“Cartas al Castor”, de Jean-Paul Sartre


 

“Cartas al Castor”, de Jean-Paul Sartre

 

 

A Simone de Beauvoir

Mi querido Castor

Le escribo al calor de la lumbre, bien arrimado a la estufa, aunque el tiempo sea ahora mucho más clemente. Esta noche, incluso, hubo deshielo, y como la antevíspera las tuberías habían reventado, a eso de las dos un rugido despertó a Paul -yo dormía como un bendito-. Creyó que era el fuego, pero era el agua. Se vistió a toda prisa y se lanzó al pasillo, ya inundado. Hubo un tremendo ajetreo y finalmente cortaron el agua. No tenemos ni una gota para lavarnos -sabe usted que esto no me preocupa mucho-. Sólo es un fastidio por los retretes, que ahora no podemos limpiar, y en los que excrementos de diversas procedencias se interpenetran íntimamente al capricho de las heladas y deshielos hasta constituir un budín inmundo y voluminoso. “Hacemos” en el campo. Creo que Paul sufre las consecuencias y está estreñido por vergüenza de mostrar el culo.

Hoy, pues, era Año Nuevo. No se tradujo en nada fuera de lo común, salvo que hubo un excelente choucroute y mucha gente en el restaurante de la estación. Y ayer, Nochevieja, tampoco sucedió gran cosa, excepto que una ignota bestia puso a todo volumen la radio de los oficiales, tras marcharse éstos, y acompañó la música aporreando al azar el teclado del piano, hasta medianoche. Yo, por mi parte, escribía tranquilamente en nuestro pequeño local.


El paisaje es siempre el mismo, un tenue polvillo de nieve, un poquito de blanco por todas partes, bastaría rascar apenas con la uña y aparecería el negro de la tierra helada y de los árboles. Estuve todo el día retocando pasajes de mi novela, en cuanto acabe me pondré a trabajar en Septembre; estoy contentísimo. Espero poder publicar los dos volúmenes a la vez, sería mejor, se vería mejor a dónde apunto. Aquí el mundo es idéntico a sí mismo: Paul siempre alarmado; Mistler me presta mil pequeños servicios a cambio de mis enseñanzas. Fue él quien hizo los paquetes de libros que les enviaré a Bost y a usted en cuanto me haya mandado algún dinero y, como un soldado me había pedido El muelle de las brumas, de Marc Orlan (por error, creyendo que iba a encontrar entera la historia de la película) y yo le había pedido a Mistler que me lo recordara, esta mañana vino a hacerme acordar pero el libro estaba en uno de los paquetes de Bost y entonces deshizo el paquete y después lo ató de nuevo. Además hará que me envíen los Nocturnos y Preludios de Chopin para que los estudie al piano. Entre los secretarios y nosotros hay envidias de familia. Por supuesto, los envidiados somos nosotros. Parece que es mi suerte despertar envidia por todas partes, desde la Ciudad Universitaria hasta aquí. Pero, sobre todo, hablan. Es una clase de envidia débil e impotente que sólo conocía de oídas y que ni siquiera llega a la maledicencia. Por ejemplo, todas las mañanas, cuando vuelvo de desayunar, paso delante de sus ventanas y ellos comentan: “Vaya, es Sartre volviendo del café. Sí. Ha estado con la linda Charlotte. Los otros habrán hecho el sondeo sin él”, etc. No difiere de la constatación de hecho más que en la intención de censura amistosa que le ponen, pero en el fondo es una simple constatación de hecho, porque no consiguen determinar exactamente lo que hay que censurar: ¿que yo disponga de bastante dinero, tiempo, puerilidad para permitirme un desayuno en el café? Todas las mañanas el objeto les parece vagamente escandaloso, y todas las mañanas lo señalan al pasar, sin más, se ha vuelto un menudo escándalo habitual del que no podrían prescindir. Están en el grado inferior de la escala. Naturalmente, todo esto me lo comunica el bueno de Mistler, quien hasta querría que dé un rodeo para evitar sus miradas, pero como ya se puede usted figurar, sería demasiado cansador. Y eso es todo. El Diario de Stendhal me encanta, estoy leyendo el tercer tomo, su historia con la señora Daru, es muy divertido. También leo el libro de Rauschning, realmente instructivo, incluso haré un resumen en el cuaderno; y además un poco las Provinciales y también un poco Jacques le Fataliste. Tania me escribe: “Estoy leyendo un libro estupendo que debo enviarte”. Me pierdo en conjeturas. ¿Será El diablo enamorado?

