SIN DIOS POEMA DE MARIO BENEDETTI

Mientras pasa la estrella fugaz,
acopia nuestro deseo instantaneo,
montones de deseos son los suprioritarios.

Sin Dios – Poema Mario Benedetti

De FANNY JEM WONG POETAS DEL MUNDO

SIN DIOS POEMA DE MARIO BENEDETTI

Mientras pasa la estrella fugaz,
acopia nuestro deseo instantaneo,
montones de deseos son los suprioritarios.

Por ejemplo,
que el dolor no me apague la rabia,
que la alegria no desarme mi amor,
que los asesinos del pueblo,
se traguen sus molares caninos de incisivos,
y se muerdan funciosamente el higado.

que los barrotes de las celdas,
se vuelvan de azúcar o se ocupen de piedad,
y mis hermanos, puedan hacer de nuevo,
el amor, y la revolución.

Posted by FANNY JEM WONG

ODA A LA MANZANA POR PABLO NERUDA

Cuando mordemos
tu redonda inocencia
volvemos
por un instante
a ser
también recién creadas criaturas:
aún tenemos algo de manzana.

ODA A LA MANZANA POR PABLO NERUDA

NERUDAA ti, manzana,
quiero
celebrarte
llenándome
con tu nombre
la boca,
comiéndote.Siempre
eres nueva como nada
o nadie,
siempre
recién caída
del Paraíso:
plena
y pura
mejilla arrebolada
de la aurora!
Qué difíciles
son
comparados
contigo
los frutos de la tierra,
las celulares uvas,
los mangos
tenebrosos,
las huesudas
ciruelas, los higos
submarinos:
tú eres pomada pura,
pan fragante,
queso
de la vegetación.Cuando mordemos
tu redonda inocencia
volvemos
por un instante
a ser
también recién creadas criaturas:
aún tenemos algo de manzana.

Yo quiero
una abundancia
total, la multiplicación
de tu familia,
quiero
una ciudad,
una república,
un río Mississipi
de manzanas,
y en sus orillas
quiero ver
a toda
la población
del mundo
unida, reunida,
en el acto más simple de la tierra:
mordiendo una manzana

Publicado por FANNY JEM WONG

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

WALTER FAILA ( A LOREENA MCKENNITT)

Gime como la luna,
con tu vestido escarlata,
y deja a mis poemas,
surgir desde la herida,
que a veces duerme y descansa.

WALTER FAILA ( A LOREENA MCKENNITT)

Canta, Lorenna, canta,
que hay una sirena en tu garganta,
y un dios de perla que adorna,
tu voz de oro y de plata.

Gime como la luna,
con tu vestido escarlata,
y deja a mis poemas,
surgir desde la herida,
que a veces duerme y descansa.

Que importa lo que digas,
en el idioma en que hablas,
tu voz dicta el enigma,
al libro blanco del alma.

Nacen de tu canto,
mis incógnitas metáforas,
y se elevan todas las letras,
como una cobra del ánfora.

No calles, dulce canario.
Perforas el espíritu
desde tu mística Irlanda.
Deja fluir mi poesía.
Canta, Lorenna, canta.-

Walter Faila
Mayo 05.08.2007
SOCIEDAD DE POETAS ARGENTINOS

A MI MADRE LE DECÍAN LOCA POR MAX DEXTRE

Para conocer la realidad esencial de una persona,
tenemos que mirarla con el corazón.
La muerte no es para siempre,
sólo muere lo que se olvida
y a mi madre la recuerdo porque la quiero.
Ahora -en sueños platicamos-
nos reímos de su método de enseñanza.

