan con orgullo su sangre.

Poemas a una Mujer: HOY TE AMO POR WALTER FAILA

“Te amo, y suenan los arpegios de tu voz
y surgen desde la arena, asfixiada de éxtasis,
veletas de ébanos rosados, que son bajeles etéreos
en el océano de tu piel y de mis sueños.
Libero plenilunios que mutilan la noche
y subo a tu hombro mi aliento de ceniza
Avanzo entre hachearles de infortunios
por la in cordura sutil de tus suspiros
y es un conjuro de hierbas el jardín de tu horizonte
por donde muerde el sol tu cintura sudada y presurosa.
Hoy te amo, cabalgando en un rectángulo mudo
desde las crines sedosas de tus talle
y es un coro perenne e implacable tu clamor ante el eclipse
¡Corazón Salvaje!
Bebo en tu vertiente la savia de tu ombligo
y emerjo hacia tus ojos
para descubrir mi delirio en los montes de tu selva
Te amo, y el muro oculta su lepra de musgos
y los borrachos del mapa zigzaguean
por los fronteras del derrumbe,
donde ya nada impide el exilio hasta sus senos,
y nada bloquea mi éxodo de labios
al borde interminable de tu abismo.”

HOY TE AMO POR WALTER FAILA

Publicado por FANNY JEM WONG

Coração Selvagem: Revestida de musgos

Desapareceram!
Esconderam-se nos poros da Lua.
Foram-se com a areia abraçadas pelas ondas.
Colaram-se às notas da música,
Fugiram das salas de concertos.
E estavas ali sentada em uma pedra,
observando e escrevendo,
apontando cada imagem e substância.
Ninguém seria então desconhecido ou ignorado.
O amor pelo seu peso de sorriso e de nostalgia,
o corpo pela sua carne e pelos seus anos.
Agora… vazio,
torcidos os sonhos, polidos, inócuos,
não os vejo nem os sinto.
Evadiram-se pelos lábios sucessivos,
Desviaram-se pelas linhas de uns seios.

FANNY JEM WONG

Desapareceram!
Esconderam-se nos poros da Lua.
Foram-se com a areia abraçadas pelas ondas.
Colaram-se às notas da música,
Fugiram das salas de concertos.
E estavas ali sentada em uma pedra,
observando e escrevendo,
apontando cada imagem e substância.
Ninguém seria então desconhecido ou ignorado.
O amor pelo seu peso de sorriso e de nostalgia,
o corpo pela sua carne e pelos seus anos.
Agora… vazio,
torcidos os sonhos, polidos, inócuos,
não os vejo nem os sinto.
Evadiram-se pelos lábios sucessivos,
Desviaram-se pelas linhas de uns seios.
Transladaram-se em promessas corroídas,
Enferrujaram-se no lodo de meus tempos.
E segues ali, alma minha,
sentada em uma pedra,
revestida de musgos,
soluçando e escrevendo.

Walter Faila
Argentina
Tradução: Maria Lua

MI AMIGO WALTER FAILA ESCRIBIÓ : CALLEJONES

Hoy, un misterio de ojos rompe el paisaje
en éstas anchas callejas,
yo fui feliz un día, corazón,
¿acaso tu lo recuerdas?

Walter Faila

Walter Faila: Callejones: “yo fui feliz un día, corazón,
¿acaso tu lo recuerdas?”

martes 4 de agosto de 2009

Callejones

Hay un misterio de ojos rompiendo el paisaje
de éstas callejas anchas donde abundan los recuerdos.
Una insensata discordia en las fachadas modernas
y una conspiración de labios
pronunciando mi nombre en la empotrada vereda.
Un niño rubio y un viejo calvo,
dos madres conservadoras,
y ataúd de nogal en medio de la represa.
Hay un molino de ausencia, en éstas grandes callejas,
festín de aguas servidas en cordones y cunetas
un tren a leña, que suena como a derrumbe
por las vías infinitas
en que se alarga mi mirada hasta el sinfín de la senda.
Hay telegramas de olvidos debajo del calendario
mis tres o cuatro mendigos rodeando una vaga mesa
la voz del rito dormido y una estación de quimeras.
Misterios, misterios de ojos perdidos
buscando a tientas la huella
el sobre roto del tiempo, posdatada la memoria.
Hay un bálsamo de gloria debajo de éstas callejas
sepultadas junto a mi infancia
mis dulces niñas de seda, las manos de mi Sofía,
los pechos de mi Azucena.
¿Te acuerdas? Corazón, ¡que grande fue tu vergüenza!
cuando a Rocío besaban tus labios por vez primera.
Ay, callejas, callejas de pueblo herido
baldosas flojas del tiempo
raíces de mis eventos, vejamen de mi anatema.
Hoy, un misterio de ojos rompe el paisaje
en éstas anchas callejas,
yo fui feliz un día, corazón,
¿acaso tu lo recuerdas?

Walter Faila

MI AMIGO WALTER FAILA ESCRIBIÓ: Para Vivir

MI AMIGO WALTER FAILA ESCRIBIÓ: Para Vivir

MI AMIGO WALTER FAILA ESCRIBIÓ: Para Vivir

Para escapar de mi,
no tengo otro argumento,
que caminar por las líneas de tus labios
y naufragar en los contornos de tu cuerpo.

Para crecer en los espacios de la vida,
necesito nacer entre tus pechos,
y surgir como un niño caprichoso
jugando en el jardín de tus helechos.

Para sentir que existo
no tengo otro elemento,
que penetrar en los ombligos de tu alma
con mi corazón húmedo y sediento.

Levantar con mis brisas a tu faldas,
y llegar extenuado a tus espaldas
con la rauda tesitura de mis vientos.

Escuchar como silbido en las ventanas
la fineza de un suspiro satisfecho,
y observarte acurrucada como niña
en la cuna de tu nuevo nacimiento.

Para saber que amo,
no preciso mas que mi lamento,
por no tenerte a cada instante
presa de mi almohada y de mi lecho,
por saber que a la distancia necesaria,
no la acorta el extrañarte entre mis versos,
por ser consciente que las leyes
las pusieron mis actos… y tus miedos.-

WALTER FAILA
ARGENTINA