CITAS Y FRASES ILUSTRADAS DE VIKTOR FRANKL

¿QUIEN ES VIKTOR FRANKL?

Dr. Viktor Emil Frankl 1905-1997

Su vida y obra desarrollada en el contexto de la Segunda Guerra Mundial  con una secuencia de hechos encadenados en un testimonio incuestionable del poder desafiante del espíritu humano. Gracias a las múltiples influencias que había recibido de otras corrientes teóricas, creó un nuevo enfoque terapéutico llamado “Logoterapia” (psicoterapia centrada en la búsqueda de sentido) que se constituye por tres principios básicos: “La voluntad de sentido”, “El sentido de la vida” y “La libertad de volición”. Para Frankl el ser humano es libre, posee la capacidad de elegir… “El ser humano se halla sometido a ciertas condiciones biológicas, psicológicas y sociales, pero dependerá de cada persona, el dejarse determinar por las circunstancias o enfrentarse a ellas”.

ORÍGENES

Hijo de Gabriel Frankl, quien nació el 28 de marzo de 1861 en Porolitz (ahora Pohorelice) en la República Checa, a 80 kms aproximadamente al norte de Viena, y Elsa Lion, nacida el 8 de febrero de 1879, en una región vitivinícola de Praga, donde se encuentran las embajadas extranjeras.

De recién casados vivieron en el Distrito 20, llamado Leopoldstadt, considerado el Segundo Distrito judío de Viena. Su departamento se encontraba en Czerningasse 6. Este Distrito está flanqueado por el Río y el Canal del Danubio. Ahí nacieron sus tres hijos: Walter August, Viktor Emil y Stella Josefina.

Walter, el mayor de los hermanos, nació dos años y medio antes que Viktor Emil Frankl, y Stella, la menor, nació cuatro años después que Viktor.
Viktor Emil Frankl, nace el 26 de marzo de 1905. De pequeño en su familia le llamaban “Viky”.

Cuando nació Viktor Frankl en Viena, la ciudad era una de las capitales majestuosas de Europa y el asiento principal del Imperio Austro Húngaro; una vasta unión de grupos nacionalistas, que no tenían un lenguaje común. Al ver el esplendor de la ciudad, a principios del S. XX, nadie hubiera imaginado que el poder de la monarquía y la unidad del Imperio, se estuviera desmoronando.

INFANCIA

Walter, Viktor y Stella, asistieron a la escuela primaria Volksschule, muy cerca de su casa en Czerninplatz. Viktor, era un niño más bien frágil que se interesaba más por hablar sobre ideas que por jugar.

La familia a menudo iba al Prater, un parque de diversiones también muy cercano a su casa, donde había una feria, jardines públicos, un circo, un zoológico y además estaba dotado con restaurantes y viñedos.

En su niñez, el sentimiento de amparo no le vino a través de reflexiones y cavilaciones filosóficas, sino más bien del entorno en que vivía. Tendría cinco años, cuando despertó un día soleado durante las vacaciones en Hainfeld; mientras todavía mantenía los ojos cerrados, lo invadió un sentimiento de inmensa felicidad y bienaventuranza de estar amparado, custodiado y protegido. En cuanto abrió los ojos, su padre se encontraba inclinado hacía él, sonriendo.

PRE-ADOLESCENCIA

Tenía Viktor 9 años cuando empezó la Primera Guerra Mundial (1914 a 1918), y comentaba que la familia había aprendido a sobrevivir y a saber lo que era ser pobre.

ADOLESCENCIA

Viktor realizó sus estudios de bachillerato en el Realgymnasium de 1916 a 1924, donde manifestó una percepción aguda de la realidad humana y un interés especial por las ciencias. La orientación científica de aquel tiempo fue marcadamente mecánico-organicista. Así un día, el profesor del curso de historia natural afirmó que: “la vida humana no era otra cosa que un proceso de combustión y de oxidación”. Esta afirmación movió a Viktor a ponerse de pie y plantear inmediatamente la siguiente pregunta a su profesor: “Si es así, ¿cuál es el sentido de la vida humana?”.

