“MÁSCARAS DE ROMA” POR MARCO MARTOS

“MÁSCARAS DE ROMA” POR MARCO MARTOS

Carlos Sotomayor tiene una agradable charla con el maestro Marco Martos acerca de su último poemario Máscaras de Roma (Caja Negra 2015).

JARDÍN DE LIBROS

Carlos Sotomayor tiene una agradable charla con el maestro Marco Martos acerca de su último poemario Máscaras de Roma (Caja Negra 2015).

Ver la entrada original

Anuncios

ANTOLOGÍA POÉTICA PIERNAS CRUZADAS

Talking about YouTube – Más Allá de los Sueños (Parte 2 de 2) por Mike DeSensi

 

Quote

YouTube – Más Allá de los Sueños (Parte 2 de 2) por Mike DeSensi

   

 

CITAS  QUE DESEO RECORDAR::

"…. A VECES CUANDO SE  GANA SE PIERDE…"

"…..SOLO
DESEABA ENVEJECER A TU LADO….PARA QUE PUDIERAMOS REIRNOS VIENDO COMO  SE
NOS ARRUGARA EL CUERPO…. JUNTOS  HASTA EL FINAL…… EN EL LAGO DE 
NUESTRO CUADRO……ESE ERAS NUESTRO CIELO … SABES…. NOS HECHAN DE
MENOS TANTAS COSAS…………TANTAS……..TANTAS……"

"……LAS BUENAS PERSONAS TERMINAN EN EL INFIERNO PORQUE NO SABEN PERDONARSE A SI MISMAS…."

"….VETE A CASA Y DILE MI   HIJO QUE LO QUIERO…….."

"POR MATAR A MI HIJO……

"……. ¿PODRÁS ENCONTRARME?…."

"….. Y SI MI MENTE NO TE RECORDASE…. ¿CUMPLIRÁS TU PROMESA?…"

"NO DEJES QUE LA REALIDAD DE MI MENTE TE VENZA… NUNCA DEJES QUE ESO  SUCESA… SI  NO… NO PODRÉ REGRESAR"

"DIOS… TÚ ERAS  MI VIDA…."

"…..VEN….. TE ACUERDAS DE MÍ…. "

"…. A VECES CUANDO SE  PIERDE  SE GANA…"

AL DI LA PER ME
JEM WONG

25-11-2009

"RECORRO CAMINOS EXTRAÑOS ….SE PUEDE HABER MUERTO Y SEGUIR CAMINANDO POR AÑOS ENTRE LOS VIVOS … VOY DEJANDO HUELLAS"
27-11-2009


Fanny Jem Wong Liderazgo

“INTELIGENCIAS MÚLTIPLES” POR FANNY JEM WONG

Desde Hoy Cambió Mi Vida Ingrese A La Universidad-MI PROYECTO DE VIDA POR FANNY JEM WONG

Una Temporada en el Infierno Por Jean Arthur Rimbaud

Publicado el 11/05/2009 a 20:13
Por jemwong
 

Una Temporada en el Infierno

Por Jean Arthur Rimbaud
Versión desconocida

 

Antaño, si mal no recuerdo, mi vida era un festín donde corrían todos los vinos, donde se abrían todos los corazones.
Una noche, senté a la Belleza en mis rodillas. Y la encontré amarga. Y la injurié.
Yo me he armado contra la justicia.
Yo me he fugado. ¡Oh brujas, oh miseria, odio, mi tesoro fue confiado a vosotros!
Conseguí desvanecer en mi espíritu toda esperanza humana. Sobre toda dicha, para estrangularla, salté con el ataque sordo del animal feroz.
Yo llamé a los verdugos para morir mordiendo la culata de sus fusiles. Invoqué a las plagas, para sofocarme con sangre, con arena. El infortunio fue mi dios. Yo me he tendido cuan largo era en el barro. Me he secado en la ráfaga del crimen. Y le he jugado malas pasadas a la locura.
Y la primavera me trajo la risa espantable del idiota.
Ahora bien, recientemente, como estuviera a punto de exhalar el último ¡cuac! pensé en buscar la llave del antiguo festín, en el que acaso recobrara el apetito.
Esa llave es la caridad. ¡Y tal inspiración demuestra que he soñado!
“Tú seguirás siendo una hiena, etc… declara el demonio que me coronó con tan amables amapolas. “Gana la muerte con todos tus apetitos, y con tu egoísmo y con todos los pecados capitales”.
¡Ah! ¡por demás los tengo! Pero, caro Satán, os conjuro a ello, ¡menos irritación en esos ojos! Y a la espera de las pocas y pequeñas cobardías que faltan, desprendo para vos, que amáis en el escritor la ausencia de facultades descriptivas o instructivas, unas cuantas páginas horrendas de mi carnet de condenado.

La mala sangre

De mis antepasados galos, tengo los ojos azul pálido, el cerebro pobre y la torpeza en la lucha. Me parece que mi vestimenta es tan bárbara como la de ellos. Pero yo no me unto de grasa la cabellera.
Los galos fueron los desolladores de animales, los quemadores de hierbas más ineptos de su época. Les debo: la idolatría y la afición al sacrilegio; ¡oh! todos los vicios, cólera, lujuria, la lujuria, magnífica; sobre todo, mentira y pereza.
Siento horror por todos los oficios. Maestros obreros, todos campesinos, innobles. La mano en la pluma equivale a la mano en el arado. -¡Qué siglo de manos!- Yo jamás tendré una mano. Además, la domesticidad lleva demasiado lejos. La honradez de la mendicidad me desespera. Los criminales asquean como castrados: yo, por mi parte, estoy- intacto y eso me da lo mismo.
Pero, ¿qué es lo que ha dotado a mi lengua de tal perfidia, para que hasta aquí haya guardado y protegido mi pereza? Sin ni siquiera servirme de mi cuerpo para vivir y más ocioso que el sapo, he subsistido dondequiera. No hay familia en Europa a la que no conozca. -Hablo de familias como la mía, que todo se lo deben a la Declaración de los Derechos del Hombre-. ¡He conocido cada hijo de familia!
¡Si yo tuviera antecedentes en un punto cualquiera de la historia de Francia!
Pero no, nada.
Me resulta bien evidente que siempre he sido de raza inferior. Yo no puedo comprender la rebelión. Mi raza no se levantó jamás sino para robar: así los lobos al animal que no mataron.
Rememoro la historia de Francia, hija mayor de la Iglesia. Villano, hubiera yo emprendido el viaje a Tierra Santa; tengo en la cabeza rutas de las llanuras suabas, panoramas de Bizancio, murallas de Solima, el culto de liaría, el enternecimiento por el Crucificado, despiertan en mí entre mil fantasías profanas. Estoy sentado, leproso, sobre ortigas y tiestos rotos, al pie de un muro roído por el sol. Más tarde, reitre, hubiera vivaqueado bajo las noches de Alemania.
Ah, falta aún: danzo en el aquelarre, en un rojo calvero, con niños y con viejas.
Mis recuerdos no van más lejos que esta tierra y que el cristianismo. Nunca acabaré de verme en ese pasado. Pero siempre solo; sin familia; hasta esto, ¿qué lengua hablaba? Jamás me veo en los consejos del Cristo; ni en los consejos de los Señores, representantes del Cristo.
¿Qué era yo en el siglo pasado? Sólo hoy vuelvo a encontrarme. No más vagabundos, no más guerras vagas. La raza inferior lo ha cubierto todo -el pueblo, como dicen-; la razón, la nación y la ciencia. ¡Oh, la ciencia! Todo se ha hecho de nuevo. Para el cuerpo y para el alma -el viático- tenemos la medicina y la filosofía-los remedios de comadres y los arreglos de canciones populares. ¡Y las diversiones de los príncipes y los juegos que ellos prohibían! ¡Geografía, cosmografía, mecánica, química! …
¡La ciencia, la nueva nobleza! El progreso. ¡El mundo marcha! ¿Por qué no había de girar?
Es la visión de los números. Vamos al Espíritu. Esto es muy cierto, es oráculo esto que digo. Lo comprendo, pero como no sé explicarme sin palabras paganas, querría callar.
La sangre pagana renace. El Espíritu está cerca, ¿por qué no me ayuda Cristo dando a mi alma nobleza y libertad? ¡Ay, el Evangelio ha fenecido! ¡El Evangelio! El Evangelio.
Yo espero a Dios con gula. Soy de raza inferior por toda la eternidad.
Heme aquí en la playa armoricana. Ya pueden iluminarse de noche las ciudades. Mi jornada ha concluido; dejo la Europa. El aire marino quemará mis pulmones; me tostarán los climas remotos. Nadar, aplastar la hierba, cazar, fumar sobre todo; beber licores fuertes como metal fundido –como hacían esos caros antepasados en torno de las hogueras.
Regresaré con miembros de hierro, la piel oscura, los ojos furiosos: de acuerdo a mi máscara, me juzgarán de raza fuerte. Tendré oro: seré ocioso y. brutal. Las mujeres cuidan a esos inválidos feroces que retornan de las tierras calientes. Me inmiscuiré en los asuntos políticos. Salvado.
Ahora estoy maldito, tengo horror de la patria. Lo mejor es un sueño bien ebrio, sobre la playa.

 

No hay tal partida. Retomemos los caminos de aquí, cargado con mi vicio, el vicio que ha hundido sus raíces de sufrimiento en mi flanco desde la edad de la razón, que sube al cielo, me golpea, me derriba, me arrastra.
La última timidez y la última inocencia. Está dicho. No mostrar al mundo mis ascos y mis traiciones.
¡Vamos! La caminata, el fardo, el desierto, el hastío y la cólera.
¿A quién alquilarme? ¿Qué bestia hay que adorar? ¿Qué santa imagen atacamos? ¿Qué corazones romperé? ¿Qué mentira debo sostener? ¿Entre qué sangre caminar?
Mas vale guardarse de la justicia. La vida dura, el simple embrutecimiento, levantar, con el puño seco, la tapa del ataúd, sentarse, sofocarse. Así, nada de vejez, ni de peligros: el terror no es francés.
-¡Ah! estoy tan desamparado, que ofrezco a cualquier divina imagen mis ímpetus de perfección.
¡Oh mi abnegación, oh mi caridad maravillosa! ¡Aquí abajo, no obstante!
De profundis Domine, ¡si seré tonto!

