AL CERRAR LA PUERTA

 A MUJERES ARTE (20)

AL CERRAR LA PUERTA

 

Al cerrar la  puerta, golpean las grises interrogantes

Frenética persecución de una imagen que no mira

La tea se apago frente a frías  y torcidas figuras

de una pantalla en busca de noticias….

Impavido, no voltea, metamorfosis violenta,

Duro témpano, resplandor que indiferente latiga

 

Hasta dónde debieron ser las tablas  reveladas

Preguntas que en aparente calma, abruptas aparecen

Un diamante se abre, los infantes no saben de  mentiras

No se esconde  bajo criptas convenientemente cerradas

No declaran falsedades a pesar de condenar los sueños

¿Cuántos fueron los sellos? ¿Cuántas las llaves?

 

Uno….cinco…siete…diez….mil…quizás

Uno… solo uno… atípico sello…solo una extraña llave

Eso fue mientras, buscaba las huellas de unos zapatos

Ignorante del suicidio constante de una voz que no estudio

Alicia no quiere despertar busca al conejo de pascua

Al hombre de latón que la proteja colmándola de abrazos

 

Corresponsable  es  recuerda… la  verdad a la verdad

de eso existe certeza ante los números descritos

Porque de la misma materia están hechas

¿Qué más da si hubieran sido  mil? Entre tantas pesadillas

Intranscendente  es la posesión que nunca fue reclamada

 

La catedral estaba olvidada, desterrada, desierta…

Condenada  fue a silencios que giraban como  pesadas esferas

Condenada a lazos finitos de un viejo reloj rodando como  piedra

El corazón fue solo  un fósil entre las  manos ausentes

Oculto y amordazado permaneció intacto en cúpula secreta

 

Qué más da si fueron mil  cuando se cierran todas las puertas

Convirtiérase el músculo en la imagen de un antiguo vetusto

Símbolo dormido esperando  un “te amo” que nunca escucho

Abrigando en los ayeres,  la esperanza  de ser el sol

Mientras se inicia la pesada cuenta que marcará nuevamente el retorno

 

Un golpe seco, una llamada, un todo bien…

Mientras se aleja  lentamente una sombra,

Los talones inseguros lloran, son  pasos de piedra

La serpenteante avenida deja ver luces que ciegan

Las lunas no miran, la mente no piensa, el corazón explota

Un abrazo que sin llegar a serlo tiembla asustado, sonríe y se oculta

 

Al cerrar la puerta nuevamente la espera

 

FANNY JEM WONG

24.01.2007

 

“Lo único que quiero de ti…

 Un oso, una muñeca, una caja sonora

Alicia siempre será Alicia, no desea crecer

Es más fácil lastimar a los adultos”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s