[POEMAS DESDE EL SUBSUELO] El Ángel Perdido‏

Tal vez huelas en el viento su ceniza
o el latido de su pecho en esas alas
desplegadas como símbolo iracundo
de su errante transitar en la bandada.
No digas que no vino a rescatarte
tal vez lo confundió tu verborragia
y se fue buscando en otro rumbo
tu aliento encadenado de nostalgia.-

Lo he visto descolgarse desde el tiempo
y escuché sus latidos en la plaza
sentí su aroma llegando con el viento
y en los escombros gritando con tu raza
Me dijeron que anduvo a contratiempo
desplegando sus cenizas como alas
que en el río vagaba mal herido
y su sangre brotaba desde el agua.
Lo he visto como ángel clandestino
entrando a tu hogar por la ventana
pidiendo unas limosnas al destino
reciclando su pena y su esperanza
Te aseguro que lo he visto, compañero,
con su vientre contraído en esa plaza
siendo eje de un globo pesado y agorero
inclinando sin piedad nuestra balanza.
Me contaron que pasó por ésta tierra
perforado en sus ojos la mirada
que si buscas con cuidado entre las piedras
verás su huella caminando doblegada.
Que si te arrimas por algo a la ribera
no dudes en mirar hacia las aguas
quizá la sangre te guíe a su camino
y la luna te muestre otro mañana
Tal vez huelas en el viento su ceniza
o el latido de su pecho en esas alas
desplegadas como símbolo iracundo
de su errante transitar en la bandada.
No digas que no vino a rescatarte
tal vez lo confundió tu verborragia
y se fue buscando en otro rumbo
tu aliento encadenado de nostalgia.-

Walter Faila

MI AMIGO WALTER FAILA ESCRIBIO : DE BARRO Y CRISTAL

¿Acaso tu los mirabas, envuelta de hiedras,
detrás del peñasco de tus grandes muros?
¡Cuánto tiempo ha pasado por encima del tiempo!
¡Cuánto acoso de sombras!
¡Cuanto grito ahogado, cuanta llama perdida!
De barro y cristal te he visto en la plaza
clamando y gimiendo detrás de las nubes
aun la brisa no limpiaba el llanto
¡Aun jugaba solitario un niño!

DE BARRO Y CRISTAL

Hoy te he visto en la plaza… aun jugaban dos niños,
uno tenía mi gesto y mi rostro
el otro…no sé, era de aspecto lejano y difuso.
¡Cuanto tiempo ha pasado por encima del tiempo
sin que nadie perciba la postal de tus ojos,
sin que nadie te nombre, sin que nadie te busque!
¿Será que el adiós ya se ha echado a la suerte
y en la voz silenciosa ha crecido el olvido?
Hoy he visto tus alas rozando las nubes
a la luz de la tarde, al caer el crepúsculo.
¿Cuanto escombro ha esquivado tu boca?
¿Cuanta muerte ha bebido tu vida?
De barro y cristal vestías el aire
De barro y cristal soñabas desnuda
¿A que espejo robaste tu forma?
¡Cigüeña de trapo! ¡Arcángel herido!
Mujer de nieve, que palpaste mi sueño
¿En que ébano oscuro tallaste tu dicha?
Hoy he visto tu alma en la plaza,
vagabas errante por medio los niños
¿Acaso tu los mirabas, envuelta de hiedras,
detrás del peñasco de tus grandes muros?
¡Cuánto tiempo ha pasado por encima del tiempo!
¡Cuánto acoso de sombras!
¡Cuanto grito ahogado, cuanta llama perdida!
De barro y cristal te he visto en la plaza
clamando y gimiendo detrás de las nubes
aun la brisa no limpiaba el llanto
¡Aun jugaba solitario un niño!

Walter Faila