ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO POR RAFAEL DE LEÓN

“¡Cuando tengamos un hijo!…”
Y en esas tardes de lluvia,
cuando mueves los bolillos,
y yo paso por tu calle
con mi pena y con mi libro
dices, temblando, entre dientes,
arropada en los visillos:
“¡Ay, si yo con ese hombre
hubiera tenido un hijo!…”

Anuncios

Giorgio Giussepi  (7)

ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO POR  RAFAEL DE LEÓN

Hubiera podido ser
hermoso como un jacinto
con tus ojos y tu boca
y tu piel color de trigo,
pero con un corazón
grande y loco como el mío.
Hubiera podido ir,
las tardes de los domingos,
de mi mano y de la tuya,
con su traje de marino,
luciendo un ancla en el brazo
y en la gorra un nombre antiguo.
Hubiera salido a ti
en lo dulce y en lo vivo,
en lo abierto de la risa
y en lo claro del instinto,
y a mí… tal vez que saliera
en lo triste y en lo lírico,
y en esta torpe manera
de verlo todo distinto.
¡Ay, qué cuarto con juguetes,
amor, hubiera tenido!
Tres caballos, dos espadas,
un carro verde de pino,
un tren con cuatro estaciones,
un barco, un pájaro, un nido,
y cien soldados de plomo,
de plata y oro vestidos.
¡Ay, qué cuarto con juguetes,
amor, hubiera tenido!
¿Te acuerdas de aquella tarde,
bajo el verde de los pinos,
que me dijiste: — ¡Qué gloria
cuando tengamos un hijo!?
Y temblaba tu cintura
como un palomo cautivo,
y nueve lunas de sombra
brillaban en tu delirio.
Yo te escuchaba, distante,
entre mis versos perdidos,
pero sentí por la espalda
correr un escalofrío…
Y repetí como un eco:
“¡Cuando tengamos un hijo!…”
Tú, entre sueños, ya cantabas
nanas de sierra y tomillo,
e ibas lavando pañales
por las orillas de un río.
Yo, arquitecto de ilusiones
levantaba en equilibrio
una torre de esperanzas
con un balcón de suspiros.
¡Ay, qué gloria, amor, qué gloria
cuando tengamos un hijo!
En tu cómoda de cedro
nuestro ajuar se quedó frío,
entre azucena y manzana,
entre romero y membrillo.
¡Qué pálidos los encajes,
qué sin gracia los vestidos,
qué sin olor los pañuelos
y qué sin sangre el cariño!
Tu velo blanco de novia,
por tu olvido y por mi olvido,
fue un camino de Santiago,
doloroso y amarillo.
Tú te has casado con otro,
yo con otra hice lo mismo;
juramentos y palabras
están secos y marchitos
en un antiguo almanaque
sin sábados ni domingos.
Ahora bajas al paseo,
rodeada de tus hijos,
dando el brazo a… la levita
que se pone tu marido.
Te llaman doña Manuela,
llevas guantes y abanico,
y tres papadas te cortan
en la garganta el suspiro.
Nos saludamos de lejos,
como dos desconocidos;
tu marido sube y baja
la chistera; yo me inclino,
y tú sonríes sin gana,
de un modo triste y ridículo.
Pero yo no me doy cuenta
de que hemos envejecido,
porque te sigo queriendo
igual o más que al principio.
Y te veo como entonces,
con tu cintura de lirio,
un jazmín entre los dientes,
de color como el del trigo
y aquella voz que decía:
“¡Cuando tengamos un hijo!…”
Y en esas tardes de lluvia,
cuando mueves los bolillos,
y yo paso por tu calle
con mi pena y con mi libro
dices, temblando, entre dientes,
arropada en los visillos:
“¡Ay, si yo con ese hombre
hubiera tenido un hijo!…”

HORUS MI BOLILLA DE PELOS

bajo el arco del cielo

y sentada espero

que regreses a mí

pequeña bolilla de pelos”

 

HORUS MI BOLILLA DE PELOS

“Miro en el jardín

un pequeño agujero

 bajo el arco del cielo

y sentada espero

que regreses a mí

 pequeña bolilla de pelos”

 

Fanny Jem Wong

09-11-2012

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

REGALOS DEL CAZADOR DE VERSOS JULIO 2011

¡Un hijo! Tú sabes, tú sientes qué es eso:

Ver nacer la vida del fondo de un beso

Por un inefable milagro de amor.

