Diario, carta y relato · “EL REINO DE HIRAM”

Diario, carta y relato · “EL REINO DE HIRAM”

Posted in CARTAS DE AMOR, CUENTOS Y OTROS CUENTOS, DIARIO, HISTORIAS, SENTIMIENTOS con etiquetas , , , , , , , , , , , , on Agosto 14, 2009 by fannyjemwong

Diario, carta y relato · “EL REINO DE HIRAM”

EL DIARIO  ÍNTIMO

Viernes 17.03.06

08.00. AM.

Que flojera, se hizo tarde. Tengo tanto que hacer. El día
parece que será bello .Mi pequeño y gris amigo vino como siempre a
cantarme.

-¿Hasta cuándo lo hará?

-No lo sé.

Es lindo verlo sobre el umbral de la ventana, dichoso él que
puede volar y ser totalmente libre. Escribiré más tarde debo correr al
gimnasio y pasar por la galería de arte.

5.00. PM.

Un fuerte olor a charol  y a pinturas invade la habitación.

-¡Por fin terminaron!

-¡Estoy muerta!

-.Debo enmarcar mis últimas pinturas, pienso que quedarán bien en ese lado del cuarto que parece ahora  tan vació. Jaaaaaaaa

-¿Vacío?

Mi marido diría:

-¿Qué dices mujer?

-¿Vacío?

-Eres increíble, si aquí no  hay espacio  ni para un alfiler.

Aunque ya es tiempo  creo de volver a pintar y organizar una
exposición, hace tanto que no lo hago. No me vendría la idea mal no
solo me gusta,  también me entusiasma .Además resultaría divertido y
necesito nuevos aires, algo que motive y revitalice.

-¡Vaya! Qué lindo se ve todo.

Extrañe tanto  a mis amiguitos por fin están en su lugar y
sobre repisas recién barnizadas. Aunque esto parece más una juguetería
que un dormitorio pero, no me importa. Siempre he dicho que este es mi
mundo de muñecas.

Se me ocurre que ellas deberían ser el tema para mis
próximas pinturas. Bueno, lo pensaré. Además será bello ver la galería
de arte  repleta  de parejas con sus pequeños hijos, correteando de
lado a lado, es algo poco frecuente. Me imagino la cara del Director se
pondrá colorado como tomate por el  enojo. Será divertido.

Ahora te dejo por  un rato diario mío deseo solo leer mucho  y escribir  por  toneladas

10. 00. PM

Me pregunto:

-¿Por qué las horas parecen hoy tan largas?

Mi noción del tiempo es tan distinta .Necesito escapar de esas miradas y ser simplemente yo, solo yo.

El misterio de la bestia que habita en mí se apodera de mi
corazón. Mis pensamientos navegan por aguas extrañamente encrespadas.
Me siento tan cansada de todo. De convencionalismos sociales estúpidos
e hipócritas. Este mundo a veces es tan intolerable. Pareciera que cada
vez hay menos gente buena. Impera la mentira, el qué dirán, las
conveniencias y la falsa moralidad

-¿Cómo lucho contra la corriente y  me mantengo sin zozobrar?

Me lo he preguntado tantas veces pero, siempre he tenido
algo muy claro y es que siempre seré como soy  y no me arrepiento de
ello.

A veces  también me pregunto:

-¿Si mi forma de pensar, de sentir y de ser es  una maldición?

Me conmueve tanto el esplendor de la primavera, el canto de
las aves, el botón que retoña  y sin embargo en otras ocasiones puedo
ser tan extremadamente dura.

Me gustaría poder tirarme desnuda sobre la verde hierba y
contemplar el cielo. Observar como una niña las nubes navegantes y
dibujar sobre ellas los más fabulosos sueños. Pero solo la una
sensación de  extraña quietud que no me agrada se instala en la
habitación

-¡Debo romperla!

-¡No soporto el silencio!

En mí, se oculta un misterio extraño que a veces ni yo misma logro comprender a plenitud.

-Te extraño Arturo, te extraño mucho hoy siento tu ausencia. Falta  tan poco para que regreses  y quisiera que fuese ya.

También extraño a Mamasan, pensé que hoy la vería y tampoco esta.

-¿Sabes? Amigo de papel, vi por un instante a mi pequeño
ratón. Mi pecho no reaccionó como antes. Le mire, no sentí alegría,
solo un hilo delgado de nostalgia y muchísima tristeza. No por mí, fue
por él.