En los años de escuela, Viktor estudia filosofía natural y se dedica a la lectura de la Psicología Aplicada (Wilhelm Ostwald, Gustav Theodor Fechner).
Crece su interés por el Psicoanálisis de Sigmund Freud, e inicia una correspondencia con él siendo aún estudiante de bachillerato. En la Revista Internacional de Psicoanálisis, Freud presentó el trabajo científico de Frankl sobre “La mímica como afirmación y negación”.

Pronuncia su primera conferencia sobre “El sentido de la vida” en el grupo de estudios filosóficos de la Universidad Popular de Viena.

En 1925, se distancia del Psicoanálisis y da un giro hacia la Psicología Individual de Alfred Adler. Participa en el III Congreso de Psicología Individual en Dusseldorf; Frankl expone una idea “no ortodoxa” (no debe entenderse a la neurosis sólo como un medio, sino también como una expresión de la persona). Primera vez que emplea en una conferencia académica el concepto de “Logoterapia”.

Posteriormente, en 1927, Viktor Frankl en compañía de Rudolf Allers y Oswald Schwarz el fundador de la medicina psicosomática, toma distancia también en relación con Adler. Viktor se dedica con entusiasmo a la lectura del libro de Max Scheler: “Formalismo ético y la ética no formal de los valores”.

ADULTEZ

Funda los Centros de Asesoramiento para la juventud de Viena y otras ciudades; da conferencias en Berlín y en la Universidad de Budapest.

En 1933, en la Clínica Psiquiátrica Universitaria de Viena ejerce como Psiquiatra-Psicoterapeuta hasta 1937.

Comienza a emplear el concepto “Análisis Existencial” en su escrito: “Filosofía y Psicoterapia”.

En 1936, obtiene la Especialidad en Neurología y Psiquiatría.

En 1938, las tropas de Hitler invaden Austria.

Frankl es nombrado en 1939, jefe del Departamento de Neurología del Hospital Rothschild de Viena. En los primeros años de la guerra Viktor trató de obtener una Visa para trasladarse a los Estados Unidos, sin embargo, la respuesta no se le dió hasta el año de 1941. Esta nueva situación se presentó como una pregunta concreta en su vida que sólo él podía responder. Por un lado, tendría un futuro muy probablemente pacífico y desahogado en América donde podría ejercer su profesión; por el otro, estaba la realidad determinada de su presente: Austria anexada a la Alemania nazi. Además de sus numerosos pacientes de la clínica, miles de sus compatriotas experimentaron el gran holocausto de la guerra y la exterminación. Otro elemento muy importante en esa decisión fueron sus padres ya ancianos. Su hermano mayor Walter, había sido detenido con su cuñada Elsa y enviados a Auschwitz; su hermana menor Stella había aceptado emigrar a México para posteriormente radicar en Australia, donde murió en 1996. El Dr. Frankl lo narra así:

“…era libre para marcharme, desarrollar y defender mi teoría. Mis padres estaban contentísimos y compartían conmigo la alegría de verme a salvo en el extranjero, sin embargo, no me decidí a usar el deseado pasaporte, pues sabía que al poco tiempo de marcharme mis ancianos padres serían deportados a cualquier campo de concentración. La duda me corroía”.

“Y como dije, yo no sabía qué hacer. Así pues, con mi portafolios cubrí la estrella amarilla que tenía que usar en mi abrigo y me senté una noche en la catedral más grande en el centro de Viena. Había un concierto de órgano y pensé: siéntate, escucha la música y considera toda la pregunta. Descansa Viktor, pues estás muy distraído. Solamente contempla y medita lejos del ajetreo de Viena. Entonces me pregunté a mí mismo qué hacer. Debía yo sacrificar a mi familia por el bien de la causa a la que había dedicado mi vida, o debía sacrificar esta causa por el bien de mis padres. Cuando uno está confrontado con esta clase de preguntas, uno ansía una respuesta del cielo”.

