ARTE VADIM STEIN

ARTE VADIM STEIN

ARTE VADIM STEIN

ARTE TOSHIAKI KATO

Si uniéramos a diversos artistas del art nouveau como Gustav Klimt o Aubrey Beardsley, los metiésemos en un caldero y añadiésemos un chorro generoso de estética típicamente japonesa, una cucharada del conocido “estilo mangaka” y una pizca de un no-sé-qué muy personal, el resultado sería, más que posiblemente, el arte de Toshiaki Kato.

La mezcla perfecta

Este artista japonés es uno de esos ilustradores que encontraron su camino en trabajar su estilo partiendo claramente del de alguien más. Como apasionado del modernismo y de autores que comentamos arriba (Beardsley, Klimt…) encontró un modo de unir esa estética tan marcada a sus propias raíces asiáticas. Japón está siempre presente en sus trabajos, es un ave planeando bajo sobre las cabezas de sus personajes: grandes ojos y patrones que reconoces al fijarte, o en muchos otros casos una oda obvia a su tierra natal, un lienzo que rezuma aroma a cerezos y templanza.

Además, sabe implementar todo eso muy bien a su estilo personal. No es que todo se reduzca a que Kato se basa en un estilo pasado, algunos admiradores de su arte como yo lo consideramos un modo que él tiene de alimentar su propia obra, hasta el punto en el que, muchas veces, casi creerías que algunos de sus trabajos son ilustraciones originales de algún contemporáneo de Beardsley:

De la letra popular nace Kato con su obra

Como en las mejores obras de Klimt, sus ilustraciones están plagadas de texturas, de color y de detalles. Contrastes cromáticos muy planeados y fondos llamativos que, pese a serlo, no opacan el protagonismo de las figuras principales, que suelen encontrarse claramente distinguibles (a excepción de, por ejemplo, obras como Lady of Spring, arriba, donde pese a que la dama que da nombre al cuadro resalta por completo, de un primer vistazo nos puede costar ubicar detalles como el rostro).

Como muchas veces sucedía en la ilustración art nouveau, su inspiración suele orbitar alrededor del concepto de la naturaleza, las formas orgánicas y sobre todo la mujer, aunque puedan ir acompañadas de hombres (recordemos una vez más las obras más famosas de Gustav Klimt).

Las siluetas de Kato tienen ese aire oriental que estamos acostumbrados a ver en mangas y en animes (de hecho tiene el mismo aire mágico que algunas ilustraciones de CLAMP), pero discretamente suavizado para que no sea lo preponderante de la obra. Además sus figuras son siempre espigadas y elegantes; y no puede ser menos cuando una de sus temáticas preferidas es la leyenda, el cuento popular y la literatura clásica. Mira a continuación por ejemplo su reinterpretación de El Fantasma de la Ópera, novela original de Gastón Leroux publicada en 1910:

FUENTE https://arteentodo.com/ilustracion/toshiaki-kato-el-mangaka-modernista-que-ha-hecho-nido-entre-leyendas/

– Muerte y Vida – Gustav Klimt

Gustav Klimt
Gustav Klimt

e-Vasiva

 

 

Detalle de Muerte y Vida. Gustav Klimt

‘Death & Life

Museo Leopold, Viena

Este enorme lienzo cuadrado, de tamaño natural (de 178 x 178), recupera muchos aspectos de las primeras obras de Klimt de gran envergadura: la naturaleza alegórica, el contenido simbólico y la estructura columnar. Con la llegada del , Klimt alteró sus rasgos estilísticos, sobre todo colores lisos y la expresión lineal y rítmica. El artista emplea de nuevo su caudal de motivos abstractos y decorativos para explorar el tema de la muerte y la decadencia, típico del expresionismo, con su interés por el sufrimiento humano. En lugar de la iconografía mística propia del simbolismo, Klimt recurre a una disposición más jovial , en la línea del nuevo grupo expresionista alemán(El Puente) y de las obras de .

La aprisiona las figuras, que luchan por liberarse del manto (Payne de nuevo ve gigantes donde sólo hay plácidos molinos y abandono)