Me tragué como tantas otras veces los humos que lentos se desvanecían en la habitación.

-¡Sentí dolor! ¡Tanto  dolor!

A pesar de que quisiera exterminar todas mis emociones, no
puedo. Este mundo de oscilaciones constantes resulta a veces  tan
agotador pero, en fin no es posible para mí  cambiarlo.

La ruptura de nuestra relación parece inevitable .Ahora
comprendo que tendré que organizar su ausencia. Es evidente que  no
debo recrearle más en mi mente pero, a pesar de todo, tiene un trozo de
mi corazón. Siempre tuve la convicción de que existía pero, nunca
entendí qué falto  para que comprendiera mi esencia. Constate
muchísimas veces que me hacía falta y siempre lo exprese,  ahora creo
que nunca pudo entenderlo.

-No le culpo, ni dejo de quererle, solo sé que por muchas
razones logre inmunizarme a su extraña forma de ser. La mente es tan
compleja y algunas almas viven tan confundidas que volverían loco al
más cuerdo.

Estar lejos de él era antes algo tan difícil de aceptar
pero, no debo de ser necia cada quién elige lo que cree que es mejor
para sí mismo.

Cocheros, predicadores, ratones, reyes, torres, duendes,
muñecas, payasos, hasta el Rey Salomón  y no sé cuantos personajes más
invente y recree en mis poemas. Solo deseaba que el mundo entero los
recordara, ahora  creo que  ya no podré sorprender a nadie con ellos.

Me canse de escribir tantas veces “Mi poesía soy yo” que pienso en nadie logro comprenderlo en  la magnitud  real de esa frase.

Total bien dice el refrán “El papel aguanta todo”. Pero como
nada es definitivo, la rueda de la vida seguirá corriendo y solo lo que
fue transparente y verdadero transcenderá.

Ojala mi confundido amigo lo comprenda algún día, creo que
si lo logra dejará de sufrir tanto. Porque su sufrimiento es tan solo
un estado de su conciencia al cual él  y solo él se condena, porque en
verdad no se conoce como  él cree.

Lo único que tengo  bien en claro, es que mis sentimientos
hacia mi amigo serán eternos, como los granados de la poesía que
escribí para otra amiga. Quizás, algún día a ese amigo que tanto amo le
invente un rostro y lo pinte, nunca antes lo pensé. No necesite
hacerlo  pues, él solo tuvo el rostro de la muñeca que me mira cada
noche desde un rincón. Total mis manos siempre se desesperan por
escribir  y crear

-¡Lo pintaré!

Espero poder escribir un hermoso poema pero, la verdad
querido diario  ya no sé si ellos sirven para algo. Si este don es un
designio divino o un regalo de algún demonio travieso que se divierte a
costa de mis costillas.

Tengo tantos temas en la mente, quizás escriba sobre la
belleza o sobre el valor del respeto. Quizás me convierta en arpa, en
piano, en diosa, hada, princesa o en cualquier otra cosa. O quizás solo
escriba Fanny y no Jem.

-Todavía no me decido. Lo único que tengo en claro es que
debo escribir  porque es la única forma que poseo para  escapar de la
monotonía y de mí misma. De acelerar la vida y exprimirla para
canalizar el estar marcada por el fuego.

En fin trabajar, trabajar y trabajar  para no pensar en otras cosas.

Creo que definitivamente  escribiré  una carta especial
para  mi amiga Mamasan  no la veo hace días y no sé si estará triste o
bien.

Te dejo amigo de papel, tú por lo menos no te irás nunca… por fin llegó Arturo.

Sábado 17.03.06

03.00. AM.

No puedo dormir, mi buen amigo sigo  y seguiré llenando el
universo de palabras así como tus páginas, a pesar de que muy pocos
comprendan lo que significan mis letras y solo tú las conserves con
dedicación por no poseer otra  voluntad que no sea la mía. La distancia
y la ausencia  hoy me pesan más que nunca.

Pero sé de alguien que al leerme se preguntará:

-¿Qué se tomo Jem?