Un beso que llene la cuna vacía

Y que ingenuamente nos mire y sonría,

¡Un beso hecho flor!

¡Un hijo! Un fragante, fuerte y dulce lazo.

Me parece verlo sobre tu regazo palpitando ya;

Y miro moverse con pueril empeño

Las pequeñas manos de nuestro pequeño,

Como si quisieran sujetar un sueño

El  hijo del ensueño

¡Un hijo! Tú sabes, tú sientes qué es eso:

Ver nacer la vida del fondo de un beso

Por un inefable milagro de amor.

Un beso que llene la cuna vacía

Y que ingenuamente nos mire y sonría,

¡Un beso hecho flor!

¡Un hijo! Un fragante, fuerte y dulce lazo.

Me parece verlo sobre tu regazo palpitando ya;

Y miro moverse con pueril empeño

Las pequeñas manos de nuestro pequeño,

Como si quisieran sujetar un sueño

Que llega y se va.

En el agua fresca de nuestras ternuras

Mojará las alas de sus travesuras

Como una paloma que aprende a volar.

Y será violento, loco y peregrino,

Y amará igualmente la mujer y el vino

Y el cielo y el mar.

Con la sed amarga de la adolescencia

Beberá en la fuente turbia de la ciencia.

¡Mi tierno cantor!

Irá por el mundo con su lira al hombro

Dejando un reguero de rosas de asombro

Y aún áureo fulgor.

Cruzará al galope la árida llanura

Pálido de ensueño, loco de aventura

Y ebrio de ideal.

Y en su desvarío de viajes remotos

Volverá algún día con los remos rotos,

Trayendo en los labios un sabor de sal.

Caminante absurdo, de caminos muertos

Pasará su sombra sobre los desiertos

En una infinita peregrinación,

Y su alucinada pupila inconforme

Verá en su destino grabada

Una enorme interrogación.

Pero será inútil su tenaz andanza

Persiguiendo un sueño que jamás se alcanza.

Y ha de ser así, pues no hallará nunca, como yo,

La meta de todas sus ansias de hombre y poeta,

Porque en las mujeres de su vida inquieta

No hallará ninguna parecida a ti.

Que tú eres la rosa de una sola vida,

La rosa que nadie verá repetida

Porque al deshojarse secará el rosal.

Y como en el mundo ya no habrá esa rosa,

Él irá en su búsqueda infructuosa

En pos de una igual.


José Ángel Buesa

Quiero escribir versos muy reales
y me haces recitar de los románticos
quiero escribir canciones de amor las cuales
entones tú como si fueran cánticos.

No seré egoísta si te pido
que me ames mucho más día tras día
y ten en cuenta que ser celoso es egoísmo  AQUI ACAPITE TRATO CON TODA EL ALMA DEJAR DE SERLO
y no nos hará feliz la vida.

Esta confianza que tenemos, mutua,
nos acerca más y más a los dos,
y nos hace continuar en esta ruta,
caminando de la mano con amor.

Y no puedo ocultar, no oculto,
ni callarme siquiera quisiera,
de que te amo con amor profundo
con mi corazón, con mi vida entera.
 Ruben Sada

Tómame, oh noche eterna

Tómame, oh noche eterna,

En tus brazos y llámame hijo.

Yo soy un rey que voluntariamente

Abandonó su trono de ensueños y cansancios.

