CANCIÓN PARA FANNY – AUTOR: DANIEL ALTAMIRANO -LOS DE SIEMPRE

“Canción de nostalgia, nombre de poesía donde se conjuga el encuentro y la distancia, cosas del alma que solo se alcanzan cuando se puede amar. Poema que forma con lágrimas la palabra tatuada de besos en madrugadas de un vino azul. Donde estará la espuma y el mar que baña tu penumbra oscura sin mi sol sin par? – Buscare en la niebla tu silueta como una pluma desprendida de mi pensamiento suave y tenaz y sabrás entonces que tu nombre me llama como el fuego en la flama y como la espuma en el mar”.

Anuncios

cropped-fanny-jem-wong-2014-en-ucv-sede-callao-26-de-junio-611.jpg

CANCIÓN PARA FANNY – Autor: Daniel Altamirano -Los de Siempre / Idea de: Domingo Quiroga .Mayo. 2015.

Publicado el 8 may. 2015

“Canción de nostalgia, nombre de poesía donde se conjuga el encuentro y la distancia, cosas del alma que solo se alcanzan cuando se puede amar. Poema que forma con lágrimas la palabra tatuada de besos en madrugadas de un vino azul. Donde estará la espuma y el mar que baña tu penumbra oscura sin mi sol sin par? – Buscare en la niebla tu silueta como una pluma desprendida de mi pensamiento suave y tenaz y sabrás entonces que tu nombre me llama como el fuego en la flama y como la espuma en el mar”.

 

DEDICADO

FANNY JEM WONG

“DEDICADO CON TODO MI CARIÑO Y RESPETO A JEM WONG”

CUENTAN que un antepasado tuyo, armado con antigua paciencia,
de puntiagudas manos y fino cuello,
consultó el I Ching con seis tallos de milenrama,
y al formarse una flor de loto, predijo que tu nombre sería: JEMWONG

Dicen: que tuvo por testigo al sándalo y a la luna remota de Cantón.
Tú eres el matrimonio del sol sagrado de Oriente
y la furia del Misti desatada en tus palabras.
Y mientras tus manos hilvanan las mil caligrafías.

Yo pido para ellas, el suave trigo de los Valles de Tumbes.
Y si me adormece la soledad, como la nieve a un tren lejano de Siberia.
Ellas se prenden de pronto al verbo, la coma y el gerundio,

construyendo poemas impregnados con tu estirpe araucana,
que al caer sobre mis ojos, me hacen dueño de mi acosada luz,
vertiendo luego mis lágrimas, en las mansas lagunas de Yungay.

JOSEPANTON