-Nada amigo mío, solo Coca Cola jaaaaaaaaaaaaaaa. Aunque
difícilmente me creerían  ya que no encontré mejor forma de evadirme
que escribirle a Mamasan una carta  tan  insólita como su autora
“Yo”.JAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Pienso que ella puede estar sintiéndose triste hace días que
no nos vemos.  Se habrá sentido tan intrigada con mis  ocurrencias
respecto Simone de Beauvoir y  Fanny Jem Wong. De imaginarme la cara
que debe de haber puesto me río sola .Pero  la expresión de su rostro 
cuando menciono a Paúl Sartre comparándolo  con mi marido, esa me
hubiese gustado fotografiarla.


LA CARTA:

Callao, 19 de Marzo del 2006

Mi querida amiga:

Te extraño tanto, hoy no hice locuras para variar. ¡No te
rías! .Me levante algo tarde y como siempre llego mi pequeño amigo
alado a cantarme sobre el umbral de mi ventana. Salí corriendo al
gimnasio, también pase unos instantes por la galería. Al regresar me
dedique a arreglar la habitación.

-Es en serio, solo leí muchísimo durante toda la tarde, a
pesar de que me sentía cansada  y escribí toneladas de letras para el
taller de Leochami. Y te cuento un secreto:

-Espero no traumatizarlo.

Te cuento que por fin terminé de acomodar todo en mi habitación, quedo linda.

-Ya lo veraz. Pasé tres días de locura con tanto sube y baja
cosas pero, finalmente es un ensueño, lleno de criaturas de toda
especie que crean y desbordan  en imágenes de dulzura por donde la
vista se  pasee. En el pasado quedo la mañana en que el cielo raso se
desplomo, cuando  todo fue caos y desorden.

-¿Sabes? .Estoy pensando que ya es tiempo de volver a pintar
.Hace mucho que no lo hago .Se me ocurre amiga mía que mis muñecas sean
el tema para una futura exposición, sobre todo por el público que se
captará en la galería. Aunque al director de la misma no creo que le
guste mucho ver  niños correteando de un lado a otro, con lo renegón
que él es.

En fin es cosa de madurar la idea para que resulte algo lindo.

-¿No lo crees?

Hoy me siento triste Mamasan, alguien a quien quiero
muchísimo se aleja y no puedo hacer nada .Bajo la luz de sus estrellas 
bien sabes que escribí tantos versos y ahora parece que todas partieron
con él. Lo vi esta tarde por unos minutos y solo sentí mucha tristeza y
dolor.

Me queda tan lejos el refugio de su compañía  cuando  mis
arrebatos e impulsos febriles dibujaban  infinidad de  cantos de amor
bueno. También hubo veces y no lo niego  de intenso dolor  porque no
llegaron a buen recaudo mis emociones. Él simplemente creo que las
olvido.

La amistad  y el afecto sincero  no tuvieron otro objeto que
la manifestación de mi espíritu  pero, creo en verdad que no lo
entendió como debería.

Te aseguro que no lo culpo, no tendría sentido, creo que
ambos perdimos la brújula. Y por otro lado él no reconoció la magia de
los matices de mis plumas  en los poemas que escribí.

Bueno contarte todo esto amiga mía  me cuesta , mejor  te escribiré de otras cosas porque todo esto  duele y mucho.

-¿Sabes?  Pasando a otro tema, descubrí algo interesante entre la cantidad de cosas  que leí.

Quizás tú  pienses:

-¡Jem, se volvió loca!

Pero no es así. Solo deseo divertirte un poco haciendo uso
de mi capacidad imaginativa de la cual no tienes dudas. Supongo. ¿O sí?
Jaaaaaaaaaaaa.

Solo trataré  de enredarte como siempre  para variar jaaaaaaaaaaaa.

Te cuento que Simone de Beauvoir y  Fanny Jem Wong tenían
varios problemas y coincidencias en sus esquemas mentales 
jaaaaaaaaaaaaaaa.

Te preguntarás:

-¿Por qué afirmo semejante locura?

-Y cómo puedo cometer la osadía de escribirlo, en fin tú sabes que soy “chapita”.

Bueno te contaré que  para Simone, lo esencial en su
concepción del amor entre un hombre y una mujer era alcanzar una unión
radical y extrema, en donde la comunicación fuese casi absoluta. Primer
punto en común, pero la verdad es  que eso, a muy pocos varones les
gusta. Prefieren la mentira y las poses. A veces pienso que son
llevados por el mal.

-¿Tú qué opinas?

Creo  que cuando más les mienten, los maltratan o los usan  están más felices.