Mi espada, pesada en brazos flojos,

A manos viriles y calmas entregué;

Y mi cetro y corona los dejé

En la antecámara, hechos pedazos.

Mi cota de malla, tan inútil,

Mis espuelas, de un tintineo tan fútil,

Las dejé por la fría escalinata.

Desvestí la realeza, cuerpo y alma,

Y regresé a la noche antigua y serena

Como el paisaje al morir el día.
Fernando Pessoa 


Si yo pudiera

Si yo pudiera morder la tierra toda
Y sentirle el sabor
Sería más feliz por un momento.
Pero no siempre quiero ser feliz
Es necesario ser de vez en cuando infeliz
Para poder ser natural.
No todo es días de sol y la lluvia,
Cuando falta mucho, se pide.
Por eso tomo la infelicidad con la felicidad
Naturalmente, como quien no se extraña
De que existan montañas y planicies
De que haya rocas y hierbas.
Lo que es necesario es ser natural y calmado
En la felicidad o en la infelicidad.
Sentir como quien mira
Pensar como quien anda,
Y, cuando se ha de morir,
Recordar que el día muere
Y que el poniente es bello
Y es bella la noche que queda.
Así es y así sea.

Fernando Pessoa 
 
Cuando yo muera quiero tus manos en mis ojos:
quiero la luz y el trigo de tus manos amadas
pasar una vez más sobre mí su frescura:
sentir la suavidad que cambió mi destino.

Quiero que vivas mientras yo, dormido, te espero,

quiero que tus oídos sigan oyendo el viento,
que huelas el aroma del mar que amamos juntos
y que sigas pisando la arena que pisamos.

Quiero que lo que amo siga vivo
y a ti te amé y canté sobre todas las cosas,
por eso sigue tú floreciendo, florida,

para que alcances todo lo que mi amor te ordena,
para que se pasee mi sombra por tu pelo,
para que así conozcan la razón de mi canto.

NERUDA

A veces, y el sueño es triste


A veces, y el sueño es triste,

En mis deseos existe

Lejanamente un país

Donde ser feliz consiste

Solamente en ser feliz

Se vive como se nace

Sin querer y sin saber.

En esa ilusión de ser

El tiempo muere y renace

Sin que se sienta correr.

El sentir y el desear

No existen en esa tierra.

Y no es el amor amar

En el país donde yerra

Mi lejano divagar.

Ni se sueña ni se vive:

Es una infancia sin fin.

Y parece que revive

Ese imposible jardín

Que con suavidad recibe.

Cansa ser, suele sentir

Cansa ser, suele sentir, pensar destruye.

Ajena a nosotros derrúmbase la hora,

Dentro y fuera de nosotros, y todo en ella.

Inútilmente el alma llora.

¿De qué sirve? ¿Qué es lo que debe servir?

Pálido esbozo leve

Del sol de invierno sonríe en mi cama…

Vago susurro breve.

De las vocecitas que despierta la mañana,

De la fútil promesa del día,

Muerta al nacer, en la esperanza absurda y lejana

En la que el alma confía.


Cuando era joven, me decía a mí mismo

Cuando era joven, me decía a mí mismo:

“¡Cómo pasan los días, día a día,

Sin nada conseguido o intentado!”.

Más viejo digo, con el mismo enfado:

“¡Cómo, día tras día, todos son

Sin nada hecho y sin nada en la intención!”.

Así, naturalmente, envejecido,

Diré con igual voz e igual sentido:

“Un día vendrá el día

En el que no diré ya nada”.

Quien nada fue no es ni dirá nada.