Hoy no ha habido carta suya. Pero como ayer tuve tres, no me quejo demasiado. Tengo muchísimas ganas de verla, querido amor mío. Éste es el período un tanto crispante en que el permiso se aleja o se aproxima de día en día, según las diferentes informaciones y el humor del cabo que hace las listas en el C.G. Pero voy a defenderme. Quisiera partir en quince días, si fuera posible. Hasta pronto, dulce Castor, que duerme ya tras haber esquiado tanto. Ya sabe que me levanto tempranísimo, como usted. Cuando usted se está calzando sus pequeños esquís, yo hace tiempo me he puesto mis polainas y he bajado a medir el viento para telefonear un panorama general al puesto meteorológico del cuerpo de ejército. Duermo poco pero estoy animoso. Hasta mañana, mi pequeña flor, la quiero con todas mis fuerzas.

Primero de enero, 1940

Anuncios

Autor: fannyjemwong

FANNY JEM WONG NACIDA EN LIMA PERÚ UN 29 DE JULIO DE 1964. Mg. Ps. Fanny Wong Miñán (Psicóloga de la U. Nacional Mayor de San Marcos, y de la U. Inca Garcilaso de la Vega. Docente universitaria, Escritora y Miembro de la Sociedad Literaria Amantes del País – Perú.) "Hay un conjunto de sucesos, una región del espacio-tiempo, de la que no es posible escaparlo que se halla afirmado después a mí poco me importa. Tú encendiste la mecha" MI POESÍA SOY YO´. JEM WONG ***************************** Nací la ciudad de Lima, Perú un 29 de julio de 1964 a las 3.45 PM. Mis padres Julio Víctor Wong Espinoza hijo emigrante chino y Esther Miñán Solís. Empecé a escribir poesías y algunos cuentos desde muy niña. El primer premio que obtuve fue por escribir un cuento durante la escuela primaria, lo curioso es que era tétrico y extremadamente dramático, es más, ninguno de los personajes sobrevive en el desenlace, cosa curiosa si consideramos que lo escribió una niña de ocho años. Alguna vez leí "La poesía se escribe cuando ella quiere”, creo que esta afirmación es una gran verdad. En mis inicios la poesía fue una especie de catarsis que permitía liberarse de fantasmas interiores. Creo que esos primeros poemas solo podría catalogarlos como gritos del alma. Más tarde descubriría las inmensas posibilidades que la poesía ofrecía y conforme iba creciendo en ella empecé a diferenciar el yo real del yo poético. Es en este punto que empecé a escribir, poesía por la poesía y para la poesía. Otra de las actividades a la que me dedico con profunda vocación y que disfruto tremendamente, es la enseñanza universitaria. La experiencia en las aulas no solo es maravillosa sino también gratificante. El poder dar lo que uno sabe a los demás y aprender a la vez de los alumnos es algo que le otorga sentido a la vida. Espero que quienes lean mi poesía se sientan complacidos de acompañar mis letras. “De mis manos brotarán, amapolas rojas como la sangre quizás así consiga que mis versos sean eternos” Mi poesía soy yo Besos. FANNY JEM WONG MIÑÁN *********************************** INTERESES Psicología en todos sus campos Música clásica Poesía Artes plásticas en general Jardinería Feng Shui Colecciono muñecas y adornos de porcelana Tengo 13 gatos. ************************** PELÍCULAS FAVORITAS “La Vida Es Sueño” “Corazón Valiente” “El Secreto De La Rosa” “Titanic” “La Vida Es Bella” "El Pianista” “Black” “Te doy mi vida” “La amada inmortal” y otras. ************************** MUSICA FAVORITA El Adaggio de Albinoni Tell Him El Sueño De Un Hombre Anastasia Once Upon A December Igor Stravinski El Pájaro De Fuego Johan Strauss Danubio Azul Piotr Ilich Tchaikovski El Cascanueces Vals De Las Flores Maurice Ravel Bolero De Ravel Ludwig Van Beethoven Sonata º14 "Claro De Luna" Ludwig Van Beethoven Sonata Nº8 "Patética" Frederic Chopin Nocturno Opus 9 Nº2 bueno muchísimas otras la música alimenta el alma. ******************** LIBROS FAVORITOS “El Más Allá De La Muerte” De Leadbeather “Isis Sin Velo” “Los Versos Del Capitán” “La Dama De La Fortuna” "La pregunta por la Cosa " Otros

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s