-¿Lo puedes creer?

Bueno, escríbelo para que nunca lo olvides.

Quizás si yo fuese así no habría perdido a las personas que
he querido. Por suerte mi esposo no es así sino seguiría soltera, te lo
aseguro.

Él vendría a ser como Paúl Sartre pero, ¡Ojoooooooo! Solo en
algunas cosas. No en todo, jaaaaaaaaaaa porque Sartre fue terrible y
mujeriego como ninguno jaaaaaaaaaaaaaa

Arturo es especial, alimenta y apoya  siempre mi capacidad
creatividad  .Intenta hacer lo mismo con mi  espíritu aunque la
verdad,  este a veces le da dolores de cabeza por ser cuestionador,
extremadamente  travieso  y rebelde.

A veces bromeando me dice:

-“En la próxima vida serás más espiritual, porque en esta predomina tu parte animal”.

-Yo solo me rió porque, sé bien que eso es verdad.

Además tú sabes bien como detesto los convencionalismos
sociales estúpidos,  la falsa moralidad y disciplina tras la que tanta
hipocresía se oculta. Porque la verdad es que cada vez hay menos gente
buena y auténtica, prefieren usar máscaras  según la ocasión.

Bueno te sigo contando lo que   leí, Simone escribió:

-“Quería que me consideraran, pero tenía esencialmente necesidad de que me aceptaran en mi verdad”.

-¿Sabes?

Amiga mía, mi lucha es esa precisamente  “Ser y trascender”.

No quiero  ajustarme a las cosas en las no creo o que me
imponen. Así se cayese el mundo entero sobre mi cabeza .La verdad es
que lo quiero a mis pies, respetando mi derecho de ser individual y
diferente, respetando mi forma de pensar, mi sentir y mis convicciones.
Si no fuese así la vida no tendría mucho sentido para mí, total si mi
 libertad no daña a otros  creo que estoy en todo mi derecho de ser
como quiero.

Siempre he pensado que lo más fácil y cómodo para el común
de las gentes es nadar hacia dónde la corriente les lleve, trepar al
carro del mejor postor y  tan solo llegar de cualquier manera,
pareciera que en esta selva predomina el pensamiento de Maquiavelo “El
fin justifica los medios”. Seguir órdenes, cumplir reglas así no estén
de acuerdo. Yo ni puedo, ni quiero, nunca seré así  .No creas  mi
querida amiga que es tarea fácil, pero por lo menos puedo mirar a quién
sea a los ojos sin bajar la cabeza. Pero si hablamos de hombres la cosa
se complicaría mucho más

-¿No lo crees?

Son a veces tan extraños en sus comportamientos, creo que
son movidos por el mal  porque algunos cuando peor los tratan más
quieren. Con razón dice bien una obra que leí que Las Mujeres Son De
Venus Y Los Hombres De Marte que pensamos y sentimos diferente.

Alguna vez hace ya bastante  tiempo alguien a quien quiero
mucho me dijo que me arriesgara a surfear en otras aguas, que
abandonara mi zona de comodidad y luchara siempre por ser y por las
cosas en las que yo creía.

Decía:

-Es tan bello ver que en un mundo caótico y  tan cambiante en dónde todos luchan por tener, tú luchas por ser.

-¡Nunca cambies!

Grabé su discurso en mi mente y en mi corazón pero, él creo
que lo olvido, para después solo hablarme de respetar espacios
convenientes. La ruptura fue inevitable, la boca y la palabra escrita 
decía una cosa y las actitudes  decían otras.

Bueno, no quiero entristecerte  te seguiré contando .Simone
y Sartre.   Compartieron tantas cosas sobre todo  su pasión por las
letras  pero, lo que más me entusiasmo es cómo esta pareja siempre
logro respetar su derecho a ser en libertad total.

Fue así  que su amor  pudo superar   los umbrales de la
misma  muerte. Bueno amiga si quiere saber la historia completa de
estos personajes búscala y léela  jaaaaaaaaaaaaaaaa.

-¡No seas perezosa!

Ahora bien,  esta carta puede ser de todas las que te hayan
recibido antes  la más extraña pero, no me negaras  que resultó
entretenida por absurda y rara como su autora  Jaaaaaaaaa.

Total, te digo:

– “Genio y figura hasta la sepultura”

Solo quería  divertirte a mi manera por esa razón te escribí así, no me hagas mucho caso.