Fernando Pessoa


 

CONTADORWAP

REGALOS DE AMOR PARA NUESTRO HIJO POR FANNY JEM WONG 2011

Para la vida de nuestro hijo
bella medida es tu cintura,
y bello el ritmo de tu pulso
para la sangre de nuestro hijo
En tu nostalgia atardecida
cabe el sollozo de nuestro niño,
y cabe el llanto de sus ojos
entre la red de tus pestañas.
Red que se llena de luceros
cuando la tiras en el agua.
Guarda el reposo de tus párpados
que allí está el sueño de nuestro infante,
y no te canses de mirarme
que nuestro pequeño está mirando
con esa luz de tu mirada.
Enhebra el hilo de tu canto
para sentir que está cantando

REGALOS DE AMOR PARA NUESTRO HIJO POR FANNY JEM WONG 2011

Por FANNY JEM WONG – 28 de Marzo, 2011, 8:21, Categoría: SENTIMIENTOS

REGALOS DE AMOR PARA NUESTRO HIJO POR FANNY JEM WONG 2011

27 Marzo 2011

REGALOS DE AMOR PARA NUESTRO HIJO POR FANNY JEM WONG 2011

MI PEQUEÑO NIÑO

Mi pequeño niño,
lloras en el silencio.
Mi pequeño niño,
vives en la oscuridad

Extiendes tus manitas
sin poder tocarme,
buscas mis pechos
sin poder saciarte.

¿Con quién juegas?
¿Con quién sueñas?
¿Cuándo lloras?
¿Cuándo ríes?

En mi mente siempre vagas,
siempre estás.

Te imagino sonriente,
entre fantasmas dibujados,
entre estrellas refulgentes,
en el cielo hoy estás.

Te imagino con pañales,
correteando elefantes,
elefantes de colores,
mil figuras,
mil figuras y una más.

Mi pequeño niño herido,
con la luna entre tus manos,
una luna llena de queso,
un gran sol como cristal.

Mi pequeño ya perdido,
¿Con quién juegas?
¿Con quién sueñas?
Dime…..Dime que es con tu MAMÁ.

Escrito cuando solo era FANNY
Sin fecha

“QUE LOS MUERTO PERMANEZCAN
POR SIEMPRE EN SUS TUMBAS”….
SOLO TÚ MI PEQUEÑO NIÑO ESPERAS…
SOLO TÚ….

MAMÁ

NUESTRO HIJO
AUTOR DEL POEMA: CARLOS CASTRO
TEMA MUSICAL: TRISTESSE DE CHOPIN
EDICIÓN: FANNY JEM WONG

Para la vida de nuestro hijo
bella medida es tu cintura,
y bello el ritmo de tu pulso
para la sangre de nuestro hijo
En tu nostalgia atardecida
cabe el sollozo de nuestro niño,
y cabe el llanto de sus ojos
entre la red de tus pestañas.
Red que se llena de luceros
cuando la tiras en el agua.
Guarda el reposo de tus párpados
que allí está el sueño de nuestro infante,
y no te canses de mirarme
que nuestro pequeño está mirando
con esa luz de tu mirada.
Enhebra el hilo de tu canto
para sentir que está cantando
la voz de nuestro hijo entre tu voz,
como burbuja de los peces
entre los círculos del agua.
Cuando caminas me parece
que nuestro hijo avanza con tus pasos,
y si te quedas detenida,
entonces pienso que es nuestro hijo
el que se para con tus plantas.
Si vas en busca de los soles
del mediodía delirante,
pienso que nuestro hijo del alma
se está acercando lentamente
a la candela de una lámpara.
Tú eres la rama que sostiene
el alto fruto de mi carne,
y eres la vena que da música
al corazón de nuestro pequeño
que está siempre cercano.
Las golondrinas que tú sueñas
rayan el cielo de nuestro infante,
y vas cantando por la tierra
mientras nuestro hijo va cantando
por los caminos de tu sangre.

AUTOR DEL POEMA: CARLOS CASTRO

PIEL AMARILLA

Mi pequeño grillo
de ojitos dormidos
trozo del cielo,
fabulosa nube de algodón,
luz eterna,
claro día,
sensible aurora,
lluvia de estrellas,
viento tibio,
Monarca de todos mis sueños.

