CONOCIENDO A BORGES POR FANNY JEM WONG

Hoy termino un viaje infinito, entre ríos de palabras, entre ruinas circulares, entre enigmas descifrados. Hoy comprendo de aquel hombre cuya filosofía escepticista y empírica conoció grandes verdades. Que los monstruos, laberintos, ríos, soles, tigres, sombras y colores le acompañaron en vigilia y entre sueños, en su vida ilimitada, en el círculo sin fin… Hoy entiendo que su constante tormento fue negar su propio yo y el tiempo. No tuvo pasado, tampoco presente y el futuro siempre incierto nunca logró inquietarle . Vivió enfrentado a sus espejos, a la idea de ser otro, a creer que todo era solo un sueño, en donde el hombre era una pieza movida por una mano divina y ésta a su vez, quizás por otra divinidad. Hoy conozco por lo menos, de un gran cúmulo de arena, uno de esos granos… Hoy conozco a Borges.

Anuncios

CONOCIENDO A BORGES POR FANNY JEM WONG

“Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído”
JORGE LUIS BORGES.

Marco Extratextual
Conociendo a Borges

“Gran don de Dios que me dio
en contradicción los libros y las noches”.

Jorge Luis Borges nace en Buenos Aires, Argentina un 24 de Agosto del año 1899. En 1914 se traslada a Europa en donde cursa el Bachillerato. En el año 1919 Ginebra hacia España.Regresa en 1921 a Buenos Aires y funda la revista “Proa” con otros intelectuales de la época. Borges publica su primera obra titulada “Fervor de Buenos Aires” de poemas en 1923.

Entre sus obras más destacadas se pueden mencionar:1944 su libro de relatos “Ficciones”, “Luna de enfrente” (1925), “El tamaño de mi esperanza” (1926), “El Aleph” (1949), “Otras inquisiciones” (1960), “El Hacedor” (1964), “Elogio de la Sombra (1969), “Cuaderno San Martín”, “Evaristo Carriego”, “Discusión”, “Historia de la Eternidad”; “El informe de Brodie” (1970); “El libro de arena”.

En 1961, su trabajo es recompensado con el Premio Internacional de Literatura, fue considerado como un clásico vivo de las letras hispánicas. Sus temas más habituales eran el universo, el tiempo, la perplejidad metafísica, los muertos que vivían en él, el lenguaje, la patria, la suerte de los poetas entre otros.

Borges es descrito como un “Filósofo de la poesía y poeta de la Filosofía”.Sus obras son consideradas verdaderos enigmas ontológicos, es decir la visión del ser en toda su amplitud. Recurriendo siempre a un lenguaje perfecto y formal dirigido a la universalización de las ideas.

La magnitud de los trabajos de Borges permiten a los lectores una aproximación a la literatura filosófica; teología; mitología comparada; semiótica o estudio de las imágenes; lingüística; a las ciencias del lenguaje de la cábala; a la alquimia; folklore; la narrativa y mucho más. Era un verdadero amante de lo oculto, fuente inagotable de estudio e inspiración a para estudiosos de diversas especialidades de la élite intelectual.

La de Borges, en especialmente la poética, está llena de nostalgia por los barrios pórtenos y por aquellos paisajes pampéanos en que guachos armados defendían su honor. Le fascinaba conversar sobre Platón y de Heráclito de Efeso, Cervantes, Quevedo, Henry Jannes, Stevenson, Coleridge.Se preocupaba por los temas sobre el tiempo, el eterno retorno, los números transfinitos y de la expansión del universo tema en en particular le apasionaba.

Borges logró convertir a la metafísica en una rama de la literatura fantástica.Una variable que es constante y tenazmente se reiterada en su obra es la hipótesis de que la realidad en que vivimos es un sueño, poblado de seres misteriosos que habitan en bibliotecas y laberintos; ajenos al tiempo, ya que el tiempo es sufrimiento y muerte.Lo que me da una idea de que posiblemente sus conocimientos ocultistas y teosóficos fueron amplios.Pero el remoto murmullo del hombre de carne y hueso acaba por hacerse escuchar en el universo entero . Y es así que Borges, deja entrever sus más entrañables angustias y pasiones, en varios de sus trabajos poéticos y en un relato cuyo título es “Historia de los ecos de un nombre”, es aquí es gran escrito deja ver los sentimientos elementalmente humanos.


Es el momento en que Jorge Luis Borges, luego de haber refutado el tiempo, escribe, bella y conmovedoramente: “And yet, and yet… negar la sucesión temporal, negar el yo, negar el universo, son desesperaciones aparentes y consuelos secretos… El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego. El mundo, desgraciadamente es real; yo, desgraciadamente, soy Borges”.

Muere en el año 1986 en Ginebra y es reconocido como uno de los más grandes poetas y un mago de las letras.Son escasos los escritores que han logrado que su apellido se transforme en un adjetivo. Así decimos borgiano para caracterizar un estilo, una situación, un mundo en donde solo se recuerda a los verdaderamente grandes. Un argentino ceremonioso de maneras elegantes, el gran pensador brillante, un historiador de fantasías, un lúcido cazador de historias le dio a la literatura universal un nuevo giro de 180 grados.

“He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz”.
JORGE LUIS BORGES

Conociendo su Obra “El Aleph”

“Dios es esferoide,
pues la naturaleza del mismo
es una esfera infinita,
cuyo centro está en todas partes
y la circunferencia en ninguna”.

En su obra “El Aleph” Borges comienza con dos citas, una del psicoliterato William Shakespeare y otra de Hobbes. Ambas citas preparan al lector para ingresar al tema de lo infinito, del espacio en donde no existen los límites, del tiempo sin fin; es decir de la Eternidad.

Ambos fenómenos el Infinito y la Eternidad se dan simultáneamente en su magistral obra “El Aleph” uno de los más importantes textos de todo el volumen titulado igual.

En este cuento se sintetizan los rasgos esenciales de la estética borgeana, centrándose la preocupación del poeta en las narraciones entre la realidad y el lenguaje, en las proyecciones de su experiencia personal e individual del mundo a un código que es común. Borges se esforzó siempre en poder compartir lo que con palabras no se puede describir con sus lectores.

La trama de la narración incluye un poema en prosa que es tal vez, una de las páginas más memorables que haya escrito Borges: y esta es la descripción del Aleph, el punto del espacio que contiene todos los puntos, es decir la visión del “INCONCEBIBLE UNIVERSO”.Un círculo eterno, sin principio, simbolo no solo de lo universal sino también de lo eterno.

Para Borges si un hombre desea experimentar el sufrimiento, no necesita sentir todo el sufrimiento del universo para conocerlo. Una emoción bien vivida es suficiente para tener una idea de lo que es dicha emoción en toda su inmensidad.

Borges describe al Aleph como un núcleo de lo inefable, porque parece inútil el tener que recurrir a un ordenamiento conceptual para hacer lo que sólo la poesía puede transmitir y la intuición de aquellos que pueden sentirla puedan recoger.

El texto presenta una estructura de dos elementos como todos los demás. El punto de fractura de las dos partes se da cuando se menciona por primera vez al Aleph, justo al centro mismo. En una conversación telefónica, Carlos Argentino Daneri manifiesta a Borges su temor de que la demolición de su vieja casa le arrebate al Aleph que está en el sótano, porque necesita seguir viéndolo para terminar de redactar su “Opera magna” el poema titulado “Canto Augural”.

El objetivo del cuento es mostrarnos en contraposición intentos de transmitir la visión total proporcionada por el milagroso Aleph: “Canto Augural” de Carlos Argentino (1ra parte) y el poema en prosa que el narrador y protagonista Borges, nos hace leer como parte de su narración (2da parte).

A partir de ahí, se puede comprender la minuciosidad con que se describen los hábitos y gustos poéticos de Carlos Argentino y su poema resultado de su vana inspiración en el Aleph.

¿El espacio y el tiempo?

Borges, en la penúltima versión de la realidad puntualiza:

“Creo innecesaria la oposición entre dos conceptos incontrastables de espacio y tiempo… Por lo demás, acumular espacio no es lo contrario de acumular tiempo: es uno de los modos de realizar esa para nosotros única operación”.

El relato se inicia con la muerte de Beatriz Viterbo, de quien Borges en le cuento estaba enamorado.El narrador siente que el universo cambia al apartarse de ella, pero él no quiere aceptarlo.Cuando vivía Beatriz esta había rechazado su amor. Pero muerta es el objeto de la devoción de Borges. Una constante que podemos ver en muchas relaciones reales, no solo literarias .La dualidad entre lo dinámico y lo estático abstraíble, siempre con intención filosófica, aflora variadas veces a lo largo del relato.

Resulta paradójico entonces que Borges, que quiere alegarse con la memoria de Beatriz y del incesante y vasto universo y acabe contemplándolo en su totalidad…Beatriz se constituye así en el objeto idealizado del amor de Borges, quien decide conmemorar los aniversarios visitando periódicamente al padre y al primo de Beatriz, Carlos Argentino Daneri un pintoresco intelectual.

Daneri, viene a ser el puente narrativo entre dos polos, mientras que Borges es el narrador y el protagonista, enamorado eterno de Beatriz y mantiene una curiosa relación con Daneri, el primo de ella. Esta relación es alimentada constantemente por la memoria compartida de Beatriz y a la vez se desdobla en dos vertientes: la primera, Argentino, poeta cuya mediocridad se ve acentuada por el uso de vocablos franceses y por su poema “La Tierra”, en el que pretende agotar en imágenes la totalidad del globo. La segunda, la que lleva a Borges a contemplar en el sótano de Daneri el Aleph, el lugar donde están, sin confundirse, todos los lugares del orbe, vistas desde todos los ángulos.

Borges tachó el eclecticismo descabellado de la mala literatura. Tan abrumadora es la mediocridad de Daneri que, hasta con el concurso del vertiginoso Aleph, éste es incapaz de poder producir un solo verso inspirado. La ironía con que se tratan el lenguaje y las ideas estéticas de Carlos Argentino Daneri es irreproducible; no bastan, para mostrar ésta espléndida caricatura. La intención crítica de Borges es aquí ineludible, y mientras Daneri fue galardonado con el segundo Premio Nacional de la Literatura, Borges, cuya obra no consigue ni un solo voto, se consuela con la contemplación del Aleph.

Daneri, fue un prototipo de ineptitud elevada en el ámbito nacional; como sugiere su segundo nombre, Argentino, él creyó poder subliminar la realidad y la experiencia con imágenes de otras imágenes, con conceptos falsos. Daneri pretende que su poema “La Tierra” sea un Aleph, un Aleph de palabras, basándose en un depravado principio de ostentación verbal.

Daneri, elimina el espacio, desbarata la experiencia, que es el tiempo vivo. Sin el equilibrio espacio – tiempo que sostiene a la experiencia, la obra de Daneri se torna ridícula.

Cuatro versos que lee a Borges:

“He visto, como el griego, las urbes de los hombres,
Los trabajos, los días de varía luz, el hombre;
No corrijo los hechos, no falseo los nombres,
Pero el voyage que narro, es… autow de ma chambre.

Borges pensaba:

-Estamos muy lejos de la experiencia como tiempo vivido. He visto; aquí, es la expresión de un espectador, no de un participante. El uso de vocablos (neologismos) franceses acentúa el ridículo…

¿Por qué el autor insiste en juicios adversos sobre el caricaturesco escritor?

En la segunda parte del relato se verá que es posible escribir un poema mejor que el “Canto Augural”, que el trabajo esta en la poesía propiamente y no en las razones para que sea admirable. La excelencia poética no tiene nada que ver con la fama o con la obtención de premios literarios.

Borges nos ofrece una visión del Aleph sin necesidad de inventar razones para ser admirable.Carlos Argentino, no tenía inspiración, necesitaba copiar el Aleph para terminar su poema, es por esta razón que busca el consejo de Borges.

La casa vieja de Daneri en cuyo sótano se hallaba el Aleph, y que estaba a punto ser demolida. Daneri descubre el Aleph antes de la edad escolar, es decir antes de poder conceptualizar que es el universo, pero por desgracia se estanca en esta etapa. Por eso su reiteración infantil, ¡Es mío!, ¡Es mío! Es por esta razón que desaprovecha al Aleph y esto le lleva a hacer mala literatura.

Carlos Argentino es un autorretrato caricaturesco del mismo Borges, es físicamente muy parecido a él. El cuento “El Aleph inaugura una búsqueda, pero a la vez cierra una etapa, dejando atrás los primeros relatos que se parecían más al ensayo, para ir al encuentro de una escritura clásica, personal, y despojada de ambiciones.