-Típica conducta evasiva  en mí, el escribir  para no pensar, para sentir y no sentir.

-¿Paradójico?

-¿Extraño, quizás?

-¿Quién sabe?

Sé que me entiendes, nos parecemos mucho. Mi desventaja es que soy demasiado consciente de todo lo que pasa dentro de mí.

-Hoy estoy  maniaca jaaaaaaaaaaaa.

-Y no sé si tú de repente algo triste, espero de corazón que
no sea así. Y si lo estabas estoy segura que ya se te paso  un poco
porque, a nadie se le ocurriría escribirte así, solo a mí.

Me imagino tu cara  a estas alturas de mi pequeña carta
jaaaaaaaaaaaa .Me hubiese deleitado fotografiándola para nunca
olvidarla.

Además me sentía terrible porque en pequeño unicornio que
habita en mi corazón se sintió  abandonado, en fin era algo que ya
presentía desde hace mucho, la rupturas a veces son inevitables. Solo
te confieso que estoy pensando inventarle un rostro .Creo que lo
pintare…

Bueno, hora de despedirme .Te extraño

Muchos besitos

FANNY JEM WONG


EL RELATO

EL REINO DE HIRAM

En un antiguo castillo del  poderoso reino de Hiram, vivía
una Princesa llamada  Jem. Cuentan que siempre estuvo rodeada de amor y
que nada parecía faltarle. Su hogar era cálido y el fuego  siempre
permanecía encendido. Su habitación estaba repleta de tesoros arcaicos,
de muchos retratos y autorretratos  de sus antepasados pintados por
ella los que formaban una estupenda galería.

Dormía rodeada de muñecas muy  valiosas para su corazón y de
muchísimas estatuillas las cuales cuidaba con esmero. Casi todo lo que
la rodeaba había sido adquirido por su leal  príncipe  Arturo  y los
que no  eran obsequios de la gente que  ella amaba, por esa razón 
poseían tanto valor y significado.

Sobre  una mesa confeccionada  en roble rojo, se encontraba
un frasco  de cristal de de bohemia en él espesa tinta. Al lado una
caja de placas doradas contenía siete  plumas. Una era de un color
azul, intenso con la que escribía sus penas. Otra tan negra como el
ébano, con ella escribía sobre la muerte. Otra rojo escarlata como la
sangre, con ella escribía sobre el dolor. La pluma dorada y la  de
escarcha plateada le servían para   escribir  sobre sus alegrías y
éxitos. Otra pluma de un oscuro  color heliotropo, le servía para
escribir  sobre   sus enojos. Finalmente una pluma verde como el jade y
las esmeraldas eran utilizada para escribir sobre sus sueños, anhelos,
amores, esperanzas y deseos.

Cuentan los personajes más viejos de la real corte  que
estas le fueron obsequiadas por el  poderoso Mago cuando nació y
reconoció sobre la frente de la princesa  que  Jem venía marcada por el
fuego y que por esa razón  necesitaría poseer esa magia para enfrentar
su destino.

Al lado del tintero y las plumas había un enorme libro
empastado con la hermosa piel de un fiero oso gris.  Esta fue
obsequiada a la niña también el día de su nacimiento por una  vieja y
sabia hada. Era un libro mágico, en él se escribiría el diario de la
princesa  pero, no por propia mano sino que el destino se   pintaría
dentro de sus páginas por sí solo.

Los armarios de sus aposentos eran enormes, los vestuarios
fastuosos. Cada mañana un pequeño jilguero llegaba a su ventana a dar
el mejor de los conciertos, siempre sus melodiosos  trinos acompañaban
los despertares de la hija del fuego.  Ella, permanecía muy quieta
entre las sábanas de azules sedas  y blancos encajes para no asustarlo,
hasta que este se marchara.

Mientras se preguntaba:

-¿Hasta cuando llegara mi pequeño amigo a la ventana?

-Dichoso él que es libre y puede volar.

Una de esas tantas mañanas despertó algo más tarde que de
costumbre, escucho el canto de  la pequeña ave  y salió corriendo,
debía hacer muchas cosas. Entre ellas visitar la galería del palacio en
donde colocarían un viejo retrato de uno de sus antepasados, en una
ceremonia especial. Esas eran las situaciones en que la ruidosa y
traviesa princesa aprovechaba para romper los protocolos y escandalizar
a la corte. Esa era una de  sus formas de romper la monotonía que a
veces le resultaba tan asfixiante.