Ver la entrada original 427 palabras más

UCV LIMA NORTE PSICOLOGÍA :NIÑEZ INTERMEDIA

Infancia Intermedia Esta etapa se presenta entre los 6 y los 12 años, presentándose el desarrollo en los niños de manera rápida.
Desarrollo físico.Durante esta etapa el peso de su cuerpo, se duplica y crecen de cinco a ocho centímetros por año. Por otro lado, durante la infancia intermedia, los niños necesitan comer bien, ya que sus juegos requieren de mucha energía, y es por ello que necesitan altos niveles de carbohidratos complejos. La salud en se caracteriza por tener una visión más aguda de la que tienen al inicio de la vida; el cambio de dientes continúa, pero, la mayor parte de los dientes que tendrán por el resto de sus vidas, aparecen al principio de esta etapa, de tal manera que: los dientes primarios comienzan a caer alrededor de los seis años y los reemplazan casi cuatro dientes permanentes por año durante los siguientes cinco años. Los primeros molares surgen cerca de los seis años y los terceros, aparecen alrededor de los 20 años. Al parecer, el estado físico, presenta algunas peculiaridades, ya que los niños casi no desarrollan actividades físicas, tales como: natación, entre otras. Generalmente desarrollan juegos competitivos, que no promueven el desarrollo físico.
Desarrollo motor. A los seis años, las niñas son superiores a los niños, en cuanto a la precisión de movimientos, y los niños en actividades que requiera de fuerza y menos complejas; un año más tarde, pueden balancearse en un solo pie, tanto niño como niño, pueden caminar en barras de equilibrio de 5 cm de ancho, realizan con precisión diferentes juegos. Durante los ocho y nueve años, ambos sexos participan en diferentes juegos; a los diez años, pueden analizar e interceptar la ruta de pequeñas bolas lanzadas desde una distancia determinada; durante los dos últimos años de esta etapa, pueden realizar saltos de hasta 90 cm de alto. Por lo que respecta a los aspectos intelectuales, según Piaget, entre los cinco y siete años de edad, los niños inician la etapa de las OPERACIONES CONCRETAS, que consiste en pensar con lógica acerca del aquí y el ahora. Los niños son menos egocéntricos que antes y más hábiles en tareas que exigen razonamiento lógico, tales como la conservación, la cual consiste en reconocer que dos cantidades iguales de materia, permanecen idénticas en sustancia, peso o volumen hasta que se les añade o quita algo. Entre los 6 y 7 años, conservan la sustancia, a los 9 ó 10 el peso, y a los 11 ó 12, el volumen.
El desarrollo moral, es sumamente importante en esta etapa, según Piaget, el desarrollo moral se da en dos etapas: 1. Moralidad heterónoma: en la cual hay una rigidez moral, con juicios simples y rígidos; para los niños, o todo es bueno, o todo es malo. 2. Moralidad autónoma: se caracteriza por la flexibilidad moral, la cual se enriquece al interactuar con otros niños, e inclusive adultos.
Desarrollo social y de la personalidad. Es preciso que los niños desarrollen el autoconcepto, y en este proceso es sumamente importante la ayuda de los padres. Definamos primero el autoconcepto, el cual es el sentido de nosotros mismos, es decir, lo que opinamos de nosotros. Así pues, en la medida en que los niños desarrollen un autoconcepto fuerte, duradero y positivo, los niños desarrollaran habilidades sociales, físicas e intelectuales que les permitirán verse como individuos valiosos para la sociedad. Es ideal que el niño, “realice algunas tareas” para desarrollar el autoconcepto, tales como: 1. Ampliar su autocomprensión para reflexionar sobre las percepciones, necesidades y expectativas de otras personas. 2. Aprender más acerca de cómo funciona la sociedad. 3. Desarrollar patrones de comportamiento que los satisfagan personalmente. 4. Dirigir su propio comportamiento.Por lo tanto podríamos concluir que la infancia intermedia es una época importante para el desarrollo de la autoestima, para la construcción de una autoimagen positiva o autoevaluación.Durante esta etapa, es conveniente en el desarrollo del niño, solucionar la crisis de la competencia, la cual según Erikson, es fundamental para lograr una buena autoimagen. Esto consiste en la capacidad del niño para dominar habilidades y completar trabajos.

El grupo de iguales, es importante en el desarrollo de la personalidad, ya que tienen algunos efectos positivos en la vida del niño, tales como: el desarrollo de habilidades de sociabilidad, mejoramiento de relaciones y adquisición del sentido de pertenencia. Las relaciones familiares, también sufren algunos cambios, ya que el niño, pasa mucho tiempo fuera de su casa, a diferencia de etapas anteriores, y esto se debe a que ahora se ocupa en la escuela, con los amigos, los juegos, las clases extracurriculares, etc. Pero, a final de cuentas, un ambiente de amor, apoyo y respeto por parte de todos los miembros de una familia, brinda un excelente pronóstico para lograr un desarrollo saludable.

Infancia Intermedia

Esta etapa se presenta entre los 6 y los 12 años, presentándose el desarrollo en los niños de manera rápida.

Desarrollo físico.

Durante esta etapa el peso de su cuerpo, se duplica y crecen de cinco a ocho centímetros por año. Por otro lado, durante la infancia intermedia, los niños necesitan comer bien, ya que sus juegos requieren de mucha energía, y es por ello que necesitan altos niveles de carbohidratos complejos.