En sus memorias Borges, señala que los mejores relatos aparecen durante el periodo de “El Aleph”. Carlos Argentino es para Borges mucho más que una autocrítica porque evoca todo un estilo literario y un tipo de intelectual argentino del que Borges se aparta.

En armonía con los rasgos literarios de Carlos Argentino, el autor también ofrece un retrato coherente con otros aspectos y se contemplan con la semblanza de Beatriz. Argentino es resentido y ambicioso en lo que se refiere a la vida mundana; admirador del prestigio de las familias tradicionales. Es vulgar y poco auténtico.

Beatriz es una mujer idealizada por el amor, como la Beatriz de La Divina Comedia, inalcanzable, pero se convertiría vista desde el concepto del Aleph, en una Beatriz real: prostituída y corrupta. Mientras que el autor se ensaña con la vulgaridad de Carlos Argentino, Beatriz será retratada en imágenes fijas que sólo ofrecen al enamorado visiones parciales. Sin embargo, cuando Borges va a descender al sótano para ver al Aleph, Argentino anunciará amenazante: “Podrías entablar un diálogo con todas las imágenes de Beatriz”. Y resulta que en verdad la Beatriz imaginaria, dejará ver su verdadero rostro. Pero no se dará oposición entre las imágenes adoradas por Borges y las proporcionadas por el Aleph, pues no existen dos Beatrices, sino una sola vista desde todos los ángulos.

Beatriz en el relato es la portadora de la verdad, objeto último del conocimiento. Representa el único elemento de la primera parte del texto que incluye el poema En la segunda parte, se describe la visión aléphica. También en la Divina Comedia Beatriz es la mujer amada inalcanzable, amada por Dante, pero, tal vez, como presenta Borges, Dante sólo pudo hallarla en el Infierno en la imagen de Paolo y Francesca, “Oscuros emblemas de esa felicidad que él no alcanzó”.

La Beatriz del Paraíso y la de las fotografías, la que está en lo más alto, es sugestiva e ideal y por lo tanto incompleta. La Beatriz diabólica, es verdadera porque es total. Borges sintió que Dante inconscientemente envidiaba la suerte del amante Paolo, tal vez también Borges del cuento, sin saberlo, tiene celos de su rival que ha podido recibir, al menor las “cartas obscenas, increíbles, precisas” de Beatriz. Nada dice de esto, pero concibe una venganza: va a hacerle creer a Carlos Argentino que nada ha visto, que el Aleph es una proyección de su locura.

También el descenso al sótano se presta a establecer una analogía con el Paraíso y el Infierno de Dante, de lo alto y lo bajo como sustento de la oposición entre realidad e imaginación, tal como se viera en “El inmortal” y “La escritura del dios”.

El camino que se hace para conocer a Beatriz, es el camino para conocer la realidad, el universo. El ser humano ha de descender a lo más bajo, aceptar la humillación, para conocer la verdad, a sí mismo y al universo, y llegar finalmente a la sabiduría “No se puede llegar a una posesión total de la realidad y de uno mismo si no es por la vía difícil de aceptar humillación, pesar y sufrimiento.”

La eterna ley de la bipolaridad existente en cada cosa creada está todas juntas en el Aleph, como lo están en Beatriz.La verdad no es otra cosa que el todo, pero conocerla no es fácil y lo peor resulta muy peligroso acercarse a ella.

En la primera parte del texto Beatriz, está en los brazos de la muerte y en la mente del genial Borges. En la segunda, es un Aleph en el Aleph. El Aleph es una visión universalizada. Borges en la primera parte del relato, adora las muchas perspectivas de Beatriz llenas de sugestión, la Beatriz de Aleph es un cadáver que deja ver la imagen de su amor.

Aleph y Zahir son dos formas concebibles de comprensión de la realidad. Pero la comprensión que proporciona Zahir es incomparable por ser incompleta y, por lo tanto es falsa. La verdad por esta razón se da sólo a través de la visión aléphica, simultánea y absoluta.

¿Y qué es el Aleph?

El Aleph es la primera letra del alfabeto hebreo, es la letra que contiene a todas las demás. Para la cábala esta es la letra que produce el universo entero. El Aleph, sin embargo, en el cuento es descrito como una esfera cuyo diámetro es de dos o tres centímetros.

Para Borges es una figura perfecta y uniforme porque todos los puntos de su superficie guardan la misma distancia del centro. Para Borges Dios era esferoide, pues la naturaleza es una esfera infinita, cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna.

Para Borges el espacio y el tiempo no son categorías contrastables. Ya que si Dios está en cada cosa que existe, el universo puede definirse a partir de cualquiera de sus criaturas; por esta razón el universo puede estar en cualquier parte y la circunferencia en ninguna; por eso Daneri y Borges pueden ver al Aleph pero de manera distinta.

Borges en sus relatos propone los opuestos ya que responde a una clara necesidad de ampliar su visión respecto de las cosas, de ver las dos caras de la moneda a la vez en cada cuento que plantea, partiendo de lo particular a lo universal y de lo concreto a lo genérico.

En el Aleph el centro de la esfera y su circunferencia se funde en un mismo punto. Daneri el superficial, concibe el Aleph no como lo absoluto del universo, sino como su simulacro estético, el microcosmo de alquimistas y cabalistas. Para Borges el Aleph es el inconcebible universo, es la simultaneidad del tiempo y del espacio, es lo que ningún hombre ha mirado. Para Borges al Aleph representa el centro de todo y es indescriptible en palabras, encontrándose así ante una imposibilidad estética. ¿Cómo podría pues transmitir a otros el infinito Aleph?

Borges plantea que todo lenguaje es místico, paradójico, es literatura, entonces no puede hacer otra cosa que utilizar esta literatura para describir al Aleph. Por su parte Daneri hará lo mismo para describir al Aleph pero a través de mala literatura. C. Wheelock dice que un Zahir destruye un Aleph, pensando en los nombres de los propietarios de la casa de Carlos Argentino Daneri que va a demolerla: se llaman Zunino y Zungri, y Zunni el abogado defenderá al inquilino demostrando que su Aleph enajenable.

Si se piensa en “El Aleph” abría que decir que un Zahir completa un Aleph pues no son antagónicos, sino que son los extremos de una serie que supone infinitas posibilidades combinatorias, como el alfabeto que va de la A a la Z y que permite los sonidos de infinitos matices que empleamos los hombres para comunicarnos.

Si pensamos en “El Aleph”: así como en la imagen idealizada y parcial de Beatriz se completa en la visión total. Visión total que puede destruirla, si se toma en cuenta que la idealización del amor de Borges, el recuerdo de Beatriz, es destruida por la verdad. La relación entre el Zahir, que oculta todo excepto a sí mismo, y el Aleph, que permite una visión total, es mantenida viva y actuante; no se da en oposición competitiva sino en momentos específicos y distintos en cada texto, que en su juego dialéctico aproximan o alejan al hombre de la verdad. La verdad, a su vez, no debe convertirse en Zahir o dogma.

El Aleph debe de ser materialmente destruido y olvidado ya que si permanece sería insoportable y se convertiría en un Zahir. El Aleph es una visión total un momento, un instante gigantesco, pero puede haber otros Aleph en el tiempo, pero, nunca el mismo.

En el cuento “El Aleph” hay una posdata que posee una función de andamiaje filosófico del relato que es tan complejo para encajarlo en la trama sin perjudicar a los personales y al equilibrio narrativo de la obra. En la posdata, fuera del cuento, Borges puede puntualizar sobre dos aspectos: la naturaleza del Aleph y su nombre.

Es por lo tanto imposible ignorar el simbolismo de la palabra disco, que corresponde a la forma percibida del Aleph. El Aleph para la Cábala, significa Dios, puro, infinito. No sorprende, que Borges, a la sombra de la cábala, conjeture que el Aleph de la calle Garay sea un falso Aleph. El referirse a los números transfinito, lleva a considerar que el Universo se da entero a cada instante y en cualquier lugar. Borges esta de acuerdo que si se compara dos series de números, en algún momento la parte equivale al todo, el universo está hecho de ínfimos universos, que a su vez contienen el universo, y hasta el infinito.

Al final del cuento el poeta ha de ir siempre persiguiendo otro Aleph, el verdadero, dudando de haber dicho la verdad definitiva, de haber logrado escribir el mejor poema. Para Borges el verdadero Aleph es invisible y está en todo lo que existe.

La destrucción del Aleph señala la perfectibilidad del espíritu humano. Para Borges llega la calma a través del olvido que cubre su experiencia, ese tiempo ido que también desgasta los rasgos de Beatriz.

La parte somos cada uno de nosotros, nosotros somos ínfimos universos; la parte de materia que equivale a la materia. Cada ciencia que existe nos da una posibilidad de interpretación. Hay así tantos Aleph como individuos existen.

Para Borges todos los Aleph conocidos son objetos espectaculares, falsos, inexistentes producto de meros instrumentos de la óptica. Ya que el verdadero Aleph, no puede verse, pero sí puede oírse, presentirse, la visión aléptica es una construcción del espíritu y no es un mero reflejo de la realidad y del universo tal como un espejo puede reflejar.

El verdadero Aleph es invisible, es un ideal lejano, antiguo y permanente. Para Borges lo importante es buscar la verdad, preocupación tan antigua como el mismo mundo y que los hallazgos del espíritu humano son universales, porque gracias a él la humanidad a progresado. Se observa también el conflicto entre todo lo que transcurre y lo que permanece. En el texto se postula: que el lenguaje es sucesivo y la visión del Aleph, simultánea. El autor necesita por lo tanto conciliar la circularidad y la linealidad temporal, lo que permanece y lo que cambia.

El poeta que vive en la sucesión temporal y es mortal, solo accede por breves instantes a la vivencia de la simultaneidad temporal que es la Eternidad y de la totalidad empírica. Solo a través del arte, la poesía puede recoger estos momentos. El poeta, pues seguirá buscando, siempre insatisfecho otros momentos parecidos, otros Aleph.

En este mundo lleno de pequeñas y de enormes diferencias individuales Carlos Argentino y Borges son muy distintos, por esta razón es que en el cuento se muestran los poemas escritos por ambos para que el lector establezca las comparaciones.

En “El Aleph” el poeta marca las distancias, reafirma su identidad actual, sus creencias y deja entrever una vida dedicada a la creación auténtica que poco o nada tuvo que ver con la fama y los premios, mientras que Carlos Argentino produce cantidad y no-calidad.

La coincidencia de ambos poetas en la contemplación del Aleph sólo sirve para acentuar sus diferencias ante los resultados, cuando uno y otro se comunican su visión.Con el correr del tiempo la rivalidad entre Borges y Carlos Argentino se hace menos agresiva.

Carlos Argentino logra publicar su obra y ganar premios literarios, mientras que Borges con su otra “Los Naipes del Tahúr” no consigue nada. Cabe mencionar que dicha obra de Borges fue en la realidad una obra juvenil que Borges destruyó para no publicarla, según revela en sus Memorias.

El tiempo que ayuda a olvidar El Aleph y los rasgos de Beatriz también borra las asperezas y diferencias. El tono irónico caracteriza el relato del Aleph. Este cuento viene a ser una demostración por el absurdo de las condiciones de la creación poética.

Argentino es la antitesis mientras que Borges muestra lo que se debe hacer para lograr un objetivo. Borges toma conciencia de que las limitaciones de los hombres y del lenguaje como instrumentos para abarcar y transmitir la realidad y el peligro que encierra el caer en la literatura por oposición a la poesía. Borges expresa que para una nueva experiencia hace falta un nuevo lenguaje.

Borges refiriéndose al Aleph decía que no había pensado que el texto fuera una denuncia del realismo literario. Los especialistas opinan que el texto a través de Carlos Argentino Daneri, es una burla a la literatura falta de autenticidad más que una denuncia.

Borges nos habla de varios tipos de Aleph, acústicos-visuales; desde el espejo de Iskandar Zu al – karnayn a un pilar de la mezquita de Amr en el Cairo. En otras historias hay espejos de tinta, como en el Yakub el Doliente, una moneda como en el Zahir, una Rueda celeste como en La escritura de Dios. Un libro también puede ser un Aleph y por extensión la biblioteca otro Aleph.

Borges logra convencer a Daneri de que todo el episodio del Aleph es una mera alucinación provocada por el trabajo y las preocupaciones. Y Daneri ante la posibilidad de que le pensaran loco se conforma.El Aleph es el punto de coincidencia del máximo y del mínimo absoluto en el tiempo y en el espacio. En ese macro y microcosmo están comprendidos dos la vida y la muerte; el infierno y el cielo; el dolor y la alegría; lo blanco y lo negro, el deleite y el horror; la fealdad y la belleza, toda la bipolaridad existente y también el sujeto y el objeto del conocimiento, de la verdad.