Mi danzarín en pañales,
no frunzas el ceño
tú eres motivo y fuerza,
mi lucero travieso,
mi ardiente esperanza.
Sonríe. piel amarilla
que por fin llego la mañana
Y vuela amor . Vuela. vuela alto
con la certeza de ser
el inicio y el fin
de todos mis días
Te amo bebe te amo

Tu mamá
19/08/2009
FANNY JEM WONG
LIMA PERÚ
11.16 PM.


Tags: poesia, nino, bebe, poetry, tristeza, ausencia, recuerdos, dolor, familia, jemwong, time
CONTADORWAP

Musica & Poesia: ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO – Rafael de Leon

Yo, arquitecto de ilusiones
levantaba en equilibrio
una torre de esperanzas
con un balcón de suspiros.
¡Ay, qué gloria, amor, qué gloria
cuando tengamos un hijo!
En tu cómoda de cedro
nuestro ajuar se quedó frío,
entre azucena y manzana,
entre romero y membrillo.
¡Qué pálidos los encajes,
qué sin gracia los vestidos,
qué sin olor los pañuelos
y qué sin sangre el cariño!

Musica & Poesia: ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO – Rafael de Leon

Por FANNY JEM WONG – 28 de Enero, 2011, 22:14, Categoría: AUSENCIA Y DOLOR

 

Friday, January 28, 2011

Musica & Poesia: ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO – Rafael de Leon

Musica & Poesia: ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO – Rafael de Leon

De FANNY JEM WONG 18-11-2009

ROMANCE PARA AQUEL HIJO QUE NO TUVE CONTIGO – Rafael de León

Hubiera podido ser
hermoso como un jacinto
con tus ojos y tu boca
y tu piel color de trigo,
pero con un corazón
grande y loco como el mío.
Hubiera podido ir,
las tardes de los domingos,
de mi mano y de la tuya,
con su traje de marino,
luciendo un ancla en el brazo
y en la gorra un nombre antiguo.
Hubiera salido a ti
en lo dulce y en lo vivo,
en lo abierto de la risa
y en lo claro del instinto,
y a mí… tal vez que saliera
en lo triste y en lo lírico,
y en esta torpe manera
de verlo todo distinto.
¡Ay, qué cuarto con juguetes,
amor, hubiera tenido!
Tres caballos, dos espadas,
un carro verde de pino,
un tren con cuatro estaciones,
un barco, un pájaro, un nido,
y cien soldados de plomo,
de plata y oro vestidos.
¡Ay, qué cuarto con juguetes,
amor, hubiera tenido!
¿Te acuerdas de aquella tarde,
bajo el verde de los pinos,
que me dijiste: — ¡Qué gloria
cuando tengamos un hijo! ?
Y temblaba tu cintura
como un palomo cautivo,
y nueve lunas de sombra
brillaban en tu delirio.
Yo te escuchaba, distante,
entre mis versos perdido,
pero sentí por la espalda
correr un escalofrío…
Y repetí como un eco:
“¡Cuando tengamos un hijo!…”
Tú, entre sueños, ya cantabas
nanas de sierra y tomillo,
e ibas lavando pañales
por las orillas de un río.
Yo, arquitecto de ilusiones
levantaba en equilibrio
una torre de esperanzas
con un balcón de suspiros.
¡Ay, qué gloria, amor, qué gloria
cuando tengamos un hijo!
En tu cómoda de cedro
nuestro ajuar se quedó frío,
entre azucena y manzana,
entre romero y membrillo.
¡Qué pálidos los encajes,
qué sin gracia los vestidos,
qué sin olor los pañuelos
y qué sin sangre el cariño!
Tu velo blanco de novia,
por tu olvido y por mi olvido,
fue un camino de Santiago,
doloroso y amarillo.
Tú te has casado con otro,
yo con otra hice lo mismo;
juramentos y palabras
están secos y marchitos
en un antiguo almanaque
sin sábados ni domingos.
Ahora bajas al paseo,
rodeada de tus hijos,
dando el brazo a… la levita
que se pone tu marido.
Te llaman doña Manuela,
llevas guantes y abanico,
y tres papadas te cortan
en la garganta el suspiro.
Nos saludamos de lejos,
como dos desconocidos;
tu marido sube y baja
la chistera; yo me inclino,
y tú sonríes sin gana,
de un modo triste y ridículo.
Pero yo no me doy cuenta
de que hemos envejecido,
porque te sigo queriendo
igual o más que al principio.
Y te veo como entonces,
con tu cintura de lirio,
un jazmín entre los dientes,
de color como el del trigo
y aquella voz que decía:
“¡Cuando tengamos un hijo!…”
Y en esas tardes de lluvia,
cuando mueves los bolillos,
y yo paso por tu calle
con mi pena y con mi libro
dices, temblando, entre dientes,
arropada en los visillos:
“¡Ay, si yo con ese hombre
hubiera tenido un hijo!…”