“Yo dejé la catedral y me fui a casa. Ahí sobre el aparato de radio estaba un pedazo de mármol. Le pregunté a mi padre qué era eso. Él era un judío piadoso y los había tomado del lugar donde estuvo la sinagoga más grande de Viena. Esta piedra fue parte de las tablas que contenían los Diez Mandamientos. En la piedra estaba grabada en dorado una letra hebrea. Mi padre me dijo que la letra aparecía solamente en uno de los Mandamientos, en el Cuarto Mandamiento que dice: Honra a tu padre y a tu madre y tú estarás en la tierra prometida. Después de eso, decidí permanecer en Austria y dejar que mi Visa americana caducara”.
En el mes de noviembre expira la Visa de salida para Estados Unidos.

El 17 de diciembre de 1941, Viktor contrae matrimonio con Tilly Grosser en el registro civil de Leopoldstad, Viena. Meses después los nazis obligaron a Tilly a abortar a su primer hijo.

A los 37 años de edad, en septiembre de 1942, el Dr. Viktor Frankl, es deportado al campo de concentración de Theresienstadt junto con su esposa y sus padres. Le asignan como prisionero el número 119,104.

Su padre muere en el campo de Theresienstadt el 13 de febrero de 1943, a causa de la debilidad por hambre y dos neumonías con edema pulmonar terminal, a los 82 años de edad.

En octubre de 1944, Viktor se despide de su madre porque es trasladado a Auschwitz con su esposa, posteriormente, ambos pasan a dos campos filiales de Dachau: Kaufering III y Turkheim. En este mismo mes y año, su madre es trasladada a Auschwitz y muere en la cámara de gas a los 65 años de edad.
La liberación del campo de Turkheim por las tropas norteamericanas, llega el 27 de abril de 1945. Frankl, regresa a Viena. Allí sufre sus pérdidas familiares, reflexiona cómo escapó de la muerte y comienza a buscar un nuevo sentido: “el para qué habrá quedado vivo”. Al terminar el año es nombrado jefe del Departamento de Neurología del Hospital Policlínico de Viena.

En Auschwitz, también sería separado para siempre de su esposa Tilly, quien muere en el campo de concentración de Bergen-Belsen, después de la liberación de los ingleses en agosto de 1945. Se desconoce la causa exacta de su muerte. Lo único cierto es el plazo tardío, en el cual, la supervivencia y el regreso al hogar ya hubieran sido teóricamente posibles; lo anterior, hace que su muerte sea mucho más trágica. Se cree que debilitada en extremo por el hambre, probablemente murió pisoteada por la multitud que se agolpaba contra la puerta durante la liberación del campo de concentración.

En el mes de noviembre de 1945, el Dr. Frankl reconstruye totalmente su manuscrito de lo que fuera su primer libro y que le fue arrebatado al entrar al campo de concentración; lo rehace con base en dos docenas de papelitos en los que tomó notas taquigráficas, conteniendo el esquema general de su trabajo. Este libro apareció con el nombre de: “Aerztliche Seelsorge. Grundlagen der Logotherapie und Existenzanalyse”. Su título en español es: “Psicoanálisis y Existencialismo”.

Poco antes de la Navidad de 1945, llamó a tres secretarias y les pidió que tomaran nota de algo importante que quería expresar. Y así, durante nueve días “entre lágrimas”, fue dictando el testimonio de sus experiencias en los campos de concentración. Consideró entonces que sería conveniente transmitir “anónimamente” y en forma de libro todo lo vivido. Los destinatarios de este libro serían todas las personas que habían sufrido y los que estaban sufriendo las consecuencias de la guerra. También tuvo como propósito el dar su propia versión desmitificada de esa realidad. Muchas personas en ese entonces, como ahora, buscan el sentido de su propia vida. Este testimonio fue gestado para todas ellas.

