TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD: CITAS DE ERICH FROMM Y CARL JUNG.

TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD: CITAS DE ERICH FROMM Y CARL JUNG.

Erich Fromm fue uno de los principales pioneros en renovar la concepción del psicoanálisis, una vez este se asentó en Europa.

Fromm se oponía a la visión reduccionista del psicoanálisis que detallaba que el ser humano está condicionado por un conjunto de fuerzas inconscientes que no pueden ser controladas por nuestra voluntad consciente. Frente a esta oposición surgió el psicoanálisis humanista. A partir de entonces, Erich Fromm desarrolló sus teorías focalizadas en el psicoanálisis y en la crítica del mundo occidental.

Llegó a publicar más de treinta libros y se considera, hoy en día, uno de los psicólogos más bien valorados en la psicología.

FUENTE : https://www.psicologia-online.com/erich-fromm-biografia-teoria-y-libros-4445.html

Carl Jung
CARL JUNG

Carl Jung fue uno de los psicólogos más destacados de la historia. Su legado es una alquimia fascinante donde se traza un itinerario entre la psicología analítica, el inconsciente colectivo, la espiritualidad, el humanismo y la mitología. Para este pionero de la ciencia de lo onírico, comprender la psique suponía por encima de todo, revelar el Yo, hacer consciente lo inconsciente.

Cuando pronunciamos el nombre de Jung es común que al instante, nos vengan a la mente conceptos como los arquetipos, la sincronicidad o el ya citado inconsciente colectivo. Sin embargo, algo que descuidamos a menudo sobre estas notables figuras de la psicología del siglo XX es que por encima de todo, fueron grandes pensadores.

Carl Jung fue una figura muy destacable en este mismo aspecto. Casi al final de su vida, realizó una serie de reflexiones que a día de hoy nos resultan altamente inspiradoras. Para él la psicología era una herramienta básica para el ser humano. Es ese canal de autoconocimiento con la cual, entender el origen de nuestras sombras, de esos miedos vetadores que limitan la vida.

Las personas somos capaces de desencadenar las más terribles guerras y los conflictos más irracionales. Sin embargo, si lográramos conocer un poco más nuestra psique, y esas energías adheridas a nuestra arquitectura profunda, tendríamos según Jung, vidas más iluminadas, respetuosas y felices. Porque el conocimiento es revelación y es libertad.

FUENTE . https://lamenteesmaravillosa.com/carl-jung-biografia-del-padre-de-la-psicologia-profunda/

PENSAMIENTOS, FRASES CÉLEBRES, REFRANES, CITAS, POEMAS Y OTRAS CURIOSIDADES ILUSTRADAS.

CÉLEBRES, REFRANES, CITAS, POEMAS Y OTRAS CURIOSIDADES ILUSTRADAS.

ERICH FROMM FRASES CELEBRES Y CITAS

ERICH FROMM-00- (1)
ERICH FROMM

Erich Fromm nació en Frankfurt, Alemania en 1900. Su padre era un hombre de negocios y, según Erich, más bien colérico y con bastantes cambios de humor. Su madre estaba deprimida con frecuencia. En otras palabras, como con unos cuantos de los autores que hemos revisado en este libro, su infancia no fue muy feliz que digamos.

Como Jung, Erich provenía de una familia muy religiosa, en este caso de judíos ortodoxos. El mismo se denominó más tarde un “místico ateo”.

En su autobiografía, Beyond the Chains of Illusion (Más Allá de las Cadenas de la Ilusión) Fromm habla de dos eventos acontecidos en su adolescencia temprana que le condujeron hacia este camino. El primero tiene que ver con un amigo de la familia:

Tendría ella más o menos como unos 25 años; era hermosa, atractiva y además pintora; la primera pintora que conocía. Recuerdo haber escuchado que había estado comprometida pero luego de un tiempo había roto su compromiso; recuerdo que casi siempre estaba en compañía de su padre viudo. A él le recuerdo como un hombre insípido, viejo y nada atractivo; algo así (quizás porque mi juicio estaba basado de alguna manera por los celos). Entonces un día oí la tremenda noticia: su padre había muerto e inmediatamente después ella se había suicidado, dejando un testamento que estipulaba que su deseo era ser enterrada al lado de su padre (p. 4 en inglés).

Como pueden imaginar, esta noticia sorprendió al joven Erich, en ese momento con 12 años, y le lanzó a esa pregunta que muchos de nosotros nos haríamos: “¿por qué?”. Más tarde, encontraría algunas respuestas (parcialmente, como admitió) en Freud.

El segundo evento fue incluso más fuerte: la Primera Guerra Mundial. A la tierna edad de 14 años, pudo darse cuenta de hasta dónde podía llegar el nacionalismo. A su alrededor, se repetían los mensajes: “Nosotros (los alemanes, o mejor los alemanes cristianos) somos grandes; Ellos (los ingleses y aliados) son mercenarios baratos”. El odio, la “histeria de guerra”, le asustó, como debía pasar.

Por tanto, se encontró nuevamente queriendo comprender algo irracional (la irracionalidad de las masas) y halló algunas respuestas, esta vez en los escritos de Karl Marx.

Para finalizar con la historia de Fromm, recibió su doctorado en Heidelberg en 1922 y empezó su carrera como psicoterapeuta. Se mudó a los EEUU en 1934 (¡una época bastante popular para abandonar Alemania!), estableciéndose en la ciudad de Nueva York, donde conocería muchos de los otros grandes pensadores refugiados unidos allí, incluyendo a Karen Horney, con quien tuvo un romance.

Cerca del final de su carrera, se mudó a ciudad Méjico para enseñar. Ya había hecho un considerable trabajo de  investigación sobre las relaciones entre la clase económica y los tipos de personalidad de allí. Murió en Suiza en 1980.

ERICH FROMM-00- (2)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (3)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (4)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (5)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (6)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (7)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (8)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (9)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (10)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (11)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (12)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (13)
JEM WONG
ERICH FROMM-00- (14)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (15)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (16)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (17)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (18)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (19)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (20)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (21)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (22)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (23)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (24)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (25)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (26)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (27)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (28)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (29)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (30)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (31)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (32)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (33)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (34)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (35)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (36)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (37)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (38)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (39)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (40)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (41)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (42)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (43)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (44)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (45)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (46)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (47)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (48)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (49)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (50)
ERICH FROMM
ERICH FROMM-00- (51)
ERICH FROMM