Mario H. Russo recitándo “La Novia de la Oscuridad” de Fanny Jem Wong

Más allá de los corredores de lava,
de los árboles llorones.
del anhelo de la piel,
de los parlados de mirlos,
de las nubes de vergüenza.
Más allá de las tormentas de azufre,
de la lujuria enceguecida.
Más allá de las hojarascas del camino
Más allá del bien, del mal,
de ti de mi

Estás tú… Siempre tú.

Mario H. Russo recitándo “La Novia de la Oscuridad” de Fanny Jem Wong

LA NOVIA DE LA OSCURIDAD
Más allá del bien, del mal,
de las garras del tiempo.
Más allá de los sueños,
de los prismas de dolor,
de las esferas de olvido.
Más allá de las pieles lozanas,
de la agonía de mis muertes,
de los mares de llanto,
de las lunas encendidas
Estás tú Siempre tú.

Más allá de las altas colinas,
de las coronas de cristal,
de los cuerpos sudorosos,
de las hojas amarillas.
Más allá de aterradores rostros,
de las leyes del universo,
de la obtusa materia.
Más allá de los espirales de fuego,
de los bravos ladridos del tiempo
Estás tú… Siempre tú.

Más allá de las heridas perversas,
de los apagados recuerdos,
de la ira fondeada en el infierno,
de las verdes gramas,
de las almohadas húmedas.
Más allá de los tigres de fuego,
de las sábanas de espuma.
Más allá de la linfa derramada,
de las cenizas de la tierra
Estás tú… Siempre tú

Más allá de los corredores de lava,
de los árboles llorones.
del anhelo de la piel,
de los parlados de mirlos,
de las nubes de vergüenza.
Más allá de las tormentas de azufre,
de la lujuria enceguecida.
Más allá de las hojarascas del camino
Más allá del bien, del mal,
de ti de mi

Estás tú… Siempre tú.

FANNY JEM WONG

“La Novia de la Oscuridad” de Fanny Jem Wong

¡Levántate Lázaro! por Fanny Jem Wong

En delicioso frenesí,
mójate la cara,
lávate el cabello,
colmate la boca ,
ahógate sin despegar el rostro
de la húmeda hendidura
Y bébete…. Bébete
hasta la última gota
antes que mi resplandor se extinga.

¡Levántate Lázaro! por Fanny Jem Wong

¡Levántate Lázaro!

Tu voz ya no es ausencia,
ni tu rostro amorfo grito
eres el eje desquiciado
de los torrentes de mi centro.

Vuelen locas las blancas aspas
apuntando hacia el cielo
y sean tus fuertes manos
las que desgarren la piel
de mis últimos trajes de niña.

Compláceme una y otra vez,
haciendo ladrar
enfebrecido al tiempo,
convirtiendo el beso esperado
en ansias y deseos líquidos.

¡ Liba!…Liba frenético la fruta
vaciándole la pulpa,
arrancándole de golpe las pieles,
atravesándome de amor
hasta que arda como ascua.

Sea tu lengua violenta espada
en pozo profundo
entre coronas y espigas
bañadas de mieles.
Conjura así los ancestrales vientos
y atado eternamente a la entraña
escucha el aullido vigoroso
de nuestros mares de recuerdos.

En prolongado vaivén
recorre enceguecido el vientre azul,
desángrate en la penumbra,
escala la hiedra silenciosa,
trágate la azulada nuez
e incrústate en la palpitante herida.

Enredado entre las ramas
de tus bosques de almendros,
sé al fin dueño y esclavo
del sendero ,de la grama
y de la blanca aurora.

Deslizándote entre rasos calientes
y húmedas almohadas
¡Levántate Lázaro!
No decaigas en la vereda.
¡Ven! Ven a mí dispuesto
que la muerte está gritando
avergonzada de salida.

En delicioso frenesí,
mójate la cara,
lávate el cabello,
colmate la boca ,
ahógate sin despegar el rostro
de la húmeda hendidura
Y bébete…. Bébete
hasta la última gota
antes que mi resplandor se extinga.

FANNY JEM WONG
LIMA PERÚ
05-11-2010