La salud en se caracteriza por tener una visión más aguda de la que tienen al inicio de la vida; el cambio de dientes continúa, pero, la mayor parte de los dientes que tendrán por el resto de sus vidas, aparecen al principio de esta etapa, de tal manera que: los dientes primarios comienzan a caer alrededor de los seis años y los reemplazan casi cuatro dientes permanentes por año durante los siguientes cinco años. Los primeros molares surgen cerca de los seis años y los terceros, aparecen alrededor de los 20 años. Al parecer, el estado físico, presenta algunas peculiaridades, ya que los niños casi no desarrollan actividades físicas, tales como: natación, entre otras. Generalmente desarrollan juegos competitivos, que no promueven el desarrollo físico.

Desarrollo motor.

A los seis años, las niñas son superiores a los niños, en cuanto a la precisión de movimientos, y los niños en actividades que requiera de fuerza y menos complejas; un año más tarde, pueden balancearse en un solo pie, tanto niño como niño, pueden caminar en barras de equilibrio de 5 cm de ancho, realizan con precisión diferentes juegos.

Durante los ocho y nueve años, ambos sexos participan en diferentes juegos; a los diez años, pueden analizar e interceptar la ruta de pequeñas bolas lanzadas desde una distancia determinada; durante los dos últimos años de esta etapa, pueden realizar saltos de hasta 90 cm de alto. Por lo que respecta a los aspectos intelectuales, según Piaget, entre los cinco y siete años de edad, los niños inician la etapa de las OPERACIONES CONCRETAS, que consiste en pensar con lógica acerca del aquí y el ahora. Los niños son menos egocéntricos que antes y más hábiles en tareas que exigen razonamiento lógico, tales como la conservación, la cual consiste en reconocer que dos cantidades iguales de materia, permanecen idénticas en sustancia, peso o volumen hasta que se les añade o quita algo. Entre los 6 y 7 años, conservan la sustancia, a los 9 ó 10 el peso, y a los 11 ó 12, el volumen.

El desarrollo moral, es sumamente importante en esta etapa, según Piaget, el desarrollo moral se da en dos etapas: 1. Moralidad heterónoma: en la cual hay una rigidez moral, con juicios simples y rígidos; para los niños, o todo es bueno, o todo es malo. 2. Moralidad autónoma: se caracteriza por la flexibilidad moral, la cual se enriquece al interactuar con otros niños, e inclusive adultos.

Desarrollo social y de la personalidad.

Es preciso que los niños desarrollen el autoconcepto, y en este proceso es sumamente importante la ayuda de los padres. Definamos primero el autoconcepto, el cual es el sentido de nosotros mismos, es decir, lo que opinamos de nosotros. Así pues, en la medida en que los niños desarrollen un autoconcepto fuerte, duradero y positivo, los niños desarrollaran habilidades sociales, físicas e intelectuales que les permitirán verse como individuos valiosos para la sociedad. Es ideal que el niño, “realice algunas tareas” para desarrollar el autoconcepto, tales como:

1. Ampliar su autocomprensión para reflexionar sobre las percepciones, necesidades y expectativas de otras personas.

2. Aprender más acerca de cómo funciona la sociedad.

3. Desarrollar patrones de comportamiento que los satisfagan personalmente.

4. Dirigir su propio comportamiento.Por lo tanto podríamos concluir que la infancia intermedia es una época importante para el desarrollo de la autoestima, para la construcción de una autoimagen positiva o autoevaluación.

Durante esta etapa, es conveniente en el desarrollo del niño, solucionar la crisis de la competencia, la cual según Erikson, es fundamental para lograr una buena autoimagen. Esto consiste en la capacidad del niño para dominar habilidades y completar trabajos.

El grupo de iguales, es importante en el desarrollo de la personalidad, ya que tienen algunos efectos positivos en la vida del niño, tales como: el desarrollo de habilidades de sociabilidad, mejoramiento de relaciones y adquisición del sentido de pertenencia. Las relaciones familiares, también sufren algunos cambios, ya que el niño, pasa mucho tiempo fuera de su casa, a diferencia de etapas anteriores, y esto se debe a que ahora se ocupa en la escuela, con los amigos, los juegos, las clases extracurriculares, etc. Pero, a final de cuentas, un ambiente de amor, apoyo y respeto por parte de todos los miembros de una familia, brinda un excelente pronóstico para lograr un desarrollo saludable.

FUENTE

http://members.tripod.com/psico1_deshumano/intermedia.html

SOBRE LA CREATIVIDAD

Las mentes creativas son conocidas por ser capaces de sobrevivir a cualquier clase de mal entrenamiento.

Autor: Anna Freud

No hay nada como imaginar para crear futuro, ya que lo que hoy es utopía será carne y sangre mañana.

Autor: Julio Verne

CREATIVIDAD E INTELIGENCIA

“Para alcanzar la verdad es preciso una vez en la vida despojarse de todas las opiniones recibidas y reconstruir de nuevo todo el sistema de nuestros conocimientos” Descartes

lLa creatividad se ha definido desde diversos ángulos, pero en términos generales se la considera como la capacidad para realizar innovaciones valiosas a través del establecimiento de nuevas relaciones, la recombinación de las que se poseen, la adopción de medios y métodos originales, así como otros recursos.