Así que en 1946, publica su libro: “Ein Psychologe erlebt das Konzentrationslager” (Un psicólogo en el Campo de Concentración). En ediciones posteriores a este libro se le conoce como: “El hombre en busca de sentido”. Apuntamos algunos fragmentos del libro:

“Lo que en verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida. Tenemos que aprender por nosotros mismos y, después enseñar a los desesperados, que en realidad no importa lo que esperamos de la vida, sino, qué espera la vida de nosotros”.

“…hay dos razas de hombres en el mundo y nada más que dos: la raza de los hombres decentes y la de los indecentes. Ambas se encuentran en todas partes y en todas las capas sociales. Ningún grupo se compone sólo de hombres decentes o de indecentes, así sin más ni más. En este sentido ningún grupo es de raza pura y, por ello, a veces se podía encontrar entre los guardias a alguna persona decente”.

“Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: la última de las libertades humanas –la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino–”.

Su libro termina con el siguiente párrafo: “Nuestra generación es realista, pues hemos llegado a saber lo que realmente es el hombre. Después de todo, el hombre es ese ser que ha inventado las cámaras de gas de Auschwitz, pero también es el ser que ha entrado en esas cámaras con la cabeza erguida y el Padre Nuestro o el Shema Yisrael en sus labios”.

En julio 18 de 1947, se casó por segunda vez con Elly (Eleonore Schwindt). Tienen una hija, Gabriella, psicóloga de profesión y casada con el Dr. Franz Vesely y dos nietos: Alexander David y Katherina Rebekka. A Elly, la conoció en la Policlínica, ya que era enfermera. Ella no era judía. Estuvieron casados por un poco más de 50 años. Ella transcribía todas las grabaciones de su esposo. En el 2002, tuvo su primera bisnieta.

También en 1947, publica su libro: “La Psicoterapia en la práctica médica”.

En 1949, recibe el Doctorado en Filosofía presentando su tesis: “La presencia ignorada de Dios”.

En 1950, funda “La Sociedad Médica Austriaca de Psicoterapia” y es elegido como su primer presidente. En base a un curso impartido a los médicos, publica su libro: “El hombre doliente. Ensayo de una patodicea”, con este tema central ayuda a sobrellevar y confortar a los que sufren. Expone sus “Diez tesis sobre la Persona”.

Con su libro: “Logos y Existencia” publicado en 1951, Frankl completa su fundamentación antropológica de la Logoterapia.

En 1954, las Universidades de Londres, Holanda y Argentina, invitan a Frankl a impartir lecciones. En Estados Unidos, Gordon Allport promueve a Frankl así como la publicación de sus libros.

En 1955, es nombrado Profesor en la Universidad de Viena.

En 1957, se reune con su hermana Stella, su marido Walter Bondi y sus hijos Liesl y Peter.

Más tarde, un tratamiento sistemático del paradigma frankliano aparece en su libro: “Logoterapia y Análisis Existencial”.

En 1961, la Universidad de Harvard recibe a Frankl, como Profesor Invitado.

En 1966, la Universidad Metodista del Sur en Dallas, Texas, recibe a Frankl como
Profesor Invitado. En base a sus lecciones se publica: “La Voluntad de Sentido”.

En 1970, en presencia de Frankl, la Universidad Internacional de San Diego, en California, inaugura la Cátedra de Logoterapia.

En 1972, la Universidad de Dusquensne, Pittsburgh, nombra a Viktor Frankl, Profesor Invitado. Lo mismo sucede en otras Universidades del mundo.

En 1978, Frankl hace su primera visita a México. La Universidad Iberoamericana participó de su mensaje en una conferencia magistral titulada: “La voz que clama en demanda de Sentido”.

En 1987, Frankl regresa a México a participar como Invitado Especial en el congreso “Gente Nueva”, en Guadalajara, Jalisco.