Posted by FANNY JEM WONG

Labels: , , , , , , ,

CONTADORWAP

CUSTODIADOS POR PEGASO POR FANNY JEM WONG

Y camine gorda
por el más bello prado,
voy feliz cantando,
cientos de muñecas, osos,
trenes y carritos a mi paso.
Las cunas doradas
con sus formas de bananos
guardan a mis príncipes
custodiados por Pegaso.

CUSTODIADOS POR PEGASO POR FANNY JEM WONG

Por FANNY JEM WONG –  Categoría: AMOR

 

CUSTODIADOS POR PEGASO POR FANNY JEM WONG.mpg



 

 

CUSTODIADOS POR PEGASO
(A MIS HIJOS)

Al señor de los dioses
Invoque cantando
Jesús estoy gorda,
como un globo reventando
¡Quiero! ¡Quiero!
Él escucho mi canto
y camine gorda
por el más bello prado.

En mi paseo cantaron
dulces los pájaros
y peñizcaba mi gran panza,
creía estar soñando
deseando ser la estrella
más grande del cosmos
o quizá la formidable cueva
del poderoso Rey Midas.

Fui la más hermosa luna
del Dios Apolo.
Lindas marquesitas patearon,
mi gran panza
Tesoros envueltos
en el más puro encaje,
almohadones azules,
rosas de azúcar.

Cantan las avecicas
y en el piano un grillo
toca los palillos chinos,
una clavelina danza
Cantos de mi dulce espera
voy tarareando
mis calatos danzarines
estrenando pataditas
practicaban nuevos pasos.

Jalan el cordón,
mis amados enanos
quieren dulces y pasteles
también copos de helados,
nieve de almíbar,
duraznos en trozos
y pescado crudo
Mientras Jirafita dice:
-Son mejor las coles.

Tres cigüeñas surcan
el cielo pesadamente
llevan en sus picos
las preciosas cargas
y aunque están cansadas
vuelan tarareando,
trompetas de cristales
suenan melodiosas a su paso.

En el cielo se dibuja
el más bello arco iris
Miles de soldaditos de plomo
marchan elegantes,
las bailarinas brincan
con los alegres payasos
y el negro bembón de trapo
lustra sus grandes
y bellos zapatazos

Saltan los delfines,
vuelan los caballos,
de la cornucopia caen
papelitos recortados
en formas de mil lunas
y estrellitas de mar
Ay… negrito bembón
que limpias tus zapatos
danza para mí
un alegre taconazo.

Y camine gorda
por el más bello prado,
voy feliz cantando,
cientos de muñecas, osos,
trenes y carritos a mi paso.
Las cunas doradas
con sus formas de bananos
guardan a mis príncipes
custodiados por Pegaso.

