JULIO CÉSAR MEDITA SOBRE EL TIEMPO POR MARCO MARTOS

Algunos sabrán que Cayo Julio César nació en Roma,
que fue pontífice y cónsul varios años,
que venció en la guerra de las Galias,
que derrotó a Pompeyo en la batalla de Farsalia,
otros no sabrán nada de mi historia,
pero todos conocerán desde la época de párvulos

JULIO CÉSAR MEDITA SOBRE EL TIEMPO POR MARCO MARTOS_副本
JULIO CÉSAR MEDITA SOBRE EL TIEMPO POR MARCO MARTOS

JULIO CÉSAR MEDITA SOBRE EL TIEMPO
POR MARCO MARTOS

Para medir el tiempo sin problemas,
acude a los astros y a sus luces,
ingresa en la noche de tinieblas
y distingue la claridad
en el centro de lo oscuro.
Mira cómo los gallos cantan
y acomodan sus cloqueos
en el amanecer del día,
adelantan sus decires en el verano
y esperan la lechosa luz
en el invierno lóbrego.
Sosígenes de Alejandría me ha explicado
que los planetas en un tiempo exacto
giran trescientos sesenticinco días y un cuarto
y que debemos en un recuento
añadir un día cada cuatro años,
y que a ese lapso ligeramente más largo,
habría que llamarlo bisiesto como norma.
Naturalmente acepto lo que el sabio dice,
y así mi nombre quedará ligado
al calendario de todos los humanos.
Algunos sabrán que Cayo Julio César nació en Roma,
que fue pontífice y cónsul varios años,
que venció en la guerra de las Galias,
que derrotó a Pompeyo en la batalla de Farsalia,
otros no sabrán nada de mi historia,
pero todos conocerán desde la época de párvulos
que el calendario que usan día a día,
el que mide el tiempo de su vida
y la llegada silenciosa de la muerte
fue entronizado por Cayo Julio César,
quien descubrió en Egipto a Sosígenes,
astronómo célebre que en las noches del desierto
lee la verdad de astros y planetas,
sus viajes en el espacio sideral,
durante las cuatro estaciones del año
que viven los humanos.

SE NECESITA SER UN HUMANO VALIOSO PARA…

SE NECESITA SER UN HUMANO VALIOSO PARA…Para reconocer lo que realmente somos y no lo que pretendemos ser.
Para acompañar a nuestros enfermos sin priorizar nuestras necesidades emocionales.

SE BUSCA HUMANOS POR FANNY JEM WONG (1)

SE NECESITA SER UN HUMANO VALIOSO PARA…


Para reconocer lo que realmente somos y no lo que pretendemos ser.

Para acompañar a nuestros enfermos sin priorizar nuestras necesidades emocionales.

Para honrar nuestras deudas morales, económicas y espirituales sin abusar y calumniar a las personas de las que nos hemos servido.

Para decir NO a lo intrascendente y pasarnos las noches en casa leyendo, estudiando, trabajando, tratando de aprender y de ser mejores cada día.
Para no traicionar a nuestros amigos o amigas por ninguna razón, circunstancia o atenuante, porque el infierno está lleno de buenas intenciones.

Para defender a una persona ausente a quien se critica abusivamente.

Para ver en las ruinas y en los ladrillos que nos tiran los elementos de un futuro mejor.

Para ser agradecido y recordar que hay cosas que debemos a los demás, que no se pueden pagar porque no tienen precio.

Para aceptar que somos imperfectos, sin responsabilizar a los otros de nuestros fracasos, frustraciones y complejos.

Para no victimizarnos cuando nuestras malas decisiones nos llevaron solo de fracaso en fracaso.

Para entender que un año más de vida significa experiencia de vida y no vejez.
Para aferrarnos a nuestras ideas, a pesar de parecer extraños, excéntricos, singulares o dementes.

Para tratar a los hijos de los demás con responsabilidad, límites y respeto como si fueran nuestros, sin olvidar que sus padres confiaron en nosotros.
Para guardar silencio en ocasiones en que unas pocas palabras nos limpiaría de todo lo malo que se dice de nosotros.

Para vestirnos según nuestros gustos y negarnos a dejarnos llevar por las marcas o desear tener lo que otros pueden adquirir, por tener mayores ingresos.

Para aceptar que los otros no tienen la obligación de soportar nuestros arrebatos y berrinches resultado de la suma de complejos, envidias y celos acumulados a lo largo de nuestras vidas.

Para vivir lo que nos tocó vivir y asumirlo con valentía.

FANNY JEM WONG
25-07-2014

Por Esto Que Llaman Humanidad por Fanny Jem Wong

“POESÍA, LA MÁS NOBLE ESPADA
QUE SE ALZA ANTE LA INJUSTICIA”
FANNY JEM WONG

“POESÍA, LA MÁS NOBLE ESPADA
QUE SE ALZA ANTE LA INJUSTICIA”
FANNY JEM WONG

POR ESTO QUE LLAMAN HUMANIDAD

En la banca de un parque
donde languidece la vida
se encuentra llorando un niño.