Cuentan que adoraba  pasear bajo la luz de la blanca  luna y
disfrutaba las auroras   como nadie en el reino, la sensación
fantástica de estos fenómenos celestes desataban su prolifera
imaginación, eran épocas en que la damita pintaba con entusiasmo y
escribía versos, cuentos y canciones durante días enteros casi sin
dormir.

Por alguna extraña razón la princesa   siempre de forma
súbita  se ponía triste y no quería comprender, ni analizar  la causa
de su melancolía. En realidad ella sabía que había nacido marcada por
el fuego y que esa era la razón de sus eternas tristezas pero, no
deseaba aceptarlo.

El vivir entre oscilaciones  y extremos constantemente
resultaba  para ella agotador. A veces  su tristeza era tan honda que
la noción del tiempo cambiaba  para todos en el imponente palacio
iniciándose una sucesión de días oscuros y monótonos. Días en los
cuales  todo era absoluto y sepulcral silencio .Las carcajadas de la
princesa no producían ecos  sobre los muros.

Era extremadamente rebelde, temperamental y acostumbraba
romper todos los protocolos. Le disgustaba mucho los convencionalismos
y posturas a veces entupidas y otras hipócritas de su época. Siempre
tenía a su lado al príncipe Arturo, él era un ser comprensivo, tierno 
pero sobre todo paciente y leal.  La conocía bien y sabía que la única
manera de que ella fuese feliz era dejándola “ser”· en total libertad,
pensamiento muy moderno y revolucionario para una época  en donde lo
aparente, era lo conveniente cosa que a pesar de que el tiempo
transcurre sigue siendo igual a la actualidad.

Cuentan que la desfachatez de la indómita princesa era tal 
que a veces se escapaba del palacio, se despojaba de toda sus prendas y
desnuda se tiraba sobre la verde hierba a contemplar las nubes en las
que ella dibujaba los más inverosímiles sueños.

El  príncipe del palacio poseía  una sabiduría de cientos de
años que le daban  grandes ventajas sobre  el común de los hombres, le
había sido  legada por sus hermanos mayores el  privilegio de entender
a los hijos del fuego.  Este don  le permitían ver lo que otros seres
no podrían, por esa razón su amor hacia su princesa era tan fuerte.   A
veces las locuras de su damita  eran hasta festejadas por él y en otros
casos justificadas. Él sabía mejor que nadie que amaba a una hija del
fuego  y que eso no sería jamás tarea  fácil.

Una noche  de esas tantas en que la princesa acostumbraba
leer  por horas  sin percatarse del tiempo y escribir toneladas de
letras, llego a su jardín un extraño personaje que llenaría  su tiempo 
con largas y entretenidas conversaciones. Parecía siempre  
preocuparse  por ella y se ganó de a pocos  su corazón. Le consagraba
horas que parecían siglos, alejándola de las oscuras nubes que
empañaban constantemente  su cielo.

Para entonces, a pesar de que su príncipe Arturo la amaba, 
la princesa estaba desolada y casi no hablaba con nadie. Había tenido
que renunciar a algo que para ella era un motivo de alegría diario, el
poder enseñarle a los niños del reino. Una  mala  hechicera,
consideraba que ella no debía mezclarse con el pueblo y confabuló toda
una trampa para que el viejo  Rey le prohibiera hacerlo.

Aludió la mala mujer que la princesa tenía pensamientos 
demasiado revolucionarios, poco convencionales y que no se ajustaba a
sus  normas  .Que  sus actitudes no serían las más  aconsejables  a
seguir por los súbditos porque podrían causar problemas graves.

La hija del fuego  solo lloraba  y  ya no encontraba mucho
sentido a su vida. A pesar de que todos en el palacio  se preocupaban
por ella, lo único que atinó a hacer fue exiliarse. Gracias a la
aparición de  este nuevo personaje recuperó las ganas de sonreír.
Marcus se convirtió  en su mejor amigo y confidente. Sin saberlo, dos
hijos del fuego enlazaban sus alegrías y tristezas.

A él le contaba absolutamente todo, compartían muchas cosas.
Jem pensó que eso sería así indefinidamente. Ella siempre había creído
que entre verdaderos amigos, amantes  o hermanos no debía existir
secreto alguno por más dolorosas que las verdades fuesen.

El  enorme y  misterioso castillo se iluminaba cuando ellos
reían, los torreones antes desportillados y oscuros se llenaban  de
vida. Los góticos  y gigantescos  ventanales se cubrían  de perfumadas
flores que crecían en las enredaderas. Los  antes oscuros y tortuosos
corredores de los sótanos, se vestían  del rojo escarlata  por
bellísimas alfombras persas. Y hasta los viejos espantos  antes grises
del éter  de un cielo estrellado tomaron colores celestes.   Los
jardines que rodeaban el palacio reverdecieron fastuosos  e imponentes
árboles levantaron como titanes sus brazos hacia los cielos. Naranjos y
limoneros lucían sus mejores frutos.

Cuando Marcus y la princesa  se juntaban  se divertían
haciendo mil travesuras que infartarían al más sano y enloquecerían al
más cuerdo. No solo eran amigos y confidentes, también eran cómplices y
eso los divertía.

La dama de esta historia pasaba muchas horas pintando y
escribiendo miles de versos. Un cúmulo de numerosas emociones
alimentaron su plumas de colores  Algunas veces la vistieron de negras
tristezas, en otras ocasiones su pluma  iridiscente vestía oro o
escarcha plateada y  en otras gigantescas pinceladas  esmeraldas.

Pero no todo podía ser eternamente bello, la fatalidad entro
una fría tarde al palacio para instalarse como su huésped. Nada pudo
hacer ella para evitarlo. Ni sus cantos produjeron magia. La terrible y
helada tristeza regreso, envolvió a los entrañables amigos con su cruel
manto  para aprisionarlos detrás del silencio.

Ella no entendía porque él cambiaba y se alejaba. No podía
entenderlo, nunca supo cómo prevenirse y protegerse de los rigores de
una invernada. Aprendería recién con él o perdería  su fe   por siempre
entre millones de  viejos y oxidados papeles. El castillo se inundo de
sales y bilis negra, empezó a perder su color  brillante y a hacerse
gris y tenebroso por tanta tristeza

Una noche de esas tantas en que el sueño huye, los perros
para la  caza  del príncipe Arturo aullaron como bestias salvajes sin
cesar. Esa madrugada el príncipe se despertó sobresaltado y sintió que
algo podía ocurrirle a su princesa. Por esa razón permaneció despierto
velando su sueño

Al abrir los ojos  la princesa  observo cómo se formaba una
especie de bóveda invertida sobre el  techo que cubría el área de su
lecho, conforme la miraba más y más se hinchaba  y pensó en voz alta:

-¡Se desplomara!

Abandonó la cama  y bajo corriendo  a los salones en busca
de  su príncipe,  cuando de repente un terrible ruido los ensordeció.
Provenía de la habitación de la princesa, el cielo raso se había
desplomado pesada y aparatosamente sobre el lecho. Ambos príncipes  se
miraron, no necesitaron pronunciar palabra para saber  lo que se decían.

Ella solo sonrió al príncipe, este estaba pálido y descompuesto porque su día se convirtió en segundos en noche.

Sí, era indudable que aunque se resistiera a aceptar lo que
la grandeza de sus azules ojos veía a su princesa podía haber muerto
aplastada.

Se acerco a ella y le abrazo muy fuerte

La enorme habitación tuvo que ser desalojada, tarea ardua
fue lograr que todo quedara como antes del accidente pero por fin, se
consiguió que fuese así. El gentil príncipe sabía que esa habitación
era el refugio de su amada princesa y  envió a traer a los mejores
artesanos y albañiles para  restaurarla.

Por esos días  ella se dedico a escribir y a escribir, tan
solo para no pensar y no sentir la ausencia de su amigo, intuía que la
ruptura que los alejaría estaba cerca. Además todavía los trabajos en
sus aposentos no terminaban y era tan deprimente ver la habitación así.

Leyó miles de libros  y el universo de su diario mágico se
cubría de interminables caminos de tinta, unas veces negras azabache
como sus penas, otras veces de roja ninfa como su dolor. Pero ella no
lo sabía porque no lo habría  jamás .Estaba siempre tan distraída en
sus lecturas y poemas, cubierta de papeles hasta la cabeza.

Por fin los trabajos terminaron y Jem se pasó  horas y horas
correteando de un lado para otro con sus nodrizas arreglando sus
tesoros. Cuando todo estuvo listo  pensó

-Extrañe tanto a mis amiguitos pero ellos no me pueden
hablar  solo me miran y me siento tan sola. Extraño tanto a mi
príncipe  pero  él todavía demorara una estación completa  en regresar,
ojala volviera ya.

Por otro lado en voz alta se decía a sí misma:

-Mi amigo Marcus tampoco  está cerca y a pesar de que su
ausencia me duele no le culpo de nada,  solo siento tristeza y pena 
porque su voluntad no le pertenece

-Ojala algún día logre romper los hechizos que confunden su corazón y su mente. Solo depende de su voluntad.

-¡Ojala, algún día se dé cuenta!

-Escribiré   y escribiré.

Se repetía y así lo hizo .Empezó a redactar una  larga y
extraña carta  para una amiga  a la que extrañaba mucho esta vivía en
un lejano pero hermoso reino. Le contó lo triste que se sentía pero  a
su estilo que por cierro era muy peculiar  .La princesa  poseía  no
solo un extraño sentido del humor  sino también era capaz de hacer
divertida sus penas al escribirlas. Podía recrear  en sus letras miles
de imágenes y personajes  detrás de los cuales solo estaban sus
verdades y sus mágicas  plumas de colores.

Terminada  la carta   la envió y permaneció sola por varias
horas mirando por la ventana .Repentinamente  sintió unos pasos, voltio
y  allí estaba su príncipe.  Sin que  la princesa se percatara ya había
transcurrido toda una estación.

Corrió hacia él, se abrazaron muy fuerte. Y ella le dice.

-Realmente ni yo misma sabía cuanta falta me ibas a hacer

Él la mira y contesta:

-Yo sí lo sabía.

La levanta en sus brazos y la deposita sobre su lecho,
acaricio por horas su cabellera  mientras, ella observaba  a una de sus
muñecas  que la miraba desde un rincón y pensaba en su amigo Marcus. En
el rostro que le inventaría cuando lo pintara  y en que a pesar de todo
lo amaba entrañablemente y él a ella, su corazón no podía mentirle

El príncipe permanecía callado, imaginaba que ella  tenía
seguramente noches enteras sin dormir  por su ausencia y tenía razón
ella solo podía dormirse  entre sus brazos. Por fin después de muchos
días la hija del fuego agotada se durmió.

El  príncipe la soltó muy despacio, dirigió la mirada hacia
la mesa de roble rojo .Se acerco al Gran libro mágico  y lo abrió. El
destino había escrito todo  lo ocurrido durante su ausencia, leyó
pausada y calmadamente, como siempre  un arco iris de palabras  .Él
mejor que nadie para entenderlas.

Lo último que leyó fue algo que pensó y  que horas antes le dijera a su princesa

-No todas las almas mi amada princesa  vibran en todos los
planos con la misma intensidad  por eso, el destino enlaza o separa  a
las almas y eso no es casual.

-Si la tristeza que te embarga se debe a la partida de tu
amigo Marcus y su afecto en verdad fue sincero  su amistad nunca morirá.

-Pero si no es un afecto grande y real se perderá inevitablemente en el tiempo.

-Para  que entiendas   lo que te digo: ¡Mira mis manos!

-¿Qué crees que es mejor?

-¿Qué calcen todos los dedos o solo tres?

-Todos ¿Verdad… mi amor?

-Ahora solo quiero que duermas.

El príncipe cerró el diario, levanto la transparente y azul
mirada, caminó  lentamente hacia el lecho de su amada. La contempló con
la dulzura de siempre .Retiro las  peinetas de nácar en forma de
mariposas  que adornaban  sus cabellos.  Envolvió  entre sus brazos su
desnudez  y velo su sueño como siempre.

FANNY JEM  WONG

19.03.06.

(Jemwong)

Anuncios

Autor: fannyjemwong

FANNY JEM WONG NACIDA EN LIMA PERÚ UN 29 DE JULIO DE 1964. Mag. Ps .EDUCACIONAL , DOCENTE UNIVERSITARIA Y POETA. "Hay un conjunto de sucesos, una región del espacio-tiempo, de la que no es posible escaparlo que se halla afirmado después a mí poco me importa. Tú encendiste la mecha" JEM MI POESÍA SOY YO

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s