A MI MADRE LE DECÍAN LOCA POR MAX DEXTRE

A MI MADRE LE DECÍAN LOCA POR MAX DEXTRE

A mi Madre le decían loca,

pero no era loca, era profesora.
Hablaba diferente.
Decía: “Los ojos sirven para escuchar”.
Yo tenía diez años de edad.
Un niño no comprende el lenguaje vertical
y pensaba que quizá mi madre era loca.
Cierta vez me armé de valor y le pregunté:
¿Con qué miramos?
Mi madre me respondió:
“Con el corazón”.
Cuando mi madre se levantaba de buen humor cantaba:
” Hoy me he puesto mi vestido de veinte años”.
Yo sabía que no tenía veinte años y la miraba,nada más.
¿Qué puede hacer un niño, sino escuchar?
Si mi madre estaba triste decía estar vestida de niebla.
” Hoy tengo ochenta años” -dijo-, cuando desaprobé un curso.
Al fin pude terminar la educación primaria.
El día de la clausura llegó tarde.
Se disculpó diciendo: “Hijito, me demoré
porque estuve buscando mi vestido de Primera Comunión,
¿No ves mi vestido de Primera Comunión?”.
Miré a mi madre
y no estaba vestida de Primera Comunión.
Después tuvo ese accidente fatal.
Me llamó a su lado, cogió fuerte mis manos y dijo:
“No tengas pena, la muerte no es para siempre” .
Pensé: mi madre no se da cuenta de lo que habla.
Si uno muere es para siempre.
Era niño y no entendía sus palabras.
Ahora tengo cincuenta años
y recién comprendo sus enseñanzas.
Sí, Madre. Podemos tener 20 años
y al día siguiente ochenta.
Todo depende de nuestro estado de ánimo.
Los ojos sirven para escuchar
porque debemos mirar con atención a quien nos habla.
Para conocer la realidad esencial de una persona,
tenemos que mirarla con el corazón.
La muerte no es para siempre,
sólo muere lo que se olvida
y a mi madre la recuerdo porque la quiero.
Ahora -en sueños platicamos-
nos reímos de su método de enseñanza.
Aprendí a mirar con el corazón.
Una noche me dijo:
“He notado que te molestas
si tus amigos te dicen loco y eso no está bien.
Es natural que el hijo de una loca sea loco”.
Entonces -por primera vez-
repliqué a mi madre y le dije: “Madre, te equivocas,
no siempre el hijo de una loca
tiene que ser loco; a veces es poeta”.
Por eso puedo decir con orgullo:
“A mi madre le decían loca,
pero no era loca, era profesora.
Me enseñó a descubrir la vida después de la muerte”.

Max Dextre
Abril de 1936 – Marzo de 1998
Destacado poeta, periodista cultural y conferencista peruano .

RETAZOS POR FANNY JEM WONG

RETAZOS POR FANNY JEM WONG 2012


Publicado por FANNY JEM WONG

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PLENITUD POR VICTOR HUGO

Ya que he visto caer en las ondas de mi vida
un pétalo de rosa arrancado a tus días,
puedo decir ahora a los veloces años:
¡Pasad! ¡Seguid pasando! ¡Yo no envejeceré más!
Idos todos con todas nuestras flores marchitas,
tengo en mi álbum una flor que nadie puede cortar.
vuestras alas, al rozarlo, no podrán derramar
el vaso en que ahora bebo y que tengo bien lleno.
Mi alma tiene más fuego que vosotros ceniza.
Mi corazón tiene más amor que vosotros olvido.

Versión de L. S.

PLENITUD POR VICTOR HUGO

PLENITUD
Victor HugoPuesto que apliqué mis labios a tu copa llena aún,
y puse entre tus manos mi pálida frente;
puesto que alguna vez pude respirar el dulce aliento
de tu alma, perfume escondido en la sombra.
Puesto que me fue concedido escuchar de ti
las palabras en que se derrama el corazón misterioso;
ya que he visto llorar, ya que he visto sonreír,
tu boca sobre mi boca, tus ojos en mis ojos.
Ya que he visto brillar sobre mi cabeza ilusionada
un rayo de tu estrella, ¡ay!, siempre velada.
Ya que he visto caer en las ondas de mi vida
un pétalo de rosa arrancado a tus días,
puedo decir ahora a los veloces años:
¡Pasad! ¡Seguid pasando! ¡Yo no envejeceré más!
Idos todos con todas nuestras flores marchitas,
tengo en mi álbum una flor que nadie puede cortar.
vuestras alas, al rozarlo, no podrán derramar
el vaso en que ahora bebo y que tengo bien lleno.
Mi alma tiene más fuego que vosotros ceniza.
Mi corazón tiene más amor que vosotros olvido.Versión de L. S.