Un pequeño viejecito
Sin zapatos, sin calor
Doblado sobre una tumba fría
Cuya manta es la humedad del olvido.

No es el llanto ruidoso
él no llora por una golosina
él no llora porque no le gusto el caviar.

Es el llanto de un alma moribunda
Es un grito silencioso de dios
Es el quejido de quien no pidió nacer.

Es un llorar entre gimoteos
que le oprimen el pecho
que no tiene consuelo.

Entre sueños moribundos
La inocencia es devorada por cuervos
Y entre rebeliones de tenebrosas sombras
A un bello ángel le arrancadas las alas.

¿Cuántas cosas no dicen
aquellos labios temblorosos?
¿Cuántas cosas no salen
de la garganta enronquecida?
El diminuto cantor de las calles
sucumbe bajo el peso de un azote
la ley del más fuerte se hizo sentir.

Sus sueños fueron cubiertos de estiércol
En las manos no hay paletas, ni globos
Las mariposas no velan sus noches
Le fue negado todo hasta su radiante sonrisa
A fuetazos solo le fue dibujada una torcida mueca.

Pedro siente cansancio profundo
ni durmiendo mil noches
le podrá pasar
Es el cansancio de un niño
que ha envejecido
sin aprender a jugar.

Sus ojos solo han visto tristezas,
miseria y abusos
Jamás una mano de apoyo,
un gesto paternal.

Pedro quizás muera en tres días
Muerte prematura entre ratas y cucarachas
Quizás encuentren al niño tísico
Sobre la vieja banca del parque de cipreses
Cuna que le fue regalada al nacer
Por esta mal llamada humanidad.

Todo el día ha cantado por unas pocas monedas
que alguien más fuerte siempre le arrebatara
Es el niño explotado, el petiso de la calle
hijo de la desazón y del dolor.

Es el hijo de los que pasamos cada día
Vestidos de abrigo, traje y corbata
Corriendo de un lado a otro y en la mano un celular
Diciendo ¡Que muchacho este… tan molesto!
¡Vete, no fastidies! ¡No eres mi responsabilidad.

Cuanto más se repite esta historia
más crece el odio del niño
Por esto que llaman humanidad.

Cuando más se repite esta historia
Más altas se hacen las murallas
Entre los que sí sobreviven
Y el mundo que nunca les dio la oportunidad
De llegar a aprender:
¿Qué es poseer humanidad?

MARÍA LUISA MATALINARES –FANNY JEM WONG

18.06.2006


Un estimado de 246 millones de niños están siendo ocupados en labores infantiles, con cerca del 70 por ciento de ellos (alrededor de 171 millones) trabajando en condiciones de riesgo, incluyendo trabajos en minas y canteras, trabajos con químicos y pesticidas o con maquinaria peligrosa. África y Asia juntas cuentan con el 90% del total del trabajo infantil. Entre 18 y 48 millones de niños trabajan en la India (el gobierno dice que son sólo 18 millones, pero los activistas a favor de los niños declaran que son 48 millones).En Pakistán hay 7,5 millones y medio de niños trabajadores; en Brasil 7 millones y en Nigeria 12 millones. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), del 25% al 50% de los niños entre 10 y 14 años en África trabajan, y de un 15% a un 20% en Sudamérica. Uno de cada seis niños en todo el mundo se ve forzado a trabajar. En el Perú suman un millón 987 mil 167 los niños y adolescentes que trabajan y lo hacen durante 45 horas a la semana, apenas tres horas menos de las que laboran normalmente las personas adultas, lo cual es un problema que debe ser afrontado y resuelto urgentemente, se estimó en una audiencia pública efectuada en el Congreso de la República. Un 70% de los menores trabajadores pertenece a las zonas rurales; y un 30% restante corresponde a las zonas urbanas del país


Te agradezco Maria Luisa el permitirme versar sobre estos pequeñitos. Creo que en cada verso recordé a un pequeñito que dormía en las bibliotecas para protegerse del frío y que estudiaba duro para llegar a escapar de una vida miserable. Él lo logro a duras penas, fue un niño valiente como muchos niños de nuestra Latinoamérica pero su vida quedo marcada por siempre, quizás sea esa razón por la cual de adulto nunca llego a creer totalmente en el amor desinteresado y bueno. Porque creció carente de este y solo conoció maltratos.
Como profesionales de la conducta ambas sabemos bien que cada ser humano es el resultado de sus experiencias previas, de su historia de vida y que esta nos marca por siempre.

Te quiero mucho amiga mía y maestra.