Muy niño aún, admiraba yo al galeote intratable sobre el que siempre vuelve a cerrarse la prisión; visitaba las posadas y los albergues que él hubiera consagrado habitándolos; veía a través de su idea el cielo azul y el florido trabajo de los campos; husmeaba su fatalidad en las ciudades. Y él tenía más fuerza que un santo, más sentido común que un viajante)-y sólo se tenía a sí, ¡a sí mismo! como testigo de su razón y de su gloria.
En las rutas, durante las noches de invierno, sin techo, sin ropas, sin pan, una voz me estrujaba el corazón helado: “Flaqueza o fuerza: ya está, es la fuerza. Tú no sabes adónde vas, ni por qué vas, entra en todas partes, responde a todo. No han de matarte más que si ya fueras un cadáver”. A la mañana, tenía la mirada tan perdida y tan muerto el semblante que los que se encontraban conmigo acaso no me vieron.
En las ciudades, el barro se me aparecía de pronto rojo y negro, como un espejo cuando la lámpara circula en la pieza vecina, ¡como un tesoro en la selva! Buena suerte, gritaba yo, y veía en el cielo un mar de humo v de llamas; y a derecha, y, a izquierda, todas las riquezas ardían como un millar de rayos.
Pero la orgía y la camaradería de las mujeres me estaban prohibidas. Ni siquiera un compañero. Yo me veía ante una muchedumbre exasperada, frente al pelotón de ejecución, llorando la desgracia de que no hubieran podido comprender, ¡y perdonando! ¡Como Juana de Arco! “Sacerdotes, profesores, maestros, os equivocáis al entregarme a la justicia. Jamás he pertenecido a este pueblo; yo no he sido jamás cristiano; yo soy de la raza que cantaba en el suplicio; no comprendo las leyes; no tengo sentido moral, soy una bestia: os estáis equivocando …”
Sí, tengo los ojos cerrados a vuestra luz. Yo soy un animal, un negro. Pero yo puedo ser salvado. Vosotros sois falsos negros, vosotros maniáticos, feroces, avaros. Mercader, tú eres negro; magistrado, tú eres negro; general, tú eres negro; emperador, vieja comezón, tú eres negro: tú has bebido un licor no tasado, de la fábrica de Satán. Este pueblo está inspirado por la fiebre y el cáncer. Inválidos y viejos son tan respetables, que merecen ser hervidos. Lo más discreto es abandonar este continente, donde ronda la locura para proveer de rehenes a esos miserables. Entro en el verdadero reino de los hijos de Cam.
¿Conozco al menos la naturaleza? ¿Me conozco? Basta de palabras. Sepulto a los muertos en mi vientre. ¡Gritos, tambor, danza, danza, danza, danza! Ni siquiera se me ocurre que a la hora en que los blancos desembarquen, yo caeré en la nada.
¡Hambre, sed, gritos, danza, danza, danza, danza!
Los blancos desembarcan. ¡El cañón! Hay que someterse al bautismo, vestirse, trabajar.
He recibido en el corazón el rayo de la gracia. ¡Ah, no lo había previsto!
No he cometido mal alguno. Los días me van a ser ligeros, me será ahorrado el arrepentimiento. No habré padecido los tormentos del alma casi muerta para el bien, en la que vuelve a subir la luz, severa como los cirios funerarios. La suerte del hijo de familia, féretro prematuro cubierto de límpidas lágrimas. No hay duda de que el libertinaje es tonto, el vicio es tonto; hay que arrojar lejos la podredumbre. ¡Pero el reloj no habrá llegado a sonar solamente la hora del puro dolor! ¿Voy a ser arrebatado como un niño para jugar en el paraíso olvidado de toda la desgracia?
¡Pronto! ¿Hay otras vidas? El sueño en medio de la riqueza es imposible. La riqueza siempre ha sido bien público. Sólo el amor divino otorga las llaves de la ciencia. Veo que la naturaleza no es más que un espectáculo de bondad. Adiós quimeras, ideales, errores.
El canto razonable de los ángeles se alza desde el navío salvador: es el amor divino. ¡Dos amores! Puedo morir de amor terreno, morir de abnegación. ¡Yo he dejado almas cuya pena se acrecentará con mi
partida! Vos me elegisteis de entre los náufragos; ¿no son amigos míos los que quedan?
¡Salvadlos!
Me nació la razón. El mundo es bueno. Bendeciré la vida. Amaré a mis hermanos. Estas no son ya promesas infantiles. Ni la esperanza de escapar a la vejez y a la muerte. Dios es mi fuerza y yo alabo a Dios.

El hastío ha dejado de ser mi amor. Las cóleras, los libertinajes, la locura -cuyos impulsos y desastres conozco-, todo mi fardo está en el suelo. Apreciemos sin vértigo la extensión de mi inocencia. Ya no sería capaz de pedir la confortación de un apaleo. No me creo embarcado para unas bodas, con Jesucristo por suegro.
No soy prisionero de mi razón. He dicho: Dios. Quiero la libertad en la salvación: ¿cómo alcanzarla? Me abandonaron las aficiones frívolas. Ya no necesito la abnegación ni el amor divino. No echo de menos el siglo de los corazones sensibles. Cada cual tiene su razón, desprecio y caridad: retengo mi sitio en la cúspide de esta angélica escala de buen sentido.
En cuanto a la felicidad establecida, doméstica o no… no, no puedo. Estoy demasiado disperso, demasiado débil. La vida florece por el trabajo, vieja verdad: en cuanto a mí, mi vida no es suficientemente pesada, vuela y flota lejos por encima de la acción, ese caro lugar del mundo.
¡Cómo me vuelvo solterona, lo que me falta el coraje de amar la muerte!
Si Dios me concediera la calma celeste, aérea, la plegaria, como a los antiguos santos. ¡Los santos! ¡qué fuertes! Los anacoretas, ¡artistas como ya no los hay!
¡Farsa continua! Mi inocencia me da ganas de llorar. La vida es la farsa en la que todos figuramos.

¡Basta! He aquí el castigo. ¡En marcha! ¡Ah, los pulmones arden, las sienes zumban! ¡La noche rueda por mis ojos, con todo este sol! El corazón … los miembros …
Adónde vamos? ¿A1 combate? ¡Yo soy débil! Los otros avanzan. Las herramientas, las armas… ¡el tiempo!…
¡Fuego! ¡Fuego sobre mí! ¡Aquí! O me rindo. ;Cobardes! ¡Yo me mato! ¡Yo me tiro alas patas de los caballos!
¡Ah! …
-Ya me acostumbraré.
¡Eso sería la vida francesa, el sendero del honor!

Noche del infierno

He bebido un enorme trago de veneno. ¡Bendito tres veces el consejo que ha llegado hasta mí! Me queman las entrañas. La violencia del veneno me retuerce los miembros, me vuelve deforme, me derriba. Me muero de sed, me ahogo, no puedo gritar. ¡Es el infierno, la pena eterna! ¡Ved cómo se alza el fuego! Ardo como es debido. ¡Anda, demonio!
Yo había entrevisto la conversión al bien y a la felicidad, la salvación. ¡Pero cómo describiría mi visión, si el aire del infierno no soporta los himnos! Eran millones de criaturas encantadoras, un suave concierto espiritual, la fuerza y la paz, las nobles ambiciones, ¿qué sé yo?
¡Las nobles ambiciones!
¡Y esto sigue siendo la vida! ¡Si la condenación es eterna! Un hombre que se quiere mutilar está bien condenado, ¿no es así? Yo me creo en el infierno, luego estoy en él. Esto es el catecismo realizado. Soy esclavo de mi bautismo. Padres, habéis hecho mi
desgracia y la vuestra. ¡Pobre inocente! El infierno no puede atacar a los paganos. ¡Esto sigue siendo la vida! Más tarde, las delicias de la condenación serán más profundas. Un crimen, pronto, y que caiga yo en la nada, según la ley humana.
¡Pero calla, cállate! … Aquí están la vergüenza, el reproche: Satán que dice que el fuego es innoble, que mi cólera es espantosamente estúpida. ¡Basta! … Son errores que me susurran, magias, perfumes falsos, músicas pueriles. -Y decir que yo poseo la verdad, que veo la justicia: tengo un juicio sano y firme, estoy a punto para la perfección… Orgullo-. La piel del cráneo se me deseca. ¡Piedad! Señor, tengo miedo. ¡Tengo sed, tanta sed! Ah, la infancia, la hierba, la lluvia, el lago sobre las piedras, el claro de luna cuando en el campanario sonaban las doce… a esa hora el diablo está en el campanario. ¡María! ¡Virgen Santa!… Horror de mi estulticia.
Allá lejos, ¿no hay almas honestas que me quieren bien?… Venid… Tengo una almohada sobre la boca y ellas no me oyen, son fantasmas. Además, nadie piensa nunca en los otros. Que no se me acerquen. Es seguro que huelo a chamusquina.
Las alucinaciones son innumerables. Esto es de veras lo que me pasó siempre: ninguna fe en la historia, olvido de todos los principios. Me lo callaré:
Poetas y visionarios se pondrían celosos. Yo soy mil veces más rico, seamos avaros como el mar.
¡Ah, es eso! El reloj de la vida se ha detenido hace un momento. Ya no estoy en el mundo. La teología es seria, el infierno está ciertamente abajo -y el cielo arriba-. Éxtasis, pesadilla, sueño en un nido de llamas.
Cuántas malicias para atender los campos … Satán, Fernando, corre con las semillas silvestres… Jesús camina sobre las zarzas purpúreas, sin doblarlas… Jesús caminaba sobre las aguas irritadas. La linterna nos lo mostró de pie, blanco y las crenchas brunas, en el flanco de una ola de esmeralda …
Voy a descorrer el velo de todos los misterios: misterios religiosos o naturales, muerte, nacimiento, porvenir, pasado, cosmogonía, nada. Yo soy maestro en fantasmagorías.
¡Escuchad! …
¡Yo tengo todos los talentos! Aquí no hay nadie y hay, alguien: no querría derrochar mi tesoro. ¿Queréis cantos negros, danzas de huríes? ¿Queréis que desaparezca, que me hunda en busca del anillo? ¿Lo queréis? Fabricaré oro, medicamentos.
Fiaos en mí, la fe consuela, guía, cura. Venid, todos, hasta los niños pequeños, para que os consuele, para que se prodigue en vosotros su corazón, ¡el corazón maravilloso! ¡Pobres hombres, trabajadores! No pido plegarias; con sólo vuestra confianza, seré feliz.
Y pensemos en mí. Esto hace que añore poco el mundo. Tengo la suerte de no sufrir más. Mi vida fue sólo una serie de dulces locuras, es lamentable.
¡Bah! Hagamos todas las muecas imaginables.
Decididamente, estamos fuera del mundo. No más sonido. Mi tacto desapareció. ¡Ah! mi castillo, mi Sajonia, mi bosque de sauces. Las tardes, las mañanas, las noches, los días… ¡Si estaré cansado!
Yo debería tener un infierno para mi cólera, un infierno para mi orgullo, y el infierno de las caricias; un concierto de infiernos.
Me muero de cansancio. Esto es la tumba, voy hacia los gusanos, ¡horror de los horrores! Satán, farsante, tú quieres disolverme con tus hechizos. Yo reclamo. ¡Yo reclamo un golpe de tridente, una gota de fuego!
¡Ah, subir de nuevo a la vida! ¡Poner los ojos sobre nuestras deformidades! ¡Y ese veneno, ese beso mil veces maldito! ¡Mi flaqueza, la crueldad del mundo! ¡Dios mío, piedad, ocultadme, me siento demasiado mal! Estoy oculto y no lo estoy.
Es el fuego que se alza con su condenado.

 

Delirios I

LA VIRGEN LOCA

EL ESPOSO INFERNAL

Escuchemos la confesión de un compañero de infierno:
“Oh divino Esposo, mi Señor, no rechacéis la confesión de la más triste de vuestras sirvientas. Estoy perdida. Estoy borracha. Estoy impura. ¡Qué vida!
“¡Perdón, divino Señor, perdón! ¡Ah, perdón! ¡Qué de lágrimas! ¡Y qué de lágrimas espero más tarde, todavía!
“¡Más tarde, conoceré al divino Esposo! Yo nací sometida a El.
-¡El otro puede golpearme ahora!
“¡Ahora, estoy en el fondo del mundo! ¡Oh amigas mías!… no, no sois mis amigas… Jamás delirios ni torturas semejantes … ¡Es idiota!
“¡Ah! yo sufro, grito. Sufro en verdad. Sin embargo, todo me está permitido, cargada con el desprecio de los más despreciables corazones.
“En fin, hagamos esta confidencia, aunque haya de repetírsela veinte veces más, ¡igualmente sombría, igualmente insignificante!
“Yo soy esclava del Esposo infernal, aquel que perdió a las vírgenes locas. Es precisamente ese demonio. No es un espectro, no es un fantasma. Pero a mí, que he perdido la prudencia, que estoy condenada y muerta para el mundo, ¡no me han de matar! ¡Cómo describíroslo! Ya ni siquiera sé hablar. Estoy de duelo, lloro, tengo miedo. ¡Un poco de frescura, Señor, si lo consentís, si así lo consentís!
“Yo soy viuda … Era viuda … por cierto que sí, yo era muy seria antaño, ¡y no nací para convertirme en esqueleto!…
El era casi un niño… Sus delicadezas misteriosas me sedujeron. Olvidé todo mi deber humano para seguirlo. ¡Qué vida! La verdadera vida está ausente. No pertenecemos al mundo. Yo voy adonde él va, no hay qué hacerle. Y a menudo él se encoleriza contra mí, contra mí, una pobre alma. ¡El Demonio! Porque es un Demonio, sabéis, no es un hombre.
“El dice: “Yo no amo a las mujeres. Hay que reinventar el amor, es cosa sabida. Ellas no pueden desear más que una posición segura. Conquistada la posición, corazón y belleza se dejan de lado: sólo queda un frío desdén, alimento del matrimonio hoy por hoy. O bien veo mujeres, con los signos de la felicidad, de las que yo hubiera podido hacer buenas camaradas, devoradas desde el principio por brutos sensibles como fogatas …”
“Yo lo escucho hacer de la infamia una gloria, de la crueldad un hechizo. “Soy de raza lejana: mis padres eran escandinavos; se perforaban las costillas, se bebían la sangre. Yo me voy a hacer cortaduras por todo el cuerpo, me voy a tatuar, quiero volverme horrible como un mongol: ya verás, aullaré por las calles. Quiero volverme loco de rabia. Jamás me muestres joyas, me arrastraría y me retorcería sobre la alfombra. Mi riqueza, y o la querría toda manchada de sangre. Jamás trabajaré …”
“Muchas noches, como su demonio se apoderara de mí, nos molíamos a golpes, ¡yo luchaba con él! Por las noches, ebrio a menudo, se embosca en las calles o en las casas, para espantarme mortalmente. “De veras, me van a cortar el pescuezo; va a ser asqueroso”. ¡Oh! esos días en que quiere aparecer con aires de crimen.
“A veces habla, en una especie de dialecto enternecido, de la muerte que trae el arrepentimiento, de los desdichados que indudablemente existen, de los trabajos penosos, de las partidas que desgarran el corazón. En los tugurios donde nos emborrachábamos, él lloraba al considerar a los que nos rodeaban, rebaño de la miseria. Levantaba del suelo a los beodos en las calles oscuras. Sentía la piedad de una mala madre por los niños pequeños. Ostentaba gentilezas de niñita de catecismo. Fingía estar enterado de todo, comercio, arte, medicina. ¡Yo lo seguía, no había nada que hacer!
“Veía todo el decorado de que se rodeaba en su imaginación; vestimentas, paños, muebles; yo le prestaba armas, otro rostro. Yo veía todo lo que lo emocionaba, como él hubiera querido crearlo para sí. Cuando me parecía tener el espíritu inerte, lo seguía, yo, en acciones extrañas y complicadas, lejos, buenas o malas: estaba segura de no entrar nunca en su mundo. Junto a su querido cuerpo dormido, cuántas horas nocturnas he velado, preguntándome por qué deseaba tanto evadirse de la realidad. Jamás hombre alguno tuvo ansia semejante. Yo me daba cuenta -sin temer por él- que podía ser un serio peligro para la sociedad. ¿Quizá tiene secretos para transformar !a vida? No, no hace más que buscarlos, me replicaba yo. En fin, su caridad está embrujada y soy su prisionera. Ninguna otra alma tendría suficiente fuerza -¡fuerza de desesperación!- para soportarla, para ser protegida y amada por él. Por lo demás, yo no me lo figuraba con otra alma: uno ve su Ángel, jamás el Ángel ajeno-según creo-. Yo estaba en su alma como en un palacio que se ha abandonado para no ver una persona tan poco noble como nosotros: eso era todo. ¡Ay! dependía de él por completo. ¿Pero qué pretendía él de mi existencia cobarde y opaca? ¡Si bien no me mataba, tampoco me volvía mejor! Tristemente despechada, le dije algunas veces: “Te comprendo”. El se encogía de hombros.
“Así, como mi pena se renovara sin cesar, y como me sintiera más extraviada ante mis propios ojos -¡como ante todos los ojos que hubieran querido mirarme, de no haber estado condenada para siempre al olvido de todos!- tenía cada vez más y más hambre de su bondad. Con sus besos y sus abrazos amistosos, yo entraba realmente en un cielo, un sombrío cielo, en el que hubiera querido que me dejaran pobre, sorda, muda, ciega. Ya empezaba a acostumbrarme. Y nos veía a ambos, como a dos niños buenos, libres de pasearse por el Paraíso de la Tristeza. Nos poníamos de acuerdo. Muy emocionados, trabajábamos juntos. Pero después de una penetrante caricia, me decía: “Cuando yo ya no esté, qué extraño te parecerá esto por que has pasado. Cuando ya no tengas mis brazos bajo tu cuello, ni mi corazón para descansar en él, ni esta boca sobre tus ojos. Porque algún día, tendré que irme, muy lejos. Pues es menester que ayude a otros: tal es mi deber. Aunque eso no sea nada apetitoso… alm4a querida…” De inmediato yo me presentía, sin él, presa del vértigo, precipitada en la sombra más tremenda: la muerte. Y le hacía prometer que no me abandonaría. Veinte veces me hizo esa promesa de amante. Era tan frívolo como yo cuando le decía: “Te comprendo”.
“Ah, jamás he tenido celos de él. Creo que no ha de abandonarme. ¿Qué haría? No conoce a nadie, jamás trabajará. Quiere vivir sonámbulo. ¿Bastarían su bondad y su caridad para otorgarle derechos en el mundo real? Por momentos, olvido la miseria en que he caído: él me tornará fuerte, viajaremos, cazaremos en los desiertos, dormiremos sobre el empedrado de ciudades desconocidas, sin cuidados, sin penas. O yo me despertaré, y las leyes y, las costumbres habrán cambiado-gracias a su poder mágico-; el mundo, aunque continúe siendo el mismo, me dejará con mis deseos, con mis dichas, con mis indolencias. ¡Oh! me darás la vida de aventuras que existe en los libros para niños, como recompensa, por tanto como he sufrido? Pero él no puede. Yo ignoro su ideal. Me ha dicho que siente nostalgias, esperanzas: eso no debe concernirme. ¿Le habla a Dios?
“Quizá debiera yo dirigirme a Dios. Estoy en lo más profundo del abismo, y ya no sé orar.
“Si él me explicara sus tristezas, ¿las comprendería yo mejor que sus burlas? Me ataca, pasa horas avergonzándome con todo lo que ha podido conmoverme en el mundo; y se indigna si lloro.
“”¿Ves a ese joven elegante que entra en una hermosa y tranquila residencia? Se llama Duval, Dufour, Armando, Mauricio, ¿qué sé yo? Una mujer se ha consagrado a amar a ese malvado idiota: ella ha muerto, y es seguro que ahora es una santa en el cielo. Tú causarás mi muerte, como él causó la muerte de esa mujer. Esa es la suerte que nos toca a nosotros, corazones caritativos…” ¡Ay! había días en que todos los hombres con sus actos parecíanle juguetes de grotescos delirios: y, se reía espantosamente, durante largo rato. Luego, recuperaba sus maneras de joven madre, de hermana querida. ¡Si fuera menos salvaje, estaríamos salvados! Pero también su dulzura es mortal. Yo me le someto. ¡Ah, estoy loca!
“Acaso un día desaparezca maravillosamente; pero es menester que yo sepa si ha de subir a algún cielo, ¡que pueda ver un poco la asunción de mi amiguito!”
¡Vaya una pareja!

Delirios II

LA ALQUIMIA DEL VERBO

Ahora yo. La historia de una de mis locuras. Desde hacía largo tiempo, me jactaba de poseer todos los paisajes posibles, y encontraba irrisorias las celebridades de la pintura y de la poesía moderna.
Me gustaban las pinturas idiotas, dinteles historiados, decoraciones, telas de saltimbanquis, carteles, estampas populares; la literatura anticuada, latín de iglesia, libros eróticos sin ortografía, novelas de nuestras abuelas, cuentos de hadas, libritos para niños, óperas viejas, canciones bobas, ritmos ingenuos.
Soñaba con cruzadas, con viajes de descubrimientos de los que no hay relatos, con repúblicas sin historia, guerras de religión sofocadas, revoluciones de costumbres, desplazamientos de razas y de continentes: creía en todos los encantamientos.
¡Inventé el color de las vocales! -A negra, E blanca, I roja, O azul, U verde-. Reglamenté la forma y el movimiento de cada consonante y me vanagloriaba de inventar, con ritmos instintivos, un verbo poético accesible, cualquier día, a todos los sentidos. Me reservaba la traducción.
Al principio fue un estudio. Yo escribía silencios, noches, anotaba lo inexpresable. Fijaba vértigos.

Lejos de pájaros, de aldeanas, de rebaños,
¿Qué bebía, de hinojos en aquella maleza Circundada de tiernos boscajes de avellanos, Entre la bruma tibia y verde de la siesta?

¿Qué podía beber en ese joven río,
-¡Olmos sin voz, cielo oscuro, césped sin flor! En gualdas cantimploras, sin mi choza querida? Haciéndome sudar, algún áureo licor
Parecía el equívoco cartel de una taberna.
-Una tormenta borró el cielo. Al atardecer El agua de los bosques huyó hacia arenas vírgenes, Dios en los charcos carámbanos dejó caer.
Lloré mirando el oro -y no pude beber.

A las cuatro de la mañana, en el verano, El sueño del amor aún se prolonga. De la noche de fiesta, en los boscajes, El olor se evapora.

Bajo del sol de las Hespérides, Lejos, en su vasto astillero, En mangas de camisa agítanse Los Carpinteros.

En sus Desiertos de musgo, tranquilos, Preparan los artesones dorados,
En los que la ciudad Pintará cielos falsos.

Oh, por esos Obreros admirables, Súbditos de algún rey de Babilonia, ¡Venus! deja un instante los Amantes Cuya alma lleva tu corona.

Oh Reina de Pastores,
Ofrece a los trabajadores el licor de alegría, Que apacigüe sus fuerzas,
En espera del baño de mar a mediodía.
Las vejeces poéticas eran buena parte de mi alquimia del verbo.
Me acostumbré a la alucinación simple: veía muy claramente una mezquita en lugar de una fábrica, una escuela de tambores instalada por los ángeles, calesas en las rutas del cielo, un salón en el fondo de un lago; monstruos, misterios; un título de sainete erigía espantos delante de mí.
¡Después explicaba mis sofismas mágicos con la alucinación de las palabras!
Acabé por encontrar sagrado el desorden de mi espíritu. Permanecía ocioso, presa de una pesada fiebre: envidiaba la felicidad de los animales; las orugas, que representan la inocencia de los limbos; los topos, el sueño de la virginidad.
Se me agriaba el carácter. Decía adiós al mundo con unas especies de romances:

CANCIÓN DE LA MÁS ALTA TORRE

Que llegue, que llegue,
El tiempo en que se quiere.

Tanta paciencia tuve
Que todo lo he olvidado.
Temores y dolores
Al cielo se han volado. Y la malsana sed
Mis venas ha nublado.

Que llegue, que llegue,
El tiempo en que se quiere.

Tal como la pradera Entregada al olvido,
En que incienso y cizañas
Creciendo han florecido,
Bajo las sucias moscas
Y su feroz zumbido.

Que llegue, que llegue,
El tiempo en que se quiere.

Yo amaba el desierto, los vergeles quemados, las tiendas marchitas, las bebidas tibias. Me arrastraba por las callejas hediondas y con los ojos cerrados, me ofrecía al sol, dios de fuego.
“General, si queda un viejo cañón sobre tus murallas derruidas, bombardéanos con bloques de
tierra seca. ¡Bombardea los espejos de los almacenes espléndidos! ¡Bombardea los salones! Haz tragar su polvo a la ciudad. Oxida las gárgolas. Llena los tocadores de briznas de rubí quemante …”
¡Oh! el moscardón embriagado en el mingitorio de la posada, enamorado de la borraja y al que disuelve un rayo de luz.

 

HAMBRE

Si tengo apetito es sólo
De la tierra y de las piedras.
Yo almuerzo siempre con aire,
Hierro, carbones y peñas.

Hambres mías, girad. Hambres, cruzad
El prado de sonidos.
Atraed el veneno alegre
De los lirios.
Comed los cascotes rotos,
Piedras de viejas iglesias,
Guijas de antiguos diluvios,
Panes sueltos en grises glebas.

El lobo aullaba entre el follaje,
Las bellas plumas escupiendo
De su comida de volátiles:
Como él me estoy consumiendo.

Las ensaladas, las frutas,
Sólo esperan la cosecha;
Pero la araña del seto
No come más que violetas.

¡Que yo duerma! Que borbotee
En los altares de Salomón.
El hervor corre por la herrumbre,
Y se mezcla con el Cedrón.

Por fin, oh felicidad, oh razón, aparté del cielo el azur, que es negro, y viví, chispa de oro de la luz naturaleza. En mi alegría, adopté la expresión más bufonesca y extraviada que pueda concebirse:

¡Ha sido encontrada!
-¿ Qué?- La eternidad.
Es, al sol mezclada,
La mar.

Alma mía eterna,
A tu voto haz honor,
Pese a la noche sola,
Y del día al fulgor.

¡Tú te liberas, pues,
De humanos formularios,
De impulsos ordinarios!
Y vuelas al través…

-Jamás ya la esperanza.
No hay orietur, te juro.
La ciencia y la paciencia,
El suplicio es seguro.

Ni un mañana queda,
Oh brasas de seda,
Vuestro arder
Es el deber.

Ha sido encontrada!
-¿Qué?- La Eternidad.
Es, al sol mezclada,
La mar.

Me convertí en una ópera fabulosa: vi que todos los seres tienen una fatalidad de dicha: la acción no es la vida, sino una manera de estropear cualquier fuerza, un enervamiento. La moral es una flaqueza del cerebro.
Me parecía que a cada ser le eran debidas otras vidas. Ese señor no sabe lo que hace: es un ángel. Esta familia es una camada de perros. Ante muchos hombres, hablaba yo en voz alta con un momento de alguna de sus otras vidas. De ese modo, amé a un puerco.
Ninguno de los sofismas de la locura -de la locura a la que se encierra-, fue olvidado por mí; podría repetirlos a todos; tengo el sistema.
Mi salud se vio amenazada. Me invadía el terror. Caía en sopores de varios días, y una vez levantado, continuaba con los sueños más tristes. Estaba maduro para la muerte, y por una ruta de peligros, mi debilidad me conducía hacia los confines del mundo y de la Cimeria, patria de la sombra y los torbellinos.
Tuve que viajar, para distraer los hechizos reunidos en mi cerebro. Sobre el mar, que amaba como si hubiera tenido que lavarme de una mácula, veía yo alzarse la Cruz consoladora. Había sido condenado por el arco iris. La Dicha era mi fatalidad, mi re-
mordimiento, mi gusano: mi vida sería siempre demasiado inmensa para consagrarla a la belleza y a la fuerza.
¡La Dicha! Sus dientes, suaves para la muerte, me advertían al cantar el gallo -ad matutinum, al Christus venit-, en las ciudades más sombrías:

¡Oh castillos, oh estaciones!
¿Qué alma no tiene reproche?

Estudié el mágico enigma
De la ineludible dicha.

Saludemos su regalo,
Cuando canta el gallo galo.
Ya no tendré más envidia:
Se ha encargado de mi vida.

Su hechizo el alma y el cuerpo
Cogió, y dispersó el esfuerzo.

¡Oh castillos, oh estaciones!
La hora de su fuga, ¡oh suerte!
Será la hora de la muerte

¡Oh castillos, oh estaciones!

 

Todo eso ha pasado. Hoy, sé saludar la belleza.

LO IMPOSIBLE

¡Ah! esa vida de mi infancia, la gran ruta accesible en todo tiempo, sobrenaturalmente sobrio, más desinteresado que el mejor de los mendigos, orgulloso de no tener ni patria ni amigos, qué bobería fue. ¡Y sólo ahora me doy cuenta!
-Yo tenía razón al despreciar a esos benditos que no se perderían la ocasión de una caricia, parásitos de la limpieza y de la salud de nuestras mujeres, hoy que ellas se entienden tan poco con nosotros.
He tenido razón en todos mis desdenes: ¡puesto que me escapo!
¡Me escapo!
Voy a explicarme.
Hasta ayer, suspiraba yo aún: “¡Cielos! ¡Cuántos somos los condenados aquí abajo! ¡Hace tanto tiempo ya que pertenezco a su cuadrilla! Los conozco a todos. Nosotros nos reconocemos siempre y nos asqueamos. La caridad nos es desconocida. Pero somos corteses; nuestras relaciones con el mundo son muy correctas.” ¿Es sorprendente? ¡El mundo! ¡Los mercaderes, los ingenuos! Nosotros no estamos deshonrados. ¿Pero cómo habían de recibirnos los elegidos? Ahora bien, hay gentes hurañas y alegres, falsos elegidos, puesto que necesitamos audacia o humildad para abordarlos. Y esos son los únicos elegidos. ¡Que no están nada dispuestos a echar bendiciones!

Al recobrar dos céntimos de razón -¡cosa muy pasajera!-veo que mis males provienen de no haber pensado a tiempo que estamos en el Occidente. ¡Los pantanos occidentales! No es que suponga la luz alterada, la forma extenuada, el movimiento extraviado… ¡Bueno! Ahora resulta que mi espíritu quiere ocuparse en absoluto de todos los desarrollos crueles sufridos por el espíritu desde que acabó el Oriente… ¡Mi espíritu lo quiere así!
… ¡Mis dos céntimos de razón se han terminado! El espíritu es autoridad y quiere que yo esté en Occidente. Habría que hacerlo callar para llegar a la conclusión que yo deseaba.
Yo mandaba al diablo las palmas de los mártires, los esplendores del arte, el orgullo de los inventores, el ardor de los pillastres; regresaba al Oriente y a la sabiduría primitiva y eterna. ¡Parece que ha sido un sueño de grosera pereza!

Sin embargo, no pensaba para nada en el placer de escapar a los sufrimientos modernos. No tenía en vista la sabiduría bastarda del Corán. ¿Pero no es un suplicio real el que, a partir de esta declaración de la ciencia, el cristianismo, el hombre se engañe, se pruebe las evidencias, se hinche de placer al repetir esas pruebas y no viva más que de ese modo? Tortura sutil, bobalicona; fuente de mis divagaciones espirituales. ¡La naturaleza podría aburrirse, quizá! El señor Prudhomme ha nacido junto con el Cristo.

¡Y ha de ser porque cultivamos la bruma! Devoramos la fiebre con nuestras legumbres acuosas. ¡Y la borrachera! ¡Y el tabaco! ¡Y la ignorancia! ¡Y las abnegaciones! ¡Todo esto está a cien leguas de la sabiduría del Oriente, la patria primitiva! ¡Para qué un mundo moderno, si se han de inventar semejantes venenos!
Las gentes de Iglesia dirán: Comprendido. Pero vos queréis hablar del Edén. Nada hay para vos en la historia de los pueblos orientales. -Es cierto; ¡era en el Edén en lo que pensaba! ¡Qué significa ante mi sueño esa pureza de las razas antiguas!

Los filósofos: El mundo no tiene edad. La humanidad se desplaza, simplemente. Vos estáis en Occidente, pero sois libre de habitar en vuestro Oriente, por antiguo que os sea menester -y de habitarlo a gusto-. No hay que declararse vencido. Filósofos, vosotros pertenecéis a vuestro Occidente.
Espíritu mío, ten cuidado. Nada de medios violentos de salvación. ¡Ejercítate! ¡Ah, la ciencia no va suficientemente a prisa para nosotros!

Pero me doy cuenta de que mi espíritu duerme. ¡Si estuviera siempre bien despierto a partir de este momento, pronto llegaríamos a la verdad, que nos rodea acaso con sus llorosos ángeles! … Si hubiera estado despierto hasta este momento, sería por no haber cedido yo a los instintos deletéreos, en una época inmemorial… ¡Si siempre hubiera estado bien despierto, yo bogaría en plena sabiduría! …
¡Oh pureza! ¡Pureza!
Este minuto de vigilia me ha concedido la visión de la pureza. ¡Por el espíritu se va a Dios! ¡Lacerante infortunio!

 

 

EL RELÁMPAGO

¡El trabajo humano! Esta es la explosión que ilumina mi abismo de cuando en cuando. “Nada es vanidad; ¡hacia la ciencia y adelante!” grita el moderno Eclesiastés, es decir, Todo el mundo. Y sin embargo, los cadáveres de los malvados y de los holgazanes caen sobre el corazón de los demás… Ah, de prisa, un poco más de prisa; allá lejos, más allá de la noche, esas recompensas futuras, eternas… ¿las perderemos?…
-¿Qué puedo hacer yo? Conozco el trabajo; y la ciencia es demasiado lenta. Que la plegaria galope y que zumbe la luz… bien lo comprendo. Es demasiado sencillo y hace demasiado calor; se pasarán sin mí. Yo tengo mi deber, y me enorgulleceré de él como hacen tantos, dejándolo a un lado.

Mi vida está gastada. ¡Vamos! Finjamos, holguemos, ¡oh piedad! Y subsistiremos divirtiéndonos, soñando con amores monstruosos y universos fantásticos, quejándonos y querellando las apariencias del mundo, saltimbanqui, mendigo, artista, bandido, ¡sacerdote! En mi lecho de hospital, el olor del incienso ha vuelto a mí con tanta intensidad; guardián de los sagrados aromas, mártir, confesor…
Reconozco en esto la triste educación de mi infancia. ¡Y además, qué importa!… Caminar mis veinte años si los otros caminan veinte años…

¡No! ¡No! ¡Ahora me rebelo contra la muerte! El trabajo parece demasiado liviano a mi orgullo: mi traición al mundo sería un suplicio demasiado corto. En el último momento, atacaría a izquierda y derecha…
Entonces, ¡oh, pobre alma querida!, ¡puede que la eternidad no estuviera perdida para nosotros!

MAÑANA

¿No tuve yo alguna vez una juventud amable, heroica, fabulosa, como para escribirla en hojas de oro? ¡Demasiada suerte! ¿Por qué crimen, por qué error he merecido mi actual flaqueza? Vosotros, que pretendéis que las bestias exhalen sollozos de pesar, que los enfermos desesperen, que los muertos tengan pesadillas, tratad de relatar mi sueño y mi caída. Por mi parte, no puedo explicarme mejor de lo que lo hace el mendigo con sus continuos Pater y Aventaría. ¡Ya no sé hablar!

No obstante, hoy, creo haber terminado la narración de mi infierno. Era de veras el infierno; el antiguo, aquel cuyas puertas abrió el Hijo del Hombre. Desde el mismo desierto, en la misma noche, mis ojos cansados se abren siempre a la estrella de plata, siempre, sin que se conmuevan los Reyes de la vida, los tres magos, el corazón, el alma, el espíritu. ¿ Cuándo iremos, más allá de las playas y de los montes, a saludar el nacimiento del nuevo trabajo, de la nueva sabiduría, la huída de los tiranos y de los demonios, el fin de la superstición; a adorar -¡los primeros!- la Navidad sobre la tierra?
¡El canto de los cielos, la marcha de los pueblos! Esclavos, no maldigamos la vida.

 

ADIÓS

¡El otoño ya! ¿Pero por qué añorar un eterno sol, si estamos empeñados en el descubrimiento de la claridad divina, lejos de las gentes que mueren en las estaciones?
El otoño. Nuestra barca, alzándose en las brumas inmóviles, gira hacia el puerto de la miseria, la ciudad enorme con su cielo maculado de fuego y lodo. ¡Ah, los harapos podridos, el pan empapado de lluvia, la embriaguez, los mil amores que me han crucificado! ¡De modo que nunca ha de acabar esta reina voraz de millones de almas y de cuerpos muertos y que serán juzgados! Yo me vuelvo a ver con la piel roída por el fango y la peste, las axilas y los cabellos llenos de gusanos y con gusanos más gruesos aún en el corazón, yacente entre desconocidos sin edad, sin sentimiento… Hubiera podido morir allí … ¡Qué horrible evocación! Yo detesto la miseria.

¡Y temo al invierno porque es la estación de la comodidad!
A veces veo en el cielo playas sin fin, cubiertas de blancas y gozosas naciones. Por encima de mí, un gran navío de oro agita sus pabellones multicolores bajo las brisas matinales. Yo he creado todas las fiestas, todos los triunfos, todos los dramas. He tratado de inventar nuevas flores, nuevos astros, nuevas carnes, nuevas lenguas. Yo he creído adquirir poderes sobrenaturales. ¡Pues bien! ¡Tengo que enterrar mi imaginación y mis recuerdos! ¡Una hermosa gloria de artista y de narrador desvanecida!
¡Yo! ¡Yo que me titulara ángel o mago, que me dispensé de toda moral, soy devuelto a la tierra, con un deber que perseguir y la rugosa realidad para estrechar! ¡Campesino!
¿Estoy engañado? ¿Sería para mi la caridad hermana de la muerte?
En fin, pediré perdón por haberme nutrido de mentira. Y vamos.
¡Peto ni una mano amiga! ¿Y dónde conseguir socorro?

Sí, la nueva hora es, por lo menos, muy severa.
Pues yo puedo decir que alcancé la victoria: el rechinar de dientes, los silbidos de fuego, los suspiros
pestilentes, se moderan. Todos los recuerdos inmundos se borran. Mis últimas añoranzas se escabullen celos de los mendigos, de los bandoleros, de los amigos de la muerte, de los retardados de todas clases. ¡Si yo me vengara, condenados!
Hay que ser absolutamente moderno.
Nada de cánticos: conservar lo ganado. ¡Dura noche! La sangre seca humea sobre mi rostro, y no tengo cosa alguna tras de mí, ¡fuera de ese horrible arbolillo!… El combate espiritual es tan brutal como las batallas de los hombres; pero la visión de la justicia es sólo el placer de Dios.
Entre tanto, estamos en la víspera. Recibamos todos los influjos de vigor y de real ternura. Y a la aurora, armados de una ardiente paciencia, entraremos en las espléndidas ciudades.
¡Qué hablaba yo de mano amiga! Es una buena ventaja que pueda reírme de los viejos amores mentirosos, y cubrir de vergüenza a esas parejas embaucadoras -he visto allá el infierno de las mujeres-; y me será permitido poseer la verdad en un alma y un cuerpo.

Abril-agosto, 1873

 FUENTE

http://www.lamaquinadeltiempo.com/Rimbaud/tempor.htm

SE PUBLICÓ ANTOLOGÍA FEMENINA “PIERNAS CRUZADAS”

 

Wednesday, March 04, 2009

 SE PUBLICÓ ANTOLOGÍA FEMENINA “PIERNAS CRUZADAS”

 

SE PUBLICÓ ANTOLOGÍA FEMENINA

“PIERNAS CRUZADAS”

Mujer

Más allá de tu cuerpo, de tu propia y virginal sensualidad, de tu apropiada diferencia en los sinuosos contornos de tu fisonomía, quiero dedicar estas páginas, al susurro de tu verdad.

Muéstranos tus sueños, inquietudes, delirios, fantasías y por sobre todo, tu verdad, sin máscaras con la fina sensualidad de tu íntima naturaleza.

El anhelo que me circunda, es que podamos, por último, caminar estos senderos con la comprensión necesaria y ser infinitamente felices, sin dejar la irreconciliable y aparente línea que aún no somos capaces de compartir en el respeto del uno por el otro.

Quiero que este proyecto abra el espíritu y no permita que el cinismo colija con el derecho inalienable a la proyección completa del amor; la relación Hombre y Mujer, escrito aquí con sagradas mayúsculas.

Gracias por la inquebrantable voluntad de mujeres que, participando en esta Antología, nos muestran, una vez más, su extraordinaria generosidad.

Jaime León Cuadra
Monsieur James

Publicadas:
• Ángeles Charlyne ARGENTINA
• Antonieta Valentina Bustamante VENEZUELA
• Araceli Amador Rodríguez ESPAÑA
• Chelo,Blanca Estela BJ CHILE
• Carla Valdés del Río CHILE
• Celeida J. Bermúdez L. VENEZUELA
• Dina Bellrham, ECUADOR
• Dina Moreno CHILE
• Elizabeth Leyva Rivera MÉXICO
• Eugenia Bermúdez ESPAÑA
• Fanny Jem Wong PERÚ
• Issa Martínez Llongueras MÉXICO
• Jacqueline Lagos- CHILE
• Lucinda Martínez Zuzunaga PERÚ
• Lucy, Liliana Betancourt Llanos COLOMBIA
• Marcela Vanmak ARGENTINA
• María del Carmen Lorenzo ESPAÑA
• María Julieta Salusso ARGENTINA
• Milagros Hernández Chiliberti VENEZUELA
• Milagro Valdés del Río CHILE
• Natalia Cöster – Jahsi CUBA
• Paloma G. Castellanos MÉXICO
• Patricia M. Araya CHILE
• Rosa María Juárez MÉXICO
• Susana del Rosal Hernández Chiliberti VENEZUELA
• Teresa Palazzo Conti ARGENTINA
• Urania Margarita Guerrero Jiménez MÉXICO
• Zoila Luisa García Rodríguez PERÚ

Libro Editado en: www.lulú.com

 
 
 
Posted by FANNY JEM WONG

 


HAZ DE LUZ :EL PROCESO CREATIVO

 

Monday, December 22, 2008

 

HAZ DE LUZ :EL PROCESO CREATIVO

 
HAZ DE LUZ
EL PROCESO CREATIVO
Por Fanny Jem Wong“El individuo creativo es capaz de cuestionar las suposiciones que los demás aceptamos.”
John W. GardnerAlguna vez se te ocurrió preguntarte ¿Qué tienen de especiales algunos seres humanos quienes son capaces de experimentar las maravillas del mundo desde su punto de vista personal y convertirlas en cosas nuevas?Alguna vez estando completamente relajado o quizás súper excitado escribiste algo hermoso, pintaste un cuadro o simplemente dijiste ¡Eureka! Y descubriste una nueva forma de solucionar un problema. ¿Te consideras un joven creativo o piensas que la creatividad te es ajena? Preguntas….siempre preguntas esa es la esencia de la creatividad.Sobre la creatividad, Osho (2001), decía “…es la mayor rebelión que hay en la existencia” y cuanta razón tenía. Te imaginas qué hubiera sucedido si a Jhon S. Pemberton no se le hubiera ocurrido la formula de la Coca Cola o si Ladislao Biró no hubiera creado el bolígrafo, coincidiremos en que nada hubiera sido igual.
Teruyasa Murakami citado por Cruz (1998) asegura que la capacidad de crear es el “máximo don de la mente” y créeme, no se equivoco. Que lejano resultaría hoy pensar en el consejero de Henry Ford cuando afirmaba que el caballo permanecería a través del tiempo y el automóvil sería una novedad pasajera.

El espíritu creativo existe , está dentro de cada uno de nosotros ,está dentro de ti , quizás a veces medio dormido , lo importante es lograr despertarle ,para que se manifieste en todo su esplendor .Crear no es tarea fácil , no es algo mágico, requiere de esfuerzo, perseverancia y por sobre todo de mucha voluntad y disciplina. Henri Becquerel es un ejemplo de ello, su trabajo sobre la radioactividad le hizo ganar en 1903 el Nobel de Física.

Willard Libby es otro creativo reconocido gracias a que inventó el método de datación con el isótopo radioactivo carbono 14 por el cual obtuvo el Nobel de Química en 1960.

Las personalidades consideradas como altamente creativas poseen en general una especie de sensibilidad especial para problematizar: Esta se refiere a la capacidad de poder identificar los contenidos concretos que se relacionan con las necesidades actitudinales de los individuos con sus sentimientos y con los aspectos abstractos de la realidad.

Así tenemos que por ejemplo Charles Darwin en su autobiografía afirmaba “Yo me he preocupado de mantener mi mente libre para renunciar a cualquier hipótesis por muy estimable que fuera (y yo no puedo dejar de formularme una para cada caso) en cuanto resultaba que contradecía a los hechos.”

William C, Miller (2000) define la creatividad como una “Habilidad de usar los pensamientos valores, emociones y acciones para enrriquecer su ambiente de formas nuevas y únicas”

“EI hombre puede vivir sin aire unos pocos minutos, sin agua de una a dos semanas, sin alimento dos meses… y sin ideas, durante años” Kent Ruth, pero esto no es justo, somos poseedores de un cerebro cuyas capacidades son muchísimas e insospechables todavía por las ciencias, usémoslo entonces ¡Seamos creativos!

“El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto”
Charles Chaplin

Bill Fitzpatrick afirma :”La creatividad es muy importante en la vida: te da diversidad. Si eres creativo, pruebas diferentes maneras de hacer cosas y cometes muchos errores también. Pero si tienes valentía de continuar a pesar de tus errores, obtendrás la respuesta”

GOLEMAN (2000) escribe:
La es una especie de danza de interdependencia entre el observador y el observado, o entre el productor y el cliente, tiene sus raíces en la antigua filosofía que coinsidera todos los fenómenos como aspectos interrelacionados en un sistema único, delicadamente entrelazado.

La investigación indica que las personas altamente creativas cometen más errores que sus pares menos imaginativos .La razón no es que sean menos diestros , sino que hacen más intentos que la mayoría de los demás.Generan más ideas , se les ocurren más posibilidades , conciben más proyectos . Ganan algunos, pierden otros.

Afirma que:

• Prefieren la complejidad y cierto desequilibro aparente en los fenómenos.
• Son psicodinamicamente más complejos y poseen un ámbito mayor personal de creatividad
• Suelen ser más independientes en sus juicios
• Son más autoafirmativos y dominantes
• Rechazan la represión como mecanismo defensivo para el control de los impulsos.

DESTREZAS DEL PENSADOR CREATIVO

1. Son individuos capaces de ver la amplitud de las cosas.
2. Toman la iniciativa.
3. Están dispuestos a nuevas opciones.
4. Muestran interés en las ideas de otros
5. Generan por lo general muchas alternativas.
6. Toman decisiones basadas en sus valores.
7. Dispuestos a la acción con persistencia.
8. Comparten el crédito de los logros.

CARACTERÍSTICAS COMPORTAMENTALES DE LAS PERSONALIDADES CREATIVAS

INDICADORES

•Sensibilidad para los problemas
• Fluidez y productividad
• Flexibilidad mental
• Originalidad
• Formulador de hipótesis
• Capacidad para Redefinir (usos inusuales)
•Capacidad para Mejorar y renovar sus ideas y productos
• Establece relaciones remotas
• Buen Elaborador
• Capacidad de Síntesis
• Abstracción
• Análisis
• Organización
• Comunicación

Recuerda siempre que:

Los grandes avances en las ciencias y las artes se han dado gracias a quienes se atrevieron a salir de lo convencional y rompieron los cánones establecidos, es decir quienes se aventuraron a ser y a pensar diferente. Van Gogh rompió las reglas sobre lo que debiera ser una flor. Picasso, sobre la cara de una mujer. Freud sobre como tratar la enfermedad. Lovatchewsky rompió las reglas de la geometría Euclidea. Stravinsky, sobre cómo debiera sonar una sinfonía, entonces ¿Qué esperamos? Seamos diferentes

“La creatividad responde a la capacidad de actualización de las potencialidades creadoras del individuo a través de patrones únicos y originales”.
Mac Kinnon (1960)

FASES DEL PROCESO CREATIVO

La creatividad requiere que seas diferente, que sueñes y que te adelantes al futuro. Es una práctica del conocimiento que implica esfuerzo, constancia. Es un proceso aparentemente complejo pero a la vez divertido y sorprendente que te permitirá concebir, diseñar y elaborar una realidad distinta a la establecida. Ser creativo es ser capaz de poder adaptar esa realidad, redefinirla y transformarla.

Abarca diversos sectores del Comportamiento:

 Imaginativo
 Intelectual
 Vivencial
 Las realizaciones

PREPARACION:

 Recoger datos a fin de prepararse.
 Habilidad para apreciar la realidad.
 Espíritu reflexivo y crítico.
 Habilidad para la apropiada exploración.

INCUBACION:

 Motivación – Conceptos técnicos.
 Espíritu crítico o de indagación.
 Habilidad – Métodos.
 Espíritu de búsqueda

ILUMINACION:

 Seguridad y confianza
Autoconfianza y autoaceptación.
 Motivación y disciplina.
 Hábitos de responsabilidad.

VERIFICACION:

 Desarrollo de implementación de ideas.
 Confianza – emite juicios objetivos y responsables.
 Destreza – utilidad en la ejecución de ideas.
 Persistencia – tecnología.

VALIDACION:

 Capacidad de aceptación del error
 Ser tolerante.
 Espíritu autocrático y reflexivo.
 Perseverancia y tenacidad

ELABORACION:

 Luego de la iluminación, se da forma al producto final del trabajo creativo

La creatividad es la capacidad de dar respuesta a los problemas cotidianos, de innovar, arriesgarse, recrear
Waisburd, 1996.

Goleman (2000) dice que:”Cualquier modelo de las etapas del proceso creativo constituye sólo una aproximación del proceso creativo que en realidad es muy fluído y puede seguir una diversidad de rumbos”

CREATIVIDAD Y EDUCACIÓN

Muchos piensan que la creatividad es una facultad innata que unas personas poseen y otras no. Sin embargo, la creatividad es algo que se puede y que se debiera educar, en la medida que cada creación es un proceso en el cual se combinan la inspiración, la curiosidad, la duda, el descubrimiento, la elección y la capacidad de decisión.

Es más, se puede hacer uso de la creatividad no solo en las artes sino tambien en nuestra vida cotidiana, pero lamentablemente no todos los maestros enseñan a sus aprendices cómo utilizar este poderoso recurso, todavía en muchas escuelas de nuestro país se privilegia el comportamiento inteligente en vez del comportamiento creativo.

Básicamente la creatividad propone y necesita de la independencia frente a las ideas comúnmente admitidas, y el afán de superar las presiones conformistas de nuestra sociedad tan temerosas a los cambios.Es por esto que las personas creativas manifiestan una mayor originalidad, imaginación, curiosidad, capacidad para proponer, producir y ejecutar ideas.

Por lo tanto, lo que diferencia a las personas creativas de las demás, es su capacidad para impedir que determinados conceptos y categorías impuestos por el razonamiento logren mutilar y limitar sus iniciativas, al tiempo que otorgan libertad total a sus mentes para expresar nuevas ideas y darles forma hasta elaborar eso a lo que llamamos “genialidad”. : Lo común es que los individuos naden con la corriente, muy pocos son los que logran hacerlo en contra.

Aquí cabria hacernos grandes preguntas: ¿Somos creativos en las aulas? ¿Somos creativos cuando enfrentamos problemas? ¿Qué ventajas posee una educación que promueva la creatividad?

Las ventajas de una educación en la creatividad son muchísimas. Se puede lograr que los alumnos desarrollen y valoren este rasgo de su personalidad de una manera lúdica y por qué no tambien divertida; además, de convertirse en los auténticos protagonistas de su aprendizaje, y no sólo en “consumidores de conocimientos”.

Nuestra creatividad e imaginación son potenciales que crecen siempre hacia el infinito. El potencial está a nuestro alcance, no debiéramos de ignorarlo. Sólo nuestros miedos podrían destruir la única oportunidad que tenemos. Para tener éxito sólo necesitamos elegir y aprovechar la oportunidad. La oportunidad de ser y enseñar a ser sensibles ante la problematización, a que las ideas fluyan y desborden de nuestros cerebros, a poder ser flexibles y no temer a los cambios, a poder ser originales y por encima de todo aprender a ser libres y autónomos.

Es importante destacar que el potencial de la creatividad esta siempre latente, es una fuente que no se agota con la edad, por el contrario cuando los individuos llegan a edades más avanzadas tienen más tiempo para ponerse en contacto con su “yo creativo”.

MÉTODOS Y TÉCNICAS CREATIVAS

a. Mapas mentales

Técnica gráfica que permite acceder al potencial del cerebro creada por Tony Buzan.Son considerados una expresión de una forma de pensamiento irradiante.

Su uso y aplicación es amplia principalmente para la exploración de problemas ya que facilita el poder observarlos desde distintas perspectivas y a la vez estimula la generación de nuevas ideas o conexiones entre las mismas.

Su elaboración es sencilla requiere de lápices, colores, papel y mucha imaginación.

El tema, objeto o problema se escribe en el centro de la hoja y conforme aparezcan las ideas se van ubicando en la perisferia en forma de ramas. En realidad si los obsrvas bien tienen la forma de una estructura nodal y si los miras mejor podras ver una enorme neurona.

Lo más atractivo de este es que los contenidos pueden ser plasmados con palabras, símbolos o si se prefiere imágenes. Cada mapa mental es la proyección personal de quién lo elabora, dificilmente se podrá encontrar dos exactamente iguales.

b. SCAMPER

Este método fue creado por Alex Osborn y consiste en una elaborar una lista de preguntas que estimulan la generación de nuevas ideas.

1) S: Sustituir
2) C: Combinar
3) A: Adaptar
4) M: Modificar
5) P: Utilizarlo para otros usos
6) E: Eliminar o reducir al mínimo
7) R: Reordenar = Invertir

Consiste en plantear un tema o problema previamente conocido y trabajado con mapas mentales y se procede de la siguiente manera

1.Planteamiento del Problema:”Alternativas lúdicas al consumo de
la cerveza”

2. S: Sustituir
En esta fase se sustituyen usos, lugares, personas, cosas, ideas etc.

Ejemplo:

• ¿Qué pasará si la cerveza no tuviera alcohol?
• ¿Qué pasaría si en las fiestas se prohibiera el consumo de cerveza?
•¿Que pasaria si consumieramos en lugar de cerveza leche en las fiestas?
• ¿Qué pasaría si la cerveza fuese gratis?

3. C: Combinar
Combinar ideas, conceptos, temas etc
.
Ejemplo:

• ¿Y si se celebrara el Día del cerveza con café o refresco?
• ¿Y si las discotecas fueran centros de rehabilitación para alcohólicos?

4. A: Adaptar

Consiste en adaptar ideas y objetos en otros contextos, tiempos etc.

Ejemplo:

• ¿Habrá los chinos inventado la cerveza?
• ¿Le gustará la cerveza a los seres del espacio?
• ¿Y si en lugar de clubes del vaso de leche hubieran clubes de la cerveza?
• ¿Si se usa la terapia de cerveza en geriatría con buenos resultados se podrá quizas aplicarla en pediatría?
• ¿Toman cerveza los mulsumanes?
• ¿Se habran inspirado los filósofos tomando cerveza?

5. M: Modificar

Consiste en sumar más ideas de transformación.

Ejemplo:

• ¿Cómo sería la cerveza si no contuviera alcohol?
• ¿Cómo podemos divertirnos sin tomar jamás cerveza?
• ¿Cómo tomar cerveza en exceso y no embriagarse?
• ¿Qué pasaría si la cerveza no fuese gasificada?

6. P: Utilizarlo para otros usos
Encontrar nuevos usos y aplicaciones ocultas.

Ejemplo:

• ¿Puede la cerveza desinfectar heridas?
• ¿Podría la cerveza usarse para reacondicionar el cabello?
• ¿Si se sirviera en las fiestas infantiles?
• ¿Y si la cerveza fuera un anticonceptivo?
• ¿Qué pasaría si la cerveza fuera un medicamento?

7. E: Eliminar o reducir al mínimo
Consiste en restar elementos al objeto o problema

Ejemplo:

• ¿Y si jamás se hubiera inventado la cerveza?
• ¿Y si en vez de ser rubia o morena hubiera sido roja?
• ¿Qué pasaría si los consumidores de cerveza del mundo acordaran donar el dinero que se gasta en el consumo de todo un año a los niños pobres?
• ¿Qué pasaría si se prohibiera la comercialización de la cerveza todos los fines de semana durante los proximos 20 años?

8. R: Reordenar = Invertir
Consiste en situar los elementos en lugares o roles distintos.

Ejemplo:

• ¿Si en las iglesias tomaran en vez de vino cerveza?
• ¿Y si en las guerras no se usaran armas sino latas de cerveza?
• ¿Si los bebes tomaran cerveza en vez de leche?

c. Crear en sueños

Consiste en aprovechar el poder creativo del sueño en donde es mayor la probabilidad de que las imágenes surgidas en ellos se traduzcan en ideas originales.

¿Cómo lo hacemos?

Antes de retirarse a dormir debe de interiorizar concientemente los elementos del problema y al despertar apuntar las imágenes que aparecen en los sueños.

d. Brainstorming o lluvia de ideas

Es la técnica creativa más conocida para generar ideas originales en un ambiente relajado y eminentemente grupal, fue creada en el año 1941, por Alex Osborne.

En la primera etapa del desarrollo de la técnica denominada calentamiento todas las ideas se consideran, no existen respuestas buenas o malas.

Etapas:

• Calentamiento
• Generación de ideas
• Trabajo en las ideas
• Evaluación

Permite:

•Plantear y resolver los problemas existentes
•Descubrir las posibles causas
•Plantear soluciones alternativas
•Desarrollar la creatividad
•Discutir conceptos nuevos
•Superar el conformismo y la monotonía

¿Cómo se utiliza?

•Se define el tema o el problema.
•Se nombra a un conductor para el ejercicio
•Antes de comenzar se explican las reglas a seguir
•Se emiten ideas libremente sin extraer conclusiones
•No se deben repetir ninguna idea
•No se da opción a la critica
•El ejercicio termina cuando ya no existen nuevas ideas
•Se analizan, evalúan y organizan las mismas, para valorar su utilidad en función del objetivo que pretendía lograr con el empleo de esta técnica

e. Seis sombreros para pensar

Facilita la resolución o análisis de problemas desde distintos puntos de vista .Los seis sombreros representan precisamente cada una de esas maneras de pensar. De Bono distingue a través de este método la posibilidad de mayor intercambio de ideas entre más personas.Logra así separar el ego del desempeño.

Todos los participantes asumen una posición de acuerdo al sombrero que se les asigna sin olvidar las características del pensamiento que los tiñe.

SOMBRERO CARACTERÍSTICAS DEL PENSAMIENTO

Blanco Objetivos
Rojos Emocionales
Negro Enjuiciamiento crítico
Amarillo Visión óptimista
Verde Desarrollo, creatividad e innovación
Azul Moderador, sintetizador de las ideas

“A medida que se intensifica la competencia, crece la necesidad de innovación y de pensamiento creativo. Ya no es suficiente hacer lo mismo mejor, ni ser eficientes y solucionar problemas; se necesita mucho más. El actual ritmo de cambio y la globalización exigen innovación y creatividad a empresas y ejecutivos por igual. Y para lograr el cambio que toda empresa competitiva requiere, esta creatividad debe lograrse a nivel estratégico y de atención al cliente, desde la administración hasta el verdadero espíritu emprendedor.” Edward de Bono.

FRASES MORTALES PARA LA CREATIVIDAD

1) Esto no está hecho para nuestro tipo de empresa.
2) No es políticamente aceptable.
3) ¡No vayamos tan rápido!…
4) ¡Es una tontería!
5) Es demasiado pronto…
6) Es demasiado tarde.
7) No está en el estatuto (manual, etc).
8) ¡No vayamos tan rápido!
9) Somos muy chicos para eso.
10) Somos demasiado importantes para eso.
11) Hagamos antes una reunión.
12) Hasta ahora nunca lo habíamos hecho.
13) No va a andar.
14) No tenemos tiempo…
15) Esto implica mucho trabajo.
16) Esto no forma parte de la planificación…
17) No tenemos el personal para eso.
18) No tenemos presupuesto…
19) ¡Ya se intentó antes!
20) Nunca se probó antes.
21) No estamos preparados para eso.
22) De acuerdo con la teoría, pero en la práctica no va a funcionar.
23) ¡Demasiado teórico!
24) A nuestros clientes no les va a gustar.
25) Alguien lo hubiera sugerido antes si fuera una buena idea.
26) Demasiado moderno.
27) Demasiado anticuado.
28) Hablaremos de eso más adelante.
29) Usted no comprende mis problemas.
30) Usted no me va a enseñar a mí.
31) Tenemos demasiados proyectos en marcha.
32) ¡Hace 90 años que se hace de esta manera!
33) Acabo de darme cuenta de que va a traer problemas de implementación.
34) Nombremos una comisión.
35) No es asunto nuestro.
36) Pasémoslo al departamento de Planeamiento.
37) Nunca va a venderles esa idea a los directivos.
38) ¿Para qué cambiar si nuestras ventas están bien.
39) Bueno, pero muy difícil de implementar.
40) Sí, pero…

FUENTE: http://www.neuronilla.com/content/view/152/86/

ACTIVIDADES DE SEGUIMIENTO

1. Autoevaluación de la creatividad en la vida cotidiana

• Elabora una lista de las áreas de tu vida en las que crees ser creativo y en las que por el contrario te resulta difícil serlo.
• Una vez que concluyas leela y compartela con tus compañeros de clases
• Luego, discutan sobre nuevas posibilidades que les sean utiles para fortalecer y aplicar su creatividad.

CREATIVO NO CREATIVO POSIBILIDADES

2. Construyendo mi galería cerebral:

•Recuerda que los grandes creadores han tenido musas inspiradoras es decir personajes que admiraban.

• Elabora una lista de personajes que consideres realmente inspiradores explicando el por qué de tu elección e incorporalos a tu galería cerebral.

• Es importante que tomes en cuenta que para realizar esta actividad requieres investigar.

3. Para ser escritor debemos escribir.”Atando cabos”

• Las personas creativas ven cosas que otros no pueden ver, es decir pueden establecer conexiones en donde aparentemente no existen

• Observa las siguientes listas de palabras elige cualquiera de ellas y redacta un texto creativo.
• Para terminar elabora un dibujo para decorar tu historia

• ¡SUERTE!

CORBATA
CAMALÉON
PANTALONES
CARCEL

EGRESOS

CATACLISMO

CAMPANA

TORNADO

JAULA

LAVANDERÍA

MERCADERÍA

PROFESIONAL

SACERDOTE

VIEJO

RATÓN

PAYASO

PROFESIONAL

INTELIGENTE

LIBROS

VESTIDOS

DINERO

SERPIENTE

CAPITAL

ZAPATOS

BAILE

AZOTEA

JURAMENTO

1

2

3

“Las únicas grandes ideas que he tenido me han surgido en momentos en que estaba soñando despierto, pero la vida moderna parece decidida a impedir que la gente fantasee de este modo. Durante todo el día uno tiene la mente ocupada, controlada por X” Paul MacCready, inventor

CITAS Y FRASES PARA RECORDAR SOBRE LA CREATIVIDAD

Se enseña a pensar con pensamientos escritos, con sentencias: “Nada hace tener confianza como éxito”. Las mentes creativas piensan con imágenes, no con palabras.

“La mayor invención del mundo es la mente de un niño”
Thomas Edison:

Baudelaire describió al genio como la niñez recuperada. Tenía razón: es el niño que hay en ti el que es creativo, no el adulto.

“Aristóteles fue famoso por saber de todo. Creía que el cerebro existe solo para enfriar la sangre y que no tenía nada que ver con el proceso de pensamiento. Esto es cierto solo en algunas personas”
Will Cuppy

“Hay tres cosas de las que siempre me olvido. Nombres, caras… la tercera no la recuerdo”
Italo Svevo

F.R. Upton, uno de los socios de Edison dijo: “Edison muchas veces publicó sus descubrimientos, sabiendo que tenía que aplicarlos”. Uno puede tener ideas. Pero a lo mejor hay que aplicarlas en un plazo. El plazo es esencial.

“En los momentos de crisis solo la imaginación es mas importante que el conocimiento.”
Albert Einstein

“Los hombres dan ocasionalmente con la verdad, pero la mayor parte luego se levanta y se aparta de ella como si no hubiera ocurrido nada”
Winston Churchill

“Es necesario correr riesgos. Sólo entendemos del todo el milagro de la vida cuando dejamos que ocurra lo inesperado”.
Paulo Coelho

“Sería posible describir todo científicamente, pero no tendría ningún sentido; carecería de significado el que usted describiera a la sinfonía de Beethoven como una variación de la presión de la onda auditiva.”
Albert Einstein

“La creatividad es más que ser simplemente diferente. Cualquiera puede hacer extravagancias, eso es fácil. Lo difícil es ser tan simple como Bach.”
Charles Mingu

“El verdadero significado de las cosas se encuentra al decir las mismas cosas con otras palabras.”
Charles Chaplin

El proceso creativo se puede aprender y por lo tanto puede hacerse en forma eficiente

“Creatividad es el proceso que da como resultado un trabajo novedoso que en algún momento un grupo acepta como útil…”
M.I. Stein (1953)

“Uno se defiende creando”
André Malraux

El espíritu creador no pregunta: sabe.
Salvador de Maradiaga

Las mentes creativas son conocidas por ser capaces de sobrevivir a cualquier clase de mal entrenamiento.
Autor: Anna Freud

La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando.
Pablo Picasso

“Uno de los más serios problemas del mundo actual es que muchas personas creen que, porque han estudiado, no tienen que pensar.”
Aldo Cammarota.

Miles de genios viven y mueren ocultados por si mismo o por otros.
Mark Twain

Usted puede encontrar un diamante en el barro y un trozo de vidrio en una diadema real; pero a la hora de comprar y vender, el vidrio es vidrio y el diamante es diamante.
Proverbio chino

Los problemas son como cuchillos, que nos son útiles o nos hieren dependiendo de como los manejemos por el mango o por el filo.
Hernan Meville

La percepción es real aunque no se ajuste a la realidad.
De Bono

El pensamiento tradicional trata “lo que es”. El pensamiento de futuro deberá tratar “lo que podría ser”.
De Bono

La creatividad y el espíritu son las mejores armas del hombre.
(Anonimo)

El principal enemigo de la creatividad es el buen gusto.
Pablo Picasso

“El análisis de lo obvio exige una mente muy fuera de lo común”
Alfred N. Whitehead

“Un creador ejercita su mente en tratar de convertir en conocido lo extraño y extraño lo desconocido”
Amabile Teresa

“No es cierto que la gente deje de perseguir sus sueños porque envejece, más bien envejece cuando deja de perseguir sus sueños”
Gabriel García Márquez

“Las escuelas deberían equipar a los estudiantes con los medios para perseguir sus propios sueños, porque los sueños son importantes”
Emily Mccartan

Que fracase o tenga éxito, no sera obra de nadie más que mía. Yo soy la fuerza.
Elaine Maxwell

*Lo que conduce al mundo no son las maquinas sino las ideas.
Victor Hugo

El aburrimiento es la falta de creatividad.
Anónimo

Todas las ideas realmente buenas que he tenido en mi vida aparecieron mientras ordeñaba una vaca”
Grant Good, pintor

Fanny Jem Wong
Publicado el 22/12/2008

 
Posted by FANNY JEM WONG at 5:55 AM 
 

UN MUNDO Y APARTE. ANTOLOGÍA POÉTICA 2008

UN MUNDO Y APARTE. ANTOLOGÍA POÉTICA 2008
 
 
 Ya ha salido publicada la Antología de Poetas de Hoy, de la que este año formo parte, os dejo aquí el prólogo elaborado por el poeta Jerónimo Muñoz, y el enlace por si queréis descargárosla libremente. No es necesario registrarse en la página, la descarga de la antología completa es de libre acceso, clika aquí.

PRÓLOGO A CARGO DEL POETA JERÓNIMO MUÑOZ

 Una es la poesía, pero tantas caras tiene como poetas hubo, hay y habrá. Intentar encontrar paralelismos en una recopilación de poemas, como la que presenta esta Antología 2008 “Un Mundo y Aparte”, no sería obra ardua, sino irremediablemente condenada al fracaso, incluso si se diera la circunstancia -que no se da aquí- de una inusitada proximidad de sensibilidades.

Porque en la expresividad poética de cada autor subyace todo un cúmulo de experiencias, tendencias y preferencias, amén de las peculiaridades derivadas de sus características culturales y psicológicas. Hoy en día, incluso los agrupamientos cronológicos o generacionales se muestran como delicuescentes, y tales son también las agrupaciones, asociaciones o grupos poéticos, que se constituyen más por lazos amistosos o por esporádicos y/o fortuitos contactos sociales que por una encauzada voluntad de aunar a poetas que comulguen con una similar –nunca idéntica- concepción del hecho poético.

Sirva este preámbulo para enaltecer la presente Antología, pues es tanta la variedad de autores, temas y estilos, que difícil sería no hallar entre sus páginas algunas (y quizás muchas) que hagan vibrar de emoción estética al lector.

Insuficiente resultaría para el crítico la lectura de un solo poema de un autor si quisiera exponer la poética de este. Todo poeta ha seguido una trayectoria, ha sostenido una evolución, ha experimentado con una gama de posibilidades expresivas, ha sufrido momentos de afección y gozado de instantes sublimes. Aun permaneciendo incólume ese hilo conductor que suele denominarse “voz personal”, su estilo, su forma de representar, de comunicar, de versar, pocas veces se mantiene constante.

 Pero suficiente es este único poema-botón de muestra para conocer una porción de su personalidad, siquiera un aspecto, un gesto de su potencial poético. De entre esos perfiles gestuales que aparecen en esta Antología, y para no hacer penosamente prolijo este Prólogo, examinaremos con un cierto detenimiento solo algunos, extraídos al azar. Y ello se hará en el seno de unas consideraciones globales a las que damos comienzo.

 Lo primero que se advierte, en esta colección de poemas, es la mayoritaria predilección por el empleo del verso libre con notable polimetría, alcanzándose a veces la dimensión del versículo, como es el caso del poema “Hierofante” de Víctor de Vere, que consigue una gran originalidad representativa, entretejida con los hilos de una cosmovisión personal muy singular. De esta mayoritaria tendencia al “versolibrismo” solo escapan, entre otros, los “Ovillejos”, de Rafael Mérida Cruz-Lascano, que logra una composición muy grata y de indiscutible mérito, basándose en un culto tema mitológico. También es separable de esta modalidad de verso el poema de Begoña Montes “De mayor quiero ser divorciada”, que observa una isometría basada en el heptasílabo, en un poema ágil, de fácil lectura, que, con su último verso, hace pensar al lector. Y necesaria es la mención de esos hermosos endecasílabos de Francisco Ballasote Muñoz (“Olvidos”) que, entrecruzados con algún otro metro ocasional, albergan una muy culta, delicada y sugerente poesía, lo mismo que ocurre con los dodecasílabos predominantes en “Funeral de tiempos niños”, de Juliana Rodríguez Poussif. E igualmente rehúyen el verso libre los poemas “Al borde del abismo” de Libia Beatriz Carciofetti, “Locura sana de amor” de Julián Martínez Núñez y “El silencio” de Vicente Ernesto López Vinader. En todos estos últimos, se observa la utilización de una rima “ad líbitum”, que no sigue las pautas de la rima clásica, que a veces se encuentra espaciada y a veces acumulada, y que dota a los poemas de un ritmo de timbre muy característico e inusitado, lo que también ocurre (aunque de aspecto menos inusitado) con los heptasílabos arromanzados de “Nuestra sombra”, de Eduardo Basualdo, cuya rima en los versos pares varía a lo largo del poema, tal como hiciera Neruda en algunos de sus “Veinte poemas de amor”. Y para terminar con todos aquellos que desechan el verso libre, haremos una merecidamente amplia mención de “Última ofrenda” de Alonso de Molina, composición poética de gran originalidad en cuanto a sus características expresivas, entre las que predomina una sorprendente adjetivación y una inconcreción o huida de lo meramente conceptual para adentrarse por ese espacio etéreo del plurisignificado, en el que el lector adquiere un mayor protagonismo pues es muy amplio el espectro evocativo-emotivo que se le ofrece. Si a todo ello unimos una cuidadosa elección de la métrica, en la que impera el alejandrino, adobado con sus parientes próximos -el heptasílabo y el endecasílabo-, y la perfecta acentuación, hasta el punto de no hallarse un solo acento extrarrítmico en todo el poema, no cabrá duda de que nos encontramos ante una obra maestra.

 Si abandonamos el punto de vista de la métrica y ponemos nuestra atención en los temas elegidos, nos encontramos con que, como podía esperarse, el amor y el desamor, en algunas de las múltiples facetas que presentan y desde algunas de las variadas ópticas desde las que pueden ser divisados, copa prioritariamente la atención de los poetas.

 Así, nos encontramos con poemas tales como “Corre, caballo de lascivia”, de Julio González Alonso, en el que la lascivia, pez rémora del amor, se trenza con la desbocada huida del tiempo: Magnífico corcel, este del tiempo, para transportar a tan erótico jinete. Clama el poeta, en su desasosiego ante la consunción, clama, en magníficas imágenes, por no dejar pasar sin provecho ese tiempo devorador de vida, e incluso menciona, en su variopinta muestra de metáforas, a ese río heraclitiano que, sin dejar de ser, no es. Poesía luminosa, plena de hallazgos y llovida por aquella angustia existencial machadiana.

 También Ramón Carballal Durán aborda el tema erótico-amoroso en su poema “La fiebre del deseo produce desvaríos”. Extraordinarios “desvaríos” en los que la poesía halla su trono. Perfecta conjunción de lo explícito con lo críptico que producen una entidad poética de amplio plurisignificado pero con una pertinaz convergencia hacia la pasión. Una entidad poética amorosa que, desnudada de toda la ropa clásica de Garcilaso o Herrera, de toda la quimérica indumentaria de los románticos, de toda la espiritualidad de Salinas o la sensualidad de Neruda, se viste con ropajes que recuerdan a Valente, pero dotados de un colorido personal. Soberbio poema.

 Elisabeth Carpi (Contame amor), Adriana Ortiz Bialous (La jugada), Salvador Moreno Valencia (Un rato de olvido), Yamila Paredes (Olas de pasión), Jorge Contreras Herrera (Ayayay), Esteban Corbera (Iva), Jesús Graván Sánchez (Tu ausencia será mi compañía), Ricardo Montenegro (Si hablo banalidades), Jorge Carrol, con esos deliciosos poemas cortos extraídos de “Soles”, Rafa Gómez (A donde yo no llego) y Guillermo Ibáñez (Poema de los cuerpos) versan también sobre el tema del amor-erotismo-desamor, cada cual con su voz, voces todas que, aquí conjuntadas, conforman un coro poético de admirable valor estético y emotivo. Y el lector que comenzara a leer el poema de Fanny Jem Wong , “Danza sacrílega” aseguraría, de entrada, que versa sobre el amor; pero este no es amor de persona a persona y no desvelaremos aquí su sorprendente final.

 Carmen Saavedra escribe un poema iluminado por la luz de la esperanza (Himno de la flor azul), poema que, además de su dulce expresividad, presenta una cuidadosa alternancia de la acentuación, lo que le confiere un ritmo melodioso y fresco. También basados en la esperanza son los temas que aportan Libia Beatriz Carciofetti (Al borde del abismo) y Ana Villalobos Carballo (Soplo mis raíces), en los que los sueños y las ilusiones cobran fuerza de realidad.

 Alejandra Craules Bretón (Espectro), nos trae un tema irreal, fantástico, que trata con extraordinaria limpieza y originalidad de imágenes. Muestra palmariamente, además, cómo puede prescindirse de la puntuación y obtenerse, sin embargo, un poema cómodamente entendible y sugerente. Luisa Arellano expone en “Volver” otro tema ideal que, en este caso, adorna con una adjetivación y unos giros sorprendentes y que denotan una cultivada autoría. Iván Ortega Flores (Vivir, vivir, vivir), Gabriela Peraza de Córdoba (El lado oscuro) y Robert Gurney (La mujer de blanco) han prendido sus poemas en las altas nubes de lo fantástico u onírico, consiguiendo admirables alturas poéticas, cada cual con su peculiaridad expresiva. Y una sustancia onírica alimenta el extraordinario poema de Juana Vázquez Marín (Las horas marcaban en los relojes al revés), en el que la poeta – renunciamos, definitivamente, a lo de “poetisa”-, a lo largo de todo un río plácido de enternecedoras ensoñaciones-vivencias, nos muestra un carácter, un porte, un posicionamiento vital, profunda y esencialmente poéticos, y los hace contrastar con esa prosaica realidad que, como ropa estrecha, aprisiona la creatividad poética. Poema-luz que puede alumbrar a cuantos inician su andadura, entusiastas, por la no siempre reconfortante senda de la poesía.

 Los temas en los que las reflexiones, introspecciones o planteamientos inquisitivos son expuestos de forma poemática son insospechadamente abundantes. Desde “El mundo se derrama” Desde Juan Cruz Bordoy (niño de escasos años cuya creatividad no deja de sorprender, tanto por su precocidad como por su alto vuelo), hasta Antonio Orihuela (En tierras de Goliat), Héctor Medina (Minombre diminuto), Ignacio Díaz Delmonte (Genealogía del Hombre), Luís Demetrio Caballero Velásquez (El circo), Francisco José Segovia Ramos (Hoy al levantarme) o Lourdes de Abajo (Levedad de nudos), todos meditan, especulan, dudan o se abstraen. De esta última, destacaremos la originalidad de esa cadena de estrofas que bien pudieran ser poemas mínimos, al estilo de ciertas conocidas composiciones japonesas. Poemas yuxtapuestos que encierran un enorme potencial de sugestión y evocación.

 Y para ser exhaustivo en la cita de los temas abordados, reseñaremos los poemas de Fernando de Ágreda Burillo (Un regalo para Rifaat), Lidia Prado (Iglesia de las Salinas), María Elena Sáncho (Poema a Buenos Aires), Paulo Monti (Sábado gris) y Erico Elías Iturra Vega (Calle Varela) en los que los nostálgicos recuerdos se exponen en dulces y melodiosos versos.

 Añadiremos que no se han olvidado los temas basados en la Naturaleza, cuyos exponentes son Carlos Serra (Aprisionando siglos) y José Manuel Sanrodri (Marina), ni el tema de la denuncia/protesta que expone Abraham Chinchillas (Diatriba en b), dura mirada a la realidad socio-política que nos toca vivir.

 

Y haremos inevitable referencia de otros dos poemas: el primero, en el que el tono elegíaco tiene visos místicos de oración/comunicación con la divinidad, es esa hermosa “Elegía a los dioses” que firma Eliana Patricia Arteaga; el segundo y último, esa excepcional creación poética de Marian Raméntol Serratosa, “La rotura abierta de una voz en solitario”, en la que la notable autora pone de manifiesto tanto su capacidad para sorprender al lector con sus insospechadas metáforas y sus adjetivaciones y complementos nominales, como la confirmación de que la poesía irracional, hermética, que iniciaron las vanguardias europeas al principio del siglo pasado, tiene hoy día una enorme capacidad de futuro, sobre todo si se lleva a cabo con la maestría de la que esta autora da muestras.

En manos del lector queda este “Un Mundo y Aparte” y esperamos que goce ampliamente con toda la exquisitez y excelencia aquí vertida.

Jerónimo Muñoz Palma