Borges manifestó que nada se multiplicaba, todo lo que existe, es una cosa única e infinita. Se multiplican los puntos de vista, no las cosas, así se universaliza la visión. La visión de tantas cosas “Sin superposición ni transparencia, solo puede tener lugar en el reducido espacio del texto poético, el no-lugar del lenguaje, el lugar inmaterial pero real del arte poético”.

Se podría afirmar que el Aleph es la perfecta poesía, como objetivo siempre buscado y nunca hallado del todo: perfeccionar y reinventar el lenguaje para que sea capaz de apresar la realidad, hallar una visión universal y total del mundo donde se unan la naturaleza y la cultura. La razón y la intuición no se contradigan con la acción, con el “Ser en el mundo” Borges dice que temía que no que quedara una sola cosa capaz de sorprenderle, que temía que no le abandonara jamás la impresión de volver. Para suerte de él, como lo manifestó al cabo de varias noches de insomnio, me trabajó otra vez el olvido.”El olvido lo borra todo, hasta la querida memoria de Beatriz”.

“Yo no bebo, no fumo, no escucho la radio, no me drogo, como poco. Yo diría que mis únicos vicios son El Quijote, La divina comedia y no incurrir en la lectura de Enrique Larreta ni de Benavente”.
JORGE LUIS BORGES

ANÁLISIS DE DEUTSCHES REQUIEM
(1946)

“No existe el olvido,
nada puede quedar en simple casualidad.
El Universo es un río,
un cúmulo de experiencias”.

Lo primero que se debe de mencionar es que Borges, era antinazi. El propone que, a pesar de que fuese el nazismo derrotado, había logrado imponer la violencia como una forma de relacionarse en el mundo. Se trata de un relato interesante porque ofrece una perspectiva de interpretación sobre el real marco histórico: una visión del nazismo.
Deutsches Réquiem, es una obra de ficción y no un ensayo. Enfoca el tema de forma clara y coherente asociando una realidad histórica concreta. Es una biografía de un soldado nazi. A través de la cual Borges expresa sus sentimientos. Aquí el autor indaga el inexplicable entusiasmo de muchos partidarios porteños de Hitler al conocer la liberación de Paris.
La autobiografía de Zur Liside contiene tres momentos: El pasado o prehistoria del héroe, sus antepasados; el presente su trayectoria vital y su futuro como premonición y conquista del verdadero nazismo, en donde se resuelve la oposición. Los antepasados de Zur Liside destacaron por ser valientes militares. Otto es el heredero de esa vocación militar pero el destino lo desvía: él recibe una bala en la pierna y se la amputaron. Por estar inválido, se le aleja del campo de batalla y es nombrado subdirector de un campo de concentración.
Aquí la mutilación simboliza al hombre que esta dividido y su lucha consigo mismo.
“Mi carne puede tener miedo; yo, no”.

Es el hombre separado, era la carne y el espíritu. Así ve Borges al nazi “Toda muerte es un suicidio: la violencia dirigida hacia otro no es otra cosa que la misma vuelta hacia el punto de partida, es decir hacia si mismo.
La víctima en este relato es David Jerusalén, un judío y poeta que simboliza a muchos otros que fueron víctimas de Otto Zur Liside. El sadismo extremo del verdugo aparece como un suicidio, como una especie de amputación de su espíritu:

“Ignoro si Jerusalén comprendió que si yo lo destruí fue para destruir mi piedad. Ante mis ojos no era ni hombre ni judío; se había transformado en el símbolo de una detestada zona de mi alma. Yo agonicé con él, yo de algún modo me había perdido por él: por eso fui implacable”.

Zur Liside conoce la obra de David Jerusalén, la admira, pero no puede permitirse ser débil y piadoso, él no entiende sus sentimientos contradictorios; pero más adelante la derrota le permitiría conocer la felicidad.
Borges manifiesta que es tan extraño que la victoria aterrase a la nariz, mientras que la derrota los entusiasmaba.“Deutsches Réquiem”, no solo se refiere a Europa sino también a la Argentina. Esta obra de ficción hace primar lo imaginario sobre lo conceptual.


En un primer momento la biografía de Otto Zur Liside se muestra un hombre mutilado no solo físicamente, sino también en otros aspectos: metal, espiritual y moral; Jerusalén representa la parte amputada. Lo triste es que en el cuento triunfa lo inmaterial y prospectivo del nazismo, como doctrina de una irracionalidad absurda.La historia trata sobre distintos modos de concebir el mundo precisamente porque trata de nazis y judíos.Zur Linde es la parte peligrosa o negativa y Jerusalén es la parte inofensiva.

Borges demuestra en el relato que el poeta real es solo una referencia sin cuerpo, que los personajes sufren y mueren, más reales que el poeta real.

“Si la victoria y la injusticia y la felicidad no son para Alemania, que sean para otras naciones. Que el cielo exista, aunque el nuestro sea el infierno”.
JORGE LUIS BORGES

Análisis de “La Escritura de Dios”
(1949)

“Sólo una cosa no hay es el olvido.
Dios que salva el metal salva la escoria.
Y cifra en su profética memoria
las lunas que serán y las que han sido.
Ya todo está, los miles de reflejos
que tu rostro fue dejando en el espejo
y los que irá dejando todavía.
No tienen fin sus arduos corredores
y las puertas se cierran a tu paso.
Sólo al otro lado del ocaso
verás los arquetipos y esplendores”.

En este relato se trata sobre las coincidencias del máximo y del mínimo; del ser y del conocer; del ser humano y divino; del cuerpo físico y del espíritu; de estar prisionero y de la libertad; de la oscuridad y la luz; de lo profundo y lo alto. Todos estos opuestos que pretenden descifrar la escritura de Dios.

La escritura de Dios no es otra cosa que la simbolización del triunfo. En este relato se da una búsqueda, la búsqueda de la verdad, de lo divino, del universo mismo. Es una búsqueda de la conciencia, de la propia identidad, de las razones por las que se vive, por las que se existe. Es el hecho de existir de ser capaz de usar el raciocinio y la inteligencia. Es tratar de conocer las limitaciones de su ser. Es así como Tzinacán accederá a la verdad. Solo aceptando que no es omnipotente, siendo capaz de ser humilde puede llegar a conocer la divinidad ansiada.

En este cuento Tzinacán es un mago de la pirámide de Qaholom, que se encuentra prisionero en una cárcel circular en donde solo siente una aplastante y terrible sensación de opresión.Tzinacán esta lleno de sentimientos de sentimientos de ambivalencia, contradictorios, terribles, que se repiten en el sueño de granos de arena que se multiplican infinitamente condenándolo al cautiverio, a la angustia, a la desesperanza. Extraña sensación contraria a la de sentirse el “Elegido” quien puede ser capaz de entender o descifrar la escritura de Dios.

Pero Tzinacán no es el único prisionero, también esta el jaguar y él puede verlo por una ventana, por donde el carcelero los alimenta y hace entrar la luz al mediodía. Una ventana que cada vez parece más alta con respecto a lo profundo en donde ellos se encuentran.

Tzinacán espera acostado la muerte, esta viejo y ni siquiera puede caminar. Fue duramente torturado por no decir en donde estaba el tesoro de Dios. Es un ser degradado, olvidado en un pozo que pareciera ser infinitamente profundo.

Tzinacán descubre el consuelo cuando acepta su realidad irreversible, y se dedica a evocar sus conocimientos, sus recuerdos. De pronto cree que su último destino es el de ser un sacerdote de Dios, capaz de entender su escritura. Es a partir de allí que renacen las esperanzas.

Tzinacán inicia en si mismo la búsqueda y recuerda que el jaguar era uno de los dones de Dios y experimenta nuevamente alegría. Tzinacán tuvo la posibilidad de advertir lo que tenía frente a los ojos, su compañero el jaguar cautivo, él era parte de su vida cotidiana, ahora tenía que descifrar el misterio. Ir mucho más allá de lo que los ojos pudieran ver.

Durante muchos años el viejo Tzinacán aprovechaba cada mancha de la piel del jaguar, sus formas, el orden, la configuración y todo lo que logrará ver y más, mucho más.Tzinacán cree que comprendiendo el mensaje escrito comprenderá al universo entero y que así será posible acceder a la verdad y al poder. Todo esto es una reflexión sobre el lenguaje y el uso que le da un escritor, sobre el status que este le otorga.

Cuando Tzinacán acepta su realidad, se libera de sus obsesiones y esta es la razón por la cual él llega a bendecir su trágica realidad. Aquí se infiere que ninguna escritura por más perfecta que aparente ser, puede llegar a ser comprendida si se da fuera del contexto que la abarca y la contiene.

Tzinacán, adquiere la visión total de lo que es el universo y es por esto que se olvida de si mismo, de su propia identidad. Él se convierte en nadie, porque esta inmerso en lo divino y ya no es posible la acción. El hace coincidir el ser con el conocer, liberar su espíritu. Ya no es importante el poder que puede otorgarle el lenguaje, es ahora la capacidad de entender lo que le ofrece la verdadera dicha y la felicidad.


“Entonces ocurrió lo que no puedo olvidar ni comunicar. Ocurrió la unión con la divinidad, con el universo. El éxtasis no repite sus símbolos; hay quien ha visto a Dios en un resplandor, hay quien lo ha percibido en una espada o en los círculos de una rosa. Yo vi una Rueda altísima, que no estaba delante de mis ojos, ni detrás, ni a los lados sino en todas partes, a un tiempo…”

“Que muera conmigo el misterio que está escrito en los tigres. Quien ha entrevisto el universo, quien ha entrevisto los ardientes designios del universo, no puedo pensar en un hombre, en sus tribales dichas o desventuras, aunque ese hombre sea él…”

FANNY JEM WONG MIÑAN.

“La Biblioteca es una esfera cuyo centro cabal es cualquier hexágono, cuya circunferencia es inaccesible”.

Análisis De
“Los Dos Reyes Y Los Dos Laberintos”

Cuenta el relato que un Rey de las islas de Babilonia llamó a sus arquitectos y a sus magos para decirles que deseaba construir un laberinto. Esta obra sería un escándalo, porque solo Dios y no los hombres poseen la capacidad de hacer semejante cosa le respondieron, pero la obra fue de todas formas realizada.

Al pasar el tiempo llega a la corte el Rey de los árabes y el Rey de Babilonia lo invita a entrar en el laberinto; en donde lo deja y este se pierde. El Rey confundido pide auxilio e implora a Dios para que le ayude y poder dar con la puerta de salida.Al parecer sus ruegos son atendidos y logra salir de aquel angustiante laberinto, pero no se queja. Solo le dice al Rey de Babilonia que en Arabia tiene un laberinto mejor y que desea que algún día lo pudiera conocer.

Después de un tiempo el Rey de Arabia regresa a sus tierras no sin antes haber vencido al Rey de Babilonia, tomándole prisionero y es así que amarrado lo lleva al desierto y le dice que él le había encerrado en un laberinto de escaleras, puertas y muchísimos muros. Pero que ahora era Dios, quien lo ponía en sus manos, para que le colocase en otro laberinto, sin paredes, muros, puertas, ni escaleras. Luego le desata y lo abandona a mitad del desierto, en donde el Rey de Babilonia muere de hambre y de sed.

En este relato el autor expresa que Dios no puede liberar al hombre de lo que fue. De los muchos hombres que antes ha sido. Que puede llegar quizás el olvido a su mente o a su conciencia, pero no se olvidar su esencia, sus vidas pasadas. El laberinto es la vida misma del hombre y este puede ser víctima no solo de sus errores sino de su propia soledad y de sus acciones

Laberinto

No había nunca una puerta. Estás adentro
y el alcázar abarca el universo
y no tiene ni anverso ni reverso
ni extremo muro ni secreto centro.
No esperes que el rigor de tu camino
que tercamente se bifurca en otro,
tendrá fin. Es de hierro tu destino
como tu juez. No aguardes la
embestida del toro que es un hombre y cuya extraña
forma plural da horror a la maraña
de interminable piedra entretejida.
No existe. Nada esperes. Ni siquiera
en el negro crepúsculo la fiera.

“El círculo de la vida no tiene ni comienzo ni final.Nadie puede escapar a su destino. El hombre nunca podrá escaparse de si mismo, ni de sus actos. La vida que es infinita, se encargará de cobrarle lo que le deba a cada hombre o mujer en el instante preciso de esta o de otras vidas. Los laberintos representan esas vidas, los laberintos no son físicos, no son tangibles. Cada hombre tiene el suyo y en él quedará preso si así lo mereciera”.

