El alma del arpa por Fanny Jem Wong

A MUJERES ARTE (783)
 
El alma del arpa
I
Llora el arpa dorada y ardiente
las melodías de hondas tristezas.
Los lamentos de la pobre alma
detrás de un espejo quemado.
La carga en sus notas grises
de todo el dolor del misterio,
una falsa tentativa de alejarse
de las sombras y de los llantos,
de las alas grises de la muerte
que la acarician ya sin límites.
II
Desbarata los paisajes insípidos
que sus tensas cuerdas ahora
dibujan en sus oníricas nubes
llorando arpa dorada, truena fuerte
que él está dormido y no escucha,
no siente, no se inmuta, no nada.
en la constelación, vibraciones
angustiosas y frías de la muerte.
toca hoy toda tu fúnebre música
entre fuegos y ritos milenarios.
III
¿Que te quema y qué te arrastra?
Es un solo de notas quebrantadas
comparte con él ausencia y la nada
llorando arpa de ensueño y de hadas
todo el canto hecho hiel fermentada.
Gime arpa lenta, suena pesada
los mares muertos de su olvido.
Haz que de tus cuerdas escapen
el crepitar de tus hilos muertos
y de todas tus notas adoloridas.
IV
Sujétate esta noche fría en hebras
sobre su cadera, sin inocencia.
Apóyate al hombro muy suavemente,
con pulsaciones que te exijan
poner en él tu sueño, tu ansía consagrada.
Que cada cuerda sea apagada
antes de excitarte en la siguiente.
crea entre sus manos el poema
y suene él entre agudos y graves.
regálale las notas del amor que nace.
V
Que sus uñas ágiles saquen de ti
la belleza de tu voz y de tu timbre.
En ríos de melodía líquida y alba
muere coagulada, ahí desgárrate.
Rompe el silencio del que ya yace
entre las sabanas como dormido.
llora en la melodía del arpa de oro
todas las piezas de sus espejos
que idos formaron los caídos sueños
en los campos de los vencidos.
VI
Desnuda las notas hoy patéticas,
ofrécele los acordes a tu amado
el mejor de todos los conciertos
haz que tu vibrar mueva las hojas
entre los escombros de su cuerpo.
Adormécele las aguas, la tierra,
el polvo, las rocas… y el viento.
Llorando en el firmamento esta noche
la armonía de todos tus versos
en ausencia de su cuerpo ardiente.
VII
Seca las fuentes de miel naciente
los vientos de los mares, las olas
con poderosa furia de la espuma roja
que todas las cuidades de la muerte
y sus fantasmas ¡despierten ahora!
como en un principio las nubes alzadas
reinen solas y grises en las tinieblas.
Sumérgete en onírico mundo pasmado
inhóspito , frío, sin los colores de la vida
sin amor esperando el camino de nada.
VIII
Llora arpa mutilada por arte de Apolo,
que el firmamento sea un lienzo oscuro
en donde se esconda la risa que fornica
en las estrellas y las orgías de la luna.
Vibra sonora para que tu amado sienta
como tú lo incitas al amor, quebrándole
de placer hasta el último de sus huesos
Apodérate de su desnudo y dulce cetro
el concierto de las verdades ignoradas
flagrante canto de amor que ensordece.
IX
El sonido de un corazón grita herido
la etérea melodía de un arpa de amor
que se encuentra entre las roja llama
en la tristeza de un fugaz romance
que corto asesino sus alas doradas.
Vibra fuerte en la eternidad del tiempo
desgasta las aguas que lloran los montes
en torrentes de sangre hasta sus faldas
Que el amante dormido sienta su fuerza
y sepa que vives preñada de tristezas.
X
Arpa de oro, fúndete entre las flamas
navega entre las nubes del infierno
suena fuerte, envuélvelo en humo hasta
que tus cuerdas de celos, revienten.
Haz sonar tus gemidos, en ágil concierto
del celo de una hambrienta loba herida
y en el vaso ceremonial del desesperado
él absorba la última gota de tus fluidos
relamiendo el amor entre tus cuerdas
que alzan sus notas floridas al viento.
XI
Suena arpa de los ensueños celestes
rompe los silencios detrás del espejo
quémalo, y él se despierte sabiéndolo
como rey y dueño de todos tus sueños.
¿Que te condena a vivir entre muertos?
Un sótano de ilusión que se desgasta
en el tiempo, en el jardín, en la pradera,
en las cuevas y las heladas montañas.
Atravesando la penumbra de las sombras
se recueste en las avenidas quebradas.
XII
Con voz furiosa lanza sostenidas notas
consúmala con un fuego que le abrase
demuéstrale tu poderío, toda tu realeza
sublévate a su terrible e ingrato olvido.
Revienta las lunas rojas y el viejo espejo
que todas sus riveras se viertan sobre ti
Arpa transmutada en carne y hueso hueco
ahógate en el etéreo teatro de delirios
con los llantos absurdos echa tu sangre
para que se escuchen ágiles los sonidos.
Por el camino de los años que ya nacen
y muere insaciable amándolo en sueños.
JEM WONG
05.02.2005
“El alma tiene ilusiones, como el pájaro alas.
Eso es lo que la sostiene”.
Victor Hugo (1802-1885)
 
(Jemwong)
__________________
De mis manos brotarán amapolas rojas como la sangre quizás así consiga que mis versos sean eternos…Mi poesía soy yo .
FANNY JEM WONG (47)

No Sabría por Fanny Jem Wong


No Sabría

 

No sabría dónde esconder la sorpresa de lo inesperado…

Ni podría imaginar la voz, que aprisionó de un golpe los huesos

Todo ocurre en  un fugaz instante, cuando la mañana  se detiene

Y se transforma repentina  en  tan solo un signo inexpugnable.

 

Las esferas  hoy  giran sobre los viejos  molinos de viento

La concepción emocional es caos, manifestación de ritmos acelerados,

La certeza de que detrás de las palabras esta su voz, es rayo que atraviesa

Abstracta e irreal sensación de estar en él sucumbiendo al dolor del placer.

 

Las olas se estremecen, locas, agitadas hierven en las arterias

Son mareas rojas de espeluznante  excitación  serena y confusa

Sin espacios, sin tiempos, en un  universo que abrupto  se atropella,

Donde la lengua  se hace  esquiva y nerviosamente se enreda.

 

Las palabras  aturdidas se esconden en el fondo de la garganta

El amor contenido grita  desesperado, rompe todos los  silencios

Repitiéndose  ¡Aún eres tú…eres tú… endemoniado corcel…!

La  perla fosilizada que desfigura  las mejillas y las enciende.

 

Portentosa  obra de palabras imprecisas que  ahogan el pensamiento

Eres el sueño, la pesadilla recorriendo  las circunvoluciones

¡No! No… discutas los sonidos que encienden el pecho dormido

Solo regálale esta noche  la vibrante voz hecha  poema.

 

¡Dibuja!  ¡Márcalo! ¡Tiéntalo!

Conviértete en la geométrica  medicina de todas sus ansiedades

Se la artista y la artífice de sus delirios, la capital de sus reinos

Muere de placer en el confesionario, rompiéndole el tedio de sus rutinas

Sin detenerte a pensar en un mañana que nunca terminará de llegar.

 

FANNY JEM WONG

20.01.2007

 

“Así fuera un instante del infinito –nada…

No sabría anular de mí tu real presencia

Corren las horas y sigo aquí”

JEM