Un ratón travieso
escondía su gran luna de queso
y el más raro elefante
dibujaba jirafones
en los tules de sus cunas
y en sus lindos trajes

Ay… que bella me sentí
cuando parecía un globo reventando
comiendo chocolates,
bombones y ricos helados
Cuando jalaban mis calatos,
el cordón dorado
que los unía día a día a mí,
la panzona que iba siempre cantando

JEM WONG
12.06.05
Para Ud. mis enanos
Arturo, Giorgio, Fabiana
y para ti mi pequeño Giorgio Giuseppe
que a pesar de no estar , siempre estás
y escuchas mis cantos.
Mamá

(Jemwong)


CUSTODIADOS POR PEGASO POR FANNY JEM WONG

Para Ud. mis enanos
Arturo, Giorgio, Fabiana
y para ti mi pequeño Giorgio Giuseppe
que a pesar de no estar , siempre estás
y escuchas mis cantos.
Mamá

CUSTODIADOS POR PEGASO POR FANNY JEM WONG

Por FANNY JEM WONG – 29 de Julio, 2010, 20:10, Categoría: AMOR

CUSTODIADOS POR PEGASO POR FANNY JEM WONG.mpg


CUSTODIADOS POR PEGASO
(A MIS HIJOS)

Al señor de los dioses
Invoque cantando
Jesús estoy gorda,
como un globo reventando
¡Quiero! ¡Quiero!
Él escucho mi canto
y camine gorda
por el más bello prado.

En mi paseo cantaron
dulces los pájaros
y peñizcaba mi gran panza,
creía estar soñando
deseando ser la estrella
más grande del cosmos
o quizá la formidable cueva
del poderoso Rey Midas.

Fui la más hermosa luna
del Dios Apolo.
Lindas marquesitas patearon,
mi gran panza
Tesoros envueltos
en el más puro encaje,
almohadones azules,
rosas de azúcar.

Cantan las avecicas
y en el piano un grillo
toca los palillos chinos,
una clavelina danza
Cantos de mi dulce espera
voy tarareando
mis calatos danzarines
estrenando pataditas
practicaban nuevos pasos.

Jalan el cordón,
mis amados enanos
quieren dulces y pasteles
también copos de helados,
nieve de almíbar,
duraznos en trozos
y pescado crudo
Mientras Jirafita dice:
-Son mejor las coles.

Tres cigüeñas surcan
el cielo pesadamente
llevan en sus picos
las preciosas cargas
y aunque están cansadas
vuelan tarareando,
trompetas de cristales
suenan melodiosas a su paso.

En el cielo se dibuja
el más bello arco iris
Miles de soldaditos de plomo
marchan elegantes,
las bailarinas brincan
con los alegres payasos
y el negro bembón de trapo
lustra sus grandes
y bellos zapatazos

Saltan los delfines,
vuelan los caballos,
de la cornucopia caen
papelitos recortados
en formas de mil lunas
y estrellitas de mar
Ay… negrito bembón
que limpias tus zapatos
danza para mí
un alegre taconazo.

Y camine gorda
por el más bello prado,
voy feliz cantando,
cientos de muñecas, osos,
trenes y carritos a mi paso.
Las cunas doradas
con sus formas de bananos
guardan a mis príncipes
custodiados por Pegaso.

Un ratón travieso
escondía su gran luna de queso
y el más raro elefante
dibujaba jirafones
en los tules de sus cunas
y en sus lindos trajes

Ay… que bella me sentí
cuando parecía un globo reventando
comiendo chocolates,
bombones y ricos helados
Cuando jalaban mis calatos,
el cordón dorado
que los unía día a día a mí,
la panzona que iba siempre cantando

JEM WONG
12.06.05
Para Ud. mis enanos
Arturo, Giorgio, Fabiana
y para ti mi pequeño Giorgio Giuseppe
que a pesar de no estar , siempre estás
y escuchas mis cantos.
Mamá

(Jemwong)