JEM WONG

A JORGE LUIS BORGES

Tú, Calumniador del tiempo
Merecedor del olvido.
Tu viva voz no tiene nombre
Se agazapa ante el Imperio de los días
Le salta adoso a la historia.
Tiempo vertiginoso y mudable es tu tiempo
De innumerables momentos en el momento
De historias palabras a la historia
(Aquí en la tierra solo llega el eco de tu voz que resuena amplia en el Olimpo
ahora eres lo que quisiste ser, como Ulises. Nadie
ahora eres muchas palabras y un gran poema escrito en el Universo.
Ahora no eres un hombre ni todos lo hombres eres la idea.
Ahora flotas vagamente en el mañana y en las mañanas de los hombres.

AUTOR :Jeamel Flores

La Derrota

La derrota tiene una dignidad
que la ruidosa victoria merece.
J. L. Borges

Es un día incierto
de luz endrina
-la primavera golpea el alma
como el mal tiempo al cuerpo-
por un atajo veo la vida transcurrir
irme calladamente hacia la mujer que seré
que amo y odio
forjada de renuncias queridas e inevitables
y
desde un mediodía radiante
contemplando con orgullo el descenso
irme hacia el ocaso
abrazar la noche
sumarme al tiempo
-esa frágil sustancia-
con la tranquila seguridad que te otorga la derrota.

AUTOR :Jeamel Flores

“Que cada hombre construya su propia catedral. ¿Para qué vivir de obras de arte ajenas y antiguas?”
JORGE LUIS BORGES

Análisis del Cuento
Emma Zunz (1948)

Este relato es una isla dentro del texto total del Aleplf, es la historia de una venganza de su planeamiento y de su ejecución que termina en un asesinato.Aquí Borges analiza las motivaciones más profundas de la conducta de Emma Zunz la asesina.


Emma posee dos móviles para convertirse en verdugo, uno de carácter imaginario al comienzo y verdadero más tarde y el otro que en sus inicios es real y luego no. Emma se hace violar para establecer una coartada perfecta para un crimen planeado de antemano. Refiriéndonos al relato la protagonista era una joven obrera que recibe una carta en donde se le informa de la muerte de su padre, llamado Emmanuel Zunz.Ella se siente mal, culpable y temerosa, llora durante todo el día por el suicida. Su padre había sido un cajero de la misma fábrica en donde Emma trabajaba y fue acusado de desfalco, apresado y exiliado. Antes de separarse de su padre Emma se juró vengarse del culpable un personaje llamado Aarón.Loewenthal, en ese entonces gerente y ahora dueño de la fábrica.

Emma planea todo con cuidadosa anticipación y se declara siempre en contra de la violencia. Había para ese momento rumores de que en la fábrica de una huelga. Con esas declaraciones Emma establecía su primera coartada.Cabe mencionar que Emma rompe una carta que recibiera pues esta podría indicar el móvil del crimen e incriminarla.

Al enterarse de la llegada de Loewenthal, Emma va al Paseo de Julio, y busca un marinero de un barco sueco que no sabe español. Se marcha con él a un prostíbulo y se hace violar. Emma para asegurar una buena coartada se auto castiga, pues piensa cometer un asesinato. Ella deseaba vengar a su padre ya que la justicia humana no lo hizó. Pretende ser la mano de la Justicia Divina. Mataría a Loewenthal alegando defensa propia para poder asi vengar a su padre. Pero para que la justicia de los hombres le creyese el hecho tendría que ser lo más real que le fuera posible.

Ella una joven que repudiaba a los hombres, busca en la degradación y en el ultraje de su cuerpo con el marino credibilidad. Pero mientras era violada ya no pensaba en la muerte de su padre. Sino en el asqueroso acto al que era sometida y en lo que su padre hacía a su madre seguramente.

La venganza de la muerte del padre entonces actúa como simplemente aquí como el motivo predisponente y es sustituido por otro móvil que actuará como detonante; es decir el vengar el ultraje del propio cuerpo. Es así como Emma de una motivación intelectual, lejana y fría, pasa a una motivación real, objetiva, dolorosa, física.

En la historia se dan dos etapas que se pueden analizar claramente: En la primera como Emma planea la venganza y prepara la coartada. En la segunda la ejecución propiamente de dicha venganza. Aclarando que ya no solo vengaría a su padre muerto sino también a su cuerpo ultrajado.

Emma parte en busca de Loewenthal, mientras se repetía que este debía de morir. Pero las cosas no salen como se las había planeado porque más urgente no fue el vengar a su padre sino vengar el ultraje que ella misma había planeado. Es así como Emma saca un revolver del escritorio de Loewenthal. Este regresa hacia ella trayéndole el vaso con agua que momentos antes la mujer le pidiera. La muchacha no pronuncia ningún discurso acusador tantas veces pensado y solo le dispara. Él cae en medio de insultos.

Emma un a vez que ha cometido el asesinato prepara el lugar de la escena cuidadosamente y llama a la policía. Cuenta que el Sr. Loewenthal la llamó a su oficina con el pretexto de la huelga y la había atacado. No tuvo más remedio que matarlo. La historia a pesar de parecer increíble resulta para todos verdadera, solo cambia el escenario, el tiempo, algunas circunstancias y uno que dos nombres propios.

“Cuantas veces las verdades son disfrazadas por los hombres con el objeto de justificar nuestras conductas y acallar las conciencias y los demás pueden llegar quizás a creerse nuestra versión de los acontecimientos. Pero en lo profundo de nuestros corazones estará grabada la única verdad que pretendemos ocultarnos a nosotros mismos, sin éxito. “
JEM WONG

Análisis “El Inmortal” (1947)

En este cuento Borges buscó el efecto que causaría en los hombres la inmortalidad, pretendió y logró establecer una especie de bosquejo de ética para inmortales.

En el relato plantea una opción fundamental en donde los personajes pueden elegir entre ser mortales o inmortales, entre ser humanos o ser monstruos, entre pensar o dejar de hacerlo, en aceptarse a sí mismo o no aceptarse. Ya que la condición inmortal implica una pérdida de la propia identidad.

Aquí Borges cuando narra la biografía de un personaje, en realidad la de él mismo en tres tiempos (Una trinidad: son tres en uno o no es nadie). En la narración pareciera que se cuenta la historia de dos personajes, pero en realidad se trata de tres. Se presenta un narrador ficticio, que también es un personaje, confundido entre los otros dos personajes. Algo complicado pero no imposible de llegar a comprender.

En el texto se presenta un viaje. La imagen de Ulises y la Odisea se reitera varias veces y, la narración fue hecha también por Homero, se podría describir como el ascenso a los infiernos. El viaje se inicia en el mundo de los mortales en búsqueda de la ciudad de los inmortales. El encuentro con la ciudad buscada y luego el regreso, para seguir con una serie de revelaciones, hasta llegar al río que le devuelve su condición humana y mortal y la añorada muerte en el mar.

Para Borges el hombre de arriba es un reflejo del hombre material el único real. Los seres humanos contamos con identidad personal y estamos sujetos al tiempo que es lo real y verdadero. En el relato La Ciudad de los Inmortales es irreal, sin tiempo, ni sentido es por esto fácil de olvidar, para Borges salir de ella era como salir del Infierno.

Joseph Cartaphilus uno de los personajes, es un anticuario cuyo nombre significa “Amante de los libros”, que vende un ejemplar de la Iliada de Pope, en cuyo último tomo se encuentra un manuscrito. El enigma del cuento es descubrir la identidad de Cartaphilus.

Marco Flaminio Rufo otro de los personajes, es un tribuno romano de la época de Diocleciano se arroja a descubrir en los desiertos la Ciudad de los Inmortales.
Mientras de un jinete ensangrentado llega hacia él y muere en sus plantas, este personaje buscaba “El río que purifica de la muerte a los hombres” y antes de morir le dice donde se encuentra dicho lugar. Es entonces que al tribuno se propone buscar el río y la ciudad.

Es así que recluta para su empresa a mercenarios pero su búsqueda se torna un verdadero infierno en medio del desierto, padeciendo de sed y de terror, Marco es preso del miedo y de horribles pesadillas.

Luego hacen su aparición unos hombres de feo aspecto, rudos, con barba y desnudos, aparentemente trogloditas. Y Marco preso de la sed se lanza hacia abajo y se hunde en aguas oscuras. Después de beber, se pierde en sus sueños y delirios, conociendo el olvido y la degradación. No duerme, pero nada de esto le aleja de su propósito de llegar a la Ciudad de los Inmortales.

En su largo caminar encuentra un pozo y desciende a “Una Ciega Región De Laberintos”, los supera y llega hacia un círculo de luz. Es decir llega a la ciudad. La ciudad representa ser la imagen de la falta de sentido y de finalidad capaz de anular a cualquier hombre; allí no existen valores como en el mundo de los hombres, pues los atributos humanos no son válidos.

Aquí aparece la identidad del personaje pequeño que persigue al viajero, como perro entre las sombras y que lo esperaba en la entrada de la caverna Homero. Un Homero degradado, sin identidad, sin escritura, sin conocimientos, sin su odisea.

Más adelante Homero recupera la memoria, la conciencia y revela a Rufo cómo es la Ciudad de los Inmortales.En las revelaciones se encuentra que los trogloditas son los Inmortales y el riachuelo oscuro el causante de la inmortalidad. Rufo ya es en este momento del relato inmortal.

La ética para los inmortales es su ausencia, en ellos no hay tiempo ni para el bien, ni para el mal. Entonces ningún mérito tiene, el haber escrito la Odisea siendo inmortal ya que la identidad del hombre se confunde y se pierde, pues no hay individualidades creadoras.Los inmortales solo cuentan con el placer de la especulación. Los personajes todos y cada uno rechazar finalmente la inmortalidad, es decir rehuyen al pensamiento como única aspiración humana.

Para Borges:”El pensamiento solo, cortado de la creatividad y de la acción no es humano.” Y como todo esta regido por las famosas compensaciones o la llamada ley de los opuestos, si existe un río que puede dar la inmortalidad, deberá existir otros que la borren. Porque todo lo que existe posee su propia negación. Se inicia de esta manera la búsqueda de la muerte para alejarse de la monotonía de vivir eternamente.Es así que se inicia la separación de Homero y Rufo pero sin decirse adiós pues son uno solo.Iniciandose de esta manera la odisea del decepcionado viajero. Pasa mucho tiempo y encuentra el río buscado y beber de sus aguas, se lastima la mano, sangra y descubre que es nuevamente mortal. Recupera el sueño perdido y la felicidad.

Aquí el narrador señala la historia de dos hombres y remarca todos los indicios que tiene el texto: son ciertas cosas que solo tienen sentido dichas por Homero,
“La historia que he narrado parece irreal porque en ella se mezclan los sucesos de dos hombres distintos”.

Pero por los datos que se dan en el texto podremos observar que el personaje Cartaphilus, también es Homero: el nació en Esmirna, murió en el mar y fue enterrado en Los como Homero.

El gran Borges narra así la historia de tres personajes: Homero, Rufo y Cartaphilus

El Homero inmortal del cuento no sabe hablar y lo que escribe es ininteligible: los signos se mezclan como las letras de los sueños. En cambio, el relato de Cartaphilus-Borges se dirige en respuesta. La historia se puede contar porque su autor y protagonista ha optado por la condición mortal, después de haber vivido en el infierno del sin sentido y la degradación de los inmortales. Borges se identifica con Homero para darse cuenta después de que prefiere seguir siendo Borges y contar el cuento.

Cartaphilus es el mismo Rufo y el mismo Homero, que nueve siglos después ha cambiado de oficios y culmina como el lector, el anticuario y copista.Y también Borges lo es, debe mantenerse fuera para poder contar su historia, y poder decir lo que significa el ser escritor. Es así que Cartaphilus escribe su biografía cuando se sabe nuevamente mortal.

Rufo cuando llega a ser inmortal pero sin saberlo, es Homero el que presenta la dimensión intelectual de la aventura de Rufo. Uno actúa, vive la experiencia y es el otro el que explica el sentido de dicha experiencia. Es la palabra la que obra el milagro, Rufo y Homero, el soldado y el poeta se convierten en una misma persona.

En el cuento “El inmortal el autor comunica de bella he inteligente que los tres personajes son uno, pero esto no es muy claro, ya que los enigmas son sumamente complejos de descubrir y depende ese descubrimiento del ojo del observador y de su capacidad de ver con tres ojos lo que el común de lectores no hace pues solo ve con dos.Finalmente, “El Inmortal” sugiere la vanidad y el sin sentido de la inmortalidad.

FANNY JEM WONG

“La felicidad no necesita ser transmutada en belleza, pero la desventura sí.”
JORGE LUIS BORGES

Análisis
Biografía de Tadeo Isidoro Cruz
(1829 – 1874)

“El tiempo no existe, porque el pasado ya fue.
El presente no lo podemos coger y el futuro es incierto”.

En esta historia Borges presenta al Tiempo y la Historia en forma de biografía y nos muestra como personaje vital a Tadeo Isidoro Cruz. En este relato se busca comprender las motivaciones humanas más profundas de esas actitudes que podrían calificarse como traición.

En el relato Tadeo Isidoro es un desertor, como lo es Martín Fierro. La historia presenta que el pasado del personaje que se opone a su presente, es decir se produce un progreso solo aparente, el gaucho asesino se transforma en sargento de la policía rural, pero el cambio es solo ficticio.

Tadeo Isidoro Cruz guarda su verdadera esencia en lo más íntimo de su mismo, siendo así capaz de volver a ser el marginado social y el perseguido, como Martín Fierro. La doble identidad del personaje, es la que determina la dinámica existente en la integración de un orden a otra, según el punto de observación, es decir el carácter de hombre capaz de integrarse o marginarse. Es de esta manera como la integridad y la marginalidad de un hombre con respecto a su historia y a su grupo, forman otra pareja de opuestos.

Tadeo Isidoro Cruz es hijo de un montonero que muere acorralado por la caballería de Suárez cuando sus soldados marchaban a incorporarse a las divisiones de López.

Cruz vivió en un mundo de barbarie. Con un grupo de gauchos troperos se dirigió a una ciudad, era hosco, muy desconfiado. Se dice que un peón se burla de él y Cruz lo asesina. Este huye perseguido por la policía y es acorralado como lo fuera alguna vez su padre. Pelea ferozmente pero antes de ser herido y desarmado.

Cruz es destinado a un fortín en la frontera. Como soldado, allí este participa en viarias guerras civiles a veces en contra de su ciudad natal y en otras ocasiones a favor.

Es importante destacar dos cosas: En primer lugar como es castigado Cruz y otra el tener que luchar sin saber ¿Por qué? ni ¿Para qué se lucha? .Es decir el ser enfrentado a una serie de situaciones que no se logran terminar de comprender.Luchando dentro de lo que era considerado un orden civilizado ya que pertenecía al ejército y luego a la policía. Pero en realidad él no pertenecía a ningún grupo, ni por ética, ni por afectos. Solo era un hombre cumpliendo órdenes que para él carecían de valor y de sentido.

Cruz se casa y es padre de un hijo , posee un pequeño terreno en el campo. En el año 1869 es nombrado policía rural con el grado de sargento. Pero la realidad era otra simplemente había asumido una falsa identidad.

Luego Cruz descubre nuevamente su identidad al encontrarse con Fierro. Se enfrenta a sí mismo, como quien se enfrenta a su imagen reflejada en el espejo. Los hombres no podemos engañarnos eternamente y Cruz enfrenta su realidad, él no logró integrarse a la sociedad.

Del hombre arisco, hosco y desconfiado, se había transformado en un hombre sin identidad, autonomía y capacidad de decisión, sin alma.Él solo era ya una caricaturan sin personalidad y sin capacidad de elección y descisión.

Finalmente, Cruz recibe la orden de capturar y apresar a un bandolero que había asesinado a otro sujeto, se trataba de Martín Fierro natural de las tierras de Laguna Colorada en donde tiempo antes había muerto el padre de Cruz.
Cruz reconoció el nombre de aquel lugar y se inquietó. Cruz lo acorrala y en la tiniebla tiene la impresión de ya haber vivido ese mismo momento .Es aquí en donde sese mezclan las tres figuras, la del padre de Cruz cuando fue perseguido por un ejercito oficial, la del mismo Cruz cuando huía de la policía por el crimen que cometió y la de Fierro, figura con la que no puede evitar identificarse porque es la síntesis de las otras dos. Es así como la figura de Martín Fierro es el enigma manifiesto. Es la imagen de Cruz frente al espejo.

Cruz en medio de la lucha cambia de bando, de combate y ya no en contra de Fierro sino a su lado, mientras grita que no va a “Consentir el delito de que se mate a un valiente”.

Lo que aquí ocurre, es que Cruz toma conciencia de sí mismo, descubre la necesidad de sí mismo, descubre la necesidad de saber ¿Dónde quiere estar? ¿A quién quiere pertenecer? ¿Cuál es su verdadero valor en la vida? Logra encontrar su verdad y por ende su libertad de ser. El valor del hombre marginado, solitario, cuyo único grupo de pertenencia son otros iguales a él. Es así que Borges nos presenta una dimensión oblicua de los valores y hasta una inversión.

Los personajes en esta historia como los que podemos observar en otros relatos son: asesinos, traidores, verdugos, mediocres, y siempre el “Alter Ego” del héroe que es, a la vez, la víctima. Fierro y Cruz ambos asesinos son rescatados porque Borges busca en ellos las motivaciones más ocultas de su conducta.

Cruz no vuelve al pasado de hombre perseguido y solitario, ahora está al lado de Martín Fierro. Ahora no esta solo, se vuelve solidario con uno igual a él, que sufre y sufrió como él, que encima es valiente como él desea llegar a serlo.

Cruz ya no es ni será el mismo de antes. Ahora conoce la verdadera libertad de poder elegir así sea un ser un marginal, es su decisión. Su deserción se vuelve un acto de valentía. La presencia de Fierro en la historia solo sirve como instrumento necesario para la toma de conciencia de Cruz.

En el relato Borges manifiesta que para poder un hombre cambiar debe lograr la realización plena de sus verdaderos valores. El lograr poder asumir como propias las normas y los valores del grupo al que pertenecemos, para una integración real y no ficticia. Ahora que cabe resaltar que no es tarea fácil pero es una obligació ,un deber del hombre por el hombre.

FANNY JEM WONG

“El tiempo es la sustancia de la que estoy hecho.”
JORGE LUIS BORGES


RECONOCIMIENTO DE MUNDO DE POESÍA PARA EL POEMA :”ROMPIENDO MITOS”

 

8 Agosto 2008

RECONOCIMIENTO DE MUNDO DE POESÍA PARA EL POEMA :”ROMPIENDO MITOS”

jueves 7 de agosto de 2008

 

 
ORIGINALMENTE ESCRITO POR JULIA MODERADORA DE MUNDO DE POESÍA

 

 

RECONOCIMIENTO DE MUNDO DE POESÍA PARA EL POEMA :”ROMPIENDO MITOS”

ENTRE MÁS DE 2500 POEMAS PUBLICADOS ESTA SEMANA
POEMA RECOMENDADO POR EL JURADO DE MUNDOPOESÍA.COM
26.07.2008

————————–
Equipo de Moderadores

 

 

 

ROMPIENDO MITOS

Sobrevivir era imposible,
deseaba atrapar celestes notas,
esferas saltarinas entre las manos,
renacer en cada verso y estos hoy languidecen

¿Qué es la muerte?
Una abrupta perdida de funciones
o un modo de vivir y sobrevivir,
contemplando el frío e inmaculado blanco
de páginas intermitentes que una y otra vez desaparecen.

Un grito silencioso, un corazón enfermo,
la perdida súbita de las memorias,
un río rojo que bajo los pies se expande,
una arteria que se rompe aplastada en el silencio.
Un impulso que se torna caótico y desesperado
o es tan solo la desaceleración del músculo cansado.

Qué es la muerte, entonces
Una cicatriz que nunca cesará de llorar,
esta oscuridad que blasfema y humilla
la vejez que se acerca y sin tocar la puerta ingresa,
o la sensación de estar cargando
un mundo descompuesto y putrefacto sobre la espalda.

Conozco tantas verdades que la razón no comprende,
he dudado de la duda y evaluado riesgos más allá de lo aparente.
Rompiendo mitos, palabra a palabra he plasmado
sobre las páginas de los calendarios idos,
en un idioma extraño pero descifrable mi condición humana
y tan solo logre estrellarme sobre sus murallas azules

FANNY JEM WONG
20.07.2008 

 

“Esperando, esperando… el viejo jarrón se colmo de rojos rubíes”
JEM

Posted by FANNY JEM WONG 

HOMENAJE A VALLEJO

UCV LIMA UNA UNIVERSIDAD DIFERENTE PARA JÓVENES DIFERENTES
Publicado el 29/09/2007 a 08:18
Por jemwong
Humor : Sonriente
 

Friday, September 28, 2007

 


UCV LIMA UNA UNIVERSIDAD DIFERENTE PARA JÓVENES DIFERENTES

“Ama, y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor. Si gritas, gritarás con amor. Si corriges, corregirás con amor. Si perdonas, perdonarás con amor. Si está dentro de ti la raíz del amor, ninguna otra cosa sino el bien podrá salir de tal raíz”.San Agustín.

Poemas de César Vallejo

LOS HERALDOS NEGROS

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre… Pobre… ¡pobre! Vuelve los ojos,
como cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido se empoza,
como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!

BORDAS DE HIELO

Vengo a verte pasar todos los días,
vaporcito encantado siempre lejos…
¡Tus ojos son dos rubios capitanes;
tu labio es un brevísimo pañuelo
rojo que ondea en un adiós de sangre!

Vengo a verte pasar; hasta que un día,
embriagada de tiempo y de crueldad,
vaporcito encantado siempre lejos,
¡la estrella de la tarde partirá!
Las jarcias; vientos que traicionan; vientos
¡de mujer que pasó!
Tus fríos capitanes darán orden;
¡y quien habrá partido seré yo…!

SAUCE

Lirismo de invierno, rumor de crespones,
cuando ya se acerca la pronta partida;
agoreras voces de tristes canciones
que en la tarde rezan una despedida.

Visión del entierro de mis ilusiones
en la propia tumba de mortal herida.
Caridad verónica de ignotas regiones,
donde a precio de éter se pierde la vida.

Cerca de la aurora partiré llorando;
y mientras mis años se vayan curvando,
curvará guadañas mi ruta veloz.

Y ante fríos óleos de luna muriente,
con timbres de aceros en tierra indolente,
cavarán los perros, aullando, ¡un adiós!


ROMERÍA

Pasamos juntos. El sueño
lame nuestros pies qué dulce;
y todo se desplaza en pálidas
renunciaciones sin dulce.

Pasamos juntos. Las muertas
almas, las que, cual nosotros,
cruzaron por el amor,
con enfermos pasos ópalos,
salen en sus lutos rígidos
y se ondulan en nosotros.
Amada, vamos al borde
frágil de un montón de tierra.
Va en aceite ungida el ala,
y en pureza. Pero un golpe,
al caer yo no sé dónde,
afila de cada lágrima
un diente hostil.

Y un soldado, un gran soldado,
heridas por charreteras,
se anima en la tarde heroica,
y a sus pies muestra entre risas,
como una gualdrapa horrenda,
el cerebro de la Vida.

Pasamos juntos, muy juntos,
invicta Luz, paso enfermo;
pasamos juntos las lilas
mostazas de un cementerio.

YESO

Silencio. Aquí se ha hecho ya de noche,
ya tras del cementerio se fue el sol;
aquí se está llorando a mil pupilas:
no vuelvas; ya murió mi corazón.
Silencio. Aquí ya todo está vestido
de dolor riguroso; y arde apenas,
como un mal kerosene, esta pasión.

Primavera vendrá. Cantarás «Eva»
desde un minuto horizontal, desde un
hornillo en que arderán los nardos de Eros.
¡Forja allí tu perdón para el poeta,
que ha de dolerme aún,
como clavo que cierra un ataúd!

Mas… una noche de lirismo, tu
buen seno, tu mar rojo
se azotará con olas de quince años,
al ver lejos, aviado con recuerdos
mi corsario bajel, mi ingratitud.
Después, tu manzanar, tu labio dándose,
y que se aja por mí por la vez última,
y que muere sangriento de amar mucho,
como un croquis pagano de Jesús.

¡Amada! Y cantarás;
y ha de vibrar el femenino en mi alma,
como en una enlutada catedral.

MAYO

Vierte el humo doméstico en la aurora
su sabor a rastrojo;
y canta, haciendo leña, la pastora
un salvaje aleluya!
Sepia y rojo.

Humo de la cocina, aperitivo
de gesta en este bravo amanecer.
El último lucero fugitivo
lo bebe, y, ebrio ya de su dulzor,
¡oh celeste zagal trasnochador!
se duerme entre un jirón de rosicler.

Hay ciertas ganas lindas de almorzar,
y beber del arroyo, y chivatear!
Aletear con el humo allá, en la altura;
o entregarse a los vientos otoñales
en pos de alguna Ruth sagrada, pura,
que nos brinde una espiga de ternura
bajo la hebraica unción de los trigales!

Hoz al hombro calmoso,
acre el gesto brioso,
va un joven labrador a Irichugo.
Y en cada brazo que parece yugo
se encrespa el férreo jugo palpitante
que en creador esfuerzo cuotidiano
chispea, como trágico diamante,
a través de los poros de la mano
que no ha bizantinado aún el guante.
Bajo un arco que forma verde aliso,
¡oh cruzada fecunda del andrajo!

La zagala que llora
su yaraví a la aurora,
recoge ¡oh Venus pobre!
frescos leños fragantes
en sus desnudos brazos arrogantes
esculpidos en cobre.
En tanto que un becerro,
perseguido del perro,
por la cuesta bravía
corre, ofrendando al floreciente día
un himno de Virgilio en su cencerro!

Delante de la choza
el indio abuelo fuma;
y el serrano crepúsculo de rosa,
el ara primitiva se sahúma
en el gas del tabaco.
Tal surge de la entraña fabulosa
de epopéyico huaco,
mítico aroma de broncíneos lotos,
el hilo azul de los alientos rotos!

«TRILCE»

I

Quién hace tanta bulla y ni deja
Testar las islas que van quedando.

Un poco más de consideración
en cuanto será tarde, temprano,
y se aquilatará mejor
el guano, la simple calabrina tesórea
que brinda sin querer,
en el insular corazón,
salobre alcatraz, a cada hialóidea
grupada.
Un poco más de consideración,
y el mantillo líquido, seis de la tarde
de los más soberbios bemoles.

Y la península párase
por la espalda, abozaleada, impertérrita
en la línea mortal del equilibrio.

II

Tiempo Tiempo.

Mediodía estancado entre relentes.
Bomba aburrida del cuartel achica
tiempo tiempo tiempo tiempo.

Era Era.

Gallos cancionan escarbando en vano.
Boca del claro día que conjuga
era era era era.

Mañana Mañana.

El reposo caliente aún de ser.
Piensa el presente guárdame para
mañana mañana mañana mañana

Nombre Nombre.

¿Qué se llama cuanto heriza nos?
Se llama Lomismo que padece
nombre nombre nombre nombrE.

IX

Vusco volvvver de golpe el golpe.
Sus dos hojas anchas, su válvula
que se abre en suculenta recepción
de multiplicando a multiplicador,
su condición excelente para el placer,
todo avía verdad.

Busco volvver de golpe el golpe.
A su halago, enveto bolivarianas fragosidades
a treintidós cables y sus múltiples,
se arrequintan pelo por pelo
soberanos belfos, los dos tomos de la Obra,
y no vivo entonces ausencia,
ni al tacto.

Fallo bolver de golpe el golpe.
No ensillaremos jamás el toroso Vaveo
de egoísmo y de aquel ludir mortal
de sábana,
desque la mujer esta
¡cuánto pesa de general!

Y hembra es el alma de la ausente.
Y hembra es el alma mía.

X

Prístina y última piedra de infundada
ventura, acaba de morir
con alma y todo, octubre habitación y encinta.
De tres meses de ausente y diez de dulce.
Cómo el destino,
mitrado monodáctilo, ríe.

Cómo detrás desahucian juntas
de contrarios. Cómo siempre asoma el guarismo
bajo la línea de todo avatar.

Cómo escotan las ballenas a palomas.
Cómo a su vez éstas dejan el pico
cubicado en tercera ala.
Cómo arzonamos, cara a monótonas ancas.

Se remolca diez meses hacia la decena,
hacia otro más allá.
Dos quedan por lo menos todavía en pañales.
Y los tres meses de ausencia.
Y los nueve de gestación.

No hay ni una violencia.
El paciente incorpórase,
y sentado empavona tranquilas misturas.

XVIII

Oh las cuatro paredes de la celda.
Ah las cuatro paredes albicantes
que sin remedio dan al mismo número.

Criadero de nervios, mala brecha,
por sus cuatro rincones cómo arranca
las diarias aherrojadas extremidades.

Amorosa llavera de innumerables llaves,
si estuvieras aquí, si vieras hasta
qué hora son cuatro estas paredes.
Contra ellas seríamos contigo, los dos,
más dos que nunca. Y ni lloraras,
di, libertadora!

Ah las paredes de la celda.
De ellas me duele entretanto, más
las dos largas que tienen esta noche
algo de madres que ya muertas
llevan por bromurados declives,
a un niño de la mano cada una.

Y sólo yo me voy quedando,
con la diestra, que hace por ambas manos,
en alto, en busca de terciario brazo
que ha de pupilar, entre mi dónde y mi cuándo,
esta mayoría inválida de hombre.

XXVIII

He almorzado solo ahora, y no he tenido
madre, ni súplica, ni sírvete, ni agua,
ni padre que, en el facundo ofertorio
de los choclos, pregunte para su tardanza
de imagen, por los broches mayores del sonido.

Cómo iba yo a almorzar. Cómo me iba a servir
de tales platos distantes esas cosas,
cuando habráse quebrado el propio hogar,
cuando no asoma ni madre a los labios.
Cómo iba yo a almorzar nonada.

A la mesa de un buen amigo he almorzado
con su padre recién llegado del mundo,
con sus canas tías que hablan
en tordillo retinte de porcelana,
bisbiseando por todos sus viudos alvéolos;
y con cubiertos francos de alegres tiroriros,
porque estánse en su casa. Así, ¡qué gracia!
Y me han dolido los cuchillos
de esta mesa en todo el paladar.

El yantar de estas mesas así, en que se prueba
amor ajeno en vez del propio amor,
torna tierra el brocado que no brinda la
MADRE,
hace golpe la dura deglución; el dulce,
hiel; aceite funéreo, el café.

Cuando ya se ha quebrado el propio hogar,
y el sírvete materno no sale de la
tumba,
la cocina a oscuras, la miseria de amor.

LXV

Madre, me voy mañana a Santiago,
a mojarme en tu bendición y en tu llanto.
Acomodando estoy mis desengaños y el rosado
de llaga de mis falsos trajines.

Me esperará tu arco de asombro,
las tonsuradas columnas de tus ansias
que se acaban la vida. Me esperará el patio,
el corredor de abajo con sus tondos y repulgos
de fiesta. Me esperará mi sillón ayo,
aquel buen quijarudo trasto de dinástico
cuero, que para no más rezongando a las nalgas
tataranietas, de correa a correhuela.

Estoy cribando mis cariños más puros.
Estoy ejeando ¿no oyes jadear la sonda?
¿no oyes tascar dianas?
estoy plasmando tu fórmula de amor
para todos los huecos de este suelo.
Oh si se dispusieran los tácitos volantes
para todas las cintas más distantes,
para todas las citas más distintas.

Así, muerta inmortal. Así.
Bajo los dobles arcos de tu sangre, por donde
hay que pasar tan de puntillas, que hasta mi padre
para ir por allí,
humildóse hasta menos de la mitad del hombre,
hasta ser el primer pequeño que tuviste.

Así, muerta inmortal.
Entre la columnata de tus huesos
que no puede caer ni a lloros,
y a cuyo lado ni el destino pudo entrometer
ni un solo dedo suyo.

Así, muerta inmortal.
Así.

Y SI DESPUÉS DE TANTAS PALABRAS…

¡Y si después de tantas palabras,
no sobrevive la palabra!
¡Si después de las alas de los pájaros,
no sobrevive el pájaro parado!
¡Más valdría, en verdad,
que se lo coman todo y acabemos!

¡Haber nacido para vivir de nuestra muerte!
¡Levantarse del cielo hacia la tierra
por sus propios desastres
y espiar el momento de apagar con su sombra su tiniebla!
¡Más valdría, francamente,
que se lo coman todo y qué más da…!

¡Y si después de tanta historia, sucumbimos,
no ya de eternidad,
sino de esas cosas sencillas, como estar
en la casa o ponerse a cavilar!
¡Y si luego encontramos,
de buenas a primeras, que vivimos,
a juzgar por la altura de los astros,
por el peine y las manchas del pañuelo!
¡Más valdría, en verdad,
que se lo coman todo, desde luego!

Se dirá que tenemos
en uno de los ojos mucha pena
y también en el otro, mucha pena
y en los dos, cuando miran, mucha pena…
Entonces… ¡Claro!… Entonces… ¡ni palabra!

LOS MINEROS SALIERON DE LA MINA

Los mineros salieron de la mina
remontando sus ruinas venideras,
fajaron su salud con estampidos
y, elaborando su función mental
cerraron con sus voces
el socavón, en forma de síntoma profundo.

¡Era de ver sus polvos corrosivos!
¡Era de oír sus óxidos de altura!
Cuñas de boca, yunques de boca, aparatos de boca (¡Es formidable!)

El orden de sus túmulos,
sus inducciones plásticas, sus respuestas corales,
agolpáronse al pie de ígneos percances
y airente amarillura conocieron los trístidos y tristes,
imbuidos
del metal que se acaba, del metaloide pálido y pequeño.

Craneados de labor,
y calzados de cuero de vizcacha,
calzados de senderos infinitos,
y los ojos de físico llorar,
creadores de la profundidad,
saben, a cielo intermitente de escalera,
bajar mirando para arriba,
saben subir mirando para abajo.

¡Loor al antiguo juego de su naturaleza,
a sus insomnes órganos, a su saliva rústica!
¡Temple, filo y punta, a sus pestañas!
¡Crezcan la yerba, el liquen y la rana en sus adverbios!
¡Felpa de hierro a sus nupciales sábanas!
¡Mujeres hasta abajo, sus mujeres!
¡Mucha felicidad para los suyos!
¡Son algo portentoso, los mineros
remontando sus ruinas venideras,
elaborando su función mental
y abriendo con sus voces
el socavón, en forma de síntoma profundo!
¡Loor a su naturaleza amarillenta,
a su linterna mágica,
a sus cubos y rombos, a sus percances plásticos,
a sus ojazos de seis nervios ópticos
y a sus hijos que juegan en la iglesia
y a sus tácitos padres infantiles!
¡Salud, oh creadores de la profundidad…! (Es formidable.)

ABSOLUTA

Color de ropa antigua. Un julio a sombra,
y un agosto recién segado. Y una
mano de agua que injertó en el pino
resinoso de un tedio malas frutas.

Ahora que has anclado, oscura ropa,
tornas rociada de un suntuoso olor
a tiempo, a abreviación… Y he cantado
el proclive festín que se volcó.

Mas ¿no puedes, Señor, contra la muerte,
contra el límite, contra lo que acaba?
¡Ay, la llaga en color de ropa antigua,
cómo se entreabre y huele a miel quemada!

¡Oh unidad excelsa! ¡Oh lo que es uno por todos!
¡Amor contra el espacio y contra el tiempo!
Un latido único de corazón;
un solo ritmo: ¡Dios!

Y al encogerse de hombros los linderos
en un bronco desdén irreductible,
hay un riego de sierpes
en la doncella plenitud del 1.
¡Una arruga, una sombra!


LOS PASOS LEJANOS

Mi padre duerme. Su semblante augusto
figura un apacible corazón;
está ahora tan dulce…
si hay algo en él de amargo, seré yo.

Hay soledad en el hogar; se reza;
y no hay noticias de los hijos hoy.
Mi padre se despierta, ausculta
la huida a Egipto, el restañante adiós.

Está ahora tan cerca;
si hay algo en él de lejos, seré yo.
Y mi madre pasea allá en los huertos,
saboreando un sabor ya sin sabor.
Está ahora tan suave,
tan ala, tan salida, tan amor.

Hay soledad en el hogar sin bulla,
sin noticias, sin verde, sin niñez.
Y si hay algo quebrado en esta tarde,
y que baja y que cruje,
son dos viejos caminos blancos, curvos.
Por ellos va mi corazón a pie.

ENTRE EL DOLOR Y EL PLACER MEDIAN TRES CRIATURAS…

Entre el dolor y el placer median tres criaturas,
de las cuales la una mira a un muro,
la segunda usa de ánimo triste
y la tercera avanza de puntillas;
pero, entre tú y yo,
sólo existen segundas criaturas.
Apoyándose en mi frente, el día
conviene en que, de veras,
hay mucho de exacto en el espacio;
pero, si la dicha, que, al fin, tiene un tamaño,
principia ¡ay! por mi boca,
¿quién me preguntará por mi palabra?

Al sentido instantáneo de la eternidad
corresponde
este encuentro investido de hilo negro,
pero a tu despedida temporal,
tan sólo corresponde lo inmutable,
tu criatura, el alma, mi palabra.
(Poemas humanos, París, 1939)

LOS DADOS ETERNOS

Para Manuel González Prada, esta
emoción bravía y selecta, una de las
que, con más entusiasmo, me ha aplau-
dido el gran maestro.

Dios mío, estoy llorando el ser que vivo;
me pesa haber tomádote tu pan;
pero este pobre barro pensativo
no es costra fermentada en tu costado:
¡tú no tienes Marías que se van!

Dios mío, si tú hubieras sido hombre,
hoy supieras ser Dios;
pero tú, que estuviste siempre bien,
no sientes nada de tu creación.
¡Y el hombre sí te sufre: el Dios es él!

Hoy que en mis ojos brujos hay candelas,
como en un condenado,
Dios mío, prenderás todas tus velas,
y jugaremos con el viejo dado.
Tal vez ¡oh jugador! al dar la suerte
del universo todo,
surgirán las ojeras de la Muerte,
como dos ases fúnebres de lodo.

Dios míos, y esta noche sorda, obscura,
ya no podrás jugar, porque la Tierra
es un dado roído y ya redondo
a fuerza de rodar a la aventura,
que no puede parar sino en un hueco,
en el hueco de inmensa sepultura.

DESHOJACION SAGRADA

Luna! Corona de una testa inmensa,
que te vas deshojando en sombras gualdas!
Roja corona de un Jesús que piensa
trágicamente dulce de esmeraldas!

Luna! Alocado corazón celeste
¿por qué bogas así, dentro de copa
llena de vino azul, hacia el oeste,
cual derrotada y dolorida popa?

Luna! Y a fuerza de volar en vano,
te holocaustas en ópalos dispersos:
tú eres talvez mi corazón gitano
que vaga en el azul llorando versos!…

PIEDRA NEGRA SOBRE UNA PIEDRA BLANCA

Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París -y no me corro-
tal vez un jueves, como es hoy, de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y, jamás como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos…

EPISTOLA A LOS TRANSEUNTES

REANUDO mi día de conejo
mi noche de elefante en descanso.

Y, entre mi, digo:
ésta es mi inmensidad en bruto, a cántaros
éste es mi grato peso,
que me buscará abajo para pájaro
éste es mi brazo
que por su cuenta rehusó ser ala,
éstas son mis sagradas escrituras,
éstos mis alarmados campeñones.

Lúgubre isla me alumbrará continental,
mientras el capitolio se apoye en mi íntimo derrumbe
y la asamblea en lanzas clausure mi desfile.

Pero cuando yo muera
de vida y no de tiempo,
cuando lleguen a dos mis dos maletas,
éste ha de ser mi estómago en que cupo mi lámpara en pedazos,
ésta aquella cabeza que expió los tormentos del círculo en mis pasos,
éstos esos gusanos que el corazón contó por unidades,
éste ha de ser mi cuerpo solidario
por el que vela el alma individual; éste ha de ser
mi ombligo en que maté mis piojos natos,
ésta mi cosa cosa, mi cosa tremebunda.

En tanto, convulsiva, ásperamente
convalece mi freno,
sufriendo como sufro del lenguaje directo del león;
y, puesto que he existido entre dos potestades de ladrillo,
convalezco yo mismo, sonriendo de mis labios.

LA RUEDA DEL HAMBRIENTO

POR entre mis propios dientes salgo humeando,
dando voces, pujando,
bajándome los pantalones…
Váca mi estómago, váca mi yeyuno,
la miseria me saca por entre mis propios dientes,
cogido con un palito por el puño de la camisa.

Una piedra en que sentarme
¿no habrá ahora para mí?
Aún aquella piedra en que tropieza la mujer que ha dado a luz,
la madre del cordero, la causa, la raíz,
¿ésa no habrá ahora para mí?
¡Siquiera aquella otra,
que ha pasado agachándose por mi alma!
Siquiera
la calcárida o la mala (humilde océano)
o la que ya no sirve ni para ser tirada contra el hombre
ésa dádmela ahora para mí!

Siquiera la que hallaren atravesada y sola en un insulto,
ésa dádmela ahora para mí!
Siquiera la torcida y coronada, en que resuena
solamente una vez el andar de las rectas conciencias,
o, al menos, esa otra, que arrojada en digna curva,
va a caer por sí misma,
en profesión de entraña verdadera,
¡ésa dádmela ahora para mí!

Un pedazo de pan, tampoco habrá para mí?
Ya no más he de ser lo que siempre he de ser,
pero dadme
una piedra en que sentarme,
pero dadme,
por favor, un pedazo de pan en que sentarme,
pero dadme
en español
algo, en fin, de beber, de comer, de vivir, de reposarse
y después me iré…
Halló una extraña forma, está muy rota
y sucia mi camisa
y ya no tengo nada, esto es horrendo.

¡CUÍDATE, ESPAÑA…!

¡Cuídate, España, de tu propia España!
¡Cuídate de la hoz sin el martillo,
cuídate del martillo sin la hoz!
¡Cuídate de la víctima a pesar suyo,
del verdugo a pesar suyo
y del indiferente a pesar suyo!
¡Cuídate del que, antes de que cante el gallo,
negárate tres veces,
y del que te negó, después, tres veces!
¡Cuídate de las calaveras sin las tibias,
y de las tibias sin las calaveras!
¡Cuídate de los nuevos poderosos!
¡Cuídate del que come tus cadáveres,
del que devora muertos a tus vivos!
¡Cuídate del leal ciento por ciento!
¡Cuídate del cielo más acá del aire
y cuídate del aire más allá del cielo!
¡Cuídate de los que te aman!
¡Cuídate de tus héroes!
¡Cuídate de tus muertos!
¡Cuídate de la República!
¡Cuídate del futuro!…

ESPAÑA, APARTA DE MI ESTE CALIZ

Niños del mundo,
si cae España -digo, es un decir-
si cae
del cielo abajo su antebrazo que asen,
en cabestro, dos láminas terrestres;
niños, ¡qué edad la de las sienes cóncavas!
¡qué temprano en el sol lo que os decía!
¡qué pronto en vuestro pecho el ruido anciano!
¡qué viejo vuestro 2 en el cuaderno!

¡Niños del mundo, está
la madre España con su vientre a cuestas;
está nuestra maestra con sus férulas,
está madre y maestra,
cruz y madera, porque os dio la altura,
vértigo y división y suma, niños;
está con ella, padres procesales!

Si cae -digo, es un decir- si cae
España, de la tierra para abajo,
niños, ¡cómo vais a cesar de crecer!
¡cómo va a castigar el año al mes!
¡cómo van a quedarse en diez los dientes,
en palote el diptongo, la medalla en llanto!
¡Cómo va el corderillo a continuar
atado por la pata al gran tintero!
¡Cómo vais a bajar las gradas del alfabeto
hasta la letra en que nació la pena!

Niños,
hijos de los guerreros, entre tanto,
bajad la voz, que España está ahora mismo repartiendo
la energía entre el reino animal,
las florecillas, los cometas y los hombres.
¡Bajad la voz, que esta
con su rigor, que es grande, sin saber
qué hacer, y está en su mano
la calavera hablando y habla y habla,
la calavera, aquélla de la trenza,
la calavera, aquélla de la vida!

¡Bajad la voz, os digo;
bajad la voz, el canto de las sílabas, el llanto
de la materia y el rumor menor de las pirámides, y aún
el de las sienes que andan con dos piedras!
¡Bajad el aliento, y si
el antebrazo baja,
si las férulas suenan, si es la noche,
si el cielo cabe en dos limbos terrestres,
si hay ruido en el sonido de las puertas,
si tardo,
si no veis a nadie, si os asustan
los lápices sin punta, si la madre
España cae -digo, es un decir-
salid, niños del mundo; id a buscarla!…

HIMNO A LOS VOLUNTARIOS DE LA REPUBLICA

Voluntario de España, miliciano
de huesos fidedignos, cuando marcha a morir tu corazón,
cuando marcha a matar con su agonía
mundial, no sé verdaderamente
qué hacer, dónde ponerme; corro, escribo, aplaudo,
lloro, atisbo, destrozo, apagan, digo
a mi pecho que acabe, al que bien, que venga,
y quiero desgraciarme;
descúbrome la frente impersonal hasta tocar
el vaso de la sangre, me detengo,
detienen mi tamaño esas famosas caídas de arquitecto
con las que se honra el animal que me honra;
refluyen mis instintos a sus sogas,
humea ante mi tumba la alegría
y, otra vez, sin saber qué hacer, sin nada, déjame,
desde mi piedra en blanco, déjame,
solo,
cuadrumano, más acá, mucho más lejos,
al no caber entre mis manos tu largo rato extático,
quiebro con tu rapidez de doble filo
mi pequeñez en traje de grandeza!

Un día diurno, claro, atento, fértil
¡oh bienio, el de los lóbregos semestres suplicantes,
por el que iba la pólvora mordiéndose los codos!
¡oh dura pena y más duros pedernales!
!oh frenos los tascados por el pueblo!
Un día prendió el pueblo su fósforo cautivo, oró de cólera
y soberanamente pleno, circular,
cerró su natalicio con manos electivas;
arrastraban candado ya los déspotas
y en el candado, sus bacterias muertas…

¿Batallas? ¡No! Pasiones. Y pasiones precedidas
de dolores con rejas de esperanzas,
de dolores de pueblos con esperanzas de hombres!
¡Muerte y pasión de paz, las populares!

¡Muerte y pasión guerreras entre olivos, entendámonos!
Tal en tu aliento cambian de agujas atmosféricas los vientos
y de llave las tumbas en tu pecho,
tu frontal elevándose a primera potencia de martirio.

El mundo exclama: “¡Cosas de españoles!” Y es verdad.
Consideremos,
durante una balanza, a quemarropa,
a Calderón, dormido sobre la cola de un anfibio muerto
o a Cervantes, diciendo: “Mi reino es de este mundo, pero
también del otro”: ¡punta y filo en dos papeles!
Contemplemos a Goya, de hinojos y rezando ante un espejo,
a Coll, el paladín en cuyo asalto cartesiano
tuvo un sudor de nube el paso llano
o a Quevedo, ese abuelo instantáneo de los dinamiteros
o a Cajal, devorado por su pequeño infinito, o todavía
a Teresa, mujer que muere porque no muere
o a Lina Odena, en pugna en más de un punto con Teresa…
(Todo acto o voz genial viene del pueblo
y va hacia él, de frente o transmitidos
por incesantes briznas, por el humo rosado
de amargas contraseñas sin fortuna)
Así tu criatura, miliciano, así tu exangüe criatura,
agitada por una piedra inmóvil,
se sacrifica, apártase,
decae para arriba y por su llama incombustible sube,
sube hasta los débiles,
distribuyendo españas a los toros,
toros a las palomas…

Proletario que mueres de universo, ¡en qué frenética armonía
acabará tu grandeza, tu miseria, tu vorágine impelente,
tu violencia metódica, tu caos teórico y práctico, tu gana
dantesca, españolísima, de amar, aunque sea a traición,
a tu enemigo!

¡Liberador ceñido de grilletes,
sin cuyo esfuerzo hasta hoy continuaría sin asas la extensión,
vagarían acéfalos los clavos,
antiguo, lento, colorado, el día,
nuestros amados cascos, insepultos!
¡Campesino caído con tu verde follaje por el hombre,
con la inflexión social de tu meñique,
con tu buey que se queda, con tu física,
también con tu palabra atada a un palo
y tu cielo arrendado
y con la arcilla inserta en tu cansancio
y la que estaba en tu uña, caminando!
¡Constructores
agrícolas, civiles y guerreros,
de la activa, hormigueante eternidad: estaba escrito
que vosotros haríais la luz, entornando
con la muerte vuestros ojos;
que, a la caída cruel de vuestras bocas,
vendrá en siete bandejas la abundancia, todo
en el mundo será de oro súbito
y el oro,
fabulosos mendigos de vuestra propia secreción de sangre,
y el oro mismo será entonces de oro!

¡Se amarán todos los hombres
y comerán tomados de las puntas de vuestros pañuelos tristes
y beberán en nombre
de vuestras gargantas infaustas!
Descansarán andando al pie de esta carrera,
sollozarán pensando en vuestras órbitas, venturosos
serán y al son
de vuestro atroz retorno, florecido, innato,
ajustarán mañana sus quehaceres, sus figuras soñadas y cantadas!

¡Unos mismos zapatos irán bien al que asciende
sin vías a su cuerpo
y al que baja hasta la forma de su alma!
¡Entrelazándose hablarán los mudos, los tullidos andarán!
¡Verán, ya de regreso, los ciegos
y palpitando escucharán los sordos!
¡Sabrán los ignorantes, ignorarán los sabios!
¡Serán dados los besos que no pudisteis dar!
¡Sólo la muerte morirá! ¡La hormiga
traerá pedacitos de pan al elefante encadenado
a su brutal delicadeza; volverán
los niños abortados a nacer perfectos, espaciales
y trabajarán todos los hombres,
engendrarán todos los hombres,
comprenderán todos los hombres!

¡Obrero, salvador, redentor nuestro,
perdónanos, hermano, nuestras deudas!
Como dice un tambor al redoblar, en sus adagios:
qué jamás tan efímero, tu espalda!
qué siempre tan cambiante, tu perfil!

¡Voluntario italiano, entre cuyos animales de batalla
un león abisinio va cojeando!
¡Voluntario soviético, marchando a la cabeza de tu pecho universal!
¡Voluntarios del sur, del norte, del oriente
y tú, el occidental, cerrando el canto fúnebre del alba!
¡Soldado conocido, cuyo nombre
desfila en el sonido de un abrazo!
¡Combatiente que la tierra criara, armándote
de polvo,
calzándote de imanes positivos,
vigentes tus creencias personales,
distinto de carácter, íntima tu férula,
el cutis inmediato,
andándote tu idioma por los hombros
y el alma coronada de guijarros!
¡Voluntario fajado de tu zona fría,
templada o tórrida,
héroes a la redonda,
víctima en columna de vencedores:
en España, en Madrid, están llamando
a matar, voluntarios de la vida!

¡Porque en España matan, otros matan
al niño, a su juguete que se para,
a la madre Rosenda esplendorosa,
al viejo Adán que hablaba en alta voz con su caballo
y al perro que dormía en la escalera.
Matan al libro, tiran a sus verbos auxiliares,
a su indefensa página primera!
Matan el caso exacto de la estatua,
al sabio, a su bastón, a su colega,
al barbero de al lado -me cortó posiblemente,
pero buen hombre y, luego, infortunado;
al mendigo que ayer cantaba enfrente,
a la enfermera que hoy pasó llorando,
al sacerdote a cuestas con la altura tenaz de sus rodillas…

¡Voluntarios,
por la vida, por los buenos, matad
a la muerte, matad a los malos!
¡Hacedlo por la libertad de todos,
del explotado, del explotador,
por la paz indolora -la sospecho
cuando duermo al pie de mi frente
y más cuando circulo dando voces-
y hacedlo, voy diciendo,
por el analfabeto a quien escribo,
por el genio descalzo y su cordero,
por los camaradas caídos,
sus cenizas abrazadas al cadáver de un camino!

Para que vosotros,
voluntarios de España y del mundo, vinierais,
soñé que era yo bueno, y era para ver
vuestra sangre, voluntarios…
De esto hace mucho pecho, muchas ansias,
muchos camellos en edad de orar.
Marcha hoy de vuestra parte el bien ardiendo,
os siguen con cariño los reptiles de pestaña inmanente
y, a dos pasos, a uno,
la dirección del agua que corre a ver su límite antes que arda.


DONDE NUNCA LLEGAREMOS

Donde, aún sin nuestro pie
llegase a dar por un instante
será, en verdad, como no estarse.

Es ese un sitio que se ve
a cada rato en esta vida,
andando, andando de uno en fila.

Más acá de mí mismo y de
mi par de yemas, lo he entrevisto
siempre lejos de los destinos.

Ya podéis iros a pie
o a puro sentimiento en pelo,
que a él no arriban ni los sellos.

El horizonte color té
se muere por colonizarle
para su gran Cualquieraparte.

Mas el lugar que yo me sé,
en este mundo, nada menos,
hombreado va con los reversos.

-Cerrad aquella puerta que
está entreabierta en las entrañas
de ese espejo. -¿Esta? – No; su hermana.

-No se puede cerrar. No se
puede llegar nunca a aquel sitio
-do van en rama los pestillos.

Tal es el lugar que yo me sé.

¿QUIÉN HACE TANTA BULLA?

I

Quién hace tanta bulla, y ni deja
testar las islas que van quedando.

Un poco más de consideración
en cuanto será tarde, temprano
y se aquilatará mejor
el guano, la simple calabrina tesórea
que brinda sin querer,
en el insular corazón,
salobre alcatraz, a cada hialóidea
grupada.

Un poco más de consideración,
y el mantillo líquido, seis de la tarde
DE LOS MÁS SOBERBIOS BEMOLES

Y la península párase
por la espalda, abozalada, impertérrita
en la línea mortal del equilibrio.

TIEMPO, TIEMPO

II

Tiempo Tiempo.

Mediodía estancado entre relentes.
Bomba aburrida del cuartel achica
tiempo tiempo tiempo tiempo.

Era Era.

Gallos cancionan escarbando en vano.
Boca del claro día que conjuga
era era era era.

Mañana Mañana.

El reposo caliente aun de ser.
Piensa el presente guárdame para
mañana mañana mañana mañana.

Nombre Nombre.

¿Qué se llama cuanto heriza nos?
Se llama Lomismo que padece
nombre nombre nombre nombre.

LOS NUEVE MONSTRUOS

I, desgraciadamente,
el dolor crece en el mundo a cada rato,
crece a treinta minutos por segundo, paso a paso,
y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces
y la condición del martirio, carnívora voraz,
es el dolor dos veces
y la función de la yerba purísima, el dolor
dos veces
y el bien de ser, dolernos doblemente.

Jamás, hombres humanos,
hubo tanto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
en el vaso, en la carnicería, en la aritmética!
Jamás tanto cariño doloroso,
jamás tan cerca arremetió lo lejos,
jamás el fuego nunca
jugó mejor su rol de frío muerto!
Jamás, señor ministro de salud, fue la salud
más mortal
y la migraña extrajo tanta frente de la frente!
Y el mueble tuvo en su cajón, dolor,
el corazón, en su cajón, dolor,
la lagartija, en su cajón, dolor.

Crece la desdicha, hermanos hombres,
más pronto que la máquina, a diez máquinas, y crece
con la res de Rousseau, con nuestras barbas;
crece el mal por razones que ignoramos
y es una inundación con propios líquidos,
con propio barro y propia nube sólida!
Invierte el sufrimiento posiciones, da función
en que el humor acuoso es vertical
al pavimento,
el ojo es visto y esta oreja oída,
y esta oreja da nueve campanadas a la hora
del rayo, y nueve carcajadas
a la hora del trigo, y nueve sones hembras
a la hora del llanto, y nueve cánticos
a la hora del hambre y nueve truenos
y nueve látigos, menos un grito.

El dolor nos agarra, hermanos hombres,
por detrás de perfil,
y nos aloca en los cinemas,
nos clava en los gramófonos,
nos desclava en los lechos, cae perpendicularmente
a nuestros boletos, a nuestras cartas;
y es muy grave sufrir, puede uno orar…
Pues de resultas
del dolor, hay algunos
que nacen, otros crecen, otros mueren,
y otros que nacen y no mueren, otros
que sin haber nacido, mueren, y otros
que no nacen ni mueren (son los más)
Y también de resultas
del sufrimiento, estoy triste
hasta la cabeza, y más triste hasta el tobillo,
de ver al pan, crucificado, al nabo,
ensangrentado,
llorando, a la cebolla,
al cereal, en general, harina,
a la sal, hecha polvo, al agua, huyendo,
al vino, un ecce-homo,
tan pálida a la nieve, al sol tan ardio!
¡Cómo, hermanos humanos,
no deciros que ya no puedo y
ya no puedo con tanto cajón,
tanto minuto, tanta
lagartija y tanta
inversión, tanto lejos y tanta sed de sed!
Señor Ministro de Salud; ¿qué hacer?
!Ah! desgraciadamente, hombres humanos,
hay, hermanos, muchísimo que hacer.

MASA

Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: «No mueras, te amo tanto!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:
«No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando: «Tanto amor, y no poder nada contra la muerte!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,
con un ruego común: «¡Quédate hermano!»
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces, todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
incorporóse lentamente,
abrazó al primer hombre; echóse a andar.

Espergesia

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que soy malo; y no saben
del diciembre de ese enero.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hay un vacío
en mi aire metafísico
que nadie ha de palpar:
el claustro de un silencio
que habló a flor de fuego.

Yo nací un día
que Díos estuvo enfermo.

Hermano, escucha, escucha…
Bueno. Y que no me vaya
sin llevar diciembres,
sin dejar eneros.

Pues yo nací un día
que Díos estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que mastico… Y no saben
por qué en mi verso chirrían,
oscuro sinsabor de féretro,
luyidos vientos
desenroscados de la Esfinge
preguntona del Desierto.
Todos saben… Y no saben
que la luz es tísica,
y la Sombra gorda…
Y no saben que el Misterio sintetiza…
que él es la joroba
musical y triste que a distancia denuncia
el paso meridiano de las lindes a las Lindes.

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo,
grave.

Tags: cesar vallejo, recuerdos mis alumnos companeros ucv, educacion, fotos, universidades

 

Posted by FANNY JEM WONG

 

  

 

 

Recordando a José Watanabe

Publicado el 04/10/2007 a 13:03
Por jemwong
Mağra-ÇinCaves in China (5)

 

Recordando a José Watanabe


“La simetría de tus versos Hombre Amarillo

nunca será vencida por la frialdad de la muerte”


JEM WONG

05.10.07

 

 

Publicado por FANNY JEM WONG

 


 

 

 

 

RECONOCIMIENTO DE Portal de Poesía y Literatura A:”Percepciones De Un Poeta “

1 Septiembre 2007

RECONOCIMIENTO DE

Poetas de Hoy.

Portal de Poesía y Literatura A:

“Percepciones De Un Poeta “

 

 

Poetas de Hoy. Portal de Poesía y Literatura
Asunto: Felicitarte
Recibido desde: Libertad
En: sáb, 01 septiembre 2007 12:42

Deseo felicitarte, querida Fanny, por tu calidad poética,

por tus aportaciones a este tuyo-nuestro portal,

por ser autora del POEMA DE LA SEMANA, por ser tú, por ser como eres.


Un fuerte abrazo
Libertad

 

Percepciones De Un Poeta

Hoy termino un viaje infinito,
entre ríos de palabras,
entre ruinas circulares,
entre enigmas descifrados.
Hoy comprendo de aquel hombre
cuya filosofía escepticista
y empírica conoció grandes verdades.

Que los monstruos, laberintos,
ríos, soles, tigres, sombras y colores
le acompañaron en vigilia y entre sueños,
en su vida ilimitada, en el círculo sin fin…
Hoy entiendo que su constante tormento
fue negar su propio yo y el tiempo.
No tuvo pasado, tampoco presente
y el futuro siempre incierto
nunca logró inquietarle.

Vivió enfrentado a sus espejos,
a la idea de ser otro,
a creer que todo era solo un sueño,
en donde el hombre era una pieza movida
por una mano divina y ésta a su vez,
quizás por otra divinidad.
Hoy conozco por lo menos,
de un gran cúmulo de arena,
uno de esos granos…
Hoy conozco a Borges.

FANNY JEM WONG

 

AMAPOLA, FLORECILLA DE MI ALMA por: JoseIgnacio

Poema enviado por: JoseIgnacio
AMAPOLA, FLORECILLA DE MI ALMA

 

3216692-una-imagen-agradable-de-beb-ni-a-entre-verde-campo-con-amapolas-rojas


 
    Revivieron en mi, sueños de amapola.
    ¡Tu florecilla, delicada y pasional!
    Tu que ensangrientas los campos
    con tu color carmesí.
 
    Sangre que se mueve  dulcemente,
    como olas al son del viento.
    Tus pétalos frágiles y vivarachos,
    juguetes del viento son
    y entre trigales te meces.
 
  ¿Por qué me haces llorar?
 
   Tu amapola, flor libre, silvestre
   adormidera de mis sueños lejanos
   que en noches de insomnio
   traspasas  horizontes solitarios
 
   ¡ Ay, florecilla, traviesa
    dueña de mi alma
    que aunque naces en primavera
   te extraño todo el año.
 
               Jose Ig. Roca H 
  
                          A ti   F