En 1992, se funda en Viena el “Instituto Viktor Frankl”, por un grupo de amigos académicos.

En 1995, parte de su autobiografía es publicada con el título: “Lo que no está escrito en mis libros”.

En julio de 1996, hace su última entrevista ante un numeroso público de especialistas con motivo del Primer Congreso Mundial de Psicoterapia, en Viena. Durante el semestre de invierno, da su última clase en la Universidad de Viena. Permite la publicación de su último libro: “El hombre en busca del sentido último”.

GUSTOS y AFICIONES

Una de sus aficiones era escribir artículos dirigidos a buscar respuestas para los problemas de los jóvenes vieneses que resentían los estragos de la Primera Guerra Mundial.

Disfrutaba el alpinismo. En Austria forma parte de la cadena de los Alpes Orientales.

Le encantaba escuchar música, sobre todo la de Mahler, también austriaco.
A los 67 años tomó sus primeras lecciones de vuelo y a los pocos meses realizó sus primeros vuelos sin ser acompañado.

Dice Viktor, que se podía enamorar platónicamente de las corbatas.
Gustaba de diseñar armazones para lentes. Una de las grandes fábricas especiales del mundo, le presentó un proyecto antes de que el armazón se fabricara en serie; Viktor debía dar su opinión acerca del diseño.

Aunque Viktor conocía los efectos negativos de la cafeína, hasta el final de su vida, continuó tomando café fuerte al empezar su día y sus lecturas.
Adoraba a su esposa Elly, su hija Gabriel, sus nietos Katherina y Alexander, y llevaba una afectuosa, cordial y respetuosa relación con su yerno el Dr. Franz Vesely.

Tenía mucha facilidad para hacer caricaturas.

Practicar operaciones del cerebro.

Le gustaba jugar a la ruleta.

Textualmente: “Lo que me brinda la mayor felicidad es haber finalizado una publicación; despachar un manuscrito; haber escalado en las montañas una hermosa pared; y pasar la noche en una agradable habitación en el refugio con una persona querida”.

El 2 de septiembre de 1997, a los 92 años de edad, fallece el Dr. Viktor Emil Frankl en Viena, Austria.

CONCLUSIÓN

El Dr. Viktor Frankl no considera necesario describir tanto, el espanto y el horror de la vida en el campo de concentración, éstos permanecen más bien en un segundo plano. Su interés reside en el hombre concreto y en cómo éste logra de hecho sobrellevar la opresión de una situación tan extrema. El Dr. Frankl no culpa, no juzga ni acusa. Se queda por completo dentro de los límites de la vivencia y de la superación de lo que es insoportable. Revela y a la vez advierte de lo que el hombre es capaz, tanto por las atrocidades que podemos infligirnos unos a otros como por el sufrimiento firme e inquebrantable, por cómo podemos soportarlo y finalmente, incluso, acabar con él. Su experiencia es un testimonio sobre la fuerza del espíritu humano para afrontarse a sí mismo y a la vida, para poder configurarla sobreponiéndose a una situación precisa.

En cualquier situación, no necesariamente en el campo de concentración, es posible experimentar esta fuerza del espíritu para vivir por un sentido, asumir su responsabilidad e instituir su libertad. Para Frankl, estas tres capacidades son las características principales de la existencia.

 
BIBLIOGRAFÍA
“El hombre en busca de sentido”.
Viktor E. Frankl. Editorial Herder.
“Viktor E. Frankl” Comunicación y Resistencia.
Dr. Guillermo Pareja. Editorial Premiá.
“Lo que no está escrito en mis libros”.
Viktor E. Frankl. Editorial San Pablo.
“When life calls out to us”.
Haddon Klingberg Jr. Editorial Doubleday.

FUENTE

http://www.casaviktorfrankl.com/viktorfrankl.html

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.096 seguidores

%d personas les gusta esto: