ANOCHE LA VI EN EL SUEÑO POR YANG SHEN

¡Mi frustración y mi pena, dobladas de mil en mil!

Las lágrimas de adiós y las gotas del reloj caían juntas;

Mi angustiado corazón y las llamas del incienso juntas ardían.

YANG SHEN

ASIA-FANNY JEM WONG  (155)
ANOCHE LA VI EN EL SUEÑO POR YANG SHEN

ANOCHE LA VI EN EL SUEÑO

Anoche en el sueño

Cuan clara la vi

El mago pi

No podría cortar la tierra

Que hay entre nosotros;

Nü Wa, la diosa, no podrías rehacer

El cielo roto de nuestra despedida.

Mi ansia – queja de la separación– ¿sabes cuan honda es?

¡Mi frustración y mi pena, dobladas de mil en mil!

Las lágrimas de adiós y las gotas del reloj caían juntas;

Mi angustiado corazón y las llamas del incienso juntas ardían.

YANG SHEN

Tinta derramada Su Tung-P´o -Su shih- (1036-1101)

Un ventarrón terrestre barre con todo y se va.
Al pie de la torre el agua se ha vuelto cielo.

ASIA (225)

Nubes -tinta que borra a medias las colinas.
Lluvia blanca -el granizo rebota en la cubierta.
Un ventarrón terrestre barre con todo y se va.
Al pie de la torre el agua se ha vuelto cielo.

Ascensión Wang Wei 699-759. Poeta y pintor chino

Se encienden las casas de los pescadores.
Un bote solo, anclado. Los pájaros regresan.
Soledad grande. Se apagan cielo y tierra.
En calma, frente a frente, el ancho río y el hombre.

Ascensión
Wang Wei 699-759. Poeta y pintor chino

El caserío anidó en el acantilado.
Entre nubes y nieblas la posada:
Atalaya para ver la caída del sol.
Abajo el agua repite montes ocre.
Se encienden las casas de los pescadores.
Un bote solo, anclado. Los pájaros regresan.
Soledad grande. Se apagan cielo y tierra.
En calma, frente a frente, el ancho río y el hombre.

 

Montes de Chungnan Wang Wei 699-759. Poeta y pintor chino

Wang Wei 699-759. Poeta y pintor chino. Se le considera el fundador del estilo de pintura paisajístico puro y fue uno de los maestros del verso lírico de la dinastía Tang. Aunque no se conserva ninguna obra auténtica, sus poemas destacan por su gran sensibilidad hacia la naturaleza. Fue también un gran calígrafo.

Montes de Chungnan
Wang Wei 699-759. Poeta y pintor chino

Cordillera de Chungnan: desde la capital,
Cerro tras cerro, hasta el borde del mar.
Las nubes: si me vuelvo, contra mí se cierran;
La niebla turquesa: si entro en ella, se disipa.
En el pico central cambian las direcciones:
Diferente la luz, diferente la sombra en cada valle.
Por no pasar la noche al raso, llamo a un leñador:
Salta mi grito a través del torrente.

(*)Wang Wei 699-759. Poeta y pintor chino. Se le considera el fundador del estilo de pintura paisajístico puro y fue uno de los maestros del verso lírico de la dinastía Tang. Aunque no se conserva ninguna obra auténtica, sus poemas destacan por su gran sensibilidad hacia la naturaleza. Fue también un gran calígrafo.

 

AQUELLOS DÍAS POR YANG SHEN

Mientras más lo pienso sé que nadie es culpable—

Ella era fuerte

Yo también

Y a pesar de toda nuestra dicha

Los malos sentimientos llegaron

Arrastrándolo todo.

YANG SHEN

ASIA (56)

AQUELLOS DÍAS

Recuerdo esos días cuando compartimos los goces del amor,

Aquel pequeño largo, escondido en el jardín.

Estuvimos tan cerca, fuimos tan íntimos,

Bajo las flores,

Bajo los sauces—

¿Una canción de fiesta entre cortinas de oro!

Pero en un momento la felicidad se deshizo;

Asustando a los patos, como es de cruel

¿El viento que agita las olas!

Mientras más lo pienso sé que nadie es culpable—

Ella era fuerte

Yo también

Y a pesar de toda nuestra dicha

Los malos sentimientos llegaron

Arrastrándolo todo.

YANG SHEN

ESCRITO EN UNA PINTURA POR TANG YIN

“Tú no eres tan bella como la flor”, responde.

¿Cómo puede una flor ser mejor que la vida?

Celosa, tuerce y destroza el botón

Y lo arroja a su amante.

“Toma, esta noche te hará compañía”.

TANG YIN

ASIA (15)

ESCRITO EN UNA PINTURA

Cuando de noche se ha ido

Las flores del manzano se cubren  de roció;

Algunas parecen coquetas y frívolas

Como si sedujeran a un hombre.

Una bella mujer se levanta en la mañana

Y abandona su cuarto.

Toma una flor y con ella compara su rostro

Ante un espejo.

Luego le dice a su amante:

“¿Quién es más bella, ella o yo?!

“Tú no eres tan bella como la flor”, responde.

¿Cómo puede una flor ser mejor que la vida?

Celosa, tuerce y destroza el botón

Y lo arroja a su amante.

“Toma, esta noche te hará compañía”.

TANG YIN

Primavera cautiva Su Tung-P´o -Su shih- (1036-1101)

Hablan torres y almenas en las flores,
los vuelos de los pájaros dibujan despedidas.

Me rasco la cabeza, cano y ralo mi pelo
ya no detiene el tenue alfiler del bonete.

ASIA (270)

Primavera cautiva
Su Tung-P´o -Su shih- (1036-1101)

El imperio se ha roto, quedan montes y ríos;
marzo, verde marea, cubre calles y plazas.

Dureza de estas horas: lágrimas en las flores,
los vuelos de los pájaros dibujan despedidas.

Hablan torres y almenas en las flores,
los vuelos de los pájaros dibujan despedidas.

Me rasco la cabeza, cano y ralo mi pelo
ya no detiene el tenue alfiler del bonete.

 

Escrito en el muro de la ermita de Chang Su Tung-P´o -Su shih- (1036-1101)

Hay nieve en el sendero.
Bajo un sol indeciso
Llego a tu choza, entre dos rocas
Colgada. Nada pides, nada esperas.
No ves siquiera el halo que te envuelve,
Vaga luz oro y plata. Manso
Como los ciervos que has domado.
¡Olvidar el camino de regreso,
Ser como tú, flotar,
Barca sin remo, a la deriva!


Escrito en el muro de la ermita de Chang
Su Tung-P´o -Su shih- (1036-1101)

Es primavera en las montañas.
Vine sólo en tu busca.
Entre las crestas silenciosas
El eco de las hachas: talan árboles.
Los arroyos helados todavía.
Hay nieve en el sendero.
Bajo un sol indeciso
Llego a tu choza, entre dos rocas
Colgada. Nada pides, nada esperas.
No ves siquiera el halo que te envuelve,
Vaga luz oro y plata. Manso
Como los ciervos que has domado.
¡Olvidar el camino de regreso,
Ser como tú, flotar,
Barca sin remo, a la deriva!

Alba de invierno Su Tung-P´o -Su shih- (1036-1101)

He de enfrentarme a mis cuarenta años.
Me empujan duros, tercos instantes,
Doblado hacia la sombra larga del crepúsculo.
La vida gira y pasa, borracho fuego fatuo.

ASIA (6)

Alba de invierno
Su Tung-P´o -Su shih- (1036-1101)

Hombres y bestias del zodíaco
Una vez más contra nosotros.
Verdes botellas de vino, rojas conchas de langosta,
Todas vacías, se apilan en la mesa.
“¿Cómo olvidar a un viejo conocido?”
Y cada uno, sentado, escucha sus propios pensamientos.
Fuera, chirrían las ruedas de los carros.
En el alero los pájaros despiertan.
En otra alba de invierno, pronto,
He de enfrentarme a mis cuarenta años.
Me empujan duros, tercos instantes,
Doblado hacia la sombra larga del crepúsculo.
La vida gira y pasa, borracho fuego fatuo.

En la tormenta Su Tung-P´o -Su shih- (1036-1101)

Mi botella, vacía;
Ceniza, el fuego. El hombre
Ya no habla: susurra:
¿A quién decir mi canto?

En la tormenta
Su Tung-P´o -Su shih- (1036-1101)

Viejos fantasmas, nuevos.
Zozobra, llanto, nadie.
Envejecido, roto,
Para mí solo canto.
Andrajos de neblina
Cubren la noche, a trechos.
Contra la nieve, el viento.
Mi copa derramada;
Mi botella, vacía;
Ceniza, el fuego. El hombre
Ya no habla: susurra:
¿A quién decir mi canto?