“M. Butterfly”de Cronenberg: la estereotipación oriental y de género

INTERESANTE , GRACIAS POR COMPARTIRLO

“Me conocéis, ¿no? ¿Por qué? Porque soy una celebridad. Hago reír a la gente. Hago reír a toda Francia. Pero si me comprendierais, no os reiríais en absoluto. ¡Qué país! Hombres como vosotros deberíais estar… ¡golpeando mi puerta! ¡Suplicando que os muestre mis secretos! Yo, Rene Gallimard… he sabido… lo que es ser amado por una mujer perfecta. Yo tengo una visión de Oriente… de mujeres esbeltas con cheosan y kimonos… que mueren por el amor de indignos demonios extranjeros. Que nacen y compiten para ser mujeres perfectas. Que toman cualquier clase de castigo que les demos… y siempre responden… fortalecidas por el amor. Incondicionalmente. Esta visión… se ha convertido en mi vida. Mi error… es simple y absoluto. El hombre que yo amé no era digno. No merecía ni siquiera que le mirara dos veces. Pero a cambio… yo le di mi amor. Todo mi amor. El amor del que os hablo… cegó mis ojos. Así que ahora… cuando me miro al espejo… no veo más que… Yo tengo una visión de Oriente. La profundidad de sus ojos almendrados. Son mujeres calladas. Mujeres dispuestas a sacrificarse por el amor de un hombre. Incluso por uno cuyo amor es… completamente indigno. Morir con honor… es mejor que vivir… con deshonra. Así que… al final… aquí en prisión… lejos de China… he encontrado… Mi nombre… es Rene Gallimard. También conocido… como Madame Butterfly.”

Rene Gallimard. También conocido..
Mi nombre… es Rene Gallimard. También conocido… como Madame Butterfly.

Wild Banana

“Sólo un hombre sabe cómo una mujer debe actuar”.

maxresdefault Song Liling. Fuente: YouTube.

La película “M. Butterfly” ha quedado como una de las grandes olvidadas del cine de David Cronenberg. Muchos la tachan de ser demasiado distinta del resto de su filmografía, pero una lectura atenta nos desvelará que no es así: género, transformación, identidad y androginia sexual explican qué vio Cronenberg en esta historia. Su relato, basado en una obra de teatro de David Henry Hwang con el mismo nombre e inspirada en hechos reales, aporta, además, datos muy interesantes acerca de la relación Oriente-Occidente y las construcciones de género, raza y cultura.

Jeremy Irons actúa como René Gallimard, un diplomático francés que durante los años 60 llega a Pekín. Allí, se enamora perdidamente de Song Liling, una cantante de la ópera china, con la que mantendrá una relación que se extenderá 20 años en…

Ver la entrada original 1.329 palabras más

Anuncios