FLORES DE CENIZAS

Wednesday, February 04, 2009

 FLORES DE CENIZAS

 

FLORES DE CENIZAS

I
Hoy leí sobre el amor
que se esconde tras las lechugas,
en verdad que son grandes
los frutos de aquel huerto.

II
Me iré como llegué
sin que nadie lo sepa.
Extraños son los versos
que no se pueden escribir
cuando las letras huyen asustadas
hacia las profundidades
de los bosques de bambú

III
La montaña creció
socavé y socavé,
estación tras estación
y no logré vencerla…
Yandang es demasiado hermosa
para olvidarla,
volveré el próximo invierno.

IV
Mi pensamiento divaga
perdido entre los pies
de un ejército
de hormigas rojas,
en vano intento
contar sus zapatos.

V
Un ojo que no mira,
una mano que no toca,
un reloj siempre de prisa,
una esfera que no gira,
se transformó en un rompecabezas,
estos nunca me gustaron.

VI
Solo veo ríos negros
sobre papeles de arroz
y ocho dragones
señalando el camino.
Nada importante
que deba recordar…

VII
Cigarrillo tras cigarrillo,
la habitación revienta de humo,
un cangrejo se ríe a carcajadas
cuando el Dragón terrestre
de un solo golpe
destruye el preciado jarrón.

VIII
La pluma duerme
dentro de la caparazón
de una pesada tortuga
que se aleja y se aleja
Estoy agotada…

IX
Se declaro día de duelo
nadie lloró, nadie entendía
el por qué de tanto aspaviento
Solo era un ave más
viajando hacia el oriente.

X
Contempló durante años como caían
bolitas de oro dentro de la boca de la rana,
estas anunciaban funestos acontecimientos
Le ofrendo entonces sus manos
las recibió complacido
alimentaron su enorme “ego”

XI
En vano intenta despertarla
un lúgubre manto cubre su calva cabeza
por fin se liberó de ella…
Cuando un hambriento perro
se trago de un solo bocado a la luna.

XII
La veleta siempre giraba
hacia la misma dirección,
lamentablemente el camino
era oscuro y pantanoso
tropecé, perdí mis gafas,
cuando casi me dí por vencida
las encontraron las plantas de mis pies

XIII
¿Uno más uno?
Depende,
es verdad…
Y no de la pluma del faisán
Ni de los ábacos de perlas.

XIV
La arrogancia es mérito
de quienes poseen mentes pequeñas,
quizás en invierno cuando las ramas caídas
solo sirvan para alimentar el fuego de la vieja estufa
añores los vientos de otoño.

XV
De la boca del Rey Dragón
se alimento desde siempre el Lago Yanhu
algún día lograré bañarme
en sus aguas inmortales.

XVI
Cuando la luna cubra de plata mis cabellos
Y mis manos pierdan la blancura del marfil,
Odiosos pájaros me traerán dentro de sus picos
flores secas cubiertas de estiércol y cenizas
Eso no será trascendente,
lo bello no siempre es verdadero
y lo verdadero a veces resulta no ser bello.

FANNY JEM WONG
04.02.2009
